Ins­ti­tu­cio­nes ori­gi­na­rias – Jakue Pas­cual

Nos diri­gi­mos a Manur­ga, al sur de Gor­beia. El coche fre­na y salu­da­mos a uno de nues­tros anfi­trio­nes, enca­ra­ma­do en un teja­do: «Esta­mos en Auzo­lan, arre­glan­do la escue­la».

El Auzo­lan es una anti­quí­si­ma for­ma de cola­bo­ra­ción veci­nal, una de las ins­ti­tu­cio­nes coope­ra­ti­vas sobre las que se asien­ta el entra­ma­do social de los vas­cos. Los veci­nos deci­den en asam­blea cuán­do lim­pia­rán cami­nos, cor­ta­rán leña, repa­ra­rán un edi­fi­cio públi­co o pres­ta­rán apo­yo a un par­ti­cu­lar desin­te­re­sa­da­men­te o en obli­ga­da reci­pro­ci­dad (ordea). Arta­xu­ri­ke­ta, el ayu­da­do pro­vee la pitan­za. Las comi­sio­nes citan. Quien no pue­da asis­tir envia­rá sus­ti­tu­to. Lorra viz­cai­na. Las cofra­días admi­nis­tran comu­na­les e ins­ti­tu­cio­na­li­zan auzo­la­nes. La con­ser­va­ción de las tie­rras comu­nes com­ple­men­ta los recur­sos. «Regla­men­to para la repa­ra­ción y con­ser­va­ción de los cami­nos veci­na­les de esta ciu­dad por el sis­te­ma deno­mi­na­do auzo-lan» (Donos­tia, 1868). En «La vecin­dad. Rela­cio­nes que engen­dra en el País Vas­co» (Eus­ko Ikas­kun­tza, 1933), Boni­fa­cio de Eche­ga­ray ela­bo­ra una lis­ta para ana­li­zar­las. Manuel de Iru­jo escri­be un artícu­lo. La ins­ti­tu­ción de la asis­ten­cia mutua per­vi­ve en Aez­koa y Baz­tan y en muchas loca­li­da­des vas­cas.

Lege Zarrak, Dere­cho Pire­nai­co. «Más de albe­drío que de soti­le­za et rigor de dere­cho». Los fue­ros con­sue­tu­di­na­rios se estruc­tu­ran hori­zon­tal­men­te y de aba­jo arri­ba. Con­tem­plan exen­cio­nes fis­ca­les y mili­ta­res más allá del árbol Mala­to, una admi­nis­tra­ción pro­pia, y limi­tan el poder real. Pase Foral. Pri­vi­le­gium fijos­dal­go. Las ins­ti­tu­cio­nes pre­abo­li­cio­nis­tas inte­gran el bil­tzar, el con­ce­jo, la cen­dea, la ante­igle­sia o el pre­ayun­ta­mien­to (repú­bli­ca); asam­bleas de valles, cofra­días y merin­da­des; Jun­tas Gene­ra­les y Dipu­tacio­nes y a las Cor­tes de Nafa­rroa.

«Esta nación (…) tenía una cons­ti­tu­ción libre y con­for­ma­ba una espe­cie de esta­do con­fe­de­ra­do repar­ti­do en mul­ti­tud de peque­ños ayun­ta­mien­tos», comen­ta Hum­boldt. Para Cam­pión los vas­cos no incli­nan la cabe­za y el base­rri­tar repre­sen­ta su tipo «pre­mu­ni­ci­pal». «No es Ingla­te­rra la cuna de la liber­tad polí­ti­ca», escri­be Engra­cio Aran­za­di. Y José de Ortue­ta narra cómo, duran­te el adve­ni­mien­to de la II Repú­bli­ca, los vas­cos pen­sa­ban con natu­ra­li­dad que se tra­ta­ba de una fede­ra­ción de repú­bli­cas e indi­ca que los bil­bai­nos cono­cie­ron la Casa de la Repú­bli­ca en Bego­ña. «Eus­kal­du­nak» inda­ga etno­grá­fi­ca: Etxea, Auzoa, ins­ti­tu­cio­nes de Biz­kaia y méto­do de Gipuz­koa. Según Caro Baro­ja, en pue­blos de Nafa­rroa se con­vo­ca a «con­ce­jo abier­to» para acor­dar deci­sio­nes. Su tío Pío pro­cla­ma la Repú­bli­ca del Bida­soa. El batza­rre de Aez­koa plei­tea duran­te 195 años por la res­ti­tu­ción de su mon­te y en las Orde­nan­zas del Baz­tan «cada Casa tie­ne su cos­tum­bre», con­ser­ván­do­se la orga­ni­za­ción del «Ayun­ta­mien­to, la Jun­ta Gene­ral del Valle y los batza­rres». La sub­je­ti­vi­dad vuel­ve pro­duc­ti­vo «El jugue­te de Mari». La igual­dad en el círcu­lo posi­bi­li­ta la auto­or­ga­ni­za­ción, la coope­ra­ción y la inno­va­ción comu­ni­ta­ria.

Una ban­de­ra ama­ri­lla con un rayo oku­pa la anti­gua Fábri­ca de Cor­chos. Una bri­ga­da de jóve­nes res­pon­de al auzo­lan para reti­rar la mier­da acu­mu­la­da tras déca­das de aban­dono. Pron­to lla­ma­re­mos a Jun­tas y se decla­ra­rá la Repú­bli­ca de Ulia.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *