Amé­ri­ca lati­na, Aska­pe­na y la inde­pen­den­cia de los pue­blos – Txan­ba­Pa­yés

En muchos paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos se están cele­bran­do este año el bicen­te­na­rio de la inde­pen­den­cia de Espa­ña. Cada vez que apa­re­cen en la noti­cias la ima­gen de un pre­si­den­te de aque­llas lin­des pre­go­nar a gri­to pelao “Viva la inde­pen­den­cia de la repú­bli­ca de…” sue­na bien, y quie­nes vivi­mos en este país que algu­nos lla­man Espa­ña lo sabe­mos muy bien, a noso­tros digo, lati­no­ame­ri­ca­nos que vivi­mos aquí, se nos ponen los pelos de pun­ta. Ima­gi­na­mos a los vas­cos, cata­la­nes, galle­gos etc. y com­pren­de­mos de inme­dia­to la envi­dia sana que sien­ten estas nacio­nes her­ma­nas en sen­ti­mien­tos y en soli­da­ri­dad repu­bli­ca­na…, que por cier­to, van por el mis­mo camino. Segui­mos pen­san­do, no obs­tan­te, que nos hace fal­ta la segun­da inde­pen­den­cia, pero en ello esta­mos.

En Amé­ri­ca lati­na hubo duran­te muchos años movi­mien­tos popu­la­res y movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios, los dos fue­ron suje­tos acti­vos, en pri­mer orden, para hacer posi­ble la segun­da inde­pen­den­cia. En aque­llas luchas, muchos que viven en el nor­te lle­ga­ron para soli­da­ri­zar­se con los pue­blos en lucha de Cen­troa­mé­ri­ca: Nica­ra­gua dio el pis­to­le­ta­zo de sali­da al nue­vo inter­na­cio­na­lis­mo, y fue ahí pre­ci­sa­men­te don­de el sufri­mien­to de los pobres fue tam­bién el sufri­mien­to de los que en cual­quier par­te del mun­do se con­mue­ven con la muer­te silen­te de millo­nes que lan­gui­de­cen por cul­pa del capi­ta­lis­mo voraz, rapaz y des­truc­tor.

El inter­na­cio­na­lis­mo es par­te esen­cial de todo revo­lu­cio­na­rio. No se pue­de hablar de soli­da­ri­dad si no va acom­pa­ña­da de una dosis de inter­na­cio­na­lis­mo. Y es este el com­pro­mi­so que hace her­ma­nar a los pue­blos que luchan. La déca­da de los ochen­ta fue una déca­da de los paí­ses cen­tro­ame­ri­ca­nos que libra­ron una dura bata­lla con­tra el impe­rio nor­te­ame­ri­cano, y ahí esta­ba Aska­pe­na; la de los noven­ta fue la de Méxi­co en Chia­pas y ahí esta­ba Aska­pe­na…, aho­ra, sin embar­go, en estos pri­me­ros años del siglo XXI les ha toca­do a los paí­ses del Sur de la Amé­ri­ca nati­va; Vene­zue­la, Boli­via, Ecua­dor, el pue­blo Mapu­che en Chi­le, etc. aho­ra por otras vías, pero siguen sien­do váli­das para lle­var a la pra­xis esa soli­da­ri­dad entre pue­blos. Y ahí está aska­pe­na,

El inter­na­cio­na­lis­mo vas­co jamás ha escon­di­do su com­pro­mi­so soli­da­rio por aque­llos paí­ses. Jamás ha deja­do de acom­pa­ñar a los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos que luchan por su segun­da inde­pen­den­cia. De aquí, del pue­blo Vas­co, han sali­do miles en todos estos años para acom­pa­ñar – en sus luchas – a esos pue­blos. Aska­pe­na ha esta­do ahí, com­par­tien­do vici­si­tu­des con los pue­blos del Sur. Nun­ca han escon­di­do su inter­na­cio­na­lis­mo por­que en Aska­pe­na se sabe que para ser revo­lu­cio­na­rio, el inter­na­cio­na­lis­mo, es la base pri­me­ra y fun­da­men­tal para cons­truir féru­las per­ma­nen­tes entre los pue­blos, vasos comu­ni­can­tes de una soli­da­ri­dad, que aho­ra, pue­de, es y debe de ser reci­pro­ca.

Eso es lo que le pone ner­vio­so a los impe­rios, que el inter­na­cio­na­lis­mo y la soli­da­ri­dad se irra­dien. Oír en boca de pre­si­den­tes lati­no­ame­ri­ca­nos, sea del color polí­ti­co que sea, pero oír­les gri­tar ¡viva la inde­pen­den­cia de…! Les pone ner­vio­sos. Sabe el impe­rio que está cons­trui­do en are­nas move­di­zas. Sabe el impe­rio que el gri­to de inde­pen­den­cia es con­ta­gio­so. Sabe el impe­rio que ese gri­to hace que los otros pue­blos se soli­da­ri­cen, por­que quie­nes luchan por la inde­pen­den­cia de su nación, el inter­na­cio­na­lis­mo, es par­te esen­cial para gri­tar a una sola voz, inde­pen­den­cia o/​edo Inde­pen­den­tzia, como dice el poe­ta, “una gota con ser gota, con otra se hace agua­ce­ro”. A eso le tie­ne mie­do el impe­rio a la inde­pen­den­cia. Y pon­drá todas las excu­sas posi­bles, aun­que, éstas no ten­gan ni un atis­bo de cohe­ren­ci

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *