El FBI y la cri­mi­na­li­za­ción de la disi­den­cia – Amy God­man

En varios hoga­res de acti­vis­tas con­tra la gue­rra, y pasa­ron horas requi­sán­do­los. El FBI con­fis­có compu­tado­ras per­so­na­les y por­tá­ti­les, foto­gra­fías y otros efec­tos per­so­na­les. Los acti­vis­tas reci­bie­ron cita­cio­nes para com­pa­re­cer ante un gran jura­do en Chica­go. Se tra­ta del más recien­te inci­den­te en la actual ofen­si­va con­tra la disi­den­cia en Esta­dos Uni­dos, que per­si­gue a acti­vis­tas por la paz acu­sán­do­los de apo­yar a “orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas extran­je­ras”.

Coleen Row­ley cono­ce bien al FBI. Fue la agen­te espe­cial de carre­ra del FBI que reve­ló las fallas de la Ofi­ci­na en la eta­pa pre­via a los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre. La revis­ta Time la nom­bró “Per­so­na del Año 2002”. Días des­pués de los alla­na­mien­tos en su ciu­dad natal, Min­neá­po­lis, me dijo: “No es la pri­me­ra vez que se ve esta esce­na orwe­llia­na de orien­tar la gue­rra con­tra el terro­ris­mo hacia gru­pos paci­fis­tas y de jus­ti­cia social de Esta­dos Uni­dos. De hecho esto comen­zó inme­dia­ta­men­te des­pués del 11 de sep­tiem­bre y hubo dic­tá­me­nes jurí­di­cos y de la Ofi­ci­na del Con­se­je­ro Jurí­di­co que decían que la Pri­me­ra Enmien­da ya no con­tro­la la gue­rra con­tra el terro­ris­mo. Pero aún así, es alar­man­te que, en este momen­to, nues­tros gru­pos huma­ni­ta­rios estén sien­do tra­ta­dos como de algún modo defen­so­res de terro­ris­tas”.

La casa de Jess Sun­din fue una de las alla­na­das. Jess fue la prin­ci­pal orga­ni­za­do­ra de la mar­cha con­tra la gue­rra en St. Paul, Min­ne­so­ta el Día del Tra­ba­ja­dor de 2008, que tuvo lugar cuan­do comen­za­ba la Con­ven­ción Nacio­nal Repu­bli­ca­na. Des­cri­bió el alla­na­mien­to: “El vier­nes por la maña­na me des­per­té al escu­char que gol­pea­ban fuer­te­men­te mi puer­ta. Cuan­do bajé las esca­le­ras, había seis o sie­te agen­tes fede­ra­les den­tro de mi casa, don­de mi pare­ja y mi hija de seis años ya esta­ban des­pier­tos. Nos die­ron la orden de alla­na­mien­to y revi­sa­ron toda la casa. Pasa­ron pro­ba­ble­men­te cua­tro horas revi­san­do todos nues­tros efec­tos per­so­na­les, cada libro, papel, nues­tra ropa. Lle­na­ron varias cajas y cajo­nes con nues­tras compu­tado­ras, telé­fo­nos, nues­tros pasa­por­tes. Y cuan­do ter­mi­na­ron, como dije, tenían muchas cajas lle­nas con mis obje­tos per­so­na­les y se los lle­va­ron”.

Cuan­do ingre­sa­ron por la fuer­za en el hogar del acti­vis­ta Mick Kelly el fin de sema­na pasa­do, los agen­tes del FBI des­tro­za­ron la pece­ra que tenía en la entra­da. El blan­co del FBI esa maña­na inclu­yó no solo a acti­vis­tas con­tra la gue­rra, sino tam­bién a quie­nes apo­yan acti­va­men­te una polí­ti­ca exte­rior dife­ren­te hacia Israel-Pales­ti­na y Colom­bia. En el alla­na­mien­to de Kelly, el FBI bus­có todos los regis­tros de sus via­jes, no solo a esos paí­ses, sino tam­bién de todos sus via­jes den­tro de Esta­dos Uni­dos des­de 2000, y todos sus con­tac­tos per­so­na­les.

Nadie fue arres­ta­do lue­go de estos alla­na­mien­tos. Nadie fue acu­sa­do de nin­gún deli­to. Días más tar­de, cien­tos de mani­fes­tan­tes pro­tes­ta­ron fren­te a las ofi­ci­nas del FBI en todo el país.

Los alla­na­mien­tos suce­die­ron ape­nas días des­pués de que el ins­pec­tor gene­ral del Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia de Esta­dos Uni­dos publi­ca­ra un infor­me titu­la­do “Revi­sión de las inves­ti­ga­cio­nes del FBI sobre gru­pos nacio­na­les de apo­yo a diver­sas cau­sas”. El ins­pec­tor gene­ral inves­ti­gó la vigi­lan­cia e inves­ti­ga­ción del FBI de, entre otros, el gru­po ambien­ta­lis­ta Green­pea­ce, Peo­ple for the Ethi­cal Treat­ment of Ani­mals (Gen­te por un Tra­to Éti­co a los Ani­ma­les), y el Cen­tro Tho­mas Mer­ton de Pit­ts­burgh.

El Cen­tro Mer­ton fue fun­da­do en 1972 con el obje­ti­vo de apo­yar la opo­si­ción a la gue­rra de Viet­nam, y con­ti­núa sien­do un cen­tro focal del acti­vis­mo con­tra la gue­rra en Pit­ts­burgh. En 2002, el FBI espió una mani­fes­ta­ción orga­ni­za­da por el Cen­tro, afir­man­do que “per­so­nas vin­cu­la­das al terro­ris­mo inter­na­cio­nal esta­rían pre­sen­tes”. Como infor­ma el ins­pec­tor gene­ral, esta afir­ma­ción fue un inven­to, que lue­go fue trans­mi­ti­da al Direc­tor del FBI Robert Mue­ller, quien la repi­tió bajo jura­men­to ante el Comi­té Judi­cial del Sena­do.

La vigi­lan­cia ile­gal habi­tual­men­te está a car­go de los lla­ma­dos “cen­tros de fusión”, los mis­te­rio­sos cen­tros de inte­li­gen­cia trans­ju­ris­dic­cio­nal de las “Fuer­zas de Tarea Con­jun­tas con­tra el Terro­ris­mo”, que reúne a los cuer­pos de poli­cía fede­ral, esta­tal y local, los orga­nis­mos de segu­ri­dad nacio­nal y agen­cias mili­ta­res. Allí pare­ce que es común colo­car la eti­que­ta de “terro­ris­mo interno” a los acti­vis­tas.

Recien­te­men­te, el gober­na­dor de Pennsyl­va­nia, Ed Ren­dell, tuvo que dis­cul­par­se públi­ca­men­te cuan­do se reve­ló que su Direc­tor Esta­tal de Segu­ri­dad Nacio­nal, James Powers, había con­tra­ta­do a una empre­sa pri­va­da para inves­ti­gar y dis­tri­buir infor­ma­ción sobre gru­pos de ciu­da­da­nos invo­lu­cra­dos en acti­vi­da­des líci­tas. Los gru­pos, que se opo­nían a la extrac­ción de gas natu­ral median­te el méto­do cono­ci­do como “frac­tu­ra­ción hidráu­li­ca”, ambien­tal­men­te muy des­truc­ti­vo, fue­ron des­cri­tos como “extre­mis­tas ambien­ta­les”. Su deli­to: pro­yec­tar el docu­men­tal “Gas­land”, gana­dor de un pre­mio en el fes­ti­val de Sun­dan­ce.

Vol­vien­do a la situa­ción en Min­ne­so­ta, el esta­do ha sido obli­ga­do a libe­rar a otros ocho acti­vis­tas, deno­mi­na­da­dos los “8 de la Con­ven­ción Nacio­nal Repu­bli­ca­na”, que par­ti­ci­pa­ron en la orga­ni­za­ción de las pro­tes­tas duran­te la Con­ven­ción. Todos fue­ron arres­ta­dos en for­ma pre­ven­ti­va, antes de que comen­za­ra la con­ven­ción, y acu­sa­dos de terro­ris­tas en vir­tud de la ley esta­tal de Min­ne­so­ta. Des­de enton­ces se reti­ra­ron todas las acu­sa­cio­nes de terro­ris­mo en su con­tra (cua­tro de ellos irán a jui­cio por otros car­gos).

Todo esto suce­de mien­tras el gobierno de Oba­ma uti­li­za el mie­do al terro­ris­mo para pro­cu­rar tener mayor auto­ri­dad para espiar a los usua­rios de Inter­net y al mis­mo tiem­po que suce­de otro escán­da­lo: El Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia tam­bién reve­ló esta sema­na que agen­tes del FBI hicie­ron tram­pa sis­te­má­ti­ca­men­te en un examen que eva­lua­ba el cono­ci­mien­to de las reglas y pro­ce­di­mien­tos ade­cua­dos que rigen la vigi­lan­cia inter­na. Esto es más que tan solo un escán­da­lo por hacer tram­pa. Se tra­ta de las liber­ta­des fun­da­men­ta­les que son la base de nues­tra demo­cra­cia, el abu­so de poder y la ero­sión de las liber­ta­des civi­les.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *