Inte­li­gen­cia USA pene­tró a fon­do la poli­cía ecua­to­ria­na – Resu­men Lati­no­ame­ri­cano

El suble­va­mien­to de ele­men­tos gol­pis­tas de la poli­cía ecua­to­ria­na en con­tra del Pre­si­den­te Rafael Correa con­fir­ma un infor­me alar­man­te sobre la infil­tra­ción de la poli­cía ecua­to­ria­na por los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­nos difun­di­do en el 2008, en el cual se seña­la­ba cómo muchos miem­bros de los cuer­pos poli­cía­cos desa­rro­lla­ban una «depen­den­cia» hacia la emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos en ese país sud­ame­ri­cano.

El infor­me pre­ci­sa­ba que uni­da­des de la Poli­cía «man­tie­nen una depen­den­cia eco­nó­mi­ca infor­mal con Esta­dos Uni­dos, para el pago de infor­man­tes, capa­ci­ta­ción, equi­pa­mien­to y ope­ra­cio­nes».

El uso sis­te­má­ti­co de téc­ni­cas de corrup­ción de par­te de la CIA para adqui­rir la «bue­na volun­tad» de ofi­cia­les de poli­cía fue des­cri­to y denun­cia­do en nume­ro­sas opor­tu­ni­da­des por el ex agen­te de la CIA Phi­lip Agee, quien, antes de aban­do­nar las filas de la agen­cia, estu­vo asig­na­do a la emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos en Qui­to.

En su infor­me ofi­cial, difun­di­do a fina­les de octu­bre 2008, el minis­tro ecua­to­riano de Defen­sa, Javier Pon­ce, reve­ló cómo diplo­má­ti­cos nor­te­ame­ri­ca­nos se dedi­ca­ban a corrom­per a la poli­cía y tam­bién a ofi­cia­les de las Fuer­zas Arma­das.

Con­fir­man­do el hecho, la jefa­tu­ra de la Poli­cía ecua­to­ria­na anun­ció enton­ces que san­cio­na­ría a sus agen­tes que cola­bo­ra­ban con Washing­ton, mien­tras la emba­ja­da esta­dou­ni­den­se pro­cla­ma­ba la «trans­pa­ren­cia» de su apo­yo a Ecua­dor.

«Noso­tros tra­ba­ja­mos con el gobierno de Ecua­dor, con los mili­ta­res, con la Poli­cía, para fines muy impor­tan­tes para la segu­ri­dad», decla­ró la emba­ja­do­ra esta­dou­ni­den­se en Qui­to, Heather Hod­ges.

Sin embar­go, la diplo­má­ti­ca dijo a perio­dis­tas que no haría comen­ta­rios «sobre temas de inte­li­gen­cia».

La agre­ga­da de pren­sa, por su par­te, Mar­ta Youth, se negó rotun­da­men­te a refe­rir­se a las denun­cias del gobierno ecua­to­riano, que incluían la par­ti­ci­pa­ción de la CIA en una ope­ra­ción con Colom­bia, que deri­vó en el ata­que mili­tar colom­biano con­tra la gue­rri­lla de las FARC en terri­to­rio ecua­to­riano del 1 de mar­zo de aquel año.

El jefe de Inte­li­gen­cia del Ejér­ci­to, Mario Paz­mi­ño, había sido des­ti­tui­do por ocul­tar infor­ma­ción rela­cio­na­da con el ata­que con­tra las FARC.

En los últi­mos meses, fun­cio­na­rios nor­te­ame­ri­ca­nos se apa­re­cie­ron en Ecua­dor, bajo pre­tex­to de pro­fun­di­zar las rela­cio­nes entre Ecua­dor y EE.UU.

El secre­ta­rio adjun­to para el Hemis­fe­rio Occi­den­tal del Depar­ta­men­to de Esta­do Artu­ro Valen­zue­la, via­jó a Ecua­dor y se entre­vis­tó con el pre­si­den­te Correa, en vis­ta a una visi­ta de la can­ci­ller Hillary Clin­ton a ese país.

Valen­zue­la se hizo acom­pa­ñar por Tedd Stern, «dele­ga­do espe­cial para los cam­bios cli­má­ti­cos» tam­bién cono­ci­do por su afi­ni­dad con la CIA.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *