Aska­pe­na, 23 años dan­do la cara – Gara

Los medios espa­ño­les remar­ca­ban ayer que uno de los indi­cios poli­cia­les para actuar con­tra Aska­pe­na es que Wal­ter Wen­de­lin acu­dió recien­te­men­te a Vene­zue­la para, entre otras cosas, pre­sen­tar la reso­lu­ción «Zutik Eus­kal Herria». Evi­den­te­men­te no hace fal­ta desa­rro­llar una gran inves­ti­ga­ción para obte­ner datos como éste, per­fec­ta­men­te docu­men­ta­dos en los perió­di­cos o en su pági­na web y que lo que demues­tran es pre­ci­sa­men­te lo con­tra­rio: que Aska­pe­na nun­ca ha ocul­ta­do su acti­vi­dad, pre­ci­sa­men­te por­que no hay deli­to en ella.

Cuen­ta, ade­más, con una tra­yec­to­ria lar­ga. En 2007 cele­bró su vigé­si­mo ani­ver­sa­rio. Pró­xi­ma­men­te, el 16 de octu­bre, lle­va­rá a cabo una nue­va edi­ción del Inter­na­zio­na­lis­ta Egu­na, esta vez en Ger­ni­ka. Y este año casi un cen­te­nar de per­so­nas han vuel­to a reco­rrer el mun­do en bri­ga­das soli­da­rias: Esco­cia, Pales­ti­na, Boli­via, Vene­zue­la, Argen­ti­na, Uru­guay… Tam­po­co nun­ca ha escon­di­do su impul­so a la coor­di­na­do­ra Eus­kal Herria­ren Lagu­nak, una red de soli­da­ri­dad con las rei­vin­di­ca­cio­nes del pue­blo vas­co que ha per­mi­ti­do denun­ciar tam­bién casos con­cre­tos como la muer­te de Jon Anza o más recien­te­men­te el caso de los tres jóve­nes vas­cos encar­ce­la­dos en Roma. De todo ello se ha dado cum­pli­da infor­ma­ción públi­ca.

Lo mis­mo ocu­rrió, por ejem­plo, el pasa­do junio con el encuen­tro de miem­bros de Eus­kal Herria­ren Lagu­nak rea­li­za­do en Zarautz. Allí se habló de la nece­si­dad de «inter­na­cio­na­li­zar una reso­lu­ción del con­flic­to que esté basa­da en el reco­no­ci­mien­to de los dere­chos que a Eus­kal Herria le corres­pon­den como pue­blo». Un men­sa­je que vie­ne a con­ver­tir­se en una pre­mo­ni­ción del moti­vo de esta reda­da con­tra sie­te miem­bros de Aska­pe­na.

Pese a que nun­ca se ha escon­di­do, o pre­ci­sa­men­te por eso, Aska­pe­na venía sien­do obje­to de una cam­pa­ña de cri­mi­na­li­za­ción cre­cien­te en los últi­mos meses, que ya denun­ció con movi­li­za­cio­nes el pasa­do año. Uno de los últi­mos epi­so­dios fue la expul­sión de Wen­de­lin de Cara­cas y su pos­te­rior reten­ción en el aero­puer­to de París. Pero antes el nom­bre de la orga­ni­za­ción había apa­re­ci­do en medios espa­ño­les como «El País», «El Mun­do», «El Correo», «Abc», «La Razón», Antena3 o TVE, en «El Mer­cu­rio» de Chi­le o en la tele­vi­sión UNO de Colom­bia, en lo que Aska­pe­na til­dó de «cam­pa­ña de into­xi­ca­ción». Ya enton­ces aler­tó de que «la con­sig­na del “todo es ETA” vale para todo, y es pre­ci­sa­men­te eso lo que están uti­li­zan­do con­tra Aska­pe­na, de la mis­ma mane­ra que antes han hecho con­tra nume­ro­sas orga­ni­za­cio­nes y movi­mien­tos popu­la­res. El nue­vo deli­to es la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta entre pue­blos».

Esta cam­pa­ña deri­vó el pasa­do año en un caso que fue denun­cia­do públi­ca­men­te: las ame­na­zas de muer­te reci­bi­das por un bri­ga­dis­ta de Aska­pe­na de un supues­to para­mi­li­tar colom­biano, que le tele­fo­neó para decir­le «Somos los Agui­las Negras y uste­des son los voce­ros de las FARC en Euro­pa, anda­mos tras de uste­des y los vamos a matar. Van a caer». Sobra decir que el epi­so­dio preo­cu­pó a la orga­ni­za­ción, pero en nin­gún caso inte­rrum­pió su acción inter­na­cio­nal.

Tam­po­co lo hará aho­ra. Aska­pe­na ha con­vo­ca­do para hoy mis­mo una rue­da de pren­sa y ayer ya difun­dió una nota de denun­cia de la ope­ra­ción, en la que recuer­da que estas deten­cio­nes suce­den a las infor­ma­cio­nes que le habían pues­to «en la dia­na». El orga­nis­mo inter­na­cio­na­lis­ta con­tex­tua­li­za esta reda­da en los ata­ques repre­si­vos al inten­to de poner en mar­cha un pro­ce­so demo­crá­ti­co y lla­ma tan­to a la ciu­da­da­nía vas­ca como a «los lucha­do­res de todo el mun­do y Eus­kal Herria­ren Lagu­nak a que denun­cien la esen­cia tota­li­ta­ria del Esta­do espa­ñol». Y en su web seguían suce­dién­do­se men­sa­jes inter­na­cio­na­lis­tas más vigen­tes como nun­ca, des­de el «Podrán cor­tar todas las flo­res, pero no podrán dete­ner la pri­ma­ve­ra» de Pablo Neru­da al «Des­pués de esca­lar una mon­ta­ña muy alta, des­cu­bri­mos que hay otras muchas por esca­lar» de Nel­son Man­de­la.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *