Car­ta abier­ta al Washing­ton Post – Ber­nar­do Álvarez

Una vez más el Washing­ton Post arre­me­te con­tra Vene­zue­la y des­in­for­ma a sus lec­to­res en rela­ción a la reali­dad del país. En el edi­to­rial que se inti­tu­la “De cómo Chá­vez per­dió el voto popu­lar –y obtu­vo una vic­to­ria aplas­tan­te” (1 de octu­bre de 2010), no sólo se des­vir­túa la reali­dad de un pro­ce­so elec­to­ral lim­pio y trans­pa­ren­te, sino que se lle­ga al extre­mo de men­tir des­ca­ra­da­men­te sobre el resul­ta­do del mis­mo, ase­gu­ran­do que la coa­li­ción de par­ti­dos de la opo­si­ción obtu­vo 52% del lla­ma­do “voto popular”.

Pri­me­ro que nada es total­men­te mani­pu­la­dor insis­tir en cal­cu­lar un total nacio­nal de una elec­ción legis­la­ti­va, cuya lógi­ca pre­do­mi­nan­te es cir­cui­tal. A excep­ción del Par­la­tino, en esta elec­ción no tie­ne sen­ti­do hablar del voto nacio­nal. Segun­do, si se insis­te en sumar todos los resul­ta­dos obte­ni­dos por voto lis­ta publi­ca­dos por el Con­se­jo Nacio­nal Elec­to­ral (CNE), cla­ra­men­te los 10 par­ti­dos que con­for­man la coa­li­ción de la Mesa de la Uni­dad logran 47,16% del “voto popu­lar nacio­nal”. El PSUV 48,19%.

Aún más impor­tan­te, el cues­tio­na­mien­to del Post al sis­te­ma elec­to­ral vene­zo­lano refle­ja como míni­mo su igno­ran­cia de lo que sig­ni­fi­ca la demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va. En Vene­zue­la ele­gi­mos a la mayo­ría de nues­tros repre­sen­tan­tes de la Asam­blea Nacio­nal por nom­bre y ape­lli­do y se res­pe­ta la par­ti­ci­pa­ción de los par­ti­dos mino­ri­ta­rios. El hecho que el sis­te­ma elec­to­ral vene­zo­lano sea dis­tin­to al esta­dou­ni­den­se no le da el dere­cho al Post a des­ca­li­fi­car­lo. Ade­más lla­ma la aten­ción que el Post defien­da tan­to el sis­te­ma de repre­sen­ta­ción pro­por­cio­nal cuan­do éste ni siquie­ra exis­te en Esta­dos Unidos.

Pero más allá de todos los arti­lu­gios uti­li­za­dos por el Post para des­in­for­mar, lo que más indig­na es su des­pre­cio por el pue­blo vene­zo­lano y el camino que éste ha esco­gi­do tran­si­tar de mane­ra pací­fi­ca y demo­crá­ti­ca. Los vene­zo­la­nos han ejer­ci­do su dere­cho al voto 15 veces des­de que el pre­si­den­te Chá­vez fue elec­to por pri­me­ra vez en 1998. Se han desa­rro­lla­do elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, regio­na­les, legis­la­ti­vas y has­ta refe­rén­dum con­sul­ti­vo y revo­ca­to­rio (figu­ra esta últi­ma que no exis­te en Esta­dos Uni­dos). Y es que los vene­zo­la­nos hemos demos­tra­do nues­tra voca­ción demo­crá­ti­ca y la con­fian­za en la trans­pa­ren­cia de nues­tro moderno sis­te­ma elec­to­ral con una his­tó­ri­ca par­ti­ci­pa­ción de 66% el pasa­do 26 de septiembre.

Aun­que el Post se empe­ñe en des­acre­di­tar la demo­cra­cia socia­lis­ta vene­zo­la­na, sim­ple­men­te por­que el pue­blo vene­zo­lano ha deci­di­do seguir un camino sobe­rano e inde­pen­dien­te, la ver­dad es que esta elec­ción mar­ca la con­so­li­da­ción del sis­te­ma de demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va en mi país. El Post debe­ría más bien cele­brar que la opo­si­ción vene­zo­la­na— des­pués de repe­ti­dos inten­tos de gol­pes y sabo­ta­jes en los últi­mos 11 años— pare­ce haber deci­di­do inte­grar­se al jue­go demo­crá­ti­co. Sin embar­go, cuan­do el pro­ble­ma no es la reali­dad del pro­ce­so demo­crá­ti­co vene­zo­lano, sino sim­ple­men­te con­ti­nuar una línea edi­to­rial de agre­sión con­tra el gobierno demo­crá­ti­co, socia­lis­ta, inde­pen­dien­te y sobe­rano del Pre­si­den­te Chá­vez, se entien­de el por­qué de su editorial.


Ber­nar­do Álva­rez Herrera
Emba­ja­dor de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la en Esta­dos Unidos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.