Lo que debe­ria saber Cha­vez- Pit­tu, miem­bro de Apurtu

Image

6931 kiló­me­tros sepa­ran la Audien­cia Nacio­nal de Cara­cas, la capi­tal vene­zo­la­na. Muchos kiló­me­tros, que sin embar­go, se hacen nada cuan­do este Tri­bu­nal des­cen­dien­te del Tri­bu­nal de Orden Públi­co fran­quis­ta acu­sa al gobierno boli­va­riano de cola­bo­rar con ETA. La nue­va esca­la­da de cri­mi­na­li­za­ción ha pro­vo­ca­do una sono­ra sali­da de tono de Hugo Chá­vez, que ha ase­gu­ra­do que “no se pue­de dar cré­di­to a decla­ra­cio­nes de dos cri­mi­na­les san­gui­na­rios des­pro­vis­tos de cali­dad huma­na y moral”.

De un buen gober­nan­te se espe­ra su cono­ci­mien­to de la reali­dad inter­na­cio­nal. Cono­cer los paí­ses con los que se man­tie­nen rela­cio­nes y nego­cios es bási­co. Por ello se debe con­cluir que Chá­vez cono­ce de bue­na tin­ta que en los últi­mos 50 años en Eus­kal Herria más de 10.000 per­so­nas han sido tor­tu­ra­das por las poli­cías espa­ño­las, y que en manos de la Guar­dia Civil cual­quie­ra pue­de lle­gar a incul­par­se de haber sido el autor de la muer­te del mis­mí­si­mo Julio Cesar. Debe­ría saber Chá­vez que las dos per­so­nas que supues­ta­men­te con­fe­sa­ron haber­se entre­na­do en Vene­zue­la fue­ron inco­mu­ni­ca­das duran­te 5 días a manos de la Guar­dia Civil. Que en esos 5 días no pudie­ron tener con­tac­to con su abo­ga­do de con­fian­za, ni siquie­ra antes de decla­rar ante el juez de la Audien­cia Nacio­nal. Debe­ría saber que el mis­mí­si­mo Rela­tor de los dere­chos huma­nos de la ONU Mar­tin Schei­nin ha exi­gi­do a Espa­ña que pon­ga fin a la inco­mu­ni­ca­ción y cie­rre la Audien­cia Nacio­nal, y que Amnis­tía Inter­na­cio­nal, año tras año, da cre­di­bi­li­dad a las denun­cias de tor­tu­ras. Cha­vez debe­ría haber­se infor­ma­do mejor, por­que en esta oca­sión tam­bién, los dete­ni­dos han denun­cia­do sal­va­jes torturas.

La res­pues­ta del gobierno vene­zo­lano debe­ría haber ido enca­mi­na­da por otros derro­te­ros. Chá­vez debe­ría haber sido más valien­te, denun­cian­do que unas supues­tas decla­ra­cio­nes rea­li­za­das duran­te un perio­do tan opa­co como la inco­mu­ni­ca­ción que denun­cia has­ta la ONU no pue­den ser uti­li­za­das para gene­rar un con­flic­to diplo­má­ti­co. Debe­ría haber sido redac­ta­da sobre cri­te­rios de res­pe­to hacia las par­tes enfren­ta­das: el pue­blo vas­co y el Esta­do espa­ñol. Hoy, Eus­kal Herria vive una situa­ción muy espe­cial. Mien­tras una de las par­tes en con­flic­to apues­ta por abrir un esce­na­rio de paz y demo­cra­cia, el Esta­do espa­ñol con­ti­nua rea­li­zan­do ope­ra­cio­nes de cas­ti­go con reda­das polí­ti­cas y sigue alar­dean­do de que segui­rá por esta vía de nega­ción. Debe­ría haber lan­za­do un men­sa­je a las par­tes para que se sien­ten a dia­lo­gar, como lo han hecho otras per­so­na­li­da­des inter­na­cio­na­les, y no ofre­cer su coope­ra­ción poli­cial y judi­cial al Esta­do espa­ñol para aco­sar a refu­gia­dos polí­ti­cos. Debe­ría de haber con­te­ni­do su len­gua­je, por­que no se pue­de cali­fi­car de “san­gui­na­rios terro­ris­tas” a unas per­so­nas que ni siquie­ra han sido juz­ga­das. Un buen revo­lu­cio­na­rio lo hubie­ra hecho. Un buen revo­lu­cio­na­rio rectificaría.

Es evi­den­te que Vene­zue­la ha caí­do en la tram­pa de los gran­des medios de comu­ni­ca­ción y de la caver­na espa­ño­lis­ta, y que ha enca­ja­do el gol­pe de la peor de las mane­ras. Y es cier­to que este país y su gobierno revo­lu­cio­na­rio están sopor­tan­do cru­das pre­sio­nes inter­na­cio­na­les en todos los ámbi­tos para que aban­do­ne su sen­da revo­lu­cio­na­ria. Des­de Eus­kal Herria apo­ya­mos la polí­ti­ca boli­va­ria­na con el con­ven­ci­mien­to de que es lo mejor para la gran mayo­ría de los y las vene­zo­la­nas. No es mucho pedir que el gobierno vene­zo­lano sea recí­pro­co y apo­ye lo que la mayo­ría de la socie­dad vas­ca soli­ci­ta: un esce­na­rio de paz y liber­tad para nues­tro pue­blo, sin vio­len­cia ni represión.”

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.