Home­na­je a un for­mi­da­ble gue­rre­ro por la paz- Nar­ci­so Isa Con­de

El coman­dan­te Jor­ge Bri­ce­ño, cono­ci­do cari­ño­sa­men­te como el Mono Jojoy, miem­bro del Secre­ta­ria­do de las FARC-EP, fue aba­ti­do en for­ma cobar­de y ale­vo­sa en un bom­bar­deo de alta tec­no­lo­gía, espe­cial­men­te diri­gi­do con­tra su per­so­na y con­tra los com­ba­tien­tes que lo acom­pa­ña­ban.

No hubo com­ba­te, pues la bra­vu­ra y recie­dum­bre de Jor­ge Bri­ce­ño eran bien cono­ci­das y temi­das por los pusi­lá­ni­mes gene­ra­les colom­bia­nos, por su régi­men geno­ci­da, por su pre­si­den­te cri­mi­nal y sus ase­so­res de las tene­bro­sas CIA-Pen­tá­gono y Mos­sad israe­lí.

Todo pare­ce indi­car, que al igual que en el caso de Raúl Reyes, estos ver­du­gos de la nue­va era impe­ria­lis­ta emplea­ron las téc­ni­cas ultra­mo­der­nas imper­so­na­les de exter­mi­nio: los ras­treos sate­li­ta­les, los micro­chips, las bom­bas “inte­li­gen­tes” de altí­si­ma pre­ci­sión y pro­fun­do cala­do, los avio­nes espías no tri­pu­la­dos y, final­men­te una enor­me flo­ta aérea y ocho­cien­tos efec­ti­vos súper avi­tua­lla­dos.

La nove­do­sa gue­rra aérea, desa­rro­lla­da por un impe­rio senil y terro­ris­ta, ha incor­po­ra­do a su arse­nal de méto­dos cri­mi­na­les, el ase­si­na­to selec­ti­vo a dis­tan­cia; esta vez diri­gi­do con saña con­tra un gue­rre­ro valien­te, un comu­nis­ta con­sa­gra­do, un boli­va­riano de pura sepa y un estra­te­ga imba­ti­ble en el cam­po de bata­lla, digno dis­cí­pu­lo del coman­dan­te de coman­dan­tes gue­rri­lle­ros: Manuel Maru­lan­da Vélez.

Cre­ció, cre­ció, has­ta la tras­cen­den­cia

Jor­ge Bri­ce­ño, des­de su tem­pra­na ado­les­cen­cia, optó por enfren­tar la gue­rra sucia cruel­men­te des­ple­ga­da por el Esta­do y la oli­gar­quía colom­bia­na con­tra su pue­blo y espe­cial­men­te con­tra la colec­ti­vi­dad cam­pe­si­na de ese her­mano país; y no tar­dó, por su talen­to y arro­jo, en con­ver­tir­se en uno de los blan­cos de ata­que pre­fe­ri­dos de la basu­ra polí­ti­ca y mili­tar que ha gober­na­do a Colom­bia duran­te déca­das.

Hijo de una humil­de fami­lia cam­pe­si­na, nació con las gue­rri­llas, cre­ció con la gue­rri­lle­ra­da en zona bajo su influen­cia, se alfa­be­ti­zó y se for­mó inte­lec­tual­men­te en las gue­rri­llas y, paso a paso, sacri­fi­cio tras sacri­fi­cio, cre­ció, cre­ció y se desa­rro­lló como un des­ta­ca­do y for­mi­da­ble coman­dan­te del Ejér­ci­to del Pue­blo.

Com­bi­nó la dure­za impues­ta por el enemi­go con la capa­ci­dad de amar a los suyos y a su pue­blo. La ampli­tud de miras con la crea­ti­vi­dad polí­ti­ca y mili­tar que sus ase­si­nos han pre­ten­di­do ocul­tar con el estig­ma y la calum­nia, antes y des­pués de su muer­te físi­ca.

Lo cono­cí cuan­do visi­té la “zona des­pe­ja­da” con­tro­la­da por la FARC-EP a raíz de los “diá­lo­gos de paz” del Caguán, jus­ta­men­te cuan­do me encon­tré por pri­me­ra vez con el cama­ra­da Manuel Maru­lan­da.

Cam­pe­chano, ale­gre, jode­dor, de expre­sio­nes tajan­tes y pro­fun­das, sin ínfu­las de héroe a pesar de ser­lo, supo con­quis­tar cari­ño y res­pec­to bien gana­dos en el seno de las tro­pas faria­nas, en la pobla­ción civil y en los movi­mien­tos socia­les; no solo por su valor espar­tano y su extra­or­di­na­ria capa­ci­dad mili­tar, sino sobre­to­do por su con­di­ción huma­na, su sabi­du­ría polí­ti­ca y su fle­xi­bi­li­dad en el tra­ta­mien­to de la infi­ni­dad de pro­ble­mas vin­cu­la­dos a su lide­raz­go polí­ti­co-mili­tar.

Pér­di­da sen­si­ble y sig­ni­fi­ca­ti­vo revés, sin con­se­cuen­cias estra­té­gi­cas

La pér­di­da de este gue­rre­ro for­mi­da­ble ha sido extre­ma­da­men­te sen­si­ble, pero de nin­gu­na mane­ra equi­va­len­te a un revés de impac­to estra­té­gi­co, ni siquie­ra para el pro­pio blo­que orien­tal de fren­tes gue­rri­lle­ros que en ese momen­to esta­ba coman­dan­do.

Diri­gi­do fun­da­men­tal con­tra él y su escol­ta, ese gol­pe selec­ti­vo le res­ta a las FARC-EP un jefe polí­ti­co-mili­tar de altí­si­mo nivel y un con­jun­to de cua­dros y com­ba­tien­tes inte­gra­dos por unos 20 mili­tan­tes. Pero evi­den­te­men­te, como acon­te­ció en situa­cio­nes simi­la­res, las carac­te­rís­ti­cas del gol­pe no impli­can el des­man­te­la­mien­to de la amplia red gue­rri­lle­ra de esa región, ni mucho menos su pode­ro­sa estruc­tu­ra nacio­nal.

Las FARC-EP, están inte­gra­das por miles y miles de com­ba­tien­tes, por cen­te­na­res de coman­dan­tes expe­ri­men­ta­dos y por nume­ro­sas uni­da­des mili­cia­nas y cen­te­na­res de miles de mili­tan­tes y sim­pa­ti­zan­tes civi­les.

Las FARC han sabi­do recu­pe­rar­se de muchos otros gol­pes simi­la­res y de situa­cio­nes peo­res. Sus raí­ces socia­les y las cau­sas del con­flic­to arma­do son mucho más pro­fun­das y en gran medi­da per­du­ra­bles sino no se opta por el cam­bio social, la demo­cra­cia ver­da­de­ra, la jus­ti­cia y la paz dig­na.

Las FARC son de la estir­pe de los/​as que no se rin­den ni se ven­den, de aquellos/​as que no hacen de la gue­rra un nego­cio sucio (como el caso de sus enemi­gos a muer­te), sino de los que la entien­den como medio para con­quis­tar la paz y la jus­ti­cia nega­da por la oli­gar­quía, las mafias y el poder impe­ria­lis­ta a lo lar­go de 60 anos.

Una gue­rra for­za­da y des­ga­rra­do­ra: una insur­gen­cia por la jus­ti­cia y la paz

Las gue­rras y sus pro­ta­go­nis­tas, inclui­dos las/​os par­ti­ci­pan­tes en las gue­rras por la paz, no solo no están libres de exce­sos y erro­res, de sobre-pasa­mien­tos y des­acier­tos, sino que en deter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias, por su pro­pia diná­mi­ca de la vio­len­cia arma­da, se difi­cul­tan las posi­bi­li­da­des de evi­tar­los, sobre­to­do cuan­do sus efec­ti­vos se masi­fi­can.

Nadie con sen­ti­do de huma­ni­dad desea las gue­rras como medio de resis­ten­cia, siem­pre des­ata­das por opre­so­res, con­quis­ta­do­res y colo­ni­za­do­res, que no es el caso de nin­guno de los com­po­nen­tes de la insur­gen­cia popu­lar colom­bia­na. Esas fuer­zas se han vis­to for­za­das a rebe­lar­se con las armas para con­tra­rres­tar el exter­mi­nio, el terror de Esta­do y la impo­si­ción de pro­fun­das injus­ti­cias y gran­des penu­rias des­de las cúpu­las domi­nan­tes.

Su rebel­día jus­ti­cie­ra, en las con­di­cio­nes de lo posi­ble para sobre­vi­vir, cre­cer y avan­zar, ha sido sata­ni­za­da por una infer­nal maqui­na­ria de men­ti­ras.

El Mono Jojoy fue tam­bién víc­ti­ma señe­ra de ese bom­bar­deo mediá­ti­co per­ver­so en el que se pre­sen­ta “una Colom­bia al revés”.

Los ladro­nes y ase­si­nos, los ban­di­dos y terro­ris­tas, los nar­co­tra­fi­can­tes, los impe­ria­lis­ta masa­cra­do­tes en el poder local… juz­gan por su con­di­ción a las /​os demás, dis­po­nien­do para ello de todos los recur­sos mediá­ti­cos per­ver­sos del poder mun­dial. Tan sádi­cos y crá­pu­las como para ale­grar­se fren­te a la masa­cre selec­ti­va de esa expre­sión de dig­ni­dad y sacri­fi­cio humano, cono­ci­da con el nom­bre de Jor­ge Bri­ce­ño (Mono Jojoy) y sus ínti­mos cama­ra­das de armas.

En mi caso a esa des­pre­cia­ble acti­tud no le con­ce­do una milé­si­ma del bene­fi­cio de la duda: los San­tos, los Uri­be, los gene­ra­les-moto­sie­rras, la CIA y el Mos­sad…. son par­te de la esco­ria encum­bra­da que domi­na a la huma­ni­dad.

Jor­ge Bri­ce­ño, Raúl Reyes, Iván Ríos y Manuel Maru­lan­da son par­te de esa huma­ni­dad insu­mi­sa.

¡Gue­rre­ros por la jus­ti­cia y la paz ¡

¡Hacia atrás, jamás; hacia ade­lan­te, siem­pre!

Sin mie­do a ser feli­ces: a con­quis­tar el pan, la paz y la ale­gría colec­ti­va.

28-09-2010, San­to Domin­go, RD.
La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *