[Fotos] Dece­nas de actos recor­da­ron a [email protected] mili­tan­tes falle­ci­dos

¿Tene­mos que pedir per­mi­so para venir al cemen­te­rio a visi­tar a nues­tro her­mano?». Fami­lia­res y alle­ga­dos de Jon Pare­des Manot, Txi­ki, se encon­tra­ron de nue­vo con la Ertzain­tza en el cemen­te­rio de Zarautz, cuan­do iban a cele­brar el home­na­je habi­tual en el 35 ani­ver­sa­rio de su fusi­la­mien­to. El juez de la Audien­cia Nacio­nal, Fer­nan­do Andreu, había orde­na­do vigi­lar el home­na­je «para evi­tar actua­cio­nes que pudie­ran enmar­car­se en el enal­te­ci­mien­to o apo­yo a per­so­nas o gru­pos terro­ris­tas o a aso­cia­cio­nes decla­ra­das ile­ga­les». Los agen­tes se excu­sa­ron por su pre­sen­cia con que «tenían que ela­bo­rar un infor­me».

«No esta­mos home­na­jean­do a nin­gún terro­ris­ta, sino a un anti­fas­cis­ta fusi­la­do por Fran­co», seña­ló Martxe­lo Álva­rez. El por­ta­voz de Ahaz­tuak 1936 – 1977 defen­dió, ante la vein­te­na de per­so­nas que se acer­ca­ron al cemen­te­rio, que «es nece­sa­ria la impli­ca­ción de la gen­te para hacer fren­te a este tipo de aco­sos». En refe­ren­cia al veto impues­to hace un año, Álva­rez recor­dó «la res­pues­ta que dio el pue­blo de Zarautz» en un acto pos­te­rior don­de se reu­nió medio millar de per­so­nas o la moción apro­ba­da en el Ayun­ta­mien­to en denun­cia a la actua­ción tan­to de la Audien­cia Nacio­nal como de la Ertzain­tza.

El her­mano de Txi­ki, Die­go Pare­des, por su par­te, dijo que resul­ta «inaguan­ta­ble» la pre­sen­cia de la Poli­cía auto­nó­mi­ca en este tipo de actos. «No hay dere­cho. Des­pués de 35 años vie­nen a tocar­nos las nari­ces», decía Pare­des en decla­ra­cio­nes a GARA. Txi­ki y Angel Otae­gi fue­ron eje­cu­ta­dos en 1975 por órde­nes de Fran­co, por sen­dos pelo­to­nes de fusi­la­mien­to jun­to a tres mili­tan­tes del FRAP.

En el muro de San­ta Isa­bel

Por la tar­de, un acto simi­lar orga­ni­za­do por Ahaz­tuak tuvo lugar en el cemen­te­rio de Gas­teiz. Unas 150 per­so­nas se reu­nie­ron fren­te al muro tra­se­ro del cam­po­san­to, lugar con­ver­ti­do en pare­dón por los fran­quis­tas, don­de murie­ron eje­cu­ta­das dece­nas de per­so­nas. Tras el aurres­ku y ofren­da de flo­res, can­ta­ron la can­ción «Men­di­goi­xa­lia­re­na» de Laua­xe­ta, que fue fusi­la­do en ese mis­mo lugar. Tam­bién en el cemen­te­rio de Derio se con­vir­tió en esce­na­rio de home­na­je a estas víc­ti­mas del fran­quis­mo.

Para Ahaz­tuak la pre­sen­cia de fuer­zas poli­cia­les demues­tra «la pre­ten­sión de cri­mi­na­li­zar una par­te impor­tan­te de lucha­do­res anti­fas­cis­tas». Ade­más, denun­cian que tam­bién «es la expre­sión de un mode­lo de impu­ni­dad para los crí­me­nes del fran­quis­mo que, lejos de ir lle­gan­do a su final, pare­ce ten­der a refor­zar­se con hechos como estos». En este sen­ti­do, des­de Ara­lar exi­gie­ron que los fusi­la­dos por orden del régi­men fran­quis­ta, Txi­ki y Otae­gi, sean reco­no­ci­dos como «víc­ti­mas».

Ayer, en otros muchos luga­res de Eus­kal Herria tam­bién se cele­bra­ron actos con moti­vo del Guda­ri Egu­na. En Altza, recor­da­ron a Ima­nol Gómez, en el quin­to ani­ver­sa­rio de su falle­ci­mien­to con una mar­cha mon­ta­ñe­ra a Txo­ri­to­kie­ta, don­de cele­bra­ron un sen­ci­llo acto en su memo­ria y plan­ta­ron un árbol. Asi­mis­mo, en tres cen­tros esco­la­res de Azpei­tia colo­ca­ron iku­rri­ñas con cres­po­nes negros y foto­gra­fías de mili­tan­tes falle­ci­dos y 150 estu­dian­tes par­ti­ci­pa­ron en una con­cen­tra­ción. En Erren­te­ria-Ore­re­ta se con­cen­tra­ron 250 estu­dian­tes.

Por la tar­de, en Geta­ria 25 per­so­nas se reu­nie­ron en la con­cen­tra­ción con­vo­ca­da con moti­vo del Guda­ri Egu­na, otras 14 se jun­ta­ron en Malla­bia, 16 en Plen­tzia y 150 en Donos­tia, don­de rea­li­za­ron una mani­fes­ta­ción que cul­mi­nó en el Bou­le­vard con un peque­ño acto, en Zal­di­bia se con­cen­tra­ron 80 per­so­nas, en Bara­kal­do 230 y en San Pedro-Trintxer­pe 40. En Algor­ta colo­ca­ron una pla­ca en memo­ria de Eus­ta­kio Men­di­za­bal, Txi­kia, en el mis­mo lugar don­de falle­ció; des­pués, unas 63 per­so­nas cele­bra­ron otro acto de home­na­je a los falle­ci­dos en la pla­za Txi­ki eta Otae­gi.

De la mis­ma for­ma, en Deba se reu­nie­ron 35 per­so­nas, 200 en el acto de por la tar­de en Zarautz, 300 en Iru­ñea, 50 en Erro­mo, 60 en Leioa y en Sodu­pe, 150 per­so­nas se mani­fes­ta­ron en Azpei­tia y 500 en Ore­re­ta.

Duran­te el fin de sema­na

En Baio­na y Ses­tao colo­ca­ron pan­car­tas por las calles en memo­ria de los falle­ci­dos y se renom­bra­ron las calles en recuer­do a mili­tan­tes muer­tos. En la loca­li­dad viz­caí­na, ade­más, expu­sie­ron pane­les infor­ma­ti­vos sobre el fusi­la­mien­to de Txi­ki y Otae­gi, aun­que la Ertzain­tza no tar­dó en reti­rar­los movi­li­zan­do para ello varias dota­cio­nes de agen­tes. Un pre­so polí­ti­co de Alme­ría, por su par­te, lle­vó a cabo ayer un ayuno en home­na­je al recién falle­ci­do exi­lia­do polí­ti­co vas­co, José Mari Zal­dua.

Tam­bién duran­te el fin de sema­na se cele­bra­ron múl­ti­ples actos entorno al Guda­ri Egu­na. En Nuar­be, rin­die­ron home­na­je a Dio­ni­sio Aiz­pu­ru, Kurro; Pedro Mari Isart, Pelitxo, y Angel Otae­gi, fren­te a la vivien­da de éste últi­mo. Entre txa­la­par­ta­ris y aurres­ku de honor, entre­ga­ron ramos de flo­res a fami­lia­res de los falle­ci­dos. 17 años des­pués de su muer­te, en Zumaia recor­da­ron a Xabier Kal­par­so­ro y en Ezke­rral­dea, Meatzal­dea y en Enkar­te­rriak cele­bra­ron un acto don­de asis­tie­ron unas 60 per­so­nas.

Asi­mis­mo en el home­na­je a los mili­tan­tes falle­ci­dos que se cele­bró en Ittun Harri de Sara, recor­da­ron espe­cial­men­te a José Mari Zal­dua.

Vetos de Lakua y man­da­tos para vigi­lar de la Audien­cia Nacio­nal

Inte­rior de Lakua noti­fi­có ayer su deci­sión de prohi­bir la mar­cha con­vo­ca­da para la tar­de en Eibar. A pesar de los vetos, media hora más tar­de, a las 20.00, unas 60 per­so­nas se con­cen­tra­ron en recuer­do a los mili­tan­tes falle­ci­dos. Según infor­ma­ron tes­ti­gos a GARA, la Poli­cía auto­nó­mi­ca se per­so­nó en el lugar y exi­gió reti­rar la pan­car­ta, ame­na­zan­do con impu­tar a los con­vo­can­tes de la movi­li­za­ción un deli­to de «enal­te­ci­mien­to del terro­ris­mo». Al final, lle­va­ron a cabo la pro­tes­ta sin más com­pli­ca­cio­nes. No fue éste el úni­co acto en el que se fija­ron vetos, ya que Lakua tam­bién prohi­bió las mar­chas de Duran­go y Alon­so­te­gi.
— — — — — — — — — — — — — — — — — — — — –

EL MURO DE LA VERGUENZA

El muro tra­se­ro del cemen­te­rio de San­ta Isa­bel se con­vir­tió de 1936 a 1977 en tes­ti­go mudo de la injus­ti­cia, que vio caer ante los pelo­to­nes de fusi­la­mien­to fran­quis­tas a diri­gen­tes polí­ti­cos demo­crá­ti­ca­men­te ele­gi­dos, per­so­na­li­da­des repu­bli­ca­nas o car­gos del Gobierno Vas­co.

De hecho, el mapa de la repre­sión con­ta­bi­li­za entre 350 y 400 ala­ve­ses y veci­nos de otras pro­vin­cias ani­qui­la­dos en Ála­va duran­te la Gue­rra Civil y duran­te los pri­me­ros años de la dic­ta­du­ra, tan­to en la pro­vin­cia como fue­ra, muchos de ellos fusi­la­dos en el muro tra­se­ro del cemen­te­rio San­ta Isa­bel, un tétri­co lugar con­ver­ti­do en pare­dón a par­tir de 1936, don­de murie­ron eje­cu­ta­das dece­nas de per­so­nas por orden de las auto­ri­da­des fran­quis­tas. Por ello, un año más, la aso­cia­ción Ahaz­tuak ha que­ri­do ren­dir tri­bu­to a las víc­ti­mas de la repre­sión fran­quis­ta. El emo­ti­vo home­na­je tuvo lugar ayer a las 18.15 horas fren­te al cita­do muro de la ver­güen­za y reu­nió a un nutri­do gru­po de per­so­nas que guar­da­ron un rigu­ro­so silen­cio ante los sones de txa­la­par­ta que die­ron ini­cio al acto. Tras las rei­vin­di­ca­cio­nes del colec­ti­vo, un aurres­ku de honor daba por con­clui­do el home­na­je.

La aso­cia­ción rei­vin­di­có como lugar de la Memo­ria de Vito­ria el muro tra­se­ro de San­ta Isa­bel, espa­cio que, según el colec­ti­vo, «debe ser­vir para hon­rar la memo­ria de todas las per­so­nas allí ase­si­na­das», cuya his­to­ria «es des­co­no­ci­da por la mayo­ría de vito­ria­nos y está total­men­te olvi­da­da por las ins­ti­tu­cio­nes».

Por otro lado, denun­cia­ron el esta­do de aban­dono en el que se encuen­tra la pla­ca en memo­ria de Laua­xe­ta colo­ca­da en el cita­do pare­dón en 2005. Por ello, recla­ma­ron al Ayun­ta­mien­to que seña­li­ce debi­da­men­te este lugar don­de fue­ron ase­si­na­das dece­nas de per­so­nas para que se con­vier­ta en un espa­cio per­ma­nen­te de trans­mi­sión de la memo­ria his­tó­ri­ca demo­crá­ti­ca y anti­fas­cis­ta de la ciu­dad, con la colo­ca­ción de un panel infor­ma­ti­vo o cual­quier otro ele­men­to de seña­li­za­ción que expli­que la his­to­ria de este pare­dón, acom­pa­ña­do de una este­la, mono­li­to u otro tipo de recor­da­to­rio.

Lo cier­to es que en este muro de la ver­güen­za gas­teiz­ta­rra fue­ron fusi­la­das figu­ras tan seña­la­das como Este­pan Urkia­ga Laua­xe­ta perio­dis­ta, poe­ta eus­kal­dun y coman­dan­te del Euz­ko Guda­roz­tea; Alfre­do Espi­no­sa, fun­da­dor de Unión Repu­bli­ca­na y con­se­je­ro de Sani­dad del pri­mer Gobierno Vas­co o José Pla­cer mili­tan­te de ANV, vocal de su Comi­té Nacio­nal, miem­bro de la Comi­sión Ges­to­ra de Ála­va y coman­dan­te del Bata­llón Euz­ko Inda­rra, entre otros, sin olvi­dar a todas aque­llas víc­ti­mas que no apa­re­cen en los regis­tros.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *