Fidel en acto de los CDR: “Somos algo más que noso­tros mis­mos, un pue­blo, una espe­ran­za”

fidel-castro-roberto-chile-22-580x4261

El líder de la Revo­lu­ción cuba­na, Fidel Cas­tro, ves­ti­do de ver­de oli­vo y con su gorra de gue­rri­lle­ro, afir­mó en acto cen­tral por el Ani­ver­sa­rio 50 de la fun­da­ción de los Comi­tés de Defen­sa de la Revo­lu­ción (CDR) que ”somos algo más que noso­tros mis­mos, somos pue­blo, somos una idea, somos una espe­ran­za, un ejem­plo”.

El acto tie­ne lugar fren­te al anti­guo Pala­cio Pre­si­den­cial, lugar don­de Fidel Cas­tro con­vo­có a la crea­ción de la orga­ni­za­ción que agru­pa a más de 7 millo­nes de per­so­nas.

Más de 20 mil inte­gran­tes de los CDR, en La Haba­na, en repre­sen­ta­ción del res­to de Cuba, se reunen en ese his­tó­ri­co lugar para con­me­mo­rar la efe­mé­ri­de y escu­char al líder cubano.

Como hace 50 años, los CDR, la mayor orga­ni­za­ción de masas de Cuba, vuel­ve a reu­nir­se con su máxi­mo líder cubano.Mentiras y ame­na­zas impe­ria­les son las mis­mas de cuan­do se fun­da­ron hace 50 años los CDR.

El Coman­dan­te en Jefe Fidel Cas­tro recor­dó deta­lles de su his­tó­ri­co dis­cur­so aquel 28 de octu­bre de 1960, cuan­do se fun­da­ron los Comi­tés de Defen­sa de la Revo­lu­ción, que pue­den adap­tar­se a la for­ma de actuar del impe­rio nor­te­ame­ri­cano y la con­tra­rre­vo­lu­ción en la actua­li­dad

NO HAN PODIDO CON NOSOTROS

Narró las expe­rien­cias que había vivi­do en Nue­va York cuan­do se pro­du­jo su pri­me­ra inter­ven­ción en la ONU, y lue­go de pasar diez días “en las entra­ñas del mons­truo”. Citan­do el dis­cur­so de aque­lla noche en que la Revo­lu­ción triun­fan­te vivía serias ame­na­zas expre­só: “Los órga­nos de publi­ci­dad nos com­ba­ten, pero no con razón, nos com­ba­ten con men­ti­ras, nos recuer­dan las his­to­rie­tas que nos hacían las agen­cias impe­ria­lis­tas de infor­ma­ción, las revis­tas de los mono­po­lios, que nos hacían creer que el atra­co era bueno, que el robo era noble, que la explo­ta­ción era jus­ta, y que la men­ti­ra era ver­dad.

“Perió­di­cos inde­pen­dien­tes, perió­di­co que diga la ver­dad se que­da sin anun­cio, todo esta movi­do por el afán de lucro, por el dine­ro. Qué dis­tin­to es el resul­ta­do cuan­do el pue­blo esta bien orien­ta­do, cuando cono­ce la ver­dad, cuan­do el pue­blo lucha por algo y para algo, cuan­do la vida de los pue­blos tie­ne un sen­ti­do, cuan­do un pue­blo tie­ne un ideal, cuan­do tie­ne algo por lo cual luchar.

“Qué dis­tin­to el resul­ta­do, noso­tros tene­mos la más com­ple­ta segu­ri­dad, de que a pesar de todos los agra­vios que hemos sufri­do, a pesar de todas las agre­sio­nes que ha sopor­ta­do nues­tro país, si aquí estu­vie­ra la sede de la ONU nin­gún ciu­da­dano insul­ta­ría a un solo visi­tan­te, por­que los cuba­nos en ese momen­to sabría­mos que había lle­ga­do la opor­tu­ni­dad de demos­trar que somos mil veces más decen­tes que los impe­ria­lis­tas.

“Noso­tros vimos hos­pi­ta­li­dad, caba­lle­ro­si­dad y decen­cia en los negros humil­des de Har­len”, afir­mó.

Fidel recor­dó que en ese momen­to se oye explo­tar un petar­do, y él miró el reloj, para ver si era “el caño­na­zo de las nue­ve”, popu­lar tra­di­ción de la capi­tal cuba­na naci­da en la colo­nia.

“Una bom­ba, pre­gun­té, y se oye­ron excla­ma­cio­nes de pare­dón, ven­ce­re­mos y can­tan el himno nacio­nal, y excla­man viva Cuba, viva la Revo­lu­ción”.

Y con­ti­nuó recor­dan­do Fidel el dis­cur­so de aquel día: “Si el pue­blo esta aquí en plan de resis­tir, no ya los petar­di­tos, sino lo que tiren o cai­ga, aun­que sean bom­bas ató­mi­cas (no había ocu­rri­do toda­vía la cri­sis de octu­bre)”, aco­tó.

“Por cada petar­di­to que tiran los impe­ria­lis­tas noso­tros cons­trui­mos 500 escue­las; por cada uno hace­mos tres veces más coope­ra­ti­vas; por cada petar­di­to nacio­na­li­za­mos un cen­tral azu­ca­re­ro yan­qui; por cada petar­di­to nacio­na­li­za­mos un ban­co yan­qui; por cada petar­di­to refi­na­mos cien­tos de miles de barri­les de petró­leo; por cada petar­di­to crea­mos cien escue­las en nues­tros cam­pos; por cada petar­di­to con­ver­ti­mos un cuar­tel en escue­la; por cada petar­di­to hace­mos una ley revo­lu­cio­na­ria; por cada petar­di­to noso­tros arma­mos por lo menos 1 000 mili­cia­nos”.

Todo esto iba acom­pa­ña­do de excla­ma­cio­nes y aplau­sos- recor­dó Fidel‑, y con­ti­núo citan­do el his­tó­ri­co dis­cur­so: «Pare­ce que se han creí­do que vie­nen los mari­nes, que ya esta el café cola­do. Vamos a esta­ble­cer un sis­te­ma de vigi­lan­cia revo­lu­cio­na­ria colec­ti­va, vamos a ver cómo se pue­den mover aquí los laca­yos del Impe­ria­lis­mo.

“Noso­tros vivi­mos en toda la ciu­dad. Que todo el mun­do sepa quién vive, qué hace y que rela­cio­nes tuvo con la tira­nía, y a qué se dedi­ca, con quién se jun­ta, en qué acti­vi­da­des anda, por­que si creen que van a poder enfren­tar­se con el pue­blo, tre­men­do chas­co se van a lle­var, por­que para que el pue­blo obser­ve, vigi­le, para que cuan­do vean que la masa del pue­blo se orga­ni­za, no hay impe­ria­lis­ta, ni laca­yo del impe­ria­lis­mo, ni ins­tru­men­to que pue­da mover­se.

“Están jugan­do con el pue­blo y no saben toda­vía quien es el pue­blo. Están jugan­do con el pue­blo y no saben toda­vía la tre­men­da fuer­za revo­lu­cio­na­ria que hay en el pue­blo”.

(Con infor­ma­ción de Juven­tud Rebel­de)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *