Correa: «Para noso­tros el gol­pe no ha ter­mi­na­do» – Resu­men Latinoamericano

Unos cin­cuen­ta poli­cías fue­ron dete­ni­dos ayer en Ecua­dor por haber par­ti­ci­pa­do en el inten­to de gol­pe con­tra el pre­si­den­te Rafael Correa. El man­da­ta­rio aler­tó que podría suce­der otro aten­ta­do en su con­tra mien­tras anun­cia­ba una depu­ra­ción en la poli­cía. Y dijo ante perio­dis­tas extran­je­ros qué sin­tió duran­te las horas en que estu­vo atra­pa­do en el hos­pi­tal: «No pen­sé que iba a salir vivo de ahí». Ade­más, el secre­ta­rio gene­ral de la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) reite­ró que lo que suce­dió la sema­na pasa­da en Qui­to fue un inten­to de gol­pe de Estado.

La agen­cia públi­ca ecua­to­ria­na Andes infor­mó que suben a cin­cuen­ta los agen­tes que están dete­ni­dos y debie­ron pres­tar decla­ra­ción ante la fis­ca­lía. Todos esos uni­for­ma­dos están alo­ja­dos en el Cen­tro de Adies­tra­mien­to Canino de Qui­to. Mien­tras tan­to, la Jus­ti­cia ecua­to­ria­na esta­ría bus­can­do a otras 246 per­so­nas por el inten­to de gol­pe del jue­ves pasa­do, que cos­tó nue­ve vidas y cien­tos de heri­dos. Aun así, el defen­sor de los agen­tes, Patri­cio Armi­jos, denun­ció: «Se tra­ta de una per­se­cu­ción salvaje».

El mar­tes ya había sido dete­ni­do el ex mayor del ejér­ci­to Fidel Arau­jo. El tam­bién diri­gen­te del opo­si­tor Par­ti­do Socie­dad Patrió­ti­ca (PSP) fue acu­sa­do por el gobierno ecua­to­riano de coman­dar la revuel­ta poli­cial de la sema­na pasa­da. En un video difun­di­do por las auto­ri­da­des, se lo vio a Arau­jo hablan­do por celu­lar duran­te el levan­ta­mien­to en el Regi­mien­to 1 de Qui­to. El abo­ga­do Pablo Gue­rre­ro, del PSP, tam­bién tie­ne orden de cap­tu­ra por haber enca­be­za­do la toma del Canal de Tele­vi­sión Pública.

El secre­ta­rio jurí­di­co de la Pre­si­den­cia, Ale­xis Mera, infor­mó ayer que el man­da­ta­rio pedi­rá a la fis­ca­lía decla­rar en cali­dad de víc­ti­ma. «Lo hará cuan­do las inves­ti­ga­cio­nes esta­blez­can nom­bres y ape­lli­dos de las per­so­nas invo­lu­cra­das. No que­re­mos come­ter injus­ti­cias, ini­ciar una cace­ría de bru­jas o que se con­vier­ta en un asun­to polí­ti­co», recalcó.

Ante corres­pon­sa­les extran­je­ros, el pre­si­den­te Correa vol­vió a car­gar las tin­tas con­tra el arco opo­si­tor. «No tene­mos prue­bas de que por detrás estén gru­pos eco­nó­mi­cos, pero hemos detec­ta­do la infil­tra­ción de miem­bros de Socie­dad Patrió­ti­ca», denun­ció sobre la inten­to­na en su con­tra. El jue­ves pasa­do, Correa fue gol­pea­do y le arro­ja­ron gases lacri­mó­ge­nos cuan­do con­cu­rrió al prin­ci­pal cuar­tel de la capi­tal ecua­to­ria­na. Des­pués lo lle­va­ron has­ta el hos­pi­tal de la poli­cía, don­de estu­vo secues­tra­do por horas has­ta que coman­dos de eli­te logra­ron rescatarlo.

«Para noso­tros el gol­pe no ha ter­mi­na­do», remar­có el gober­nan­te. «Lo del jue­ves ha sido una medi­ción, debe­mos pre­pa­rar­nos para el res­to», aler­tó. Correa no des­car­tó que pue­da sufrir un aten­ta­do con­tra su per­so­na. «Con gen­te así suel­ta es impo­si­ble decir que en el futu­ro no se podrá espe­rar algún inci­den­te. Habrá que detec­tar­los, pero será muy difí­cil detec­tar a todos», agre­gó. El man­da­ta­rio vol­vió a mani­fes­tar la nece­si­dad de un cam­bio pro­fun­do al inte­rior de la poli­cía ecua­to­ria­na. «Mien­tras exis­ta esa gen­te en las filas poli­cia­les va a ser muy difí­cil que no haya un acto vio­len­to o un exce­so poli­cial en el futu­ro», apun­tó Correa. Pero pro­ba­ble­men­te esos inten­tos encon­tra­rán la resis­ten­cia de la pobla­ción. Según un son­deo de la fir­ma Ceda­tos, el 92 por cien­to de la socie­dad ecua­to­ria­na defien­de el régi­men demo­crá­ti­co y el 87 repu­dia cómo fue tra­ta­do el presidente.

Por su par­te, el vice­pre­si­den­te de Ecua­dor, Lenín Moreno, con­fir­mó que el jue­ves reci­bió varios lla­ma­dos tele­fó­ni­cos para ocu­par la pre­si­den­cia. Si bien el vice­je­fe del Eje­cu­ti­vo no dio nom­bres, sí dio a cono­cer su res­pues­ta a ellos. Moreno les dijo que no asu­mi­ría bajo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia, ya que «la Revo­lu­ción Ciu­da­da­na inclu­ye leal­tad». El vice­pre­si­den­te agre­gó que los gol­pis­tas lo qui­sie­ron ten­tar con el «tra­ta­mien­to carro­ñe­ro del pasa­do», en el que habrían incu­rri­do ante­rio­res fun­cio­na­rios, quie­nes lo ante­ce­die­ron en el cargo.

La denun­cia del Eje­cu­ti­vo ecua­to­riano de que la acción del jue­ves no fue otra cosa más que un inten­to de gol­pe de Esta­do reci­bió un espal­da­ra­zo ante la OEA. Des­pués de su via­je por Qui­to, el secre­ta­rio gene­ral del orga­nis­mo afir­mó: «Lo que con­si­guió dete­ner­se el jue­ves en Ecua­dor fue un inten­to de gol­pe de Estado».

Ade­más, el chi­leno José Miguel Insul­za agre­gó: «Estoy con­ven­ci­do de que pro­ba­ble­men­te una par­te impor­tan­te del con­tin­gen­te poli­cial que se insu­rrec­cio­nó pue­de haber sido lle­va­do a esta suble­va­ción con argu­men­tos eco­nó­mi­cos, pero no me cabe duda de que la inten­ción de otros, que pro­ba­ble­men­te no fue­ron vis­tos en la pri­me­ra fila, era lle­var la suble­va­ción has­ta la ingo­ber­na­bi­li­dad». Tam­bién aler­tó el titu­lar de la OEA sobre la posi­bi­li­dad de que inten­tos como el del jue­ves se repro­duz­can en otros luga­res de Amé­ri­ca y dio el ejem­plo del gol­pe que el año pasa­do sacu­dió a Hon­du­ras. A dife­ren­cia de Ecua­dor, en Hon­du­ras se impu­sie­ron los golpistas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.