Patriar­ca­do… ¿cuán­to atrás te hemos deja­do? – Revis­ta muje­res

Una cul­tu­ra mile­na­ria no pue­de ser des­te­rra­da de raíz en ape­nas 40 o 50 años, en opi­nión de la Doc­to­ra en Psi­co­lo­gía Patri­cia Arés Muzio. Miran­do al inte­rior de la fami­lia, que es su ámbi­to de estu­dio, la espe­cia­lis­ta reco­no­ce un pano­ra­ma con­tra­dic­to­rio, con «indi­ca­do­res de pro­gre­so y rup­tu­ra, de con­ti­nui­dad y cam­bio».

Si bien el rom­pi­mien­to del mode­lo tra­di­cio­nal patriar­cal es una ten­den­cia con­tem­po­rá­nea, com­par­ti­da por muchos paí­ses, en Cuba fue ace­le­ra­do por los cam­bios que pro­du­jo el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, la masi­va irrup­ción de la mujer en la vida labo­ral, su entre­ga jun­to a los hom­bres al pro­yec­to social, la pro­mo­ción de polí­ti­cas socia­les de avan­za­da y la apa­ri­ción de códi­gos y leyes con una cla­ra y pre­ci­sa polí­ti­ca de equi­dad entre los géne­ros, agre­ga la exper­ta. «A su vez, el encar­go social y pro­tec­ción del Esta­do a la fami­lia debi­li­tó el carác­ter impres­cin­di­ble del padre de fami­lia, como cabe­za legal, gana­dor del pan y auto­ri­dad supre­ma», refle­xio­na la pro­fe­so­ra uni­ver­si­ta­ria en Patriar­ca­do… ¿cuán­to atrás te hemos deja­do?

Cuan­do abun­dan y se incre­men­tan los hoga­res mono­pa­ren­ta­les, los de jefa­tu­ra feme­ni­na y las unio­nes con­sen­sua­les, «en tér­mi­nos de estruc­tu­ra fami­liar, defi­ni­ti­va­men­te, el patriar­ca­do ha que­da­do atrás», ase­gu­ra Arés, excep­to por la vigen­cia del ape­lli­do paterno para dar con­ti­nui­dad en la iden­ti­dad nomi­nal fami­liar. Sin embar­go, los que en esta isla pro­fe­ti­zan el matriar­ca­do, a su jui­cio, se equi­vo­can. Al des­pla­zar­se el cen­tro de gra­ve­dad fami­liar hacia las madres y abue­las, sobre ellas recae el peso de las dobles y tri­ples jor­na­das que com­bi­nan den­tro y fue­ra de casa, lo que lle­va a la psi­có­lo­ga a decir que el pro­ce­so de libe­ra­ción de la mujer sin un enfren­ta­mien­to a los las­tres patriar­ca­les ame­na­za con tor­nar­se más opre­si­vo. «La libe­ra­ción ver­da­de­ra no con­sis­te en salir a tra­ba­jar, sino en salir des­de otro lugar en la vida fami­liar», con­clu­ye en su artícu­lo.

Hom­bres y muje­res siguen repro­du­cien­do hoy día sím­bo­los, acti­tu­des, este­reo­ti­pos sexis­tas, pau­tas de crian­za y modos de rela­ción patriar­ca­les. A niñas y niños se les edu­ca de for­ma opues­ta, como si fue­ran a habi­tar mun­dos dis­tin­tos. En el ámbi­to de la pare­ja, esto se tra­du­ce lue­go en expec­ta­ti­vas que se man­tie­nen bajo pará­me­tros tra­di­cio­na­les: «la mujer gus­ta de un hom­bre coope­ra­dor y tierno, pero a la vez pro­tec­tor y pro­vee­dor. Los hom­bres aspi­ran a la mujer inte­li­gen­te, pero que no sea ‘domi­nan­te’ o ‘man­do­na’, que gus­te de los queha­ce­res domés­ti­cos», abun­dan.

La inves­ti­ga­do­ra aler­ta que «nues­tra socie­dad sigue tenien­do una estruc­tu­ra patriar­cal; aun­que demo­crá­ti­ca y no hege­mó­ni­ca, sí jerár­qui­ca, cen­tra­li­za­da y emi­nen­te­men­te mas­cu­li­na», y expli­ca por cau­sa de la pro­pia matri­cen­tra­li­dad de la fami­lia que las cuba­nas, a pesar de su desem­pe­ño pro­fe­sio­nal y nivel téc­ni­co alcan­za­do, no ocu­pen toda­vía su legí­ti­mo lugar en las altas esfe­ras de poder polí­ti­co y eco­nó­mi­co.

«Mien­tras siga ocu­pan­do el lugar cen­tral en la fami­lia, así mis­mo se man­ten­drá ausen­te de las posi­cio­nes de poder», sos­tie­ne Arés. Sen­tir­se due­ña y res­pon­sa­ble natu­ral y abso­lu­ta de la fami­lia, de los hijos y de las tareas domés­ti­cas, «sigue per­pe­tuan­do la inequi­dad gené­ri­ca» y hace que nues­tras polí­ti­cas y regu­la­cio­nes labo­ra­les estén hechas para pro­te­ger a la mujer, pero a su vez le otor­gan la máxi­ma res­pon­sa­bi­li­dad de la fami­lia», inclui­da, por ejem­plo, la deci­sión abso­lu­ta de inte­rrum­pir un emba­ra­zo; el otor­ga­mien­to de la guar­dia y cus­to­dia de los hijos a las madres, lue­go del divor­cio; y las dife­ren­cia­das con­si­de­ra­cio­nes labo­ra­les para hom­bres o muje­res, ante pro­ble­mas fami­lia­res, des­de la valo­ra­ción de los jefes.

En su opi­nión, entre los fac­to­res que sos­tie­nen el patriar­ca­do, hoy día, está el andro­cen­tris­mo pre­sen­te no solo en las ins­ti­tu­cio­nes –don­de las posi­cio­nes cla­ve para la toma de deci­sio­nes están, en gene­ral, ocu­pa­das por hom­bres – , sino tam­bién en el len­gua­je y la vida coti­dia­na, en la arrai­ga­da creen­cia de que el hom­bre es, en lo bio­ló­gi­co e inte­lec­tual, supe­rior a la mujer.

«Con una cier­ta fami­lia­ri­dad acrí­ti­ca, en muchas fami­lias los hom­bres se siguen sen­tan­do a la cabe­ce­ra de las mesas, se les sigue sir­vien­do la mejor ración de comi­da, se les reser­va el asien­to más con­for­ta­ble», mien­tras en las cele­bra­cio­nes fami­lia­res adop­tan «posi­cio­nes más pasi­vas y de espar­ci­mien­to y las muje­res, por lo gene­ral, atien­den a sus invi­ta­dos solo para ser­vir­les pla­tos y brin­dar­les bebi­das».

En sus tra­ba­jos para cono­cer cómo niños y niñas per­ci­ben la vida fami­liar, la exper­ta ha com­pro­ba­do que repre­sen­tan grá­fi­ca­men­te a las muje­res con imá­ge­nes tales como pati­nes, por andar siem­pre corrien­do; sona­je­ros o móvi­les, por tener a todo el mun­do col­ga­do de su eje; como yun­ques, hor­co­nes; galli­nas para sus hijos; leo­nas en la defen­sa de su des­cen­den­cia. En tan­to, aso­cian a los hom­bres con brú­ju­las que mar­can rutas, ába­cos que con­tro­lan la eco­no­mía; al león de la sel­va, por supe­rio­ri­dad y domi­nio, entre otros sím­bo­los.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *