Comu­ni­ca­do de las FARC sobre la caí­da en com­ba­te del Coman­dan­te Briceño.

Comu­ni­ca­do de las FARC


Glo­ria eter­na al coman­dan­te Jor­ge Briceño,

héroe del pue­blo en su resis­ten­cia con­tra el opresor

Con pro­fun­do dolor, con el puño cerra­do y el pecho opri­mi­do de sen­ti­mien­to, infor­ma­mos a nues­tro pue­blo colom­biano y her­ma­nos lati­no­ame­ri­ca­nos, que el coman­dan­te Jor­ge Bri­ce­ño, nues­tro bra­vo, alti­vo y héroe de mil bata­llas, coman­dan­te des­de las épo­cas glo­rio­sas de la fun­da­ción de las FARC-EP, ha caí­do, en su pues­to de com­ba­te, al lado de sus hom­bres y al fren­te de sus res­pon­sa­bi­li­da­des revo­lu­cio­na­rias, como resul­ta­do de un cobar­de bom­bar­deo al esti­lo de las blitz­krieg del ejér­ci­to Nazi. Jun­to a él caye­ron otros 9 cama­ra­das a quie­nes tam­bién ren­di­mos nues­tro sen­ti­do homenaje.

Ha deja­do de exis­tir un hom­bre excep­cio­nal, de sin­gu­la­res vir­tu­des per­so­na­les, gran ami­go y Cama­ra­da de extra­or­di­na­rio talen­to orga­ni­za­ti­vo y mili­tar. Un revo­lu­cio­na­rio ejem­plar que dedi­có por ente­ro su vida a la cau­sa de los humil­des, maes­tro, pre­cep­tor y con­duc­tor de gue­rri­lle­ros revo­lu­cio­na­rios. Com­ba­tien­te indo­ble­ga­ble, que duran­te más de cua­tro déca­das hizo mor­der el pol­vo de la derro­ta al ejér­ci­to de los fal­sos posi­ti­vos, alia­do de los para­mi­li­ta­res, vasa­llo del impe­rio yan­qui y enemi­go jura­do de los cam­bios socia­les y de nues­tro pueblo.

No nos que­ja­mos. Como revo­lu­cio­na­rios somos cons­cien­tes de los ries­gos de una lucha como la que enfren­ta­mos, obli­ga­dos por las cir­cuns­tan­cias, con­tra un enemi­go impla­ca­ble, en el trán­si­to por alcan­zar la paz demo­crá­ti­ca con jus­ti­cia social.

Nues­tro com­pro­mi­so con el cam­bio social y la Nue­va Colom­bia no se doble­ga por los gol­pes que poda­mos sufrir en la lucha por con­quis­tar­la o por la caí­da en com­ba­te de nues­tras uni­da­des, que aun­que nos due­len pro­fun­da­men­te, tam­bién nos com­pro­me­ten y esti­mu­lan a con­ti­nuar ade­lan­te con mayor ahín­co como home­na­je a su memo­ria, a sus ense­ñan­zas, a su ejem­plo heroi­co, a su entre­ga y sacrificio.

Des­de muy joven, «el Mono», como fra­ter­nal­men­te le lla­má­ba­mos, abra­zó la lucha revo­lu­cio­na­ria. Sien­do un cam­pe­sino ado­les­cen­te se vio envuel­to en la vorá­gi­ne de la vio­len­cia oli­gár­qui­ca con­tra el pue­blo, que devino des­pués del ase­si­na­to de Gai­tán en 1948.

Des­de 1968, empu­ñó las armas en defen­sa de su vida y de su pue­blo. Ague­rri­do y audaz com­ba­tien­te de pri­me­ra línea duran­te toda su vida, fue, con Manuel Maru­lan­da Vélez, Jaco­bo Are­nas, Efraín Guz­mán y una plé­ya­de de revo­lu­cio­na­rios, insig­ne cons­truc­tor de las FARC-EP, por lo que siem­pre lo lle­va­re­mos en nues­tro cora­zón al lado de ellos y de Jaco­bo Prías Ala­pe, Isaías Par­do, Her­nan­do Gon­zá­lez Acos­ta, Raúl Reyes, Iván Ríos y tan­tos otros que han ofren­da­do su vida en el altar de la patria por la libe­ra­ción de nues­tro pue­blo de la opre­sión mili­ta­ris­ta y oli­gár­qui­ca, por una Colom­bia demo­crá­ti­ca con dig­ni­dad, paz y jus­ti­cia social.

Pasa­do el tiem­po, se borra­rán y olvi­da­rán todas las calum­nias, com­pa­ra­cio­nes e infa­mias difun­di­das sobre él, por sus enemi­gos de cla­se, por los gace­ti­lle­ros y pira­ñas infor­ma­ti­vas al ser­vi­cio de la des­in­for­ma­ción y la gue­rra mediá­ti­ca, y será recor­da­do eter­na­men­te por su pue­blo, por los revo­lu­cio­na­rios y los gue­rri­lle­ros, como uno de sus más resuel­tos y fir­mes repre­sen­tan­tes, ejem­plo de leal­tad al idea­rio boli­va­riano, dig­ni­dad, trans­pa­ren­cia, espí­ri­tu de sacri­fi­cio y valor a toda prueba.

En ins­tan­tes como el actual, con pro­fun­da emo­ción y ple­nas con­vic­cio­nes, el Secre­ta­ria­do, El Esta­do Mayor y la gue­rri­lle­ra­da reite­ra­mos nues­tra fide­li­dad a la cau­sa de las FARC – EP, fir­me­za con sus prin­ci­pios revo­lu­cio­na­rios y boli­va­ria­nos de inde­pen­den­cia, jus­ti­cia, dig­ni­dad y cam­bio social, ban­de­ras que jamás arriaremos!

Infor­ma­mos que el Coman­dan­te Pas­tor Ala­pe, es nue­vo inte­gran­te pleno del Secre­ta­ria­do del Esta­do Mayor Cen­tral. Tam­bién que el Blo­que Orien­tal de las FARC – EP se lla­ma­rá a par­tir de la hoy «Blo­que Coman­dan­te Jor­ge Bri­ce­ño» que con­ti­nua­rá el desa­rro­llo de sus pla­nes bajo el man­do del Coman­dan­te Mau­ri­cio Jaramillo.

Una vez más, como des­de hace 45 años lo hemos mani­fes­ta­do, reite­ra­mos nues­tra dis­po­si­ción a bus­car la solu­ción polí­ti­ca del con­flic­to que logre abrir cami­nos de con­vi­ven­cia ata­can­do y superan­do las cau­sas que lo gene­ran. Pero, en el enten­di­do que ini­ciar un dia­lo­go no pue­de con­di­cio­nar­se a unas exi­gen­cias uni­la­te­ra­les y a unos ina­mo­vi­bles, que como la his­to­ria recien­te lo evi­den­cia, todo lo que logran es difi­cul­tar cual­quier inten­to de acercamiento.

A los com­ba­tien­tes revo­lu­cio­na­rios del país los con­vo­ca­mos a redo­blar la lucha y los esfuer­zos por los obje­ti­vos de la liber­tad y los cam­bios. Los deses­pe­ra­dos y men­ti­ro­sos lla­ma­mien­tos de la oli­gar­quía a aban­do­nar nues­tras con­vic­cio­nes, deci­sio­nes e ilu­sio­nes, solo pre­ten­den lle­var un men­sa­je de des­es­pe­ran­za a nues­tro pue­blo, que sien­te en las ban­de­ras de lucha gue­rri­lle­ra revo­lu­cio­na­ria la posi­bi­li­dad real de un futu­ro ama­ne­cer que lo rei­vin­di­que y col­me sus aspiraciones.

¡Glo­ria eter­na a los héroes caí­dos en la resis­ten­cia al opresor!

¡Glo­ria eter­na a todos los com­ba­tien­tes que han entre­ga­do su vida por la

cau­sa de la libe­ra­ción de nues­tro pueblo!

¡Coman­dan­te Jor­ge Bri­ce­ño, héroe de la Liber­tad, la Nue­va Colom­bia, la Patria Gran­de y el socia­lis­mo: Pre­sen­te, has­ta siempre!


Secre­ta­ria­do de las FARC-EP

Mon­ta­ña s de Colom­bia, Sep­tiem­bre 25 de 2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.