El FBI y la cri­mi­na­li­za­ción de la disi­den­cia – Amy Godman

En varios hoga­res de acti­vis­tas con­tra la gue­rra, y pasa­ron horas requi­sán­do­los. El FBI con­fis­có compu­tado­ras per­so­na­les y por­tá­ti­les, foto­gra­fías y otros efec­tos per­so­na­les. Los acti­vis­tas reci­bie­ron cita­cio­nes para com­pa­re­cer ante un gran jura­do en Chica­go. Se tra­ta del más recien­te inci­den­te en la actual ofen­si­va con­tra la disi­den­cia en Esta­dos Uni­dos, que per­si­gue a acti­vis­tas por la paz acu­sán­do­los de apo­yar a “orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas extranjeras”.

Coleen Row­ley cono­ce bien al FBI. Fue la agen­te espe­cial de carre­ra del FBI que reve­ló las fallas de la Ofi­ci­na en la eta­pa pre­via a los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre. La revis­ta Time la nom­bró “Per­so­na del Año 2002”. Días des­pués de los alla­na­mien­tos en su ciu­dad natal, Min­neá­po­lis, me dijo: “No es la pri­me­ra vez que se ve esta esce­na orwe­llia­na de orien­tar la gue­rra con­tra el terro­ris­mo hacia gru­pos paci­fis­tas y de jus­ti­cia social de Esta­dos Uni­dos. De hecho esto comen­zó inme­dia­ta­men­te des­pués del 11 de sep­tiem­bre y hubo dic­tá­me­nes jurí­di­cos y de la Ofi­ci­na del Con­se­je­ro Jurí­di­co que decían que la Pri­me­ra Enmien­da ya no con­tro­la la gue­rra con­tra el terro­ris­mo. Pero aún así, es alar­man­te que, en este momen­to, nues­tros gru­pos huma­ni­ta­rios estén sien­do tra­ta­dos como de algún modo defen­so­res de terroristas”.

La casa de Jess Sun­din fue una de las alla­na­das. Jess fue la prin­ci­pal orga­ni­za­do­ra de la mar­cha con­tra la gue­rra en St. Paul, Min­ne­so­ta el Día del Tra­ba­ja­dor de 2008, que tuvo lugar cuan­do comen­za­ba la Con­ven­ción Nacio­nal Repu­bli­ca­na. Des­cri­bió el alla­na­mien­to: “El vier­nes por la maña­na me des­per­té al escu­char que gol­pea­ban fuer­te­men­te mi puer­ta. Cuan­do bajé las esca­le­ras, había seis o sie­te agen­tes fede­ra­les den­tro de mi casa, don­de mi pare­ja y mi hija de seis años ya esta­ban des­pier­tos. Nos die­ron la orden de alla­na­mien­to y revi­sa­ron toda la casa. Pasa­ron pro­ba­ble­men­te cua­tro horas revi­san­do todos nues­tros efec­tos per­so­na­les, cada libro, papel, nues­tra ropa. Lle­na­ron varias cajas y cajo­nes con nues­tras compu­tado­ras, telé­fo­nos, nues­tros pasa­por­tes. Y cuan­do ter­mi­na­ron, como dije, tenían muchas cajas lle­nas con mis obje­tos per­so­na­les y se los llevaron”.

Cuan­do ingre­sa­ron por la fuer­za en el hogar del acti­vis­ta Mick Kelly el fin de sema­na pasa­do, los agen­tes del FBI des­tro­za­ron la pece­ra que tenía en la entra­da. El blan­co del FBI esa maña­na inclu­yó no solo a acti­vis­tas con­tra la gue­rra, sino tam­bién a quie­nes apo­yan acti­va­men­te una polí­ti­ca exte­rior dife­ren­te hacia Israel-Pales­ti­na y Colom­bia. En el alla­na­mien­to de Kelly, el FBI bus­có todos los regis­tros de sus via­jes, no solo a esos paí­ses, sino tam­bién de todos sus via­jes den­tro de Esta­dos Uni­dos des­de 2000, y todos sus con­tac­tos personales.

Nadie fue arres­ta­do lue­go de estos alla­na­mien­tos. Nadie fue acu­sa­do de nin­gún deli­to. Días más tar­de, cien­tos de mani­fes­tan­tes pro­tes­ta­ron fren­te a las ofi­ci­nas del FBI en todo el país.

Los alla­na­mien­tos suce­die­ron ape­nas días des­pués de que el ins­pec­tor gene­ral del Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia de Esta­dos Uni­dos publi­ca­ra un infor­me titu­la­do “Revi­sión de las inves­ti­ga­cio­nes del FBI sobre gru­pos nacio­na­les de apo­yo a diver­sas cau­sas”. El ins­pec­tor gene­ral inves­ti­gó la vigi­lan­cia e inves­ti­ga­ción del FBI de, entre otros, el gru­po ambien­ta­lis­ta Green­pea­ce, Peo­ple for the Ethi­cal Treat­ment of Ani­mals (Gen­te por un Tra­to Éti­co a los Ani­ma­les), y el Cen­tro Tho­mas Mer­ton de Pittsburgh.

El Cen­tro Mer­ton fue fun­da­do en 1972 con el obje­ti­vo de apo­yar la opo­si­ción a la gue­rra de Viet­nam, y con­ti­núa sien­do un cen­tro focal del acti­vis­mo con­tra la gue­rra en Pit­ts­burgh. En 2002, el FBI espió una mani­fes­ta­ción orga­ni­za­da por el Cen­tro, afir­man­do que “per­so­nas vin­cu­la­das al terro­ris­mo inter­na­cio­nal esta­rían pre­sen­tes”. Como infor­ma el ins­pec­tor gene­ral, esta afir­ma­ción fue un inven­to, que lue­go fue trans­mi­ti­da al Direc­tor del FBI Robert Mue­ller, quien la repi­tió bajo jura­men­to ante el Comi­té Judi­cial del Senado.

La vigi­lan­cia ile­gal habi­tual­men­te está a car­go de los lla­ma­dos “cen­tros de fusión”, los mis­te­rio­sos cen­tros de inte­li­gen­cia trans­ju­ris­dic­cio­nal de las “Fuer­zas de Tarea Con­jun­tas con­tra el Terro­ris­mo”, que reúne a los cuer­pos de poli­cía fede­ral, esta­tal y local, los orga­nis­mos de segu­ri­dad nacio­nal y agen­cias mili­ta­res. Allí pare­ce que es común colo­car la eti­que­ta de “terro­ris­mo interno” a los activistas.

Recien­te­men­te, el gober­na­dor de Pennsyl­va­nia, Ed Ren­dell, tuvo que dis­cul­par­se públi­ca­men­te cuan­do se reve­ló que su Direc­tor Esta­tal de Segu­ri­dad Nacio­nal, James Powers, había con­tra­ta­do a una empre­sa pri­va­da para inves­ti­gar y dis­tri­buir infor­ma­ción sobre gru­pos de ciu­da­da­nos invo­lu­cra­dos en acti­vi­da­des líci­tas. Los gru­pos, que se opo­nían a la extrac­ción de gas natu­ral median­te el méto­do cono­ci­do como “frac­tu­ra­ción hidráu­li­ca”, ambien­tal­men­te muy des­truc­ti­vo, fue­ron des­cri­tos como “extre­mis­tas ambien­ta­les”. Su deli­to: pro­yec­tar el docu­men­tal “Gas­land”, gana­dor de un pre­mio en el fes­ti­val de Sundance.

Vol­vien­do a la situa­ción en Min­ne­so­ta, el esta­do ha sido obli­ga­do a libe­rar a otros ocho acti­vis­tas, deno­mi­na­da­dos los “8 de la Con­ven­ción Nacio­nal Repu­bli­ca­na”, que par­ti­ci­pa­ron en la orga­ni­za­ción de las pro­tes­tas duran­te la Con­ven­ción. Todos fue­ron arres­ta­dos en for­ma pre­ven­ti­va, antes de que comen­za­ra la con­ven­ción, y acu­sa­dos de terro­ris­tas en vir­tud de la ley esta­tal de Min­ne­so­ta. Des­de enton­ces se reti­ra­ron todas las acu­sa­cio­nes de terro­ris­mo en su con­tra (cua­tro de ellos irán a jui­cio por otros cargos).

Todo esto suce­de mien­tras el gobierno de Oba­ma uti­li­za el mie­do al terro­ris­mo para pro­cu­rar tener mayor auto­ri­dad para espiar a los usua­rios de Inter­net y al mis­mo tiem­po que suce­de otro escán­da­lo: El Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia tam­bién reve­ló esta sema­na que agen­tes del FBI hicie­ron tram­pa sis­te­má­ti­ca­men­te en un examen que eva­lua­ba el cono­ci­mien­to de las reglas y pro­ce­di­mien­tos ade­cua­dos que rigen la vigi­lan­cia inter­na. Esto es más que tan solo un escán­da­lo por hacer tram­pa. Se tra­ta de las liber­ta­des fun­da­men­ta­les que son la base de nues­tra demo­cra­cia, el abu­so de poder y la ero­sión de las liber­ta­des civiles.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.