Tras el 29‑S, el ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na pide que se inves­ti­gue a las «webs anti­sis­te­ma»- La Haine

Nota de La Haine

El dia­rio El País se hace eco de una denun­cia del Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na, supues­ta­men­te con­tra las «webs anti­sis­te­ma» por­que «pro­mue­ven la vio­len­cia». Pare­ce que la huel­ga tuvo éxi­to en Bar­ce­lo­na, no sólo en las calles sino tam­bién en el plano mediá­ti­co-alter­na­ti­vo, gra­cias al tra­ba­jo de coor­di­na­ción que desa­rro­lla­ron los movi­mien­tos sociales.

Por eso aho­ra se inven­tan un fal­so pre­tex­to para ata­car deter­mi­na­dos espa­cios que se vol­ca­ron en man­te­ner infor­ma­da a la pobla­ción de Bar­ce­lo­na y denun­ciar la repre­sión, con­tra­rres­tan­do la sen­sa­ción que des­de la pren­sa del poder se que­ría impo­ner: que en Bar­ce­lo­na, al igual que en el res­to del Esta­do, el 29‑S «no pasó nada».

Las webs de con­tra­in­for­ma­ción seña­la­das son Kao­sen­la­red, IMC Bar­ce­lo­na y La Hai­ne. Así mis­mo se pone en el pun­to de mira a Aler­ta Soli­da­ria, que no es una pági­na de infor­ma­ción alter­na­ti­va sino un orga­nis­mo anti­rre­pre­si­vo. Pare­ce que en Bar­ce­lo­na pasa­ron cosas y muchas ese día, por eso aho­ra sur­ge esta reac­ción por par­te de las instituciones.


Bar­ce­lo­na ins­ta a la Fis­ca­lía a que inves­ti­gue las webs antisistema

El Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na subió ayer un pel­da­ño en su lucha decla­ra­da con­tra los con­te­ni­dos que inci­ten a la vio­len­cia des­de las webs de gru­pos anti­sis­te­ma. Un día des­pués de denun­ciar, sin prue­bas, que algu­nas de estas pági­nas pro­mue­ven la vio­len­cia, el Con­sis­to­rio deci­dió tras­la­dar el pro­ble­ma al ámbi­to judi­cial. La con­ce­jal de segu­ri­dad, Assum­pta Escarp, pedi­rá a la Fis­ca­lía que inves­ti­gue los sitios que inci­ten a come­ter actos vio­len­tos o infor­men sobre cómo orga­ni­zar alter­ca­dos. En con­cre­to, sobre las pági­nas que el 29‑S con­te­nían men­sa­jes en ese sen­ti­do, según con­cre­tó ayer la concejal.

No se pre­ten­de cerrar esas pági­nas, sino inter­ve­nir cuan­do se usen para hacer apo­lo­gía de la vio­len­cia. Los ser­vi­cios jurí­di­cos del Ayun­ta­mien­to están ulti­man­do el escri­to en el que se pide la inter­ven­ción del fis­cal. «Lo que no pode­mos hacer es estar de bra­zos cru­za­dos si una web lla­ma a que­mar rue­das y no con­te­ne­do­res, por­que pro­du­cen más humo. Tene­mos que comu­ni­car­lo al fis­cal para que pro­ce­da», aña­dió Escarp. Dio a enten­der que lo harán cada vez que sea necesario.
Mano dura

Cons­cien­te de las crí­ti­cas sobre la supues­ta per­mi­si­vi­dad que el Con­sis­to­rio ha man­te­ni­do en los últi­mos años con algu­nos de estos colec­ti­vos (espe­cial­men­te, los

oku­pas) se ha impues­to el dis­cur­so de mano dura. El alcal­de, Jor­di Hereu, se mos­tró par­ti­da­rio de «cual­quier ini­cia­ti­va que com­ba­ta a los vio­len­tos» que, a su jui­cio, apro­ve­chan Inter­net para «inci­tar y ava­lar la violencia».

Los exper­tos en deli­tos infor­má­ti­cos advier­ten de los ries­gos y la difi­cul­tad de cerrar webs acu­sa­das de pro­mo­ver actos van­dá­li­cos. Entre otras cosas, por­que la fron­te­ra entre la liber­tad de expre­sión y el deli­to es, a menu­do, difí­cil de deli­mi­tar. Hereu ase­gu­ró, en ese sen­ti­do, que no es con­tra­dic­to­rio com­ba­tir los men­sa­jes vio­len­tos en la Red y defen­der la liber­tad de expre­sión, en la que él, dijo, cree «más que nadie».

Fuen­tes jurí­di­cas aler­tan tam­bién de que, en el caso de que la Fis­ca­lía abra una inves­ti­ga­ción, pri­me­ro se debe ana­li­zar si su con­te­ni­do es delic­ti­vo y, pos­te­rior­men­te, iden­ti­fi­car a los auto­res del tex­to, ima­gen, vídeo o cual­quier otro men­sa­je. Este paso pue­de resul­tar com­pli­ca­do, por­que muchos de los men­sa­jes se ampa­ran en el ano­ni­ma­to. Algu­nas de estas webs, aña­den los exper­tos, están alo­ja­das en el extran­je­ro, lo que difi­cul­ta­ría la apli­ca­ción de las leyes espa­ño­las. Las mis­mas fuen­tes aler­tan tam­bién de que la apo­lo­gía de la vio­len­cia solo tie­ne enca­je en el Códi­go Penal si se rea­li­za por moti­vos racis­tas, anti­se­mi­tas o ideo­ló­gi­cos, según dis­po­ne el artícu­lo 510.

Los anti­sis­te­ma acu­san a los medios con­ven­cio­na­les (pren­sa, radio y tele­vi­sión) de estar some­ti­dos a los pode­res públi­cos y al «capi­tal». De ahí que, en los últi­mos años, hayan dedi­ca­do par­te de su tiem­po a crear pági­nas web que ellos deno­mi­nan «de con­tra­in­for­ma­ción». En estas webs, expo­nen sus pun­tos de vis­ta sobre la reali­dad, aun­que tam­bién sir­ven para man­te­ner infor­ma­do al pro­pio colec­ti­vo sobre acti­vi­da­des y even­tos. La poli­cía ras­trea a menu­do estas pági­nas, que pue­den dar­les pis­tas para pre­pa­rar un acon­te­ci­mien­to de gran mag­ni­tud, como el pasa­do 29‑S, que deri­vó en dis­tur­bios en el cen­tro de Bar­ce­lo­na. De ahí a con­cluir que todas esas pági­nas inci­tan a la vio­len­cia y que pue­den resul­tar delic­ti­vas media un tre­cho si no se ana­li­zan con detalle.

Indy­me­dia Bar­ce­lo­na, Kaos en la Red, Aler­ta Soli­dà­ria y La Hai­ne son algu­nos de los por­ta­les que con­tie­nen mayor volu­men de infor­ma­ción de esta cla­se. Tam­bién exis­te una miría­da de blogs de diver­sos colec­ti­vos alternativos.

Artícu­lo de «El País», fir­ma­do por «J. Gar­cía, B. Cia, P. Ríos»

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.