Xose Hum­ber­to Bae­na – Jon Odrio­zo­la

El 27 de sep­tiem­bre de 1975, ago­ni­zan­do Fran­co y mudan­do de piel la ser­pien­te fas­cis­ta ya unos años antes, gato­par­des­ca­men­te, cam­bian­do algu­nas facha-das para que todo, en lo fun­da­men­tal, siguie­ra igual incu­ban­do el hue­vo que hoy lla­man Esta­do de Dere­cho y/​o demo­cra­cia, fue­ron fusi­la­dos los patrio­tas Txi­ki y Otae­gi, pero tam­bién los anti­fas­cis­tas ‑y no menos patrio­tas- Sán­chez Bra­vo, Gar­cía Sanz y el galle­go Xosé Hum­ber­to Bae­na, mili­tan­tes del PCE (m‑l) y volun­ta­rios del FRAP.

Trein­ta y cin­co años des­pués se le ha home­na­jea­do en el cemen­te­rio de Perei­ró-Vigo a Hum­ber­to Bae­na. Le acu­sa­ron, en con­se­jo de gue­rra suma­rí­si­mo, de haber mata­do a un poli­cía. No hubo prue­bas ni tes­ti­gos. Ni fal­ta que hacía para un fas­cis­mo nece­si­ta­do de víc­ti­mas pro­pi­cia­to­rias que sacri­fi­car en el ara de su estu­dia­do tra­ves­tis­mo polí­ti­co. Habrá quien diga que aque­llo fue­ron las últi­mas boca­na­das, los agó­ni­cos ester­to­res, un resue­llo, del fas­cis­mo. Yo no estoy tan segu­ro de esa mona ves­ti­da de seda. Hoy, Bae­na ten­dría 60 años y nun­ca sabre­mos qué pen­sa­ría, aun­que es posi­ble adi­vi­nar­lo. Aún así, no seré yo quién lo ima­gi­ne. Sólo sé que fue una vida arre­ba­ta­da a un revo­lu­cio­na­rio por el fas­cis­mo, un fas­cis­mo que, en lugar de levan­tar­le una pla­ca, hoy no le fusi­la­ría ‑no sería estético‑, pero al que sí le apli­ca­rían la muy demo­crá­ti­ca cade­na per­pe­tua encu­bier­ta que es la «doc­tri­na Parot». Por ejem­plo.

Al mal lla­ma­do hom­bre pre­his­tó­ri­co se le eri­za­ba la piel cuan­do se enfren­ta­ba a un peli­gro cier­to o algo des­co­no­ci­do. Es lo que hoy deci­mos poner­se la «car­ne de galli­na». Aque­llos homí­ni­dos la sen­tían pero no la veían ‑su pro­pia piel de galli­na- de lo vellu­dos que eran. Noso­tros, ya sin ape­nas capi­la­ri­dad, la vemos, y, sobre todo, la aso­cia­mos a la emo­ción, a emo­cio­nes fuer­tes ade­más, insos­pe­cha­das, asom­bro­sas (así empe­zó la filo­so­fía grie­ga). Un rosi­cler, que es fenó­meno natu­ral, te pue­de poner la «car­ne de galli­na». O un cua­dro de Tur­ner que te trans­por­ta. No hace fal­ta ser poe­ta, bas­ta la sen­si­bi­li­dad. Ésa que dicen tenían los jerar­cas nazis oyen­do ópe­ras de Wag­ner mien­tras arra­sa­ban pue­blos. Tam­bién a mí me gus­tan. ¿Sig­ni­fi­ca eso que yo soy un nazi por­que tene­mos la mis­ma sen­si­bi­li­dad? ¿Cuál es la dife­ren­cia? Por­que es cla­ro que algu­na tie­ne que haber. Picas­so, que era comu­nis­ta, gus­ta­ba de la obra de El Gre­co, que era un pin­tor con­tra­rre­for­mis­ta, pero ello por su téc­ni­ca. La dife­ren­cia, en estos semo­vien­tes terre­nos emo­cio­nan­tes y emo­cio­na­les es, como no pue­de ser de otra mane­ra en la rís­pi­da lucha de cla­ses, la ideo­lo­gía y la filo­so­fía polí­ti­ca.

Leer la car­ta de des­pe­di­da de Bae­na a sus padres la vís­pe­ra de que lo fusi­la­ran pone la car­ne de galli­na, no a cual­quie­ra, sino sólo, que son los más, a quie­nes se les hume­de­cen los ojos leyen­do unas escue­tas líneas de emo­ti­vo adiós de un obre­ro que rue­ga que no le llo­ren, que reco­jan su antor­cha. De acuer­do, no llo­ra­re­mos, pero nos segui­re­mos emo­cio­nan­do con aque­llos que, por luchar por el dere­cho a la vida dig­na, al dere­cho de vivir­la, dan la suya pro­pia. Algo que no está al alcan­ce de la «sen­si­bi­li­dad» de los vam­pi­ros del pue­blo.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *