[Fotos] Dece­nas de actos recor­da­ron a [email protected] mili­tan­tes fallecidos

¿Tene­mos que pedir per­mi­so para venir al cemen­te­rio a visi­tar a nues­tro her­mano?». Fami­lia­res y alle­ga­dos de Jon Pare­des Manot, Txi­ki, se encon­tra­ron de nue­vo con la Ertzain­tza en el cemen­te­rio de Zarautz, cuan­do iban a cele­brar el home­na­je habi­tual en el 35 ani­ver­sa­rio de su fusi­la­mien­to. El juez de la Audien­cia Nacio­nal, Fer­nan­do Andreu, había orde­na­do vigi­lar el home­na­je «para evi­tar actua­cio­nes que pudie­ran enmar­car­se en el enal­te­ci­mien­to o apo­yo a per­so­nas o gru­pos terro­ris­tas o a aso­cia­cio­nes decla­ra­das ile­ga­les». Los agen­tes se excu­sa­ron por su pre­sen­cia con que «tenían que ela­bo­rar un informe».

«No esta­mos home­na­jean­do a nin­gún terro­ris­ta, sino a un anti­fas­cis­ta fusi­la­do por Fran­co», seña­ló Martxe­lo Álva­rez. El por­ta­voz de Ahaz­tuak 1936 – 1977 defen­dió, ante la vein­te­na de per­so­nas que se acer­ca­ron al cemen­te­rio, que «es nece­sa­ria la impli­ca­ción de la gen­te para hacer fren­te a este tipo de aco­sos». En refe­ren­cia al veto impues­to hace un año, Álva­rez recor­dó «la res­pues­ta que dio el pue­blo de Zarautz» en un acto pos­te­rior don­de se reu­nió medio millar de per­so­nas o la moción apro­ba­da en el Ayun­ta­mien­to en denun­cia a la actua­ción tan­to de la Audien­cia Nacio­nal como de la Ertzaintza.

El her­mano de Txi­ki, Die­go Pare­des, por su par­te, dijo que resul­ta «inaguan­ta­ble» la pre­sen­cia de la Poli­cía auto­nó­mi­ca en este tipo de actos. «No hay dere­cho. Des­pués de 35 años vie­nen a tocar­nos las nari­ces», decía Pare­des en decla­ra­cio­nes a GARA. Txi­ki y Angel Otae­gi fue­ron eje­cu­ta­dos en 1975 por órde­nes de Fran­co, por sen­dos pelo­to­nes de fusi­la­mien­to jun­to a tres mili­tan­tes del FRAP.

En el muro de San­ta Isabel

Por la tar­de, un acto simi­lar orga­ni­za­do por Ahaz­tuak tuvo lugar en el cemen­te­rio de Gas­teiz. Unas 150 per­so­nas se reu­nie­ron fren­te al muro tra­se­ro del cam­po­san­to, lugar con­ver­ti­do en pare­dón por los fran­quis­tas, don­de murie­ron eje­cu­ta­das dece­nas de per­so­nas. Tras el aurres­ku y ofren­da de flo­res, can­ta­ron la can­ción «Men­di­goi­xa­lia­re­na» de Laua­xe­ta, que fue fusi­la­do en ese mis­mo lugar. Tam­bién en el cemen­te­rio de Derio se con­vir­tió en esce­na­rio de home­na­je a estas víc­ti­mas del franquismo.

Para Ahaz­tuak la pre­sen­cia de fuer­zas poli­cia­les demues­tra «la pre­ten­sión de cri­mi­na­li­zar una par­te impor­tan­te de lucha­do­res anti­fas­cis­tas». Ade­más, denun­cian que tam­bién «es la expre­sión de un mode­lo de impu­ni­dad para los crí­me­nes del fran­quis­mo que, lejos de ir lle­gan­do a su final, pare­ce ten­der a refor­zar­se con hechos como estos». En este sen­ti­do, des­de Ara­lar exi­gie­ron que los fusi­la­dos por orden del régi­men fran­quis­ta, Txi­ki y Otae­gi, sean reco­no­ci­dos como «víc­ti­mas».

Ayer, en otros muchos luga­res de Eus­kal Herria tam­bién se cele­bra­ron actos con moti­vo del Guda­ri Egu­na. En Altza, recor­da­ron a Ima­nol Gómez, en el quin­to ani­ver­sa­rio de su falle­ci­mien­to con una mar­cha mon­ta­ñe­ra a Txo­ri­to­kie­ta, don­de cele­bra­ron un sen­ci­llo acto en su memo­ria y plan­ta­ron un árbol. Asi­mis­mo, en tres cen­tros esco­la­res de Azpei­tia colo­ca­ron iku­rri­ñas con cres­po­nes negros y foto­gra­fías de mili­tan­tes falle­ci­dos y 150 estu­dian­tes par­ti­ci­pa­ron en una con­cen­tra­ción. En Erren­te­ria-Ore­re­ta se con­cen­tra­ron 250 estudiantes.

Por la tar­de, en Geta­ria 25 per­so­nas se reu­nie­ron en la con­cen­tra­ción con­vo­ca­da con moti­vo del Guda­ri Egu­na, otras 14 se jun­ta­ron en Malla­bia, 16 en Plen­tzia y 150 en Donos­tia, don­de rea­li­za­ron una mani­fes­ta­ción que cul­mi­nó en el Bou­le­vard con un peque­ño acto, en Zal­di­bia se con­cen­tra­ron 80 per­so­nas, en Bara­kal­do 230 y en San Pedro-Trintxer­pe 40. En Algor­ta colo­ca­ron una pla­ca en memo­ria de Eus­ta­kio Men­di­za­bal, Txi­kia, en el mis­mo lugar don­de falle­ció; des­pués, unas 63 per­so­nas cele­bra­ron otro acto de home­na­je a los falle­ci­dos en la pla­za Txi­ki eta Otaegi.

De la mis­ma for­ma, en Deba se reu­nie­ron 35 per­so­nas, 200 en el acto de por la tar­de en Zarautz, 300 en Iru­ñea, 50 en Erro­mo, 60 en Leioa y en Sodu­pe, 150 per­so­nas se mani­fes­ta­ron en Azpei­tia y 500 en Orereta.

Duran­te el fin de semana

En Baio­na y Ses­tao colo­ca­ron pan­car­tas por las calles en memo­ria de los falle­ci­dos y se renom­bra­ron las calles en recuer­do a mili­tan­tes muer­tos. En la loca­li­dad viz­caí­na, ade­más, expu­sie­ron pane­les infor­ma­ti­vos sobre el fusi­la­mien­to de Txi­ki y Otae­gi, aun­que la Ertzain­tza no tar­dó en reti­rar­los movi­li­zan­do para ello varias dota­cio­nes de agen­tes. Un pre­so polí­ti­co de Alme­ría, por su par­te, lle­vó a cabo ayer un ayuno en home­na­je al recién falle­ci­do exi­lia­do polí­ti­co vas­co, José Mari Zaldua.

Tam­bién duran­te el fin de sema­na se cele­bra­ron múl­ti­ples actos entorno al Guda­ri Egu­na. En Nuar­be, rin­die­ron home­na­je a Dio­ni­sio Aiz­pu­ru, Kurro; Pedro Mari Isart, Pelitxo, y Angel Otae­gi, fren­te a la vivien­da de éste últi­mo. Entre txa­la­par­ta­ris y aurres­ku de honor, entre­ga­ron ramos de flo­res a fami­lia­res de los falle­ci­dos. 17 años des­pués de su muer­te, en Zumaia recor­da­ron a Xabier Kal­par­so­ro y en Ezke­rral­dea, Meatzal­dea y en Enkar­te­rriak cele­bra­ron un acto don­de asis­tie­ron unas 60 personas.

Asi­mis­mo en el home­na­je a los mili­tan­tes falle­ci­dos que se cele­bró en Ittun Harri de Sara, recor­da­ron espe­cial­men­te a José Mari Zaldua.

Vetos de Lakua y man­da­tos para vigi­lar de la Audien­cia Nacional

Inte­rior de Lakua noti­fi­có ayer su deci­sión de prohi­bir la mar­cha con­vo­ca­da para la tar­de en Eibar. A pesar de los vetos, media hora más tar­de, a las 20.00, unas 60 per­so­nas se con­cen­tra­ron en recuer­do a los mili­tan­tes falle­ci­dos. Según infor­ma­ron tes­ti­gos a GARA, la Poli­cía auto­nó­mi­ca se per­so­nó en el lugar y exi­gió reti­rar la pan­car­ta, ame­na­zan­do con impu­tar a los con­vo­can­tes de la movi­li­za­ción un deli­to de «enal­te­ci­mien­to del terro­ris­mo». Al final, lle­va­ron a cabo la pro­tes­ta sin más com­pli­ca­cio­nes. No fue éste el úni­co acto en el que se fija­ron vetos, ya que Lakua tam­bién prohi­bió las mar­chas de Duran­go y Alonsotegi.
— — — — — — — — — — — — — — — — — — — — –

EL MURO DE LA VERGUENZA

El muro tra­se­ro del cemen­te­rio de San­ta Isa­bel se con­vir­tió de 1936 a 1977 en tes­ti­go mudo de la injus­ti­cia, que vio caer ante los pelo­to­nes de fusi­la­mien­to fran­quis­tas a diri­gen­tes polí­ti­cos demo­crá­ti­ca­men­te ele­gi­dos, per­so­na­li­da­des repu­bli­ca­nas o car­gos del Gobierno Vasco.

De hecho, el mapa de la repre­sión con­ta­bi­li­za entre 350 y 400 ala­ve­ses y veci­nos de otras pro­vin­cias ani­qui­la­dos en Ála­va duran­te la Gue­rra Civil y duran­te los pri­me­ros años de la dic­ta­du­ra, tan­to en la pro­vin­cia como fue­ra, muchos de ellos fusi­la­dos en el muro tra­se­ro del cemen­te­rio San­ta Isa­bel, un tétri­co lugar con­ver­ti­do en pare­dón a par­tir de 1936, don­de murie­ron eje­cu­ta­das dece­nas de per­so­nas por orden de las auto­ri­da­des fran­quis­tas. Por ello, un año más, la aso­cia­ción Ahaz­tuak ha que­ri­do ren­dir tri­bu­to a las víc­ti­mas de la repre­sión fran­quis­ta. El emo­ti­vo home­na­je tuvo lugar ayer a las 18.15 horas fren­te al cita­do muro de la ver­güen­za y reu­nió a un nutri­do gru­po de per­so­nas que guar­da­ron un rigu­ro­so silen­cio ante los sones de txa­la­par­ta que die­ron ini­cio al acto. Tras las rei­vin­di­ca­cio­nes del colec­ti­vo, un aurres­ku de honor daba por con­clui­do el homenaje.

La aso­cia­ción rei­vin­di­có como lugar de la Memo­ria de Vito­ria el muro tra­se­ro de San­ta Isa­bel, espa­cio que, según el colec­ti­vo, «debe ser­vir para hon­rar la memo­ria de todas las per­so­nas allí ase­si­na­das», cuya his­to­ria «es des­co­no­ci­da por la mayo­ría de vito­ria­nos y está total­men­te olvi­da­da por las instituciones».

Por otro lado, denun­cia­ron el esta­do de aban­dono en el que se encuen­tra la pla­ca en memo­ria de Laua­xe­ta colo­ca­da en el cita­do pare­dón en 2005. Por ello, recla­ma­ron al Ayun­ta­mien­to que seña­li­ce debi­da­men­te este lugar don­de fue­ron ase­si­na­das dece­nas de per­so­nas para que se con­vier­ta en un espa­cio per­ma­nen­te de trans­mi­sión de la memo­ria his­tó­ri­ca demo­crá­ti­ca y anti­fas­cis­ta de la ciu­dad, con la colo­ca­ción de un panel infor­ma­ti­vo o cual­quier otro ele­men­to de seña­li­za­ción que expli­que la his­to­ria de este pare­dón, acom­pa­ña­do de una este­la, mono­li­to u otro tipo de recordatorio.

Lo cier­to es que en este muro de la ver­güen­za gas­teiz­ta­rra fue­ron fusi­la­das figu­ras tan seña­la­das como Este­pan Urkia­ga Laua­xe­ta perio­dis­ta, poe­ta eus­kal­dun y coman­dan­te del Euz­ko Guda­roz­tea; Alfre­do Espi­no­sa, fun­da­dor de Unión Repu­bli­ca­na y con­se­je­ro de Sani­dad del pri­mer Gobierno Vas­co o José Pla­cer mili­tan­te de ANV, vocal de su Comi­té Nacio­nal, miem­bro de la Comi­sión Ges­to­ra de Ála­va y coman­dan­te del Bata­llón Euz­ko Inda­rra, entre otros, sin olvi­dar a todas aque­llas víc­ti­mas que no apa­re­cen en los registros.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.