Pie­dad Cór­do­ba y su lucha por la paz- Fidel Cas­tro

Hace tres días se publi­có la noti­cia de que el Pro­cu­ra­dor Gene­ral de Colom­bia, Ale­jan­dro Ordó­ñez Mal­do­na­do, había des­ti­tui­do e inha­bi­li­ta­do por 18 años para ejer­cer car­gos polí­ti­cos a la pres­ti­gio­sa Sena­do­ra colom­bia­na Pie­dad Cór­do­ba, por supues­ta pro­mo­ción y cola­bo­ra­ción con las FARC (Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia). Fren­te a una medi­da tan inusual y drás­ti­ca, con­tra la titu­lar de un car­go elec­ti­vo de la más alta ins­ti­tu­ción legis­la­ti­va del Esta­do, ésta no tie­ne otra alter­na­ti­va que recu­rrir ante el pro­pio Pro­cu­ra­dor que engen­dró la medi­da.

Era lógi­co que tal arbi­tra­rie­dad pro­vo­ca­ra un fuer­te recha­zo, expre­sa­do por las más diver­sas per­so­na­li­da­des polí­ti­cas, entre ellas, ex pri­sio­ne­ros de las FARC y fami­lia­res de los que fue­ron libe­ra­dos por ges­tio­nes de la sena­do­ra, ex can­di­da­tos a la pre­si­den­cia, per­so­nas que ocu­pa­ron ese alto car­go, otros que fue­ron, o son, sena­do­res o miem­bros del poder legis­la­ti­vo.

Pie­dad Cór­do­ba es una per­so­na inte­li­gen­te y valien­te, expo­si­to­ra bri­llan­te, de pen­sa­mien­to bien arti­cu­la­do. Hace pocas sema­nas nos visi­tó acom­pa­ña­da de otras per­so­na­li­da­des des­ta­ca­das, entre ellas, un sacer­do­te jesui­ta de nota­ble hones­ti­dad. Venían ani­ma­dos por un pro­fun­do deseo de bus­car la paz para su país y soli­ci­ta­ban la cola­bo­ra­ción de Cuba, recor­dan­do que duran­te años, y a soli­ci­tud del pro­pio gobierno de Colom­bia, pres­ta­mos nues­tro terri­to­rio y nues­tra cola­bo­ra­ción para las reunio­nes que tuvie­ron lugar en la capi­tal de nues­tro país entre repre­sen­tan­tes del Gobierno de Colom­bia y el ELN.

No me sor­pren­de, sin embar­go, la deci­sión toma­da por el Pro­cu­ra­dor Gene­ral, que obe­de­ce a la polí­ti­ca ofi­cial de ese país vir­tual­men­te ocu­pa­do por las tro­pas yan­kis.

No me gus­ta hablar a medias tin­tas, y diré lo que pien­so. Hace sólo una sema­na, esta­ba a pun­to de ini­ciar­se el deba­te gene­ral del 65 Perío­do de Sesio­nes de la Asam­blea Gene­ral de Nacio­nes Uni­das. Duran­te tres días, se habían dis­cu­ti­do las peno­sas metas de los Obje­ti­vos de Desa­rro­llo del Mile­nio, y el jue­ves 23 de sep­tiem­bre se ini­cia­ba la Asam­blea Gene­ral, con la par­ti­ci­pa­ción de los Jefes de Esta­do o de altos repre­sen­tan­tes de cada país. El pri­me­ro en hacer uso de la pala­bra sería, como es cos­tum­bre, el Secre­ta­rio Gene­ral de la ONU y, de inme­dia­to, el Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, país sede de la Orga­ni­za­ción y pre­sun­to amo del mun­do. La sesión comen­za­ba a las 9 de la maña­na. Como es lógi­co, esta­ba intere­sa­do en cono­cer qué diría el ilus­tre Barack Oba­ma, Pre­mio Nobel de la Paz, tan pron­to con­clu­ye­ra Ban Ki-moon. Ima­gi­né inge­nua­men­te que la CNN en espa­ñol o en inglés tras­mi­ti­ría el dis­cur­so, gene­ral­men­te bre­ve, de Oba­ma. Por esa vía escu­ché los deba­tes entre aspi­ran­tes a ese car­go en la ciu­dad de Las Vegas, dos años antes.

Lle­gó la hora, pasa­ban los minu­tos y CNN ofre­cía noti­cias apa­ren­te­men­te espec­ta­cu­la­res sobre la muer­te de un jefe gue­rri­lle­ro colom­biano. Estas eran impor­tan­tes, pero no de espe­cial tras­cen­den­cia. Con­ti­nua­ba yo intere­sa­do por saber qué decía Oba­ma de los gra­ví­si­mos pro­ble­mas que sufre el mun­do.

¿Aca­so la situa­ción del pla­ne­ta está para que ambos estén bobean­do y hacien­do espe­rar a la Asam­blea? Pedí que pusie­ran en otro tele­vi­sor la CNN en inglés y tam­po­co una pala­bra sobre la Asam­blea. Enton­ces, ¿de qué habla­ba la CNN? Daba noti­cias, y espe­ra­ba que con­clu­ye­ra las que emi­tía sobre Colom­bia. Pero pasa­ron 10, 20, 30 minu­tos y seguía en lo mis­mo. Narra­ba inci­den­cias de un colo­sal com­ba­te que se esta­ba libran­do, o se había libra­do, en Colom­bia, los des­ti­nos del con­ti­nen­te iban a depen­der de eso, según se dedu­cía de las pala­bras y el esti­lo de la narra­ción del locu­tor. Se mos­tra­ban fotos y fil­mes en todos los colo­res de la muer­te de Víc­tor Julio Suá­rez Rojas, alias Jor­ge Bri­ce­ño Suá­rez o “Mono Jojoy”. Es el gol­pe más fuer­te reci­bi­do por las FARC, afir­ma­ba el locu­tor, supera la caí­da de Manuel Maru­lan­da y la de Raúl Reyes jun­tos. Acción demo­le­do­ra, afir­ma­ba. Según se dedu­cía, había teni­do lugar un espec­ta­cu­lar com­ba­te con la par­ti­ci­pa­ción de 30 avio­nes de bom­bar­deo, 27 heli­cóp­te­ros, bata­llo­nes com­ple­tos de tro­pas selec­tas empe­ña­dos en feroz acción béli­ca.

Real­men­te, algo más que las bata­llas de Cara­bo­bo, Pichin­cha y Aya­cu­cho jun­tas. Con la vie­ja expe­rien­cia en estas lides, no con­ce­bía seme­jan­te bata­lla en una región bos­co­sa y apar­ta­da de Colom­bia. La des­co­mu­nal acción esta­ba con­di­men­ta­da con imá­ge­nes de todo tipo, vie­jas y nue­vas, del coman­dan­te rebel­de. Para el redac­tor de noti­cias de CNN, Alfon­so Cano, quien sus­ti­tu­yó a Maru­lan­da, era un inte­lec­tual uni­ver­si­ta­rio que no goza­ba de apo­yo entre los com­ba­tien­tes; el ver­da­de­ro jefe había muer­to. Las FARC ten­drían que ren­dir­se.

Hable­mos cla­ro. Las noti­cias refe­ri­das a la famo­sa bata­lla en la que murió el coman­dan­te de las FARC ‑un movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio colom­biano que sur­gió hace más de 50 años, des­pués de la muer­te de Jor­ge Elié­cer Gai­tán, ase­si­na­do por la oli­gar­quía- y la des­ti­tu­ción de Pie­dad Cór­do­ba, están muy lejos de lle­var la paz a Colom­bia; por el con­tra­rio, podrían ace­le­rar los cam­bios revo­lu­cio­na­rios en ese país.

Ima­gino que no pocos mili­ta­res colom­bia­nos estén abo­chor­na­dos por las gro­tes­cas ver­sio­nes de la supues­ta bata­lla en que murió el Coman­dan­te Jor­ge Bri­ce­ño Suá­rez. En pri­mer lugar, no hubo com­ba­te alguno. Fue un bur­do y bochor­no­so ase­si­na­to. El almi­ran­te Edgar Cely, tal vez emba­ra­za­do con el par­te de gue­rra con que la auto­ri­dad ofi­cial infor­mó la noti­cia y otras ver­sio­nes oscu­ras, decla­ró que: “Jor­ge Bri­ce­ño, alias ‘Mono Jojoy’, murió por ‘aplas­ta­mien­to’ cuan­do […] la cons­truc­ción en la que esta­ba escon­di­do en la sel­va se le vino enci­ma.” ”‘Lo que sabe­mos es que murió por aplas­ta­mien­to, su bún­ker le cayó enci­ma’, […] ‘no es ver­dad que tuvie­ra un tiro en la cabe­za’.” Así lo decla­ró a la emi­so­ra Cara­col Radio, según la agen­cia de noti­cias nor­te­ame­ri­ca­na AP.

A la ope­ra­ción le pusie­ron un nom­bre bíbli­co “Sodo­ma”, una de las dos ciu­da­des cas­ti­ga­das por sus peca­dos, sobre ella cayó una llu­via de fue­go y azu­fre.

Lo más gra­ve es lo que fal­ta por con­tar, que ya has­ta el gato lo sabe, por­que los pro­pios yan­kis lo han publi­ca­do.

El gobierno de Esta­dos Uni­dos le sumi­nis­tró a su alia­do más de 30 bom­bas inte­li­gen­tes. En las botas que le sumi­nis­tra­ron al jefe gue­rri­lle­ro, le ins­ta­la­ron un GPS. Guia­das por ese ins­tru­men­to, las bom­bas pro­gra­ma­das esta­lla­ron en el cam­pa­men­to don­de esta­ba Jor­ge Bri­ce­ño.

¿Por qué no se expli­ca al mun­do la ver­dad? ¿Por qué sugie­ren una bata­lla que nun­ca tuvo lugar?

Otros hechos bochor­no­sos obser­vé a tra­vés de la tele­vi­sión. El Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos reci­bió efu­si­va­men­te a Uri­be en Washing­ton, y lo res­pal­dó para ofre­cer cla­ses sobre “demo­cra­cia” en una uni­ver­si­dad esta­dou­ni­den­se.

Uri­be, fue uno de los prin­ci­pa­les crea­do­res del para­mi­li­ta­ris­mo, sobre cuyos miem­bros cae la res­pon­sa­bi­li­dad del auge del nar­co­trá­fi­co y la muer­te de dece­nas de miles de per­so­nas. Fue con Barack Oba­ma que Uri­be sus­cri­bió la entre­ga de sie­te bases mili­ta­res y vir­tual­men­te, de cual­quier par­te del terri­to­rio de Colom­bia, para la ins­ta­la­ción de hom­bres y equi­pos de las fuer­zas arma­das yan­kis. De cemen­te­rios clan­des­ti­nos está lleno el país. Oba­ma, a tra­vés de Ban Ki-moon, con­ce­dió a Uri­be la inmu­ni­dad, asig­nán­do­le nada menos que la vice­pre­si­den­cia de la comi­sión que inves­ti­ga el ata­que a la flo­ti­lla que lle­va­ba ayu­da a los pales­ti­nos sitia­dos en Gaza.

Uri­be en los últi­mos días de su pre­si­den­cia tenía ya orga­ni­za­da la ope­ra­ción uti­li­zan­do el GPS en las botas nue­vas que nece­si­ta­ba el gue­rri­lle­ro colom­biano.

Cuan­do el nue­vo pre­si­den­te de Colom­bia via­jó a Esta­dos Uni­dos para hablar en la Asam­blea Gene­ral, cono­cía que la ope­ra­ción esta­ba en mar­cha, y al cono­cer Oba­ma la noti­cia del ase­si­na­to del gue­rri­lle­ro, abra­zó efu­si­va­men­te a San­tos.

Me pre­gun­to si en esa oca­sión se habló algo del aca­ta­mien­to de la deci­sión emi­ti­da por el Sena­do de Colom­bia, decla­ran­do ile­gal la auto­ri­za­ción de Uri­be para esta­ble­cer las bases mili­ta­res yan­kis. En ellas se apo­yó el gro­se­ro ase­si­na­to.

He cri­ti­ca­do a las FARC. Expre­sé públi­ca­men­te en una Refle­xión mi des­acuer­do con la reten­ción de los pri­sio­ne­ros de gue­rra y los sacri­fi­cios que para estos impli­ca­ban las duras con­di­cio­nes de la vida en la sel­va. Expli­qué las razo­nes y la expe­rien­cia adqui­ri­da en nues­tra lucha.

Fui crí­ti­co de las con­cep­cio­nes estra­té­gi­cas del movi­mien­to gue­rri­lle­ro colom­biano. Pero jamás negué el carác­ter revo­lu­cio­na­rio de las FARC.

Con­si­de­ré y con­si­de­ro que Maru­lan­da fue uno de los más des­ta­ca­dos gue­rri­lle­ros colom­bia­nos y lati­no­ame­ri­ca­nos. Cuan­do muchos nom­bres de polí­ti­cos medio­cres sean olvi­da­dos, el de Maru­lan­da será reco­no­ci­do como uno de los más dig­nos y fir­mes lucha­do­res por el bien­es­tar de los cam­pe­si­nos, los tra­ba­ja­do­res y los pobres de Amé­ri­ca Lati­na.

El pres­ti­gio y la auto­ri­dad moral de Pie­dad Cór­do­ba se han mul­ti­pli­ca­do.

Fidel Cas­tro Ruz

Sep­tiem­bre 30 de 2010

11 y 36 a.m.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *