Coman­dan­te Jor­ge Bri­ce­ño: ¡No has muer­to, estás en medio de la pól­vo­ra, de pie!- Dió­ge­nes Ale­jan­dro Xenos

Las bes­tias de Sodo­ma y Gomo­rra se revuel­can de feli­ci­dad en los char­cos de san­gre gene­ra­dos por los bom­bar­deos cri­mi­na­les per­pe­tra­dos con­tra la insur­gen­cia faria­na. Los gol­pes han sido duros para las y los com­ba­tien­tes de las FARC-EP. El ase­si­na­to de los coman­dan­tes Domin­go Bio­jó y Jor­ge Bri­ce­ño, así como posi­ble­men­te de Luce­ro Pal­me­ra, com­pa­ñe­ra de Simón Tri­ni­dad, y de alre­de­dor de 60 gue­rri­lle­ros, enlu­ta a las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias no sólo en Colom­bia, sino en Amé­ri­ca Lati­na y en otros luga­res del mun­do en los que se lucha con­tra el impe­ria­lis­mo, las bur­gue­sías y las oli­gar­quías ven­de patrias.

Las y los cre­ti­nos perio­dis­tas al ser­vi­cio de fal­si­me­dia no disi­mu­lan su feli­ci­dad. No satis­fe­chos con la des­apa­ri­ción físi­ca de las y los com­ba­tien­tes de las FARC-EP, pre­ten­den enlo­dar su ima­gen lan­zan­do todo tipo de infa­mias, calum­nias y fal­se­da­des sobre quie­nes han entre­ga­do su vida por la cau­sa de la libe­ra­ción del pue­blo opri­mi­do y explo­ta­do de Colom­bia.

La gue­rra psi­co­ló­gi­ca lle­va­da a cabo por el impe­ria­lis­mo, las oli­gar­quías y su indus­tria mediá­ti­ca para gene­rar una ima­gen nega­ti­va de la insur­gen­cia revo­lu­cio­na­ria colom­bia­na es per­ma­nen­te. A tra­vés de una pode­ro­sa cam­pa­ña pro­pa­gan­dís­ti­ca cen­tra­da en la men­ti­ra y en la gene­ra­ción del mie­do entre la pobla­ción, se ha des­pres­ti­gia­do a las FARC-EP, orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria que hoy es pre­sen­ta­da como un car­tel de la dro­ga, como una agru­pa­ción terro­ris­ta, sin idea­les polí­ti­cos.

Tras el ase­si­na­to del Coman­dan­te Jor­ge Bri­ce­ño, se ha pues­to en eje­cu­ción todo el arse­nal de infa­mias e insul­tos que los deten­ta­do­res del poder tie­nen para refe­rir­se a quie­nes osan hacer­les fren­te.

Juan Manuel San­tos, actual Pre­si­den­te de Colom­bia, con su son­ri­sa maca­bra, delei­tán­do­se por el ase­si­na­to del Coman­dan­te de las FARC-EP, al igual que lo hizo cuan­do fue Minis­tro de Defen­sa del gobierno uri­bis­ta y dio a cono­cer la noti­cia del ase­si­na­to del Coman­dan­te Raúl Reyes, dijo: “El sím­bo­lo del terror en Colom­bia ha caí­do”. De inme­dia­to, los borre­gos mediá­ti­cos han repe­ti­do una y otra vez la fra­se expre­sa­da por San­tos, a la vez que han ido ela­bo­ran­do un sin­nú­me­ro de infor­ma­cio­nes, con hechos saca­dos de con­tex­to o sim­ple­men­te apó­cri­fos, para “demos­trar” la cruel­dad del hom­bre que para ellos ha sido el “más malo” en la his­to­ria colom­bia­na.

Los para­cos Cas­ta­ño Gil, Jor­ge 40, Sal­va­to­re Man­cus­so, eje­cu­to­res de las polí­ti­cas cri­mi­na­les de la oli­gar­quía colom­bia­na, cau­san­tes de los crí­me­nes y las matan­zas más terri­bles con­tra la pobla­ción pobre e inde­fen­sa, prin­ci­pal­men­te en el cam­po, los mis­mos que goza­ron del apo­yo y pro­tec­ción del ejér­ci­to cri­mi­nal de ese país para ani­qui­lar la base social de la gue­rri­lla, no deben ser men­cio­na­dos como los ver­da­de­ros eje­cu­to­res de la vio­len­cia en Colom­bia. Mucho menos los gene­ra­les car­ni­ce­ros como Rito Ale­jo del Río, Mario Mon­to­ya, Freddy Padi­lla de León, Óscar Naran­jo, todos ellos invo­lu­cra­dos en el nego­cio de la dro­ga, ase­si­na­tos con­tra la pobla­ción civil y vio­la­ción de los dere­chos huma­nos. Ellos, res­pon­sa­bles direc­tos de los fal­sos posi­ti­vos, de la masa­cre de la pobla­ción cam­pe­si­na para hacer­los pasar como gue­rri­lle­ros y cobrar las recom­pen­sas eco­nó­mi­cas, no son el sím­bo­lo del terror sino de la paz que quie­ren impo­ner a Colom­bia a pun­ta de bom­bar­deos. Así de hipó­cri­tas, cíni­cos y men­ti­ro­sos son los medios al ser­vi­cio de los pode­ro­sos.

No han esca­ti­ma­do abso­lu­ta­men­te nada para ata­car la figu­ra del Coman­dan­te Jor­ge Bri­ce­ño. Abun­dan edi­to­ria­les, escri­tos don­de se lo cali­fi­ca de terro­ris­ta, ase­sino, psi­có­pa­ta, inhu­mano, auto­ri­ta­rio, esta­fa­dor. Otros, embria­ga­dos de odio, repi­ten lo que los “neu­tra­les” ofi­cia­les del ejér­ci­to colom­biano afir­ma­ban del legen­da­rio gue­rri­lle­ro a quien lo incul­pan de haber teni­do el “com­por­ta­mien­to de un nar­co, de haber sido bebe­dor de whisky y coñac y de tener una ali­men­ta­ción pri­vi­le­gia­da, lle­na de gus­tos y capri­chos”.

¡Cuán­to excre­men­to difun­de la pro­pa­gan­da del impe­ria­lis­mo y la oli­gar­quía con­tra la insur­gen­cia revo­lu­cio­na­ria colom­bia­na!

Se escu­dan en su moral bur­gue­sa, hipó­cri­ta, paca­ta, para juz­gar a otras y otros, ocul­tan­do lo que ellos hacen. Habría que pre­gun­tar a esos cre­ti­nos quié­nes son los que están en los pros­tí­bu­los de lujo, quié­nes derro­chan dine­ro en bebi­da y dro­gas, quié­nes des­pil­fa­rran for­tu­nas en el jue­go, quié­nes se ali­men­tan has­ta el har­taz­go en los gran­des bufe­tes de sus pala­ce­tes.

Si el “Mono Jojoy” hubie­se toma­do un tra­go en algu­na oca­sión, comi­do algo deli­cio­so o inclu­so poseí­do algu­na cosa valio­sa como quie­ren espec­ta­cu­la­ri­zar sus detrac­to­res con el supues­to hallaz­go de un reloj Rolex, eso no afec­ta­ría, en nin­gún sen­ti­do, su con­di­ción de revo­lu­cio­na­rio. Al con­tra­rio, per­mi­te ver­lo en su dimen­sión huma­na, por­que las y los seres huma­nos tie­nen dere­cho a satis­fa­cer deter­mi­na­dos deseos para con­ver­tir­los en pla­ce­res, siem­pre y cuan­do estos no se con­si­gan por medio de la explo­ta­ción del tra­ba­jo ajeno, del abu­so e impo­si­ción de los pode­ro­sos fren­te a los débi­les.

¿Pue­den demos­trar estos cre­ti­nos median­te algu­na prue­ba con­tun­den­te que Manuel Maru­lan­da, Raúl Reyes, Jor­ge Bri­ce­ño tuvie­ron algu­na pose­sión? ¿Qué vivie­ron rodea­dos de como­di­da­des? ¿Qué estu­vie­ron rodea­dos de lujos? Ellos vivie­ron como lo que fue­ron: hom­bres del pue­blo tra­ba­ja­dor, lucha­do­res impli­ca­dos pro­fun­da­men­te con la revo­lu­ción, com­ba­tien­tes gue­rri­lle­ros. Goza­ron del pri­vi­le­gio de com­par­tir con la gen­te humil­de, con el cam­pe­si­na­do. Dis­fru­ta­ron de la natu­ra­le­za, de la sel­va, de sus árbo­les y sus ríos, pero tam­bién supie­ron ven­cer con valen­tía las difi­cul­ta­des que el entorno les gene­ra­ba. ¿Podrían quie­nes quie­ren man­te­ner sus pri­vi­le­gios sopor­tar el inten­so calor, las fuer­tes llu­vias, los zan­cu­dos, el palu­dis­mo, las cule­bras, el “pito” y demás adver­si­da­des? ¿Deja­ría la oli­gar­quía sus clu­bes pri­va­dos, sus casi­nos para aden­trar­se en la jun­gla? Ni siquie­ra los sol­da­dos del ejér­ci­to fas­cis­ta lo hacen, por­que ellos no están per­ma­nen­te­men­te en la sel­va, por­que sus heli­cóp­te­ros los trans­por­tan direc­ta­men­te a sus cuar­te­les para que se rela­jen. Jor­ge Bri­ce­ño, en cam­bio, no se doble­gó inclu­so fren­te a los pro­ble­mas gene­ra­dos por un dete­rio­ro de su salud.

El “Mono Jojoy” si fue un hom­bre intran­si­gen­te. No cedió un ápi­ce en sus prin­ci­pios y en los de la orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria de la cual fue su Coman­dan­te Mili­tar. Que no tenía pelos en la len­gua, tam­bién. Y que cuan­do man­do a la Cons­ti­tu­ción y las leyes de Colom­bia al cara­jo, tuvo ple­na razón. ¿Aca­so no luchan las FARC-EP con­tra el Esta­do oli­gár­qui­co? Enton­ces ¿por qué ten­drían que acep­tar esa nor­ma­ti­va jurí­di­ca? Para los pode­ro­sos, para la gen­te enga­ña­da por la maqui­na­ria pro­pa­gan­dís­ti­ca trans­mi­ti­da a tra­vés de fal­si­me­dia, las leyes son sagra­das. La ley, decía Marx, no es otra cosa que la expre­sión de la volun­tad de la cla­se domi­nan­te y, a tra­vés de ella, los pode­ro­sos pre­ten­den jus­ti­fi­car legal­men­te su domi­na­ción. A esa “lega­li­dad”, como mar­xis­ta-leni­nis­ta que fue, se enfren­tó el Coman­dan­te Jor­ge Bri­ce­ño.

Para des­hon­rar­lo, lo acu­san de haber come­ti­do un sin­nú­me­ro de crí­me­nes y de haber sido el res­pon­sa­ble de diver­sas accio­nes mili­ta­res que pro­vo­ca­ron la muer­te de varios sol­da­dos y poli­cías. ¡Cuán­ta estu­pi­dez y pusi­la­ni­mi­dad hay en quie­nes expre­san esto!

La for­ma en que estruc­tu­ran su dis­cur­so está dise­ña­da para con­fun­dir. Cada pala­bra tie­ne la inten­cio­na­li­dad de fal­sear la reali­dad. Cuan­do el ejér­ci­to cri­mi­nal colom­biano da de baja a los com­ba­tien­tes revo­lu­cio­na­rios, hablan de gue­rri­lle­ros muer­tos en com­ba­te. Inclu­so exal­tan las cifras de caí­dos. Cuan­do la gue­rri­lla da de baja a quie­nes los com­ba­ten, hablan de los ase­si­na­tos que los terro­ris­tas han cau­sa­do a poli­cías o mili­ta­res. La des­hu­ma­ni­za­ción de la insur­gen­cia es par­te de la gue­rra sico­ló­gi­ca que lle­va ade­lan­ten los gru­pos de poder en Colom­bia para hacer­les ver como bes­tias.

Jor­ge Bri­ce­ño fue un gran estra­te­ga mili­tar. Su genia­li­dad en este cam­po per­mi­tió pro­pi­nar­le a la poli­cía y al ejér­ci­to colom­biano duros gol­pes. Nun­ca aban­do­nó a sus tro­pas, com­ba­tió jun­to a ellas, com­par­tió cada momen­to con sus cama­ra­das, lo cual hizo que se gana­ra la admi­ra­ción y el cari­ño de la gue­rri­lle­ra­da. En su men­te siem­pre estu­vo, como lo estu­vo en la men­te de Manuel, la nece­si­dad de lograr la libe­ra­ción de las y los gue­rri­lle­ros faria­nos pre­sos. Lograr el can­je era la solu­ción. Pero para lograr­lo había que dar un sacu­dón al Esta­do colom­biano, a la socie­dad mis­ma, hacien­do pri­sio­ne­ros a los peces gor­dos de la polí­ti­ca de ese país. ¿No es legí­ti­mo eso? ¿No han sido esos polí­ti­cos los res­pon­sa­bles de lo que suce­de en Colom­bia? ¿No for­man par­te de los gru­pos de poder que han sumi­do en la pobre­za al pue­blo colom­biano?

Y de nue­vo las acu­sa­cio­nes: ¡Que las FARC-EP lan­zan ata­ques con­tra la pobla­ción! ¡Que ase­dian y des­tru­yen pobla­dos! Si bien es cier­to que en la con­fron­ta­ción mili­tar la pobla­ción civil es la más afec­ta­da des­de todo pun­to de vis­ta, no hay que olvi­dar que las FARC-EP no ata­can pobla­cio­nes, sino guar­ni­cio­nes, cuar­te­les mili­ta­res o poli­cia­les y que los cer­cos gue­rri­lle­ros están diri­gi­dos con­tra sol­da­dos y poli­cías. Pue­den come­ter­se erro­res, eso es inne­ga­ble. De ahí a afir­mar lo otro, es par­te de la fal­si­fi­ca­ción que rea­li­zan con el obje­ti­vo de des­pres­ti­giar el accio­nar gue­rri­lle­ro.

Men­ti­ro­sos con­tu­ma­ces, quie­ren acha­car­le al Coman­dan­te fariano la auto­ría de hechos que las FARC-EP no los han come­ti­do, como la explo­sión de una bom­ba en el lujo­so Club El Nogal, en la ciu­dad de Bogo­tá. Si inves­ti­ga­ran o dije­ran lo que saben, la gen­te podría cono­cer en pri­mer lugar que en ese club los para­mi­li­ta­res pla­ni­fi­ca­ban sus polí­ti­cas y, en segun­do lugar que el aten­ta­do fue pla­ni­fi­ca­do y eje­cu­ta­do por los pro­pios para­mi­li­ta­res.

Sedien­tos de san­gre, hoy están feli­ces por los gol­pes pro­pi­na­dos a la insur­gen­cia faria­na. Lo que no dicen es que la gue­rra toda­vía no la han gana­do, que los éxi­tos obte­ni­dos lo han logra­do por el uso de una tec­no­lo­gía mili­tar supe­rior que para la insur­gen­cia es impo­si­ble tener­la, que si bien han dado gol­pes cer­te­ros a las FARC-EP, esta orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria, lejos de debi­li­tar­se o de estar al bor­de de la derro­ta, se ha for­ta­le­ci­do tras los ata­ques sufri­dos en mar­zo de 2008 que sig­ni­fi­ca­ron la muer­te del Coman­dan­te Raúl Reyes, que según las pro­pias ver­sio­nes de los ofi­cia­les del ejér­ci­to colom­biano, las tro­pas no pue­den com­ba­tir en for­ma efec­ti­va con­tra las fuer­zas gue­rri­lle­ras en el terri­to­rio sel­vá­ti­co, lo cual demues­tra un mayor cono­ci­mien­to del terreno y la zona sel­vá­ti­ca por par­te de la insur­gen­cia.

¿De qué se vana­glo­ria el ejér­ci­to colom­biano?

Para matar al Coman­dan­te Jor­ge Bri­ce­ño uti­li­za­ron 7 tone­la­das de bom­bas, 72 aero­na­ves, entre avio­nes y heli­cóp­te­ros. No com­ba­tie­ron en tie­rra, lo bom­bar­dea­ron. Mien­tras aba­jo, pese a la des­truc­ción pro­vo­ca­da por la sal­va­je agre­sión, los gue­rri­lle­ros sobre­vi­vien­tes bata­lla­ban con valen­tía fren­te al cobar­de ata­que.

Avio­nes Super Tucano, heli­cóp­te­ros Black Hawk, bom­bas con tres efec­tos: uno que encien­de fue­go, uno de onda explo­si­va y otro de frag­men­ta­ción que expul­sa esquir­las fue­ron algu­nas de las armas que se uti­li­za­ron para aca­bar con la vida del legen­da­rio gue­rri­lle­ro.

Más allá del ata­que, la des­truc­ción pro­vo­ca­da y la muer­te de com­ba­tien­tes gue­rri­lle­ros, las FARC-EP demues­tran orga­ni­za­ción, tra­ba­jo y deci­sión com­ba­ti­va. Cam­pa­men­tos bien estruc­tu­ra­dos, trin­che­ras, redes de comu­ni­ca­ción y abas­te­ci­mien­to, ali­men­tos nece­sa­rios para las y los com­ba­tien­tes indi­can que lejos de ser una gue­rri­lla diez­ma­da, las FARC-EP tie­ne la capa­ci­dad de reor­ga­ni­zar­se fren­te a las adver­si­da­des y de readap­tar­se a las diver­sas con­di­cio­nes de lucha que las cir­cuns­tan­cias del com­ba­te con el enemi­go le impo­nen.

El Esta­do colom­biano y sus fuer­zas mili­ta­res se jac­tan de rea­li­zar ope­ra­cio­nes exi­to­sas, gra­cias a tareas de “inte­li­gen­cia”. Hay que reco­no­cer que gra­cias a las acti­vi­da­des de los apa­ra­tos de segu­ri­dad y sus equi­pos de espio­na­je han logra­do infil­trar ele­men­tos en las fuer­zas gue­rri­lle­ras. Eso his­tó­ri­ca­men­te ha suce­di­do den­tro de las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias, sobre todo con aque­llas que están some­ti­das a con­di­cio­nes difí­ci­les de lucha como resul­ta­do de la per­se­cu­ción y repre­sión. Pero más que todo, los datos que ha podi­do obte­ner la “inte­li­gen­cia” colom­bia­na se ha debi­do a la polí­ti­ca de dela­cio­nes fomen­ta­da por la Segu­ri­dad Demo­crá­ti­ca uri­bis­ta que median­te el pago de jugo­sas recom­pen­sas com­pra a los más débi­les ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca­men­te, a los inde­ci­sos, a los que no les intere­sa sino sola­men­te su bien­es­tar. Esa “inte­li­gen­cia” está nutri­da de datos pro­por­cio­na­dos por trai­do­res, por sapos, por delin­cuen­tes que ven­den su alma al mejor pos­tor. Ahí está Kari­na, mujer que per­dió su con­di­ción de revo­lu­cio­na­ria para con­ver­tir­se en una vul­gar infor­man­te del ejér­ci­to, todo a cam­bio de unas mone­das.

Las FARC-EP deben estar aten­tas fren­te a esto. For­ta­le­cer las medi­das de segu­ri­dad y las tareas de inte­li­gen­cia y con­tra­in­te­li­gen­cia. La com­par­ti­men­ta­ción de la infor­ma­ción es muy nece­sa­ria y la duda fren­te a per­so­nas que de una u otra mane­ra no han sido pro­ba­das den­tro del com­ba­te polí­ti­co-mili­tar. De igual mane­ra, hay que pres­tar aten­ción a visi­tan­tes y saber dis­tin­guir entre quie­nes van por soli­da­ri­dad a un cam­pa­men­to gue­rri­lle­ro y quie­nes pue­den ir a espiar y obte­ner datos para el enemi­go.

El pre­si­den­te Juan Manuel San­tos y su Minis­tro de Defen­sa Rodri­go Rive­ra hablan de paz y “pros­pe­ri­dad demo­crá­ti­ca”. La paz que desean es la de los cemen­te­rios. La for­ma de lograr­la los bom­bar­deos, los fal­sos posi­ti­vos, los ase­si­na­tos, las fosas comu­nes como la de La Maca­re­na.

Las FARC-EP a tra­vés de su Coman­dan­te Alfon­so Cano, hizo un lla­ma­do a la paz y al diá­lo­go. La res­pues­ta fue arre­ciar con­tra la orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria y cerrar toda posi­bi­li­dad de solu­ción polí­ti­ca al con­flic­to.

Aho­ra lan­zan sus cobar­des ata­ques con­tra Pie­dad Cór­do­ba, mujer dig­na que ha lucha­do por la paz, lo cual para la polí­ti­ca gue­rre­ris­ta del Esta­do colom­biano es un obs­tácu­lo. Les due­le las ver­da­des que dijo “La Negra” al seña­lar en Euro­pa que “Colom­bia es una fosa común, el mayor cemen­te­rio de Amé­ri­ca Lati­na”, con­ver­ti­da en esto por mili­ta­res y para­mi­li­ta­res de ese país que han ase­si­na­do a gen­te del pue­blo. La inha­bi­li­ta­ción polí­ti­ca de Pie­dad Cór­do­ba, así como su judi­cia­li­za­ción no es más que par­te de la estra­te­gia del régi­men fas­cis­toi­de colom­biano para qui­tar­se de enci­ma a esta lucha­do­ra por la paz. Mien­tras, el gobierno de Oba­ma cer­ti­fi­ca al gobierno colom­biano por su defen­sa y res­pe­to de los dere­chos huma­nos. ¡Cuán­to cinis­mo!

Para ocul­tar la inter­ven­ción grin­ga en el con­flic­to, el apa­ra­to de pro­pa­gan­da del ejér­ci­to colom­biano quie­re hacer apa­re­cer la ope­ra­ción que dio muer­te al Coman­dan­te Jor­ge Bri­ce­ño como estric­ta­men­te desa­rro­lla­da por las fuer­zas mili­ta­res de ese país. Sin embar­go, por infor­ma­ción pro­por­cio­na­da por ofi­cia­les del ejér­ci­to colom­biano, repro­du­ci­da por los medios, se indi­ca que la ope­ra­ción fue pla­ni­fi­ca­da en la base grin­ga de Laran­dia. ¿Los ase­so­res grin­gos estu­vie­ron de espec­ta­do­res o al mar­gen de lo que se pla­ni­fi­có? ¿De dón­de pro­vie­ne la tec­no­lo­gía mili­tar de la que hace uso el ejér­ci­to colom­biano?

Detrás de todo esto está la mano del impe­ria­lis­mo yan­qui y de los apa­ra­tos de espio­na­je del sio­nis­mo israe­lí.

Nue­vas accio­nes cri­mi­na­les con­tra la insur­gen­cia colom­bia­na se están pla­ni­fi­can­do. Eso es un hecho com­pro­ba­do por las mis­mas decla­ra­cio­nes de San­tos. Las FARC-EP deben estar en esta­do de máxi­ma aler­ta. No hay que dar­le, como decía el Che, ni un tan­ti­to así al enemi­go. La pro­pa­gan­da enemi­ga quie­re crear zozo­bra, incer­ti­dum­bre entre las filas gue­rri­lle­ras. Hablan de divi­sio­nes, de pug­nas, de la exis­ten­cia de un ala mili­tar y un ala polí­ti­ca en las FARC-EP. Cre­ti­nos, mise­ra­bles no han lle­ga­do a enten­der la capa­ci­dad de esta orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria para dia­léc­ti­ca­men­te sobre­po­ner­se a los reve­ses y reor­ga­ni­zar su plan estra­té­gi­co para con­ti­nuar en la lucha, mien­tras el Esta­do colom­biano se nie­gue a la solu­ción polí­ti­ca.

La lucha es dura, pero con­ti­núa. No podrán ven­cer los enemi­gos del pue­blo. El ejem­plo del que­ri­do “Mono Jojoy” ser­vi­rá para que entre las filas de la gue­rri­lle­ra­da faria­na se for­jen hom­bres y muje­res que, lejos de pen­sar en la obten­ción de bene­fi­cios mate­ria­les, luchen por cons­truir una Patria Nue­va y Socia­lis­ta en Colom­bia, tal como lo hizo el gran estra­te­ga mili­tar de las FARC-EP.

¡Glo­ria eter­na a los héroes caí­dos en la resis­ten­cia al opre­sor!

¡Glo­ria eter­na a todos los com­ba­tien­tes que han entre­ga­do su vida por la cau­sa de la libe­ra­ción de nues­tro pue­blo!

¡Hemos jura­do ven­cer y ven­ce­re­mos!

Patria Gran­de, 1 de octu­bre de 2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *