Ins­ti­tu­cio­nes ori­gi­na­rias – Jakue Pascual

Nos diri­gi­mos a Manur­ga, al sur de Gor­beia. El coche fre­na y salu­da­mos a uno de nues­tros anfi­trio­nes, enca­ra­ma­do en un teja­do: «Esta­mos en Auzo­lan, arre­glan­do la escuela».

El Auzo­lan es una anti­quí­si­ma for­ma de cola­bo­ra­ción veci­nal, una de las ins­ti­tu­cio­nes coope­ra­ti­vas sobre las que se asien­ta el entra­ma­do social de los vas­cos. Los veci­nos deci­den en asam­blea cuán­do lim­pia­rán cami­nos, cor­ta­rán leña, repa­ra­rán un edi­fi­cio públi­co o pres­ta­rán apo­yo a un par­ti­cu­lar desin­te­re­sa­da­men­te o en obli­ga­da reci­pro­ci­dad (ordea). Arta­xu­ri­ke­ta, el ayu­da­do pro­vee la pitan­za. Las comi­sio­nes citan. Quien no pue­da asis­tir envia­rá sus­ti­tu­to. Lorra viz­cai­na. Las cofra­días admi­nis­tran comu­na­les e ins­ti­tu­cio­na­li­zan auzo­la­nes. La con­ser­va­ción de las tie­rras comu­nes com­ple­men­ta los recur­sos. «Regla­men­to para la repa­ra­ción y con­ser­va­ción de los cami­nos veci­na­les de esta ciu­dad por el sis­te­ma deno­mi­na­do auzo-lan» (Donos­tia, 1868). En «La vecin­dad. Rela­cio­nes que engen­dra en el País Vas­co» (Eus­ko Ikas­kun­tza, 1933), Boni­fa­cio de Eche­ga­ray ela­bo­ra una lis­ta para ana­li­zar­las. Manuel de Iru­jo escri­be un artícu­lo. La ins­ti­tu­ción de la asis­ten­cia mutua per­vi­ve en Aez­koa y Baz­tan y en muchas loca­li­da­des vascas.

Lege Zarrak, Dere­cho Pire­nai­co. «Más de albe­drío que de soti­le­za et rigor de dere­cho». Los fue­ros con­sue­tu­di­na­rios se estruc­tu­ran hori­zon­tal­men­te y de aba­jo arri­ba. Con­tem­plan exen­cio­nes fis­ca­les y mili­ta­res más allá del árbol Mala­to, una admi­nis­tra­ción pro­pia, y limi­tan el poder real. Pase Foral. Pri­vi­le­gium fijos­dal­go. Las ins­ti­tu­cio­nes pre­abo­li­cio­nis­tas inte­gran el bil­tzar, el con­ce­jo, la cen­dea, la ante­igle­sia o el pre­ayun­ta­mien­to (repú­bli­ca); asam­bleas de valles, cofra­días y merin­da­des; Jun­tas Gene­ra­les y Dipu­tacio­nes y a las Cor­tes de Nafarroa.

«Esta nación (…) tenía una cons­ti­tu­ción libre y con­for­ma­ba una espe­cie de esta­do con­fe­de­ra­do repar­ti­do en mul­ti­tud de peque­ños ayun­ta­mien­tos», comen­ta Hum­boldt. Para Cam­pión los vas­cos no incli­nan la cabe­za y el base­rri­tar repre­sen­ta su tipo «pre­mu­ni­ci­pal». «No es Ingla­te­rra la cuna de la liber­tad polí­ti­ca», escri­be Engra­cio Aran­za­di. Y José de Ortue­ta narra cómo, duran­te el adve­ni­mien­to de la II Repú­bli­ca, los vas­cos pen­sa­ban con natu­ra­li­dad que se tra­ta­ba de una fede­ra­ción de repú­bli­cas e indi­ca que los bil­bai­nos cono­cie­ron la Casa de la Repú­bli­ca en Bego­ña. «Eus­kal­du­nak» inda­ga etno­grá­fi­ca: Etxea, Auzoa, ins­ti­tu­cio­nes de Biz­kaia y méto­do de Gipuz­koa. Según Caro Baro­ja, en pue­blos de Nafa­rroa se con­vo­ca a «con­ce­jo abier­to» para acor­dar deci­sio­nes. Su tío Pío pro­cla­ma la Repú­bli­ca del Bida­soa. El batza­rre de Aez­koa plei­tea duran­te 195 años por la res­ti­tu­ción de su mon­te y en las Orde­nan­zas del Baz­tan «cada Casa tie­ne su cos­tum­bre», con­ser­ván­do­se la orga­ni­za­ción del «Ayun­ta­mien­to, la Jun­ta Gene­ral del Valle y los batza­rres». La sub­je­ti­vi­dad vuel­ve pro­duc­ti­vo «El jugue­te de Mari». La igual­dad en el círcu­lo posi­bi­li­ta la auto­or­ga­ni­za­ción, la coope­ra­ción y la inno­va­ción comunitaria.

Una ban­de­ra ama­ri­lla con un rayo oku­pa la anti­gua Fábri­ca de Cor­chos. Una bri­ga­da de jóve­nes res­pon­de al auzo­lan para reti­rar la mier­da acu­mu­la­da tras déca­das de aban­dono. Pron­to lla­ma­re­mos a Jun­tas y se decla­ra­rá la Repú­bli­ca de Ulia.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.