Una esta­tua para López – Jon Odrio­zo­la

Se jac­ta Patxi López, el «Usur­pa­dor», de haber devuel­to la liber­tad a las ahe­rro­ja­das calles de Eus­kal Herria eli­mi­nan­do, como ico­no­clas­ta bizan­tino, la ico­no­gra­fía tra­du­ci­da en pan­car­tas y foto­gra­fías de pre­sos polí­ti­cos de ETA. Se le olvi­da decir que no es el pue­blo quien, furio­so, arran­ca esas imá­ge­nes de las pla­zas públi­cas sino los esbi­rros uni­for­ma­dos y embo­za­dos ante el abu­cheo y la impo­ten­cia de los soli­da­rios que no aplau­den pre­ci­sa­men­te que los fuer­cen a ser «libres» de esa mane­ra. Algo, López y Ares, que sue­na a dúo cómi­co, enco­mia­ble, cier­ta­men­te. Per­sua­si­vo y con­vin­cen­te. Feli­ci­ta­cio­nes. Debe­rían eri­gir una esta­tua a este cam­peón de las liber­ta­des a quien Facun­do Pere­za­gua con­fun­da.

Pero la Espa­ña que bos­te­za ya no levan­ta esta­tuas como en la I Res­tau­ra­ción (la II es la actual). Has­ta 1870, la vida polí­ti­ca en el con­ti­nen­te euro­peo esta­ba domi­na­da por un peque­ño gru­po de nota­bles. Las masas, el pue­blo, ni sabía qué cosa pudie­ra ser una «nación». La nación nació de la mano de la bur­gue­sía revo­lu­cio­na­ria, con la Revo­lu­ción fran­ce­sa, que con­vir­tió en ciu­da­da­nos a quie­nes antes eran súb­di­tos del monar­ca en el Anti­guo Régi­men. Y lo hizo, al menos, for­mal­men­te, pero tam­bién gui­llo­ti­nan­do. Ya no se gri­ta­ba ¡viva el Rey! sino ¡viva la Nación!

Ocu­rre que los «moti­vos» nacio­na­les esta­ban reser­va­dos para per­so­nas cul­ti­va­das. Los cua­dros, las pin­tu­ras, las nove­las y los tra­ta­dos de eru­di­tos eran pri­vi­le­gio de este selec­to «públi­co» (las comi­llas son para excu­sar el peca­do de ana­cro­nis­mo). Toda­vía hay quien cree, sin cul­pa, que, por ejem­plo, Ale­ma­nia, Ita­lia o Bél­gi­ca son nacio­nes que han exis­ti­do siem­pre cuan­do, en reali­dad, sur­gie­ron ayer, como quien dice. Como nacio­nes jóve­nes que eran, des­de la segun­da mitad del siglo XIX, fue­ron los pri­me­ros en arrum­bar el eli­tis­mo cul­tu­ral para infi­cio­nar de orgu­llo nacio­nal a, como diría­mos hoy, la calle. ¿De qué mane­ra? Levan­tan­do esta­tuas (el «cul­to a la per­so­na­li­dad» tam­bién es de ori­gen bur­gués) y orga­ni­zan­do con­me­mo­ra­cio­nes. Ale­ma­nia lo hizo con su poe­ta nacio­nal Schi­ller. En Ita­lia, en 1865, se cele­bró el sex­to cen­te­na­rio del naci­mien­to de Dan­te (que jamás supo ni sos­pe­chó qué sig­ni­fi­ca­ba el sin­tag­ma «Ita­lia», como los «Reyes Cató­li­cos» no sabían qué coño era eso de «Espa­ña»). Bél­gi­ca, otro país de recien­te crea­ción y hoy en cri­sis «iden­ti­ta­ria», cele­bró en 1877 el ter­cer cen­te­na­rio del naci­mien­to del pin­tor fla­men­co Rubens. Fue des­pués de que en Por­tu­gal, en 1880, se recor­da­ra a Camoens que, según Eric Storm, Espa­ña empe­zó a sen­tir la nece­si­dad de seguir estos ejem­plos «patrió­ti­cos». Y fue­ron los hom­bres del Sexe­nio pro­gre­sis­ta. Y ello con el rece­lo de la Igle­sia reac­cio­na­ria y el car­pe­to­ve­to­nis­mo his­pano. Pero pron­to adop­ta­ron esas estra­te­gias y se mos­tra­ron más papis­tas que el Papa, como el «brin­dis del Reti­ro» de Menén­dez Pela­yo defen­dien­do la Inqui­si­ción.

No es que hoy sea igual pero pare­ci­do, rom­pien­do mono­li­tos a Txi­ki y Otae­gi, héroes popu­la­res, y, aca­so, pro­mo­vien­do una esta­tua a Belén Este­ban.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *