En el muro lamentable

El pasa­do vier­nes 1 de Octu­bre nos acer­ca­mos al Muro Lamen­ta­ble del Gobierno Mili­tar de Bil­bao para dejar cons­tan­cia de nues­tro lamen­to por su pre­sen­cia entre noso­tros y para denun­ciar que cin­co jóve­nes están a la espe­ra de sen­ten­cia por haber­lo inten­ta­do derruir sim­bó­li­ca­men­te hace año y medio, pero cuya con­de­na, nada tie­ne de anec­dó­ti­ca, toda vez la fis­ca­lía ha soli­ci­ta­do 23.000 euros de mul­ta, lo que com­por­ta­ría ade­más los gas­tos proceales.

El muro en cues­tión pare­ce dise­ña­do por la inte­li­gen­cia mili­tar o, en su defec­to, por quie­nes agu­di­zan el inge­nio con­tra la pobla­ción civil, al obje­to de que esta no pue­da dejar cons­tan­cia fácil­men­te de su repul­sa, pues su super­fi­cie repe­le sin difi­cul­tad car­te­les y es casi impo­si­ble hacer­le un gra­fi­ti dada su pro­nun­cia­da rugosidad…Pero, recor­dan­do la cos­tum­bre judía de dejar pape­li­tos entre las fisu­ras del Muro de las Lamen­ta­cio­nes, es posi­ble que la gen­te se ani­me a acu­dir cual­quier día de la sema­na –prin­ci­pal­men­te los vier­nes- a cual­quier hora, para dejar allí su par­ti­cu­lar men­sa­je como hici­mos noso­tros, unos desean­do ver el recin­to con­ver­ti­do en par­que, otros en ver­te­de­ro. Lo de dar­se cabe­za­zos con­tra el dicho­so muro, ya es opcional.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.