En el muro lamen­ta­ble

El pasa­do vier­nes 1 de Octu­bre nos acer­ca­mos al Muro Lamen­ta­ble del Gobierno Mili­tar de Bil­bao para dejar cons­tan­cia de nues­tro lamen­to por su pre­sen­cia entre noso­tros y para denun­ciar que cin­co jóve­nes están a la espe­ra de sen­ten­cia por haber­lo inten­ta­do derruir sim­bó­li­ca­men­te hace año y medio, pero cuya con­de­na, nada tie­ne de anec­dó­ti­ca, toda vez la fis­ca­lía ha soli­ci­ta­do 23.000 euros de mul­ta, lo que com­por­ta­ría ade­más los gas­tos pro­cea­les.

El muro en cues­tión pare­ce dise­ña­do por la inte­li­gen­cia mili­tar o, en su defec­to, por quie­nes agu­di­zan el inge­nio con­tra la pobla­ción civil, al obje­to de que esta no pue­da dejar cons­tan­cia fácil­men­te de su repul­sa, pues su super­fi­cie repe­le sin difi­cul­tad car­te­les y es casi impo­si­ble hacer­le un gra­fi­ti dada su pro­nun­cia­da rugosidad…Pero, recor­dan­do la cos­tum­bre judía de dejar pape­li­tos entre las fisu­ras del Muro de las Lamen­ta­cio­nes, es posi­ble que la gen­te se ani­me a acu­dir cual­quier día de la sema­na –prin­ci­pal­men­te los vier­nes- a cual­quier hora, para dejar allí su par­ti­cu­lar men­sa­je como hici­mos noso­tros, unos desean­do ver el recin­to con­ver­ti­do en par­que, otros en ver­te­de­ro. Lo de dar­se cabe­za­zos con­tra el dicho­so muro, ya es opcio­nal.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *