Comu­ni­ca­do de las FARC sobre la caí­da en com­ba­te del Coman­dan­te Bri­ce­ño.

Comu­ni­ca­do de las FARC


Glo­ria eter­na al coman­dan­te Jor­ge Bri­ce­ño,

héroe del pue­blo en su resis­ten­cia con­tra el opre­sor

Con pro­fun­do dolor, con el puño cerra­do y el pecho opri­mi­do de sen­ti­mien­to, infor­ma­mos a nues­tro pue­blo colom­biano y her­ma­nos lati­no­ame­ri­ca­nos, que el coman­dan­te Jor­ge Bri­ce­ño, nues­tro bra­vo, alti­vo y héroe de mil bata­llas, coman­dan­te des­de las épo­cas glo­rio­sas de la fun­da­ción de las FARC-EP, ha caí­do, en su pues­to de com­ba­te, al lado de sus hom­bres y al fren­te de sus res­pon­sa­bi­li­da­des revo­lu­cio­na­rias, como resul­ta­do de un cobar­de bom­bar­deo al esti­lo de las blitz­krieg del ejér­ci­to Nazi. Jun­to a él caye­ron otros 9 cama­ra­das a quie­nes tam­bién ren­di­mos nues­tro sen­ti­do home­na­je.

Ha deja­do de exis­tir un hom­bre excep­cio­nal, de sin­gu­la­res vir­tu­des per­so­na­les, gran ami­go y Cama­ra­da de extra­or­di­na­rio talen­to orga­ni­za­ti­vo y mili­tar. Un revo­lu­cio­na­rio ejem­plar que dedi­có por ente­ro su vida a la cau­sa de los humil­des, maes­tro, pre­cep­tor y con­duc­tor de gue­rri­lle­ros revo­lu­cio­na­rios. Com­ba­tien­te indo­ble­ga­ble, que duran­te más de cua­tro déca­das hizo mor­der el pol­vo de la derro­ta al ejér­ci­to de los fal­sos posi­ti­vos, alia­do de los para­mi­li­ta­res, vasa­llo del impe­rio yan­qui y enemi­go jura­do de los cam­bios socia­les y de nues­tro pue­blo.

No nos que­ja­mos. Como revo­lu­cio­na­rios somos cons­cien­tes de los ries­gos de una lucha como la que enfren­ta­mos, obli­ga­dos por las cir­cuns­tan­cias, con­tra un enemi­go impla­ca­ble, en el trán­si­to por alcan­zar la paz demo­crá­ti­ca con jus­ti­cia social.

Nues­tro com­pro­mi­so con el cam­bio social y la Nue­va Colom­bia no se doble­ga por los gol­pes que poda­mos sufrir en la lucha por con­quis­tar­la o por la caí­da en com­ba­te de nues­tras uni­da­des, que aun­que nos due­len pro­fun­da­men­te, tam­bién nos com­pro­me­ten y esti­mu­lan a con­ti­nuar ade­lan­te con mayor ahín­co como home­na­je a su memo­ria, a sus ense­ñan­zas, a su ejem­plo heroi­co, a su entre­ga y sacri­fi­cio.

Des­de muy joven, «el Mono», como fra­ter­nal­men­te le lla­má­ba­mos, abra­zó la lucha revo­lu­cio­na­ria. Sien­do un cam­pe­sino ado­les­cen­te se vio envuel­to en la vorá­gi­ne de la vio­len­cia oli­gár­qui­ca con­tra el pue­blo, que devino des­pués del ase­si­na­to de Gai­tán en 1948.

Des­de 1968, empu­ñó las armas en defen­sa de su vida y de su pue­blo. Ague­rri­do y audaz com­ba­tien­te de pri­me­ra línea duran­te toda su vida, fue, con Manuel Maru­lan­da Vélez, Jaco­bo Are­nas, Efraín Guz­mán y una plé­ya­de de revo­lu­cio­na­rios, insig­ne cons­truc­tor de las FARC-EP, por lo que siem­pre lo lle­va­re­mos en nues­tro cora­zón al lado de ellos y de Jaco­bo Prías Ala­pe, Isaías Par­do, Her­nan­do Gon­zá­lez Acos­ta, Raúl Reyes, Iván Ríos y tan­tos otros que han ofren­da­do su vida en el altar de la patria por la libe­ra­ción de nues­tro pue­blo de la opre­sión mili­ta­ris­ta y oli­gár­qui­ca, por una Colom­bia demo­crá­ti­ca con dig­ni­dad, paz y jus­ti­cia social.

Pasa­do el tiem­po, se borra­rán y olvi­da­rán todas las calum­nias, com­pa­ra­cio­nes e infa­mias difun­di­das sobre él, por sus enemi­gos de cla­se, por los gace­ti­lle­ros y pira­ñas infor­ma­ti­vas al ser­vi­cio de la des­in­for­ma­ción y la gue­rra mediá­ti­ca, y será recor­da­do eter­na­men­te por su pue­blo, por los revo­lu­cio­na­rios y los gue­rri­lle­ros, como uno de sus más resuel­tos y fir­mes repre­sen­tan­tes, ejem­plo de leal­tad al idea­rio boli­va­riano, dig­ni­dad, trans­pa­ren­cia, espí­ri­tu de sacri­fi­cio y valor a toda prue­ba.

En ins­tan­tes como el actual, con pro­fun­da emo­ción y ple­nas con­vic­cio­nes, el Secre­ta­ria­do, El Esta­do Mayor y la gue­rri­lle­ra­da reite­ra­mos nues­tra fide­li­dad a la cau­sa de las FARC – EP, fir­me­za con sus prin­ci­pios revo­lu­cio­na­rios y boli­va­ria­nos de inde­pen­den­cia, jus­ti­cia, dig­ni­dad y cam­bio social, ban­de­ras que jamás arria­re­mos!

Infor­ma­mos que el Coman­dan­te Pas­tor Ala­pe, es nue­vo inte­gran­te pleno del Secre­ta­ria­do del Esta­do Mayor Cen­tral. Tam­bién que el Blo­que Orien­tal de las FARC – EP se lla­ma­rá a par­tir de la hoy «Blo­que Coman­dan­te Jor­ge Bri­ce­ño» que con­ti­nua­rá el desa­rro­llo de sus pla­nes bajo el man­do del Coman­dan­te Mau­ri­cio Jara­mi­llo.

Una vez más, como des­de hace 45 años lo hemos mani­fes­ta­do, reite­ra­mos nues­tra dis­po­si­ción a bus­car la solu­ción polí­ti­ca del con­flic­to que logre abrir cami­nos de con­vi­ven­cia ata­can­do y superan­do las cau­sas que lo gene­ran. Pero, en el enten­di­do que ini­ciar un dia­lo­go no pue­de con­di­cio­nar­se a unas exi­gen­cias uni­la­te­ra­les y a unos ina­mo­vi­bles, que como la his­to­ria recien­te lo evi­den­cia, todo lo que logran es difi­cul­tar cual­quier inten­to de acer­ca­mien­to.

A los com­ba­tien­tes revo­lu­cio­na­rios del país los con­vo­ca­mos a redo­blar la lucha y los esfuer­zos por los obje­ti­vos de la liber­tad y los cam­bios. Los deses­pe­ra­dos y men­ti­ro­sos lla­ma­mien­tos de la oli­gar­quía a aban­do­nar nues­tras con­vic­cio­nes, deci­sio­nes e ilu­sio­nes, solo pre­ten­den lle­var un men­sa­je de des­es­pe­ran­za a nues­tro pue­blo, que sien­te en las ban­de­ras de lucha gue­rri­lle­ra revo­lu­cio­na­ria la posi­bi­li­dad real de un futu­ro ama­ne­cer que lo rei­vin­di­que y col­me sus aspi­ra­cio­nes.

¡Glo­ria eter­na a los héroes caí­dos en la resis­ten­cia al opre­sor!

¡Glo­ria eter­na a todos los com­ba­tien­tes que han entre­ga­do su vida por la

cau­sa de la libe­ra­ción de nues­tro pue­blo!

¡Coman­dan­te Jor­ge Bri­ce­ño, héroe de la Liber­tad, la Nue­va Colom­bia, la Patria Gran­de y el socia­lis­mo: Pre­sen­te, has­ta siem­pre!


Secre­ta­ria­do de las FARC-EP

Mon­ta­ña s de Colom­bia, Sep­tiem­bre 25 de 2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *