Home­na­je a un for­mi­da­ble gue­rre­ro por la paz- Nar­ci­so Isa Conde

El coman­dan­te Jor­ge Bri­ce­ño, cono­ci­do cari­ño­sa­men­te como el Mono Jojoy, miem­bro del Secre­ta­ria­do de las FARC-EP, fue aba­ti­do en for­ma cobar­de y ale­vo­sa en un bom­bar­deo de alta tec­no­lo­gía, espe­cial­men­te diri­gi­do con­tra su per­so­na y con­tra los com­ba­tien­tes que lo acompañaban.

No hubo com­ba­te, pues la bra­vu­ra y recie­dum­bre de Jor­ge Bri­ce­ño eran bien cono­ci­das y temi­das por los pusi­lá­ni­mes gene­ra­les colom­bia­nos, por su régi­men geno­ci­da, por su pre­si­den­te cri­mi­nal y sus ase­so­res de las tene­bro­sas CIA-Pen­tá­gono y Mos­sad israelí.

Todo pare­ce indi­car, que al igual que en el caso de Raúl Reyes, estos ver­du­gos de la nue­va era impe­ria­lis­ta emplea­ron las téc­ni­cas ultra­mo­der­nas imper­so­na­les de exter­mi­nio: los ras­treos sate­li­ta­les, los micro­chips, las bom­bas “inte­li­gen­tes” de altí­si­ma pre­ci­sión y pro­fun­do cala­do, los avio­nes espías no tri­pu­la­dos y, final­men­te una enor­me flo­ta aérea y ocho­cien­tos efec­ti­vos súper avituallados.

La nove­do­sa gue­rra aérea, desa­rro­lla­da por un impe­rio senil y terro­ris­ta, ha incor­po­ra­do a su arse­nal de méto­dos cri­mi­na­les, el ase­si­na­to selec­ti­vo a dis­tan­cia; esta vez diri­gi­do con saña con­tra un gue­rre­ro valien­te, un comu­nis­ta con­sa­gra­do, un boli­va­riano de pura sepa y un estra­te­ga imba­ti­ble en el cam­po de bata­lla, digno dis­cí­pu­lo del coman­dan­te de coman­dan­tes gue­rri­lle­ros: Manuel Maru­lan­da Vélez.

Cre­ció, cre­ció, has­ta la trascendencia

Jor­ge Bri­ce­ño, des­de su tem­pra­na ado­les­cen­cia, optó por enfren­tar la gue­rra sucia cruel­men­te des­ple­ga­da por el Esta­do y la oli­gar­quía colom­bia­na con­tra su pue­blo y espe­cial­men­te con­tra la colec­ti­vi­dad cam­pe­si­na de ese her­mano país; y no tar­dó, por su talen­to y arro­jo, en con­ver­tir­se en uno de los blan­cos de ata­que pre­fe­ri­dos de la basu­ra polí­ti­ca y mili­tar que ha gober­na­do a Colom­bia duran­te décadas.

Hijo de una humil­de fami­lia cam­pe­si­na, nació con las gue­rri­llas, cre­ció con la gue­rri­lle­ra­da en zona bajo su influen­cia, se alfa­be­ti­zó y se for­mó inte­lec­tual­men­te en las gue­rri­llas y, paso a paso, sacri­fi­cio tras sacri­fi­cio, cre­ció, cre­ció y se desa­rro­lló como un des­ta­ca­do y for­mi­da­ble coman­dan­te del Ejér­ci­to del Pueblo.

Com­bi­nó la dure­za impues­ta por el enemi­go con la capa­ci­dad de amar a los suyos y a su pue­blo. La ampli­tud de miras con la crea­ti­vi­dad polí­ti­ca y mili­tar que sus ase­si­nos han pre­ten­di­do ocul­tar con el estig­ma y la calum­nia, antes y des­pués de su muer­te física.

Lo cono­cí cuan­do visi­té la “zona des­pe­ja­da” con­tro­la­da por la FARC-EP a raíz de los “diá­lo­gos de paz” del Caguán, jus­ta­men­te cuan­do me encon­tré por pri­me­ra vez con el cama­ra­da Manuel Marulanda.

Cam­pe­chano, ale­gre, jode­dor, de expre­sio­nes tajan­tes y pro­fun­das, sin ínfu­las de héroe a pesar de ser­lo, supo con­quis­tar cari­ño y res­pec­to bien gana­dos en el seno de las tro­pas faria­nas, en la pobla­ción civil y en los movi­mien­tos socia­les; no solo por su valor espar­tano y su extra­or­di­na­ria capa­ci­dad mili­tar, sino sobre­to­do por su con­di­ción huma­na, su sabi­du­ría polí­ti­ca y su fle­xi­bi­li­dad en el tra­ta­mien­to de la infi­ni­dad de pro­ble­mas vin­cu­la­dos a su lide­raz­go político-militar.

Pér­di­da sen­si­ble y sig­ni­fi­ca­ti­vo revés, sin con­se­cuen­cias estratégicas

La pér­di­da de este gue­rre­ro for­mi­da­ble ha sido extre­ma­da­men­te sen­si­ble, pero de nin­gu­na mane­ra equi­va­len­te a un revés de impac­to estra­té­gi­co, ni siquie­ra para el pro­pio blo­que orien­tal de fren­tes gue­rri­lle­ros que en ese momen­to esta­ba comandando.

Diri­gi­do fun­da­men­tal con­tra él y su escol­ta, ese gol­pe selec­ti­vo le res­ta a las FARC-EP un jefe polí­ti­co-mili­tar de altí­si­mo nivel y un con­jun­to de cua­dros y com­ba­tien­tes inte­gra­dos por unos 20 mili­tan­tes. Pero evi­den­te­men­te, como acon­te­ció en situa­cio­nes simi­la­res, las carac­te­rís­ti­cas del gol­pe no impli­can el des­man­te­la­mien­to de la amplia red gue­rri­lle­ra de esa región, ni mucho menos su pode­ro­sa estruc­tu­ra nacional.

Las FARC-EP, están inte­gra­das por miles y miles de com­ba­tien­tes, por cen­te­na­res de coman­dan­tes expe­ri­men­ta­dos y por nume­ro­sas uni­da­des mili­cia­nas y cen­te­na­res de miles de mili­tan­tes y sim­pa­ti­zan­tes civiles.

Las FARC han sabi­do recu­pe­rar­se de muchos otros gol­pes simi­la­res y de situa­cio­nes peo­res. Sus raí­ces socia­les y las cau­sas del con­flic­to arma­do son mucho más pro­fun­das y en gran medi­da per­du­ra­bles sino no se opta por el cam­bio social, la demo­cra­cia ver­da­de­ra, la jus­ti­cia y la paz digna.

Las FARC son de la estir­pe de los/​as que no se rin­den ni se ven­den, de aquellos/​as que no hacen de la gue­rra un nego­cio sucio (como el caso de sus enemi­gos a muer­te), sino de los que la entien­den como medio para con­quis­tar la paz y la jus­ti­cia nega­da por la oli­gar­quía, las mafias y el poder impe­ria­lis­ta a lo lar­go de 60 anos.

Una gue­rra for­za­da y des­ga­rra­do­ra: una insur­gen­cia por la jus­ti­cia y la paz

Las gue­rras y sus pro­ta­go­nis­tas, inclui­dos las/​os par­ti­ci­pan­tes en las gue­rras por la paz, no solo no están libres de exce­sos y erro­res, de sobre-pasa­mien­tos y des­acier­tos, sino que en deter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias, por su pro­pia diná­mi­ca de la vio­len­cia arma­da, se difi­cul­tan las posi­bi­li­da­des de evi­tar­los, sobre­to­do cuan­do sus efec­ti­vos se masifican.

Nadie con sen­ti­do de huma­ni­dad desea las gue­rras como medio de resis­ten­cia, siem­pre des­ata­das por opre­so­res, con­quis­ta­do­res y colo­ni­za­do­res, que no es el caso de nin­guno de los com­po­nen­tes de la insur­gen­cia popu­lar colom­bia­na. Esas fuer­zas se han vis­to for­za­das a rebe­lar­se con las armas para con­tra­rres­tar el exter­mi­nio, el terror de Esta­do y la impo­si­ción de pro­fun­das injus­ti­cias y gran­des penu­rias des­de las cúpu­las dominantes.

Su rebel­día jus­ti­cie­ra, en las con­di­cio­nes de lo posi­ble para sobre­vi­vir, cre­cer y avan­zar, ha sido sata­ni­za­da por una infer­nal maqui­na­ria de mentiras.

El Mono Jojoy fue tam­bién víc­ti­ma señe­ra de ese bom­bar­deo mediá­ti­co per­ver­so en el que se pre­sen­ta “una Colom­bia al revés”.

Los ladro­nes y ase­si­nos, los ban­di­dos y terro­ris­tas, los nar­co­tra­fi­can­tes, los impe­ria­lis­ta masa­cra­do­tes en el poder local… juz­gan por su con­di­ción a las /​os demás, dis­po­nien­do para ello de todos los recur­sos mediá­ti­cos per­ver­sos del poder mun­dial. Tan sádi­cos y crá­pu­las como para ale­grar­se fren­te a la masa­cre selec­ti­va de esa expre­sión de dig­ni­dad y sacri­fi­cio humano, cono­ci­da con el nom­bre de Jor­ge Bri­ce­ño (Mono Jojoy) y sus ínti­mos cama­ra­das de armas.

En mi caso a esa des­pre­cia­ble acti­tud no le con­ce­do una milé­si­ma del bene­fi­cio de la duda: los San­tos, los Uri­be, los gene­ra­les-moto­sie­rras, la CIA y el Mos­sad…. son par­te de la esco­ria encum­bra­da que domi­na a la humanidad.

Jor­ge Bri­ce­ño, Raúl Reyes, Iván Ríos y Manuel Maru­lan­da son par­te de esa huma­ni­dad insumisa.

¡Gue­rre­ros por la jus­ti­cia y la paz ¡

¡Hacia atrás, jamás; hacia ade­lan­te, siempre!

Sin mie­do a ser feli­ces: a con­quis­tar el pan, la paz y la ale­gría colectiva.

28-09-2010, San­to Domin­go, RD.
La Haine

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.