Sobre Ecua­dor, Vene­zue­la y el ani­ver­sa­rio del ase­si­na­to del CHE, el MGR se pro­nun­cia

En medio de la gran vorá­gi­ne de acon­te­ci­mien­tos que se está pro­du­cien­do en nues­tra Lati­noa­mé­ri­ca, es nece­sa­rio no caer en el inme­dia­tis­mo y hacer un aná­li­sis mucho más repo­sa­do sobre los pro­ce­sos socia­les que hoy nos toca vivir.

La asun­ción al poder de gobier­nos popu­lis­tas, social­de­mó­cra­tas y refor­mis­tas, en nues­tro con­ti­nen­te, sir­vió para sellar un nue­vo inten­to de alian­za de un sec­tor de la bur­gue­sía con las trans­na­cio­na­les y con los sec­to­res más pode­ro­sos de la eco­no­mía en varios paí­ses de la región.

Lo nove­do­so de este pro­ce­so es que esta alian­za, se apo­ya en los sec­to­res popu­la­res y logra hege­mo­ni­zar su movi­li­za­ción y sus aspi­ra­cio­nes, las más de las veces expre­sa­das a tra­vés del voto popu­lar.

Con­se­gui­do el poder polí­ti­co por estos sec­to­res y apo­ya­dos en un alza rela­ti­va y pasa­je­ra de los pre­cios de muchas de las mate­rias pri­mas que son la base de la ren­ta de estos paí­ses, estos gobier­nos tuvie­ron cier­ta auto­no­mía eco­nó­mi­ca para entre­gar una serie de solu­cio­nes asis­ten­cia­les a los sec­to­res más gol­pea­dos por el capi­ta­lis­mo en su eta­pa ante­rior. Y uti­li­zan­do un dis­cur­so cer­cano a la izquier­da revo­lu­cio­na­ria, logra­ron hacer­se de una base social de apo­yo fun­da­men­tal­men­te liga­da a la satis­fac­ción par­cial de algu­nas de sus deman­das más urgen­tes.

Todos estos pro­ce­sos fue­ron decre­ta­dos como “ver­da­de­ras revo­lu­cio­nes” y en algu­nos casos, se les qui­so asi­mi­lar con el socia­lis­mo. En todos estos pro­ce­sos sin excep­ción, se ele­vó la demo­cra­cia bur­gue­sa como máxi­ma con­quis­ta a defen­der a toda cos­ta y has­ta se dis­cu­tió, cual de nues­tras pobres y res­trin­gi­das demo­cra­cias bur­gue­sas fun­cio­na­ba mejor.

Des­ata­da la cri­sis sis­té­mi­ca del capi­tal, con la con­si­guien­te car­ga res­tric­ti­va en los paí­ses capi­ta­lis­tas desa­rro­lla­dos, el mar­gen de manio­bra de estos gobier­nos, tam­bién lla­ma­dos pro­gre­sis­tas por algu­nos ana­lis­tas, se redu­jo sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te y se vie­ron enfren­ta­dos a una nue­va situa­ción de la cual no podían esca­par. O se opta­ba por pro­fun­di­zar los cam­bios y se le hacía pagar a la bur­gue­sía los efec­tos de la cri­sis capi­ta­lis­ta, o se vol­vía a cas­ti­gar a la cla­se tra­ba­ja­do­ra y explo­ta­da y se hacía recaer en ellos los efec­tos de la cri­sis sis­té­mi­ca del capi­tal.

Tal como fue denun­cia­do en su momen­to por nues­tro movi­mien­to, estos gobier­nos no podían esca­par a los intere­ses de cla­se que efec­ti­va­men­te repre­sen­ta­ban y fue­ron pau­la­ti­na­men­te adop­tan­do medi­das que favo­re­cían a la bur­gue­sía en des­me­dro de las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res.

Toda esta situa­ción, ha gene­ra­do un nue­vo cua­dro en Lati­noa­mé­ri­ca que se empie­za a expre­sar por dis­tin­tas vías y situa­cio­nes que a veces pare­cen coyun­tu­ra­les.

La cri­mi­na­li­za­ción cre­cien­te de la pro­tes­ta social, el chan­ta­je que se hace al asi­mi­lar toda movi­li­za­ción con des­es­ta­bi­li­za­ción, el inten­to por enten­der la lucha social y polí­ti­ca en blan­co y negro; o es el refor­mis­mo el que gobier­na, o es la dere­cha. La repre­sión direc­ta al emer­gen­te des­con­ten­to en los sec­to­res popu­la­res y la adop­ción de más y más medi­das que favo­re­cen a la bur­gue­sía, son todos sín­to­mas que lo que está ocu­rrien­do real­men­te, for­ma par­te de un cua­dro mayor del desa­rro­llo de la lucha de cla­ses que es nece­sa­rio ana­li­zar y asu­mir por los sec­to­res revo­lu­cio­na­rios.

Debe­mos tener mucho cui­da­do en otor­gar nues­tro cie­go apo­yo a cual­quier gobierno y fren­te a cual­quier medi­da que estos adop­ten.

Una situa­ción por ejem­plo, que la izquier­da revo­lu­cio­na­ria no ha ana­li­za­do del todo, es la vivi­da con oca­sión del gol­pe de Esta­do desa­rro­lla­do en Hon­du­ras. Vimos en ese momen­to y segui­mos obser­van­do aho­ra, como com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras des­de la izquier­da, le daban un cer­ti­fi­ca­do casi de héroe popu­lar, a un vul­gar terra­te­nien­te y empre­sa­rio, que no hacia otra cosa que defen­der los intere­ses de un sec­tor de la bur­gue­sía en pug­na inter cla­se con otro sec­tor tam­bién bur­gués.

Una cosa es con­de­nar el gol­pe de esta­do en la her­ma­na repú­bli­ca de Hon­du­ras y otra muy dis­tin­ta, es el apo­yo des­me­di­do y sin base obje­ti­va, que se le otor­gó a Zela­ya, pre­sen­tán­do­lo casi como un revo­lu­cio­na­rio. Nues­tro apo­yo siem­pre esta­rá para nues­tros her­ma­nos de cla­se y jamás será com­pro­me­ti­do con repre­sen­tan­tes de la bur­gue­sía, por mucho que desa­rro­llen un dis­cur­so opor­tu­nis­ta y popu­lis­ta. Que­da pen­dien­te la tarea de inves­ti­gar y expo­ner con cla­ri­dad, cua­les eran y son los intere­ses que repre­sen­ta y defien­de Zela­ya en rela­ción a Hon­du­ras.

Este aná­li­sis tam­bién es váli­do en rela­ción a Ecua­dor. En nues­tra pági­na web, se han refle­ja­do las posi­cio­nes de los dife­ren­tes fren­tes socia­les fren­te al gobierno de Correa y como este ha ido pau­la­ti­na, pero inexo­ra­ble­men­te, asu­mien­do posi­cio­nes muy ale­ja­das del movi­mien­to social que fue su sus­ten­to elec­to­ral prin­ci­pal y que lesio­nan gra­ve­men­te a los sec­to­res popu­la­res. Su polí­ti­ca en rela­ción al petró­leo, al con­flic­to del agua, a los sala­rios y fren­te a las comu­ni­da­des indí­ge­nas, ha pues­to a las cla­ras, que no defien­de los intere­ses de las cla­ses popu­la­res y si repre­sen­ta una suer­te de reno­va­ción en la domi­na­ción bur­gue­sa y capi­ta­lis­ta.

El gobierno de Correa ha man­te­ni­do intac­to el poder de la dere­cha en Ecua­dor y no solo no ha tra­ta­do de des­mon­tar el com­ple­jo jurí­di­co-polí­ti­co bur­gués, sino que ha tra­ta­do de for­ta­le­cer­lo en varias direc­cio­nes. Al mis­mo tiem­po ha tra­ta­do de cri­mi­na­li­zar al movi­mien­to social y ha repri­mi­do dura­men­te sus mani­fes­ta­cio­nes tal como lo demues­tran los hechos con­cre­tos y de recien­te data.

Lo ante­rior­men­te des­cri­to, tam­bién se expre­sa en dis­tin­ta medi­da, en otros pun­tos del con­ti­nen­te don­de exis­ten estos tipos de gobierno y don­de a par­tir de la cri­sis, las masas empie­zan a exi­gir sus dere­chos y empren­den movi­li­za­cio­nes.

Lo con­cre­to al momen­to del aná­li­sis, es jus­ta­men­te asu­mir una posi­ción de cla­se, tal como lo hace la bur­gue­sía, que jamás equi­vo­ca el rum­bo y que actúa cor­po­ra­ti­va­men­te, por mucho que man­ten­ga con­flic­tos intes­ti­nos fru­to de la feroz com­pe­ten­cia capi­ta­lis­ta.

El aná­li­sis de cla­se has­ta don­de enten­de­mos, nos dice varias cosas que no pode­mos ocul­tar. Lo pri­me­ro seña­lar que esta­mos, pala­bras más o pala­bras menos, vivien­do en un con­ti­nen­te que con una sola rela­ti­va excep­ción, tie­ne de común, un Esta­do capi­ta­lis­ta, una ins­ti­tu­cio­na­li­dad jurí­di­ca-polí­ti­ca bur­gue­sa, una eco­no­mía capi­ta­lis­ta y al ser­vi­cio de las trans­na­cio­na­les, un entra­ma­do buro­crá­ti­co bur­gués y admi­nis­tra­do­res de turno de ese com­ple­jo jurí­di­co-polí­ti­co, eco­nó­mi­co, social, esta­men­tal y mili­tar, de cor­te tam­bién bur­gue­ses. Nos refe­ri­mos a los gobier­nos. Sin duda son los admi­nis­tra­do­res de turno que se da la bur­gue­sía para que defien­dan sus intere­ses.

La cri­sis sis­té­mi­ca del capi­tal, ha pues­to de nue­vo que flo­rez­can los dis­tin­tos seg­men­tos de la bur­gue­sía para defen­der sus intere­ses par­ti­cu­la­res en cada región y es así como se han per­fi­la­do dis­tin­tas mani­fes­ta­cio­nes de esta lucha inter bur­gue­sa.

Los sec­to­res popu­la­res con­du­ci­dos muchas veces, por orga­ni­za­cio­nes que han ido mar­chan­do a la zaga del refor­mis­mo más atra­sa­do, no logran pene­trar con su mira­da esta situa­ción y optan por apo­yar en for­ma cie­ga, al sec­tor que iden­ti­fi­can como el más “pro­gre­sis­ta”, con­fun­dien­do dadi­vas y medi­das de asis­ten­cia social, con polí­ti­cas revo­lu­cio­na­rias y obli­gan con su con­duc­ta vaci­lan­te, a que las masas sigan con­fian­do su futu­ro en gobier­nos que cada vez tie­nen menos mar­gen de manio­bra y que ya empie­zan a ensa­yar, la res­pues­ta repre­si­va fren­te a las cre­cien­tes deman­das y movi­li­za­cio­nes de las masas popu­la­res.

Las masas no tie­nen por qué optar por el mal menor. Some­ti­das en la actua­li­dad al per­ver­so jue­go bur­gués, de deci­dir­se solo entre dos opcio­nes en jue­go, refor­mis­mo bur­gués vs dere­cha tam­bién bur­gue­sa, las masas ter­mi­nan con­ven­ci­das que no hay otra sali­da y se entre­gan en bra­zos de cual­quie­ra de las dos opcio­nes. La opción efec­ti­va­men­te revo­lu­cio­na­ria, que­da invi­si­ble pro­duc­to muchas veces de la coope­ra­ción que hacen con el sis­te­ma, per­so­nas que se dicen de izquier­da.

Al no apa­re­cer cla­ra y níti­da la opción revo­lu­cio­na­ria, que expre­se la nece­sa­ria inde­pen­den­cia de cla­se, for­ta­le­ci­da con un pro­gra­ma de acción revo­lu­cio­na­rio y que pon­ga en el cen­tro del deba­te la via­bi­li­dad o no del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, los sec­to­res popu­la­res ter­mi­nan muchas veces en manos nue­va­men­te del popu­lis­mo y en algu­nos casos, en manos del fas­cis­mo, can­sa­do el pue­blo de tan­ta des­ilu­sión.

Por tal razón, es nece­sa­rio hoy que aún es tiem­po, rea­li­zar un aná­li­sis de cla­se de nues­tros esta­dos bur­gue­ses, des­nu­dar sus fuer­tes con­tra­dic­cio­nes, enfren­tar a la bur­gue­sía con un pro­gra­ma de acción revo­lu­cio­na­rio, luchar por la cons­truc­ción de las herra­mien­tas polí­ti­cas de la cla­se obre­ra y el pue­blo explo­ta­do de la ciu­dad y el cam­po, levan­tar las ban­de­ras del socia­lis­mo revo­lu­cio­na­rio, luchar efec­ti­va­men­te por lograr la hege­mo­nía en la diná­mi­ca de la lucha de cla­ses, y empren­der con­se­cuen­te­men­te el camino pro­pio.

No tene­mos que temer­le al deba­te, ni con el refor­mis­mo, ni entre revo­lu­cio­na­rios. Debe­mos recor­dar que él que no avan­za, retro­ce­de, y es por esta razón que hoy, apro­ve­cha­mos la oca­sión para abrir la dis­cu­sión sobre estos temas.

La situa­ción vivi­da en Ecua­dor, nos per­mi­te afir­mar que el refor­mis­mo, al no rom­per defi­ni­ti­va­men­te con las estruc­tu­ra del esta­do bur­gués y recrear una polí­ti­ca anti­po­pu­lar en los últi­mos tiem­pos, posi­bi­li­tó el sur­gi­mien­to de una base obje­ti­va de des­con­ten­to y que pudo haber sido cana­li­za­da por la dere­cha y sec­to­res de la opo­si­ción gol­pis­ta. Esta situa­ción lo úni­co que denun­cia, es la fal­ta de con­se­cuen­cia de un gobierno que al igual que el vene­zo­lano, lo ha teni­do todo para trans­for­mar el vie­jo esta­do bur­gués y avan­zar efec­ti­va­men­te al socia­lis­mo. ¿Por­que no lo ha hecho? Sen­ci­lla­men­te por­que esa no es su misión al fren­te del esta­do.

El repu­dio a inten­to­nas gol­pis­tas, no nos pue­de lle­var a la con­fu­sión de iden­ti­fi­car las posi­cio­nes de gobier­nos bur­gue­ses, con los intere­ses de la cla­se obre­ra y el pue­blo explo­ta­do de la ciu­dad y el cam­po. Si bien repu­dia­mos los inten­tos gol­pis­tas coman­da­dos o res­pal­da­dos por la dere­cha de la bur­gue­sía, no es menos cier­to que debe­mos denun­ciar la serie inter­mi­na­ble de pro­me­sas no cum­pli­das y el inten­to de hacer pagar a las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res, los efec­tos de la cri­sis del capi­tal y poner­nos a la cabe­za de las movi­li­za­cio­nes por estos moti­vos.

De tal for­ma que segui­re­mos denun­cian­do el carác­ter del gobierno de Correa y de otros gobier­nos mal lla­ma­dos pro­gre­sis­tas. Segui­re­mos al lado y en soli­da­ri­dad con el movi­mien­to social, con las y los tra­ba­ja­do­res, con los indí­ge­nas y con todo aquel que levan­te con­se­cuen­te­men­te las ban­de­ras del socia­lis­mo revo­lu­cio­na­rio.

No se pue­de gober­nar para el pue­blo, sin rom­per con la bur­gue­sía, por­que es algo utó­pi­co y fue­ra de todo aná­li­sis obje­ti­vo basa­do en una posi­ción de inde­pen­den­cia de cla­se.

Quie­nes pre­ten­den seguir res­pal­dan­do pro­yec­tos que en el mejor de los casos, solo bus­can el for­ta­le­ci­mien­to de un sec­tor de la mal lla­ma­da bur­gue­sía “nacio­nal” y que como gran solu­ción al pro­ble­ma del desa­rro­llo que enfren­tan nues­tros paí­ses, nos quie­ren con­ven­cer que lo que hace fal­ta es más capi­ta­lis­mo, aho­ra impul­sa­do por una bur­gue­sía “patrio­ta”, que­da­ron en ban­ca­rro­ta. Estos sec­to­res que­da­rán cada vez más sin res­pues­ta fren­te a las suce­si­vas cri­sis que nece­sa­ria­men­te tie­nen que ocu­rrir en el mar­co de una socie­dad basa­da en la explo­ta­ción.

Esos sec­to­res son los mis­mos que ayer nos lla­ma­ban a votar por los can­di­da­tos de la alian­za ofi­cia­lis­ta en Vene­zue­la, no impor­tan­do que algu­nos de ellos se hayan vis­to com­pro­me­ti­dos en matan­zas horren­das con­tra revo­lu­cio­na­rios, como es el caso del aho­ra dipu­tado impu­ne, Roger Cor­de­ro Lara, acu­sa­do de ser uno de los pilo­tos que par­ti­ci­pó en el bom­bar­deo de un cam­pa­men­to de revo­lu­cio­na­rios, con una matan­za de dece­nas de muer­tos, más cono­ci­da como “La Matan­za de Can­tau­ra”. Has­ta allí lle­ga el opor­tu­nis­mo de estos sec­to­res, lo que demues­tra que cada vez en mayor medi­da son cons­cien­tes de la cri­sis, pero que no pue­den ima­gi­nar por pro­pia inca­pa­ci­dad, otra res­pues­ta que no sea sumar­se dócil­men­te como vagón de cola al tren refor­mis­ta bur­gués, aun­que sea per­dien­do has­ta los valo­res míni­mos que una per­so­na debe man­te­ner.

Los tiem­pos de los apo­yos crí­ti­cos, polí­ti­ca en que estu­vie­ron atra­pa­dos cier­tos par­ti­dos y gru­pos de la izquier­da, ha pasa­do. La mis­ma diná­mi­ca de la lucha de cla­ses, la ha lan­za­do por la bor­da sien­do supe­ra­da por la fuer­za de los hechos. La reali­dad fue más fuer­te y la lucha de cla­ses impu­so sus leyes de gue­rra que no pue­den ser sos­la­ya­das. Quie­nes per­sis­ten en aque­lla polí­ti­ca timo­ra­ta, cada vez están lla­ma­dos a desa­rro­llar más apo­yo y cada vez menos cri­ti­ca, ter­mi­nan­do por jus­ti­fi­car has­ta la repre­sión al movi­mien­to social.

Des­de el pun­to de vis­ta revo­lu­cio­na­rio, no pode­mos olvi­dar eso sí, que el refor­mis­mo cuen­ta en estos momen­tos, con gran par­te del movi­mien­to social, que a su vez es expre­sión de una base social obje­ti­va entre los sec­to­res más des­po­seí­dos de nues­tra pobla­ción. Este no es solo un dato, sino que denun­cia todo el tra­ba­jo que tene­mos por delan­te en orden a escla­re­cer una tác­ti­ca que impli­que lle­gar con nues­tras ideas y plan­tea­mien­tos, pre­ci­sa­men­te a esos sec­to­res e inci­dir de mane­ra estra­té­gi­ca en su desa­rro­llo polí­ti­co.

Todo lo ante­rior sig­ni­fi­ca un enor­me esfuer­zo expli­ca­ti­vo y una labor pacien­te y con­se­cuen­te en el seno de las masas. Lo ante­rior está ínti­ma­men­te liga­do a una impla­ca­ble lucha teó­ri­ca por ganar el cora­zón y la men­te de los sec­to­res popu­la­res. Allí se libra­rán los com­ba­tes defi­ni­ti­vos y es allí don­de debe­mos diri­gir nues­tros esfuer­zos. De lo que se tra­ta es de desa­rro­llar cien­tos de miles de peque­ñas bata­llas coti­dia­nas, don­de nues­tro inter­lo­cu­tor sean las masas explo­ta­das de la ciu­dad y el cam­po y rea­li­zar la expe­rien­cia orga­ni­za­ti­va y de com­ba­te con ellas.

El movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio no pue­de seguir ama­rra­do al vagón tra­se­ro del refor­mis­mo, ni tam­po­co espe­rar eter­na­men­te por otras orga­ni­za­cio­nes que si bien mani­fies­tan cer­ca­nías con noso­tros, aún se deba­ten en con­fiar en sus pro­pias fuer­zas, o seguir a la zaga del refor­mis­mo. Dis­cu­tir abier­ta­men­te esta cues­tión, es sin duda una de nues­tras tareas del pre­sen­te que debe­mos asu­mir en toda su dimen­sión.

La uni­dad del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio en Vene­zue­la por ejem­plo, es toda­vía una qui­me­ra. Son muchos los gru­pos que exis­ten y muchas las lec­tu­ras que se tie­nen sobre lo que se debe hacer. Las difi­cul­ta­des para el encuen­tro de posi­cio­nes, son varia­das, pero fun­da­men­tal­men­te radi­can en el aná­li­sis que se rea­li­za del actual pro­ce­so y sobre dón­de y cómo rea­li­zar la acu­mu­la­ción.

Noso­tros gue­va­ris­tas, insis­ti­re­mos en los cami­nos de la uni­dad, pero no nos deten­dre­mos ahí. Segui­re­mos avan­zan­do len­ta­men­te en el seno de las masas y cons­tru­yen­do con pacien­cia tan­to la idea, como el ins­tru­men­to revo­lu­cio­na­rio.

La lucha en con­tra del capi­ta­lis­mo, expre­sa­da no como con­sig­na, sino en prác­ti­ca polí­ti­ca coti­dia­na, nos enfren­ta­rá nece­sa­ria­men­te con los patro­nos y tam­bién con el Esta­do que defien­de los intere­ses de la bur­gue­sía. En esos com­ba­tes se segui­rá desa­rro­llan­do el espí­ri­tu gue­va­ris­ta y nues­tra polí­ti­ca segui­rá encon­tran­do nue­vos cau­ces para desa­rro­llar­se. Pode­mos y debe­mos ele­var las rei­vin­di­ca­cio­nes de los sec­to­res don­de tene­mos pre­sen­cia y poner­nos a la cabe­za de esas luchas. No es nece­sa­rio que nos iden­ti­fi­que­mos como gue­va­ris­tas con las masas por el momen­to, pero si como con­se­cuen­tes revo­lu­cio­na­rios.

Segui­re­mos demar­can­do aguas con el refor­mis­mo hacien­do la cla­ra dis­ten­ción entre la base hones­ta y com­pro­me­ti­da y la diri­gen­cia teó­ri­ca, polí­ti­ca y mate­rial­men­te bur­gue­sa. Segui­re­mos res­ca­tan­do la figu­ra del Che de la vitri­na ino­fen­si­va don­de lo quie­ren poner para con­me­mo­rar cada 8 de Octu­bre su ase­si­na­to y apro­ve­char­se mediá­ti­ca­men­te de la fecha. El Che vive en las luchas de los pue­blos y en el desa­rro­llo de la inde­pen­den­cia de cla­se nece­sa­ria para la revo­lu­ción.

En estos días vere­mos a muchos opor­tu­nis­tas que ayer nos lla­ma­ban a votar has­ta por ase­si­nos del pue­blo, como el caso ya nom­bra­do, tomar la figu­ra de nues­tro coman­dan­te Che Gue­va­ra, para jus­ti­fi­car la injus­ti­fi­ca­ble. No impor­ta. Serán igual­men­te derro­ta­dos y expues­tos fren­te a la his­to­ria en su tris­te papel de jus­ti­fi­car y dar­le base social al capi­ta­lis­mo.

En Octu­bre las figu­ras del Che, de Miguel, de Raúl y de Can­tau­ra, se agi­gan­tan y en su vue­lo de dig­ni­dad y jus­ti­cia, hacen que sur­jan nue­vos revo­lu­cio­na­rios com­ba­tien­tes de la ale­gría y la vida ple­na que sig­ni­fi­ca el socia­lis­mo. Esos her­ma­nos cons­ti­tu­yen para noso­tros, el ver­da­de­ro des­ta­ca­men­to de van­guar­dia y en su ejem­plo, nos for­ma­re­mos. A Gue­va­ra y al gue­va­ris­mo, no lo con­me­mo­ra­mos en Octu­bre, es nues­tra prác­ti­ca polí­ti­ca coti­dia­na y de eso nos sen­ti­mos más que orgu­llo­sos y orgu­llo­sas.

Nues­tra prác­ti­ca coti­dia­na sub­ver­si­va, ha resis­ti­do en este tiem­po, todo inten­to por domes­ti­car­la. Hemos pues­to en reti­ra­da al refor­mis­mo de nues­tras filas. Hemos com­ba­ti­do el aco­mo­do fácil den­tro del Esta­do, que no pocas veces tocó nues­tra puer­ta. Con las uñas hemos ido cons­tru­yen­do una alter­na­ti­va polí­ti­ca para nues­tra cla­se obre­ra y [email protected] [email protected] de la ciu­dad y el cam­po, en medio del más desen­fre­na­do opor­tu­nis­mo polí­ti­co que ha cono­ci­do Vene­zue­la. Y lo hemos hecho sin dar ni pedir cuar­tel, tal como la plan­teá­ra­mos en nues­tra pri­me­ra decla­ra­ción públi­ca y a pesar de todas las difi­cul­ta­des, hoy pode­mos decir con pro­pie­dad, que segui­mos cre­cien­do en el seno de los más humil­des y de nues­tra juven­tud. Por algo será.

Este segun­do ani­ver­sa­rio de nues­tro movi­mien­to, nos encuen­tra más ale­gres, más rebel­des, más sub­ver­si­vos y más gue­va­ris­tas. Y no se pue­de ser gue­va­ris­ta, sino se lucha por la inde­pen­den­cia polí­ti­ca de la cla­se obre­ra y [email protected] [email protected] de la ciu­dad y el cam­po, por que­brar el blo­que en el poder y supe­rar la hege­mo­nía bur­gue­sa capi­ta­lis­ta, por cons­truir el Poder Popu­lar como poder autó­no­mo del Esta­do y por derro­tar polí­ti­ca, social, eco­nó­mi­ca, cul­tu­ral y mili­tar­men­te, al vie­jo esta­do bur­gués capi­ta­lis­ta. La úni­ca for­ma de ser con­se­cuen­te lucha­dor anti­im­pe­ria­lis­ta, es luchar con­tra el capi­ta­lis­mo don­de quie­re que se encuen­tre y no otra cosa que capi­ta­lis­mo es la que encon­tra­mos en nues­tros paí­ses. Por lo tan­to la lucha con­tra el capi­ta­lis­mo, es lucha anti­im­pe­ria­lis­ta, no impor­tan­do el ropa­je polí­ti­co que este asu­ma en cada uno de nues­tros paí­ses.

Este ani­ver­sa­rio del ase­si­na­to del Che en Boli­via, no levan­ta­re­mos cam­pa­ñas espe­cia­les. Tam­po­co hare­mos gran­des actos, ni nos gol­pea­re­mos el pecho con su nom­bre como algu­nos. Segui­re­mos tra­ba­jan­do pacien­te­men­te en el seno del pue­blo, para sub­ver­tir el orden esta­ble­ci­do. Sabe­mos quién con su estre­lla infa­ti­ga­ble, nos acom­pa­ña día y noche por los sen­de­ros del pue­blo. Sabe­mos que el Che vive en cada mujer y hom­bre humil­de que se levan­ta y se incor­po­ra al com­ba­te. Sabe­mos que el Che es guía y maes­tro de la futu­ra revo­lu­ción socia­lis­ta que está por venir y en ese esfuer­zo pon­dre­mos nues­tra vida.

Con todos nues­tros muer­tos heroi­cos, los cono­ci­dos y los que no lo son, con todos nues­tros sue­ños de cons­truc­to­res socia­les, con toda la poe­sía ale­gre y sub­ver­si­va del pue­blo humil­de, con Bri­ce­ño, con Táma­ra, con Raúl y con Miguel, Con San­tu­cho, Fili­ber­to y con el Che,

¡¡¡ A cons­truir la herra­mien­ta polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria!!!

¡¡¡Luchar con­tra el refor­mis­mo, es luchar con­tra el capi­ta­lis­mo!!!

¡¡¡Que la cri­sis la pague la bur­gue­sía!!!

¡¡¡Viva el segun­do ani­ver­sa­rio del MGR!!!

¡¡¡Ade­lan­te con todas las fuer­zas de la his­to­ria!!!

MOVIMIENTO GUEVARISTA REVOLUCIONARIO

[email protected]​gmail.​com

www​.gue​va​rian​do​.org

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *