[Foto] Una fami­lia vive en un coche por cul­pa de la cri­sis capitalista

Esta maña­na denun­ciá­ba­mos que Luis Miguel San­ta­ma­ria, de 52 años, y su hijo de 18 años, lle­van des­de hace un mes y medio vivien­do en un coche. Pro­duc­to de su situa­ción de des­em­pleo y la fal­ta de res­pues­ta por par­te de los ser­vi­cios socia­les de los con­sis­to­rios de Bara­kal­do y Sestao.

Al día de hoy se encuen­tra con la impo­si­bi­li­dad de acce­der a una pen­sión o una vivien­da al encon­trar­se en una situa­ción de des­em­pleo pro­duc­to de la actual cri­sis eco­nó­mi­ca. Luis Miguel San­ta­ma­ria es uno de los 16.088 para­dos que exis­ten en la Mar­gen Izquier­da afec­ta­dos por la actual situa­ción de cri­sis eco­nó­mi­ca; uno más al que se le ha ago­ta­do la “famo­sa” ayu­da de 420 euros. En con­cre­to, el 14 de junio se le aca­bó esta pres­ta­ción social y, una vez ago­ta­dos todos sus aho­rros, ha ter­mi­na­do, jun­to con su hijo, vivien­do en la calle.

Luis Miguel San­ta­ma­ria con esta com­pa­re­cen­cia públi­ca, des­pués de haber­se reu­ni­do con los ser­vi­cios socia­les de ambos con­sis­to­rios de la Mar­gen Izquier­da, quie­re exi­gir que se haga efec­ti­vo el dere­cho que le asis­te a él, y a su hijo, a algu­na pres­ta­ción social que les per­mi­ta acce­der a una vivien­da dig­na; y que los ser­vi­cios socia­les reali­cen las ges­tio­nes nece­sa­rias para garantizarlo.

Vecino de Bara­kal­do de toda la vida, ade­más su hijo estu­dia en un ins­ti­tu­to de Bara­kal­do, se diri­ge a los ser­vi­cios socia­les del Ayun­ta­mien­to de Bara­kal­do, sobre todo a su “ser­vi­cio de urgen­cias socia­les”. Des­pués de 10 días de espe­ra, hoy se han pues­to en con­tac­to con él los ser­vi­cios socia­les del Depar­ta­men­to de Acción Social. Su solu­ción: una posi­ble cita para estu­diar su caso el jue­ves de la sema­na que vie­ne. Es decir, que siga sin dine­ro para comer y vivien­do en la calle duran­te una sema­na. Esa es la agi­li­dad del “ser­vi­cio de urgen­cias socia­les” del Ayun­ta­mien­to de Barakaldo.

Por otro lado, se encuen­tra con que des­pués de una reu­nión man­te­ni­da con el Alcal­de de Ses­tao, José Luis Merino, para expli­car su situa­ción no reci­be nin­gu­na solu­ción. Se le deja un núme­ro de telé­fono para que se pon­ga en con­tac­to con él y faci­li­te algún tipo de res­pues­ta. A día de hoy toda­vía se esta espe­ran­do su llamada.

Pero, ante la con­cen­tra­ción de hoy ante el coche don­de vive esta fami­lia des­de hace más de un mes, la res­pues­ta del Ayun­ta­mien­to de Ses­tao es pre­cin­tar el vehícu­lo e ins­tar a su reti­ra­da de la vía públi­ca con­de­nan­do a dor­mir en la calle al joven estu­dian­te y su padre. Pro­duc­to de esta actua­ción la fami­lia se que­da sin man­tas ni ropa, que están den­tro del vehículo.

16.088 per­so­nas se encuen­tran para­das en la mar­gen izquier­da, con una tasa de des­em­pleo cer­ca­na al 18%, una de las más altas de Eus­kal Herria. Por ello, no es pro­duc­to de la casua­li­dad que 59 fami­lias de Bara­kal­do y Ses­tao hayan sido desahu­cia­das de su vivien­da a lo lar­go del pri­mer tri­mes­tre del año 2010 –últi­mos datos cono­ci­dos y según se deta­lla en un infor­me ela­bo­ra­do por el Con­se­jo Gene­ral del Poder Judi­cial-. 176 fue­ron desahu­cia­das a nivel de toda Bizkaia.

Estas son las con­se­cuen­cias más dra­má­ti­cas de la actual cri­sis sobre las fami­lias vas­cas. Un aumen­to alar­man­te del des­em­pleo, abul­ta­das tasas de pre­ca­rie­dad labo­ral, sala­rios y ayu­das socia­les de mise­ria, recor­tes en las pres­ta­cio­nes socia­les. El mer­ca­do de la vivien­da por las nubes y la len­ti­tud de las medi­das con­tra la cri­sis, que tan­to pre­go­nan las admi­nis­tra­cio­nes públi­cas, impi­den a miles de fami­lias ver cubier­to con garan­tías su dere­cho a una vida y una vivien­da digna.

Pero de estas situa­cio­nes tam­bién son res­pon­sa­bles las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas. Así, hay que recor­dar que el Ayun­ta­mien­to de Bara­kal­do, como reco­no­ció el pro­pio Depar­ta­men­to de Acción Social, tie­ne para­li­za­dos des­de mayo los expe­dien­tes de 1.530 fami­lias que han pedi­do una ayu­da social al con­sis­to­rio fabril, sólo se ha aten­di­do el 73 de las soli­ci­tu­des. Así y todo, las fami­lias que han vis­to abo­na­da la asig­na­ción eco­nó­mi­ca reci­ba han vis­to como se le recor­ta­ba en un 50% «por moti­vos presupuestarios».

Otro tan­to ocu­rre en Ses­tao, don­de el dine­ro para ayu­das socia­les se ago­tó en mayo –aún con el recor­te, que apli­có el equi­po de gobierno, de un 20% en la asig­na­ción eco­nó­mi­ca a con­ce­der a las fami­lias-. Las nue­vas con­sig­na­cio­nes pre­su­pues­ta­rias no garan­ti­zan que se pue­da aten­der todas las peti­cio­nes. Se pre­vé que sólo lle­guen al 75% de las peticiones.

Ante todo esto exi­gi­mos al con­jun­to de admi­nis­tra­cio­nes una mayor pro­tec­ción social. Así,

Se ha de garan­ti­zar una ofer­ta sufi­cien­te y ase­qui­ble de vivien­da públi­ca en alqui­ler social como vía para garan­ti­zar el acce­so uni­ver­sal a la vivienda.

Se ha de aumen­tar el con­jun­to de ayu­das socia­les des­ti­na­das a las fami­lias con esca­sos recur­sos eco­nó­mi­cos. En lugar de recor­tar, ampliar los dere­chos sociales.

BERRI-OTXOAK
(PLATAFORMA CONTRA LA EXCLUSIÓN SOCIAL y POR LOS DERECHOS SOCIALES)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.