El gobierno cubano ins­ta al Pre­si­den­te Oba­ma a que sea con­se­cuen­te con su com­pro­mi­so en la lucha anti­te­rro­ris­ta – Cuba­de­ba­te

Fami­lia­res de las víc­ti­mas del Terro­ris­mo de Esta­do con­tra Cuba,

Com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros:

Como indi­ca el Decre­to Ley del Con­se­jo de Esta­do, publi­ca­do hoy, a par­tir de este año el 6 de Octu­bre se con­me­mo­ra­rá el “Día de las víc­ti­mas del Terro­ris­mo de Esta­do”.

Hace exac­ta­men­te trein­ta y cua­tro años, 73 per­so­nas ino­cen­tes: 11 guya­ne­ses, cin­co ciu­da­da­nos de la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca Popu­lar de Corea y 57 cuba­nos fue­ron ase­si­na­dos en pleno vue­lo, a cau­sa del esta­lli­do de una bom­ba en una aero­na­ve de Cuba­na de Avia­ción que aca­ba­ba de des­pe­gar de Bar­ba­dos. Entre ellas, 24 jóve­nes del equi­po juve­nil de esgri­ma que habían obte­ni­do todas las meda­llas de oro del Cuar­to Cam­peo­na­to Cen­tro­ame­ri­cano y del Cari­be, cele­bra­do en Vene­zue­la.

Para el pue­blo de Cuba, que ha sido blan­co del Terro­ris­mo de Esta­do des­de el mis­mo triun­fo de la Revo­lu­ción, las dolo­ro­sas pér­di­das sufri­das aquel día se suma­ron con indig­na­ción a las cuan­tio­sas víc­ti­mas, por las que aún hoy recla­ma­mos jus­ti­cia.

El ori­gen del fenó­meno se remon­ta al año 1959, cuan­do la nacien­te Revo­lu­ción adop­ta­ba las pri­me­ras medi­das en bene­fi­cio popu­lar.

En épo­ca tan tem­pra­na como mar­zo de 1960, el pre­si­den­te Eisenho­wer apro­bó un pro­gra­ma de accio­nes encu­bier­tas con­tra la isla, que fue des­cla­si­fi­ca­do hace algu­nos años. La Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­na asu­mía el papel rec­tor en la pla­ni­fi­ca­ción, ase­gu­ra­mien­to logís­ti­co, reclu­ta­mien­to y entre­na­mien­to de mer­ce­na­rios para la eje­cu­ción de accio­nes terro­ris­tas bajo el ampa­ro del gobierno de ese país.

Incen­dios, bom­bar­deos, sabo­ta­jes de todo tipo, secues­tro de aero­na­ves, bar­cos y ciu­da­da­nos cuba­nos, aten­ta­dos con­tra nues­tras sedes y ase­si­na­tos de diplo­má­ti­cos, ame­tra­lla­mien­to a dece­nas de ins­ta­la­cio­nes, múl­ti­ples inten­tos de aca­bar con la vida de los prin­ci­pa­les líde­res de la Revo­lu­ción, espe­cial­men­te, cien­tos de pla­nes y accio­nes para aten­tar con­tra el Coman­dan­te en Jefe.

Este año con­me­mo­ra­mos 5 déca­das del bru­tal sabo­ta­je con­tra el vapor fran­cés “La Coubre” en el puer­to de La Haba­na, con­ce­bi­do inten­cio­nal­men­te para pro­vo­car una doble deto­na­ción de car­gas explo­si­vas, con el pro­pó­si­to de mul­ti­pli­car las víc­ti­mas. Este cri­men pro­vo­có la muer­te de 101 per­so­nas y cen­te­na­res de heri­dos, inclu­yen­do a miem­bros de la tri­pu­la­ción fran­ce­sa.

Ante cada nue­va agre­sión la Revo­lu­ción se for­ta­le­cía y radi­ca­li­za­ba en todos los órde­nes. A los terro­ris­tas de la CIA y sus patro­nes, cuyos actos pre­ten­dían pro­vo­car páni­co y des­mo­ra­li­za­ción en la pobla­ción, la con­so­li­da­ción del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio los com­pul­só a pro­yec­tar un plan de inva­sión a Cuba y la crea­ción en la Flo­ri­da del mayor cen­tro de inte­li­gen­cia fue­ra de su sede prin­ci­pal, en Lan­gley.

La agre­sión de Pla­ya Girón pro­vo­có la pér­di­da de 176 com­pa­trio­tas y dejó un sal­do de 50 dis­ca­pa­ci­ta­dos, cuyo sacri­fi­cio hizo posi­ble que nues­tros enar­de­ci­dos com­ba­tien­tes derro­ta­ran la inva­sión antes de las 72 horas, impi­dien­do con ello el tras­la­do hacia nues­tro terri­to­rio del gobierno títe­re res­guar­da­do por la CIA en una base mili­tar de la Flo­ri­da, lis­to para soli­ci­tar la inter­ven­ción de Esta­dos Uni­dos con la com­pli­ci­dad de la OEA.

El recién elec­to pre­si­den­te Ken­nedy, que here­dó el plan de inva­sión del gobierno ante­rior y apro­bó su eje­cu­ción, no se resig­na­ba a car­gar con la res­pon­sa­bi­li­dad de su estre­pi­to­so fra­ca­so e indi­có imple­men­tar la Ope­ra­ción Man­gos­ta que com­pren­día 33 tareas que iban des­de pla­nes para ase­si­nar a los líde­res de la Revo­lu­ción, has­ta accio­nes terro­ris­tas con­tra obje­ti­vos socio­eco­nó­mi­cos y la intro­duc­ción de armas y agen­tes con fines sub­ver­si­vos y de espio­na­je.

Des­de su apro­ba­ción has­ta enero de 1963 se efec­tua­ron 5 mil 780 accio­nes terro­ris­tas con­tra Cuba, de las cua­les 716 cons­ti­tu­ye­ron sabo­ta­jes de enver­ga­du­ra con­tra ins­ta­la­cio­nes indus­tria­les.

En este con­tex­to, orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas radi­ca­das en Esta­dos Uni­dos, finan­cia­das y pro­te­gi­das por la CIA, fue­ron pre­cur­so­ras de los secues­tros aéreos y del empleo de avio­nes civi­les para accio­nes béli­cas con­tra Cuba.

Seme­jan­tes prác­ti­cas no tar­da­ron mucho tiem­po en vol­ver­se en su con­tra, pro­vo­can­do una pan­de­mia mun­dial de secues­tros de aero­na­ves que esti­mu­ló el uso de estos méto­dos por el terro­ris­mo inter­na­cio­nal y que sólo se resol­vió por la deci­sión uni­la­te­ral del gobierno cubano de empe­zar a devol­ver a los secues­tra­do­res.

Tras el ase­si­na­to de Ken­nedy, su suce­sor Lyn­don John­son, con­ti­nuó los pla­nes terro­ris­tas con­tra la isla. Entre 1959 y 1965 la CIA orga­ni­zó, finan­ció y abas­te­ció des­de terri­to­rio nor­te­ame­ri­cano a un total de 229 ban­das arma­das, con 3 mil 995 mer­ce­na­rios en todo el país, que cau­sa­ron la muer­te a 549 com­ba­tien­tes, cam­pe­si­nos y alfa­be­ti­za­do­res, ade­más de miles de heri­dos y cien­tos de dis­ca­pa­ci­ta­dos.

A par­tir de enton­ces se incre­men­ta­ron las accio­nes terro­ris­tas con­tra sedes diplo­má­ti­cas, ofi­ci­nas y fun­cio­na­rios cuba­nos en el exte­rior, cau­san­do la muer­te a valio­sos com­pa­ñe­ros y múl­ti­ples pér­di­das mate­ria­les.

Un 11 de sep­tiem­bre, pero de 1980, fue ase­si­na­do Félix Gar­cía Rodrí­guez, fun­cio­na­rio de la misión de Cuba en la ONU, por el terro­ris­ta de ori­gen cubano Eduar­do Aro­ce­na, miem­bro de la orga­ni­za­ción terro­ris­ta “Ome­ga 7″.

El 5 de mayo de ese año que­da­ron atra­pa­dos por el fue­go terro­ris­ta 570 niños y 156 tra­ba­ja­do­res del círcu­lo infan­til Le Van Tan, quie­nes sal­va­ron sus vidas gra­cias a la rápi­da y heroi­ca actua­ción de las fuer­zas espe­cia­li­za­das y la soli­da­ri­dad de la pobla­ción.

Al pro­pio tiem­po, otra moda­li­dad del Terro­ris­mo de Esta­do con­tra Cuba ha sido la gue­rra bio­ló­gi­ca desa­rro­lla­da por suce­si­vas admi­nis­tra­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas, intro­du­cien­do en el terri­to­rio nacio­nal enfer­me­da­des que afec­ta­ron de mane­ra sig­ni­fi­ca­ti­va la salud de nues­tro pue­blo. En 1981, agen­tes al ser­vi­cio del gobierno de Esta­dos Uni­dos pro­pa­ga­ron la epi­de­mia de den­gue hemo­rrá­gi­co que cobró la vida de 158 per­so­nas, 101 de ellas, eran niños.

De la mis­ma for­ma se intro­du­je­ron diver­sas pla­gas para dañar al sec­tor agro­pe­cua­rio, gene­ran­do pér­di­das incal­cu­la­bles en ali­men­tos para la pobla­ción e impor­tan­tes rubros expor­ta­bles de la nación.

En la mayo­ría de estos actos par­ti­ci­pa­ron, direc­ta o indi­rec­ta­men­te, los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­nos, espe­cial­men­te la CIA, casi siem­pre bajo el man­to de orga­ni­za­cio­nes con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias cuba­nas. Sería impo­si­ble reco­ger en una sola inter­ven­ción la inter­mi­na­ble cade­na de pla­nes, accio­nes y ata­ques terro­ris­tas fra­gua­dos con­tra nues­tro país. Sin embar­go, la lis­ta de los res­pon­sa­bles de estos crí­me­nes, es muy cor­ta, por­que siguen sien­do los mis­mos.

Hoy esta­mos aquí pre­ci­sa­men­te, para ren­dir tri­bu­to a los 3 mil 478 cuba­nos que han muer­to y 2 mil 99 que han que­da­do inca­pa­ci­ta­dos para siem­pre por actos terro­ris­tas eje­cu­ta­dos duran­te medio siglo con­tra nues­tra Patria, que suman un total de 5 mil 577 víc­ti­mas. Los már­ti­res de Bar­ba­dos inte­gran la lar­ga lis­ta de los caí­dos que no olvi­da­mos ni olvi­da­re­mos jamás.

Los auto­res del cri­men de Bar­ba­dos y otros tan­tos con­tra Cuba, Orlan­do Bosch y Luis Posa­da Carri­les, han vivi­do y aún resi­den impu­ne­men­te en Mia­mi. El pri­me­ro, gra­cias al per­dón eje­cu­ti­vo del enton­ces pre­si­den­te Geor­ge Bush (padre), quien era el direc­tor de la CIA cuan­do sus agen­tes sabo­tea­ron el avión cubano; y el segun­do, ampa­ra­do por Bush (hijo), espe­ra en liber­tad la rea­li­za­ción de un jui­cio por cau­sas meno­res y no por los múl­ti­ples car­gos de terro­ris­mo inter­na­cio­nal como corres­pon­de.

Has­ta hace muy poco estos gru­pos pro­cla­ma­ban públi­ca­men­te sus crí­me­nes y anun­cia­ban con todo cinis­mo nue­vos actos de terror.

Si la impu­ni­dad no hubie­ra pre­va­le­ci­do, se habría evi­ta­do que en los años noven­ta se pro­du­je­ran 68 actos terro­ris­tas con­tra Cuba y no ten­dría­mos que lamen­tar la muer­te del joven ita­liano Fabio di Cel­mo en La Haba­na, duran­te la ola de aten­ta­dos terro­ris­tas des­ata­da con­tra ins­ta­la­cio­nes turís­ti­cas en 1997.

Las reve­la­do­ras decla­ra­cio­nes del terro­ris­ta con­fe­so Chá­vez Abar­ca, difun­di­das por la tele­vi­sión cuba­na el 27 y 28 de sep­tiem­bre pasa­dos, que resul­tó dete­ni­do por las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas cuan­do se dis­po­nía aten­tar con­tra la esta­bi­li­dad de ese her­mano país y otras nacio­nes lati­no­ame­ri­ca­nas, con­fir­man deta­lles sobre las nue­vas rutas del terror inter­na­cio­nal y apor­tan evi­den­cias irre­fu­ta­bles sobre la cul­pa­bi­li­dad de Posa­da Carri­les y sus patro­ci­na­do­res en Esta­dos Uni­dos.

A pesar de todos estos crí­me­nes, Cuba siem­pre ha man­te­ni­do un desem­pe­ño ejem­plar en la lucha con­tra el terro­ris­mo y ha rati­fi­ca­do la con­de­na a todos los actos de esa natu­ra­le­za, en todas sus for­mas y mani­fes­ta­cio­nes.

Nues­tro país ha sus­cri­to los 13 con­ve­nios inter­na­cio­na­les exis­ten­tes en esa mate­ria y cum­ple estric­ta­men­te los com­pro­mi­sos y obli­ga­cio­nes ema­na­dos de las reso­lu­cio­nes de la Asam­blea Gene­ral y el Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das. No posee, ni tie­ne inten­ción de poseer, armas de exter­mi­nio en masa de nin­gún tipo y cum­ple sus obli­ga­cio­nes en vir­tud de los ins­tru­men­tos inter­na­cio­na­les vigen­tes sobre armas nuclea­res, quí­mi­cas y bio­ló­gi­cas.

El terri­to­rio de Cuba nun­ca ha sido uti­li­za­do ni se uti­li­za­rá jamás para orga­ni­zar, finan­ciar o eje­cu­tar actos terro­ris­tas con­tra nin­gún país, inclu­yen­do los Esta­dos Uni­dos.

En varias oca­sio­nes, las auto­ri­da­des cuba­nas han hecho cono­cer al Gobierno de los Esta­dos Uni­dos, su dis­po­si­ción a inter­cam­biar infor­ma­ción sobre pla­nes de aten­ta­dos y accio­nes terro­ris­tas diri­gi­das con­tra obje­ti­vos en cual­quie­ra de los dos paí­ses.
Hemos brin­da­do opor­tu­na­men­te al Gobierno de los Esta­dos Uni­dos abun­dan­te infor­ma­ción sobre actos terro­ris­tas come­ti­dos con­tra Cuba. El caso más cono­ci­do se pro­du­jo en los años 1997 y 1998 cuan­do entre­ga­mos al FBI copio­sa evi­den­cia sobre las explo­sio­nes con bom­bas en varios cen­tros turís­ti­cos cuba­nos, pro­por­cio­nán­do­les inclu­so acce­so a los auto­res de esos hechos, dete­ni­dos aquí, y a tes­ti­gos.

Como úni­ca res­pues­ta, el FBI en Mia­mi, con estre­chos víncu­los con la extre­ma dere­cha cubano ame­ri­ca­na, aus­pi­cia­do­ra del terro­ris­mo con­tra la Isla, con­cen­tró todas sus fuer­zas en per­se­guir y enjui­ciar a nues­tros com­pa­trio­tas Anto­nio, Fer­nan­do, Gerar­do, Ramón y René, a quie­nes el gobierno de Esta­dos Uni­dos nun­ca debió encar­ce­lar.

Hoy, gra­cias a la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal, el mun­do ente­ro cono­ce del tra­to injus­to e inhu­mano apli­ca­do a los Cin­co Héroes que lucha­ban para pro­te­ger del terro­ris­mo a los pue­blos de Cuba e inclu­so de Esta­dos Uni­dos.

¿Has­ta cuan­do el Pre­si­den­te Oba­ma con­ti­nua­rá sin escu­char el recla­mo inter­na­cio­nal y per­mi­ti­rá que pre­va­lez­ca la injus­ti­cia, que está en sus manos eli­mi­nar? ¿Has­ta cuán­do nues­tros Cin­co Héroes con­ti­nua­rán encar­ce­la­dos?

El actual Gobierno de los Esta­dos Uni­dos, al rati­fi­car recien­te­men­te la arbi­tra­ria inclu­sión de nues­tro país en la lis­ta anual del Depar­ta­men­to de Esta­do sobre los “Esta­dos patro­ci­na­do­res del terro­ris­mo”, ade­más de la infa­me medi­da ha igno­ra­do una vez más el record ejem­plar de Cuba en esta mate­ria.

Esta­dos Uni­dos tam­bién ha des­co­no­ci­do la coope­ra­ción que ha reci­bi­do de Cuba. En tres oca­sio­nes (noviem­bre y diciem­bre de 2001 y mar­zo de 2002), nues­tros repre­sen­tan­tes pro­pu­sie­ron a las auto­ri­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas un pro­yec­to de pro­gra­ma de coope­ra­ción bila­te­ral para com­ba­tir el terro­ris­mo y en julio de 2009 reite­ró su dis­po­si­ción a cola­bo­rar en esta esfe­ra sin que haya­mos reci­bi­do res­pues­ta algu­na.

El gobierno cubano ins­ta al Pre­si­den­te Oba­ma a que sea con­se­cuen­te con su com­pro­mi­so en la lucha anti­te­rro­ris­ta y actúe con fir­me­za, sin dobles rase­ros con­tra quie­nes des­de el terri­to­rio nor­te­ame­ri­cano han per­pe­tra­do y per­sis­ten en rea­li­zar actos terro­ris­tas con­tra Cuba. Sería una dig­na res­pues­ta a la car­ta abier­ta que le diri­gie­ra el Comi­té de Fami­lia­res de las víc­ti­mas de la vola­du­ra del avión cubano en Bar­ba­dos, publi­ca­da hoy.

No debe olvi­dar­se, ni por un ins­tan­te, que nues­tro pue­blo, como con­se­cuen­cia del Terro­ris­mo de Esta­do, ha acu­mu­la­do una cifra de muer­tos y des­apa­re­ci­dos supe­rior a las que cau­sa­ron los aten­ta­dos a las Torres Geme­las y Oklaho­ma jun­tos.

Qui­sie­ra con­cluir nues­tro home­na­je, evo­can­do el inol­vi­da­ble acto de des­pe­di­da de due­lo de las víc­ti­mas del cri­men de Bar­ba­dos el 15 de octu­bre de 1976, cuan­do todos jura­mos recor­dar y con­de­nar, por siem­pre, con inex­tin­gui­ble indig­na­ción ese vil ase­si­na­to.

Repi­ta­mos hoy la sen­ten­cia del com­pa­ñe­ro Fidel en aque­lla oca­sión: ¡Cuan­do un pue­blo enér­gi­co y viril llo­ra, la injus­ti­cia tiem­bla!

¡Sere­mos fie­les al eterno com­pro­mi­so con los caí­dos!

¡Glo­ria a nues­tros héroes y már­ti­res!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *