Washing­ton y el futu­ro de Kir­guis­tán: con­tro­lan­do un eje geo­es­tra­té­gi­co.

El cen­tro esta­dou­ni­den­se de trán­si­to de Manas, en Kir­guis­tán. Su misión ofi­cial es apo­yar el esfuer­zo de gue­rra en Afga­nis­tán.
_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

Des­de el derrum­be de la Unión Sovié­ti­ca, en 1991, uno de los obje­ti­vos estra­té­gi­cos de pri­mer orden para el Pen­tá­gono y los ser­vi­cios secre­tos esta­dou­ni­den­se es infil­trar­se pro­fun­da­men­te en los anti­guos paí­ses comu­nis­tas de Asia Cen­tral. El Pen­tá­gono ha hecho todo lo posi­ble por incre­men­tar la pre­sen­cia esta­dou­ni­den­se en la región y logró atraer a 4 de los 5 paí­ses del Asia Cen­tral para que for­men par­te de la Aso­cia­ción por la Paz de la OTAN en 1994.

Las ope­ra­cio­nes tác­ti­cas esta­dou­ni­den­ses ten­dien­tes a garan­ti­zar una pre­sen­cia estra­té­gi­ca en Asia Cen­tral comen­za­ron mucho antes del derrum­be de la URSS, espe­cí­fi­ca­men­te el entre­na­mien­to de mili­tan­tes isla­mis­tas radi­ca­les –como Osa­ma ben Laden y otros Muyahi­di­nes afga­nos for­ma­dos por la CIA. El apo­yo esta­dou­ni­den­se a esos gru­pos esta­ba des­ti­na­do a des­es­ta­bi­li­zar más aún la pro­pia Unión Sovié­ti­ca. En efec­to, duran­te los años 1980, la CIA orga­ni­zó la entre­ga de arma­men­to a los Muyahi­di­nes. Aque­lla ope­ra­ción, nom­bra­da Ope­ra­ción Ciclón [1], tenía como obje­ti­vo acen­tuar el des­gas­te de las fuer­zas sovié­ti­cas, ya por enton­ces debi­li­ta­das por el exce­si­vo des­plie­gue [2].
Aque­lla ope­ra­ción sigue sien­do hoy en día la más impor­tan­te y cos­to­sa que haya empren­di­do la CIA. El perio­dis­ta pakis­ta­ní y ex com­ba­tien­te Ahmed Rashid des­cri­bió las estre­chas rela­cio­nes entre los Muyahi­di­nes y la CIA duran­te la épo­ca en que la agen­cia esta­dou­ni­den­se entre­na­ba a Osa­ma ben Laden:

«Entre 1982 y 1992 unos 35 000 musul­ma­nes radi­ca­les pro­ve­nien­tes de 40 paí­ses musul­ma­nes se incor­po­ra­ron a las filas afga­nas, esti­mu­la­dos por la CIA y los ser­vi­cios secre­tos pakis­ta­níes (ISI, siglas en inglés de Inter-Ser­vi­ces Inte­lli­gen­ce o Direc­ción Con­jun­ta de Inte­li­gen­cia), que que­rían con­ver­tir la yihad afga­na en una gue­rra glo­bal de todos los paí­ses musul­ma­nes con­tra la Unión Sovié­ti­ca. Otras dece­nas de miles de musul­ma­nes fue­ron a estu­diar a las madra­zas pakis­ta­níes. A fin de cuen­tas, se pue­de con­si­de­rar que más de 100 000 musul­ma­nes isla­mis­tas sufrie­ron una influen­cia direc­ta de la yihad desa­rro­lla­da en Afga­nis­tán.»[3]

El mode­lo CIA-Muyahi­din resul­tó tan efi­caz con­tra el Ejér­ci­to Rojo en Afga­nis­tán que se apli­có a las redes de Muyahi­di­nes yiha­dis­tas infil­tra­dos en Che­che­nia en los años 1990. Debi­do a la pre­sen­cia de una pobla­ción sun­ni­ta con fuer­tes deman­das inde­pen­den­tis­tas y la exis­ten­cia de oleo­duc­tos que data­ban de la era sovié­ti­ca, esen­cia­les para los actua­les inter­cam­bios, el segun­do con­flic­to che­cheno des­es­ta­bi­li­zó aún más al Esta­do ruso duran­te el agi­ta­do perio­do que vivió bajo Boris Yel­tsin [4].

«La mane­ra como Esta­dos Uni­dos mane­ja Eura­sia es una cues­tión sen­si­ble. La poten­cia que logra­ra adue­ñar­se de Eura­sia con­tro­la­ría dos de las tres regio­nes más desa­rro­lla­das y diná­mi­cas del mun­do en el plano eco­nó­mi­co.», Zbig­niew Brze­zins­ki, The Grand Chess­board, p. 31.
_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

El pro­yec­to a lar­go pla­zo del Pen­tá­gono para Asia Cen­tral

En 2003, Ariel Cohen –exper­to ruso, con­sul­tan­te del Pen­tá­gono en el seno del tan­que pen­san­te finan­cia­do por la indus­tria de la Defen­sa, la Fun­da­ción Heri­ta­ge [5]– pres­ta­ba tes­ti­mo­nio ante el Sena­do esta­dou­ni­den­se: «Des­de el fra­ca­so de 2001, Esta­dos Uni­dos pro­gra­ma el envío de fuer­zas aero­na­va­les y de fuer­zas espe­cia­les a Asia Cen­tral…» [6]

Ariel Cohen con­fir­ma­ba que, en reali­dad, las acti­vi­da­des del Pen­tá­gono en los paí­ses del anti­guo blo­que comu­nis­ta de Asia Cen­tral, entre ellos Kir­guis­tán y Uzbe­kis­tán, habían comen­za­do mucho antes que la gue­rra con­tra el terro­ris­mo, con­se­cuen­cia de los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre de 2001. Afir­ma­ba ade­más ante el Sena­do:
«El gene­ral Anthony Zin­ni, por enton­ces jefe del US Cen­tral Com­mand, a car­go de la zona Asia Cen­tral, comen­zó a esta­ble­cer con­tac­tos des­de media­dos de los años 1990. En con­ver­sa­cio­nes de pasi­llo, algu­nos ofi­cia­les del Pen­tá­gono afir­ma­ban que, aun­que Esta­dos Uni­dos no bus­ca­ba ins­ta­lar una base mili­tar per­ma­nen­te, la cues­tión de la pre­sen­cia esta­dou­ni­den­se se man­te­nía abier­ta.» [7]

Cohen, espe­cia­lis­ta de Asia y Rusia, pro­se­guía de la siguien­te mane­ra sus reve­la­cio­nes sobre el ver­da­de­ro guión de las acti­vi­da­des esta­dou­ni­den­ses en Asia Cen­tral: «Los que toma­ban las deci­sio­nes y los fun­cio­na­rios ofi­cia­les ela­bo­ra­ron varias alter­na­ti­vas para orga­ni­zar la racio­na­li­za­ción de la pre­sen­cia esta­dou­ni­den­se en aquel enton­ces y en el futu­ro. Resu­mie­ron el con­jun­to del plan en estos ele­men­tos gene­ra­les: pro­te­ger los recur­sos ener­gé­ti­cos y la red de trans­por­te por tube­rías; aho­gar la insu­rrec­ción de los fun­da­men­ta­lis­tas musul­ma­nes en Asia Cen­tral; impe­dir una hege­mo­nía chi­na y/​o rusa en la región; faci­li­tar la demo­cra­ti­za­ción y las refor­mas capi­ta­lis­tas; y, final­men­te, pla­ni­fi­car la implan­ta­ción esta­dou­ni­den­se pri­vi­le­gian­do la uti­li­za­ción de zonas de reabas­te­ci­mien­to en Asia Cen­tral como bases de apo­yo al esfuer­zo de gue­rra en Afga­nis­tán. Ade­más, se veía el Asia Cen­tral como un tram­po­lín para futu­ras ope­ra­cio­nes en Irak y en Irán.» [8]

En resu­men, la agen­da del Pen­tá­gono para Asia Cen­tral es a lar­go pla­zo y se basa en una estra­te­gia pro­gre­si­va de ocu­pa­ción y mili­ta­ri­za­ción de toda la región. El Pen­tá­gono tie­ne a su favor el hecho que la ines­ta­bi­li­dad y el sen­ti­mien­to anti­es­ta­dou­ni­den­se que la ocu­pa­ción esta­dou­ni­den­se y los cri­mi­na­les bom­bar­deos han pro­vo­ca­do en las pobla­cio­nes pakis­ta­ní y afga­na han pro­por­cio­na­do a la vez un exce­len­te pre­tex­to para la inten­si­fi­ca­ción de la mili­ta­ri­za­ción esta­dou­ni­den­se en Asia Cen­tral. Todo ello se desa­rro­lla bajo la cober­tu­ra de misio­nes des­ti­na­das a «man­te­ner el orden», bajo la ban­de­ra de la FIAS (Fuer­za Inter­na­cio­nal de Asis­ten­cia y Segu­ri­dad).

Los dis­tur­bios y la ines­ta­bi­li­dad que gene­ran las ope­ra­cio­nes mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses, y occi­den­ta­les en gene­ral, sir­ven así para jus­ti­fi­car la pre­sen­cia de las «fuer­zas de man­te­ni­mien­to de la paz». Es ese peque­ño e incó­mo­do secre­to lo que se escon­de tras la ter­mi­no­lo­gía Ope­ra­cio­nes de man­te­ni­mien­to de la paz cuan­do la OTAN actúa direc­ta­men­te, como en Afga­nis­tán y en Koso­vo, o cuan­do es la ONU la que entra en acción, como en Hai­tí des­de 2004 o en Sudán des­de 2007 (dos paí­ses con ricos recur­sos petro­lí­fe­ros) o como en la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go (rica en mine­ra­les) des­de 1999.

Cohen pre­sen­ta­ba su aná­li­sis hace ya casi 7 años, en octu­bre de 2003, al cabo de 6 meses de una ocu­pa­ción esta­dou­ni­den­se en Irak que ya se vis­lum­bra­ba como per­ma­nen­te. Los apo­ne­ses y los ale­ma­nes son tes­ti­gos de lo difí­cil que resul­ta des­ha­cer­se de la pre­sen­cia mili­tar esta­dou­ni­den­se des­pués de ins­ta­la­da. La estra­te­gia esta­dou­ni­den­se en Asia Cen­tral nada tie­ne que ver, al pare­cer, con el recien­te resur­gi­mien­to de los tali­ba­nes. Todo está pre­vis­to des­de hace mucho tiem­po. La estra­te­gia esta­dou­ni­den­se for­ma par­te de lo que el Pen­tá­gono lla­ma «Full Spec­trum Domi­nan­ce» (domi­na­ción esta­dou­ni­den­se glo­bal total), o sea el con­trol total de tie­rra, mar y aire.

En abril de 2009, el gene­ral David Petraeus, jefe del US Cen­tral Com­mand (a car­go no sólo de Afga­nis­tán y Pakis­tán sino tam­bién de Kir­guis­tán, Uzbe­kis­tán, Tayi­kis­tán y los demás paí­ses ex comu­nis­tas) decla­ra­ba ante el Sena­do esta­dou­ni­den­se: «Aun­que el Asia Cen­tral haya reci­bi­do rela­ti­va­men­te menos aten­ción que las demás subre­gio­nes que depen­den del US Cen­tral Com­mand, Esta­dos Uni­dos man­tie­ne la fir­me volun­tad de esta­ble­cer rela­cio­nes de coope­ra­ción dura­de­ras con los paí­ses de Asia Cen­tral y con las otras gran­des poten­cias de la región para res­tau­rar la segu­ri­dad en la zona.» [9]

Petraeus pre­sen­ta­ba des­pués los ver­da­de­ros pun­tos que foca­li­zan el inte­rés real del Pen­tá­gono y de la Casa Blan­ca:
«Situa­da entre Rusia, Chi­na y el sudes­te asiá­ti­co, el Asia Cen­tral ocu­pa una posi­ción de eje estra­té­gi­co en el con­ti­nen­te euro­asiá­ti­co. Esto la con­vier­te en una impor­tan­te zona de trán­si­to para los inter­cam­bios regio­na­les e inter­na­cio­na­les y para el apro­vi­sio­na­mien­to de las fuer­zas de la coa­li­ción pre­sen­tes en Afga­nis­tán.» [10]. [La letra en negri­ta es del autor.]

Las pala­bras de Petraeus no son más que una ver­sión edul­co­ra­da de los intere­ses estra­té­gi­cos de Washing­ton y el Pen­tá­gono en la región. El Asia Cen­tral se encuen­tre actual­men­te en el vér­ti­ce de la estra­te­gia glo­bal del Pen­tá­gono –como lo fue hace un siglo para Gran Bre­ta­ña. Así andan los asun­tos del Asia Cen­tral y del impe­rio –el impe­rio esta­dou­ni­den­se, el del «nue­vo siglo ame­ri­cano»; el impe­rio, o como lo pro­cla­ma­ba triun­fal­men­te Geor­ge Bush padre en los años 1990, lue­go del des­mem­bra­mien­to de la Unión Sovié­ti­ca, el Nue­vo Orden Mun­dial.

Cuan­do des­cri­bía el Asia Cen­tral como un pun­to cla­ve en Eura­sia para los intere­ses esta­dou­ni­den­ses, Petraeus reto­ma­ba de mane­ra muy reve­la­do­ra los tér­mi­nos del bri­tá­ni­co Sir Hal­ford Mac­kin­der, el padre de la geo­po­lí­ti­ca. Al igual que los bri­tá­ni­cos de hace 100 años, el coman­do mili­tar esta­dou­ni­den­se se man­tie­ne muy al tan­to de las arti­cu­la­cio­nes geo­es­tra­té­gi­cas de la región [11].

Sólo es posi­ble com­pren­der los intere­ses esta­dou­ni­den­ses en Kir­guis­tán vién­do­los en el con­tex­to de este Gran Jue­go, per­pe­tua­do por el Pen­tá­gono en su estra­te­gia geo­po­lí­ti­ca euro­asiá­ti­ca ten­dien­te a mili­ta­ri­zar la zona que cons­ti­tu­ye ese pun­to, la heartland (isla mun­dial), según la ter­mi­no­lo­gía de Mac­kin­der.

Ino­cu­lar un cán­cer en Asia Cen­tral

Está cla­ro que la actual fase de esa gue­rra no decla­ra­da y des­igual por par­te de Esta­dos Uni­dos se basa en una estra­te­gia cui­da­do­sa­men­te pre­pa­ra­da. Esa estra­te­gia bus­ca gene­rar con­flic­tos e insu­rrec­cio­nes en toda el Asia Cen­tral –una zona de gue­rra cuyo vér­ti­ce se encuen­tra en Afga­nis­tán y pudie­ra exten­der­se hacia Pakis­tán e Irán, y lue­go hacia Kir­guis­tán, Uzbe­kis­tán y Tayi­kis­tán, per­tur­ban­do final­men­te Rusia e inclu­so Chi­na, a tra­vés de la pro­vin­cia de Xin­jiang, fron­te­ri­za con Kir­guis­tán.

La tác­ti­ca adop­ta­da para exten­der la mili­ta­ri­za­ción con apo­yo de Esta­dos Uni­dos con­sis­te en inten­si­fi­car las insu­rrec­cio­nes tri­ba­les loca­les per­pe­tran­do deli­be­ra­da­men­te todo tipo de atro­ci­da­des, esen­cial­men­te con­tra los civi­les, ate­rro­ri­zar a las pobla­cio­nes loca­les y esti­mu­lar los actos deses­pe­ra­dos de resis­ten­cia. En pocas pala­bras, es una estra­te­gia ofi­cial­men­te asu­mi­da de crí­me­nes de gue­rra deli­be­ra­dos.

Esa estra­te­gia no está con­ce­bi­da para evi­tar que el Pen­tá­gono ten­ga que expo­ner a sus tro­pas ponién­do­las en pri­me­ra línea, cosa que el Pen­tá­gono no se nie­ga a hacer. Tam­po­co se exi­ge una mayor pre­ci­sión de los gol­pes aéreos rea­li­za­dos por medio de avio­nes sin pilo­to, en com­pa­ra­ción con los bom­bar­deos rea­li­za­dos con pilo­tos. Con­sis­te, de mane­ra ente­ra­men­te deli­be­ra­da, en ali­men­tar las insu­rrec­cio­nes y pro­vo­car res­pues­tas arma­das a las atro­ci­da­des y otras accio­nes ile­ga­les e inhu­ma­nas que come­ten Esta­dos Uni­dos y la OTAN. Al ins­cri­bir­se en la lógi­ca de la gue­rra con­tra el terro­ris­mo, esa estra­te­gia jus­ti­fi­ca de ante­mano la con­ti­nua­ción de la expan­sión de la pre­sen­cia de la OTAN.
A tra­vés de esa estra­te­gia, ali­men­tan una gue­rra que nun­ca pue­de ganar­se y que, como con­se­cuen­cia, pro­por­cio­na una jus­ti­fi­ca­ción para la pre­sen­cia per­ma­nen­te de Esta­dos Uni­dos y la OTAN.

Para muchos ana­lis­tas pers­pi­ca­ces ya resul­ta evi­den­te aho­ra que la gue­rra con­tra el terro­ris­mo no es más que una far­sa. Pero una far­sa que per­si­gue un obje­ti­vo dia­bó­li­co, es para Washing­ton una mane­ra de jus­ti­fi­car la mili­ta­ri­za­ción de zonas con­flic­ti­vas, eta­pa por eta­pa, a medi­da que el Pen­tá­gono extien­de su zona de influen­cia a todo el glo­bo, siguien­do su estra­te­gia de «Full Spec­trum Domi­nan­ce».

Gra­cias a su ofen­si­va pro­pa­gan­dís­ti­ca, ini­cia­da el 11 de sep­tiem­bre de 2001, el islam radi­cal yiha­dis­ta sus­ti­tu­yó con éxi­to al enemi­go rojo sovié­ti­co en la men­te de la mayo­ría de los esta­dou­ni­den­ses. Aquel enga­ño ideo­ló­gi­co, cíni­co y extre­ma­da­men­te ela­bo­ra­do, con­ven­ce a los esta­dou­ni­den­ses para que envíen sus hijos a morir por una noble cau­sa, la cau­sa de la «vic­to­ria sobre el terro­ris­mo».

Des­de la entra­da en fun­cio­nes de la admi­nis­tra­ción Oba­ma, en enero de 2009, la gue­rra de Esta­dos Uni­dos se pro­pa­gó más allá de las fron­te­ras afga­nas, sobre el terri­to­rio pakis­ta­ní, cen­tí­me­tro a cen­tí­me­tro, aldea por aldea, un cadá­ver tras otro, sin pro­vo­car de par­te del pre­si­den­te pakis­ta­ní Asif Ali Zar­da­ri otra reac­ción que una tenue pro­tes­ta públi­ca.

El pre­si­den­te Asif Ali Zar­da­ri. Detrás, el retra­to de su espo­sa, Bena­zir Bhut­to, ase­si­na­da en 2007.
_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

Zar­da­ri es el espo­so de Bena­zir Bhut­to, ase­si­na­da en 2007. Según una inves­ti­ga­ción del Sena­do esta­dou­ni­den­se, en los años 1990 Zar­da­ri se bene­fi­ció con 1 500 millo­nes de dóla­res pro­ve­nien­tes de los fon­dos públi­cos sien­do él mis­mo minis­tro de Desa­rro­llo cuan­do su espo­sa era pri­mer minis­tro, lo cual le valió el apo­do de «Señor 10%», en refe­ren­cia a la retri­bu­ción que exi­gía por faci­li­tar la fir­ma de con­tra­tos de desa­rro­llo. Al pare­cer Zara­dri sacó esos fon­dos del país de mane­ra ile­gal y los depo­si­tó en cuen­tas pri­va­das del Citi­bank escon­di­das en Sui­za y en Dubai. De mane­ra nada sor­pren­den­te, las auto­ri­da­des esta­dou­ni­den­ses de aquel enton­ces impi­die­ron la inves­ti­ga­ción [12].

Actual­men­te, Zar­da­ri pare­ce resig­na­do a acep­tar la pre­sen­cia mili­tar esta­dou­ni­den­se en su país, qui­zás por­que Esta­dos Uni­dos pue­de chan­ta­jear­lo con la ame­na­za de reve­lar los deta­lles de sus pasa­dos nego­cios con el Citi­bank [13].

Se atri­bu­ye a Zal­may Kha­lil­zad, un neo­con­ser­va­dor ame­ri­cano-afgano que ayu­dó a orga­ni­zar la gue­rra en Afga­nis­tán bajo la admi­nis­tra­ción Bush, el haber selec­cio­na­do a su vie­jo ami­go Hamid Kar­zai para ocu­par la pre­si­den­cia en Afga­nis­tán –como una mario­ne­ta en manos de Washing­ton. Kha­lil­zad desem­pe­ñó tam­bién un papel cen­tral en el apo­yo esta­dou­ni­den­se a Zar­da­ri duran­te las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2008, cuan­do algu­nos en Washing­ton con­si­de­ra­ban a Musha­raff cada vez menos con­fia­ble [15].

Como pre­si­den­te [de Pakis­tán], Zar­da­ri ha logra­do retra­sar las medi­das ten­dien­tes a ins­tau­rar una agen­cia nacio­nal de lucha anti­te­rro­ris­ta [16], acti­tud ente­ra­men­te con­ve­nien­te para la agen­da del Pen­tá­gono. Cer­ca de 10 años des­pués del comien­zo de la gue­rra con­tra el terro­ris­mo, Pakis­tán no tie­ne aún una estra­te­gia anti­te­rro­ris­ta efi­caz. Recien­te­men­te, Zar­da­ri lan­zó a Den­nis Blair, [ex NdT.] direc­tor de la inte­li­gen­cia nacio­nal ante Barack Oba­ma, un «pedi­do de ayu­da» [17].

Con la exten­sión de la gue­rra al terri­to­rio pakis­ta­ní gra­cias, entre otros ele­men­tos, a los avio­nes sin pilo­to de la CIA que bom­bar­dean a la pobla­ción civil con el pre­tex­to de la lucha con­tra los tali­ba­nes, Esta­dos Uni­dos ha rea­li­za­do una sutil manio­bra lin­güís­ti­ca al popu­la­ri­zar el tér­mino Afpak para desig­nar la zona de con­flic­tos. Con el uso de esa sigla se da por sen­ta­do que el con­flic­to decla­ra­do se ha exten­di­do con éxi­to a Pakis­tán.

La pró­xi­ma fase de la exten­sión de la gue­rra en Eura­sia tie­ne que ver con Kir­guis­tán, Uzbe­kis­tán y Tayi­kis­tán. El valle de Fer­ga­na, que abar­ca estos tres paí­ses, es el vér­ti­ce alre­de­dor del cual esta­lla­ron los con­flic­tos y des­de el cual Esta­dos Uni­dos y la OTAN pien­san apo­de­rar­se del con­trol de toda el Asia Cen­tral. Es por eso que el obje­ti­vo estra­té­gi­co de la pre­sen­cia esta­dou­ni­den­se en la región revis­te una impor­tan­cia capi­tal.

La exten­sión de la gue­rra a tra­vés de la NDN (Red de Dis­tri­bu­ción del Nor­te)

En la ópti­ca de esa estra­te­gia resul­ta pri­mor­dial para Esta­dos Uni­dos la con­clu­sión de acuer­dos con los res­pec­ti­vos gobier­nos de Kir­guis­tán y Uzbe­kis­tán sobre el tema de la red sep­ten­trio­nal de abas­te­ci­mien­to hacia Afga­nis­tán. Esa nue­va ruta ha sido bau­ti­za­da como Red de Dis­tri­bu­ción del Nor­te (Northern Dis­tri­bu­tion Net­work o NDN), deno­mi­na­ción apa­ren­te­men­te ano­di­na bajo la que se escon­den reali­da­des muy dife­ren­tes.

En esa zona alta­men­te estra­té­gi­ca de la heartland euro­asiá­ti­ca, la NDN resul­ta indis­pen­sa­ble para el pro­ce­so de exten­sión de la pre­sen­cia mili­tar de Esta­dos Uni­dos y la OTAN, fuer­zas mili­ta­res desig­na­das eufe­mís­ti­ca­men­te como «Fuer­za Inter­na­cio­nal de Asis­ten­cia y Segu­ri­dad» (FIAS). Y la pre­sen­cia de Esta­dos Uni­dos en Kir­guis­tán es indis­pen­sa­ble para el desa­rro­llo de la NDN.

La Red de Dis­tri­bu­ción del Nor­te impli­ca toda una serie de estruc­tu­ras logís­ti­cas que conec­tan los puer­tos del Mar Bál­ti­co y del Mar Cas­pio con Afga­nis­tán, a tra­vés de Rusia, de Asia Cen­tral y del Cáu­ca­so.

Ade­más de la vas­ta red deno­mi­na­da NDN, Esta­dos Uni­dos comien­za a plan­tear­se el desa­rro­llo de redes de trán­si­to que atra­vie­sen Irán y Chi­na, como medio de cubrir una bre­cha en la logís­ti­ca del Pen­tá­gono, intru­sión pre­li­mi­nar que ante­ce­de a muchas otras en esos paí­ses con regí­me­nes hos­ti­les a Washing­ton.

La Red de Dis­tri­bu­ción del Nor­te es un sue­ño dema­sia­do per­fec­to para ser real. Se tra­ta de un con­jun­to de meca­nis­mos, cuyo cos­to ascien­de sólo a algu­nos millo­nes de dóla­res en tari­fas de trans­por­te pero que per­mi­te pene­trar pro­fun­da­men­te en todo el con­ti­nen­te euro­asiá­ti­co. Los flu­jos de mate­rial de gue­rra y tro­pas que uti­li­za­rían esa red en pleno desa­rro­llo pro­me­ten ser impor­tan­tes. Con el for­ta­le­ci­mien­to de la pre­sen­cia esta­dou­ni­den­se en Afga­nis­tán, des­de la entra­da en vigor de la polí­ti­ca de sur­ge de Barack Oba­ma, las pre­vi­sio­nes de la deman­da de abas­te­ci­mien­to no mili­tar para los años 2010 y 2011 mues­tran una pro­gre­sión que se sitúa entre un 200 y un 300% en rela­ción con 2008 [18].

Richard Hol­broo­ke (a la izquier­da), envia­do espe­cial esta­dou­ni­den­se para Afga­nis­tán y Pakis­tán, con Hamid Kar­zai, pre­si­den­te de Afga­nis­tán.
_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

Richard Hol­broo­ke, el envia­do espe­cial esta­dou­ni­den­se para Afga­nis­tán y Pakis­tán, via­jó en febre­ro pasa­do a cada país cla­ve del Asia Cen­tral para for­ta­le­cer los víncu­los con los paí­ses que atra­vie­sa la NDN, como Kazajs­tán, Uzbe­kis­tán y Kir­guis­tán [19].

Duran­te su visi­ta a Kir­guis­tán, Hol­broo­ke tra­tó posi­ble­men­te de obte­ner un encuen­tro secre­to sobre la base aérea de Manas con miem­bros del Movi­mien­to Islá­mi­co de Uzbe­kis­tán, orga­ni­za­ción ofi­cial­men­te decla­ra­da en 2002 «orga­ni­za­ción terro­ris­ta extran­je­ra» por el Depar­ta­men­to de Esta­do, don­de tra­ba­ja­ba el pro­pio Hol­broo­ke [20].

Al pare­cer, aquel encuen­tro debía abor­dar las ope­ra­cio­nes ten­dien­tes a que la gue­rri­lla sabo­tea­ra ins­ta­la­cio­nes del nue­vo gaso­duc­to entre Turk­me­nis­tán, Uzbe­kis­tán. Kir­guis­tán y Chi­na (TUKC) [21]. De ser cier­to, esto con­fir­ma­ría que el ver­da­de­ro obje­ti­vo geo­po­lí­ti­co del posi­cio­na­mien­to de las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses en la base de Manas y en el terri­to­rio de los veci­nos de Kir­guis­tán es per­tur­bar los flu­jos ener­gé­ti­cos esen­cia­les para Chi­na y toda Eura­sia, bajo la apa­rien­cia de ata­ques terro­ris­tas. Se tra­ta del clá­si­co obje­ti­vo de las ope­ra­cio­nes bajo ban­de­ra fal­sa, cuyos ver­da­de­ros pro­mo­to­res se escon­den siem­pre detrás de fal­sos auto­res [22].

Paul Quinn-Jud­ge, direc­tor de la ONG Inter­na­tio­nal Cri­sis Group en Asia Cen­tral, decla­ró recien­te­men­te a [la revis­ta] Time que los cre­cien­tes flu­jos de abas­te­ci­mien­to mili­tar a tra­vés de las vías de comu­ni­ca­ción en Kir­guis­tán y en Asia Cen­tral pro­vo­ca­rán ata­ques con­tra los con­vo­yes por par­te de gru­pos insur­gen­tes como el Movi­mien­to Islá­mi­co de Uzbe­kis­tán y la Unión de la Yihad Islá­mi­ca. Agre­ga­ba que «Es evi­den­te el pro­ble­ma que se plan­tea con la Red de Dis­tri­bu­ción del Nor­te: la zona de con­flic­tos pue­de exten­der­se a toda el Asia Cen­tral» [23].

Resul­ta sig­ni­fi­ca­ti­vo que en mar­zo de 2009 Barack Oba­ma haya anun­cia­do una ayu­da de 5,5 millo­nes de dóla­res al gobierno de Bakiev para la cons­truc­ción de un cen­tro de entre­na­mien­to anti­te­rro­ris­ta en el sur de Kir­guis­tán. Sería esa la segun­da implan­ta­ción direc­ta de impor­tan­cia en ese país, y cons­ti­tui­ría ade­más una base de par­ti­da ideal para expor­tar la gue­rra.

Está com­pro­ba­do que la polí­ti­ca exte­rior secre­ta del Pen­tá­gono y la CIA con­sis­te en par­te en uti­li­zar a los mili­tan­tes isla­mis­tas.
Los mili­ta­res que entre­nan a los terro­ris­tas entre­nan tam­bién a los anti­te­rro­ris­tas. Esta polí­ti­ca pudie­ra pare­cer extra­ña­men­te con­tra­dic­to­ria, lo cual sería olvi­dar la esen­cia mis­ma de las tác­ti­cas de gue­rra esta­dou­ni­den­ses y bri­tá­ni­cas apli­ca­das acti­va­men­te des­de prin­ci­pios de los años 1950.

Gue­rra de baja inten­si­dad y man­te­ni­mien­to de la paz

El ofi­cial bri­tá­ni­co Frank Kitson nom­bró esa par­ti­cu­lar estra­te­gia «gue­rra de baja inten­si­dad» (Low Inten­sity War­fa­re). Kitson desa­rro­lló y per­fec­cio­nó su méto­do con vis­tas a recu­pe­rar la supe­rio­ri­dad en zonas some­ti­das, como en Mala­sia y Ken­ya duran­te la rebe­lión de los Mau Mau y las luchas de inde­pen­den­cia, y pos­te­rior­men­te en Irlan­da del Nor­te.

Ese con­cep­to de gue­rra de baja inten­si­dad, como la defi­nie­ra Kitson [24], inclu­ye el uso del enga­ño, la infil­tra­ción de agen­tes dobles y de agen­tes pro­vo­ca­do­res e inclu­so accio­nes de tráns­fu­gas infil­tra­dos en ver­da­de­ros movi­mien­tos popu­la­res, como suce­dió con los movi­mien­tos anti­co­lo­nia­lis­tas des­pués de 1945.

Esa tác­ti­ca tam­bién ha reci­bi­do el nom­bre de gang/​antigang. La idea de fon­do es que la agen­cia de inte­li­gen­cia o la fuer­za arma­da de ocu­pa­ción impli­ca­da –ya sean el ejér­ci­to bri­tá­ni­co en Ken­ya o la CIA en Afga­nis­tán– con­tro­le de hecho las ope­ra­cio­nes que rea­li­zan ambos ban­dos en el mar­co de un con­flic­to interno, crean­do así peque­ñas gue­rras civi­les o entre pan­di­llas. El obje­ti­vo que se tra­ta de obte­ner es sem­brar la divi­sión entre los movi­mien­tos legí­ti­mos y jus­ti­fi­car así el envío de refuer­zos mili­ta­res adi­cio­na­les, como está hacien­do Esta­dos Uni­dos con la Fuer­za Inter­na­cio­nal de Asis­ten­cia y Segu­ri­dad (FIAS), misión cuya deno­mi­na­ción no pue­de ser más enga­ño­sa [25].

En su cur­so impar­ti­do en el US Air War Colle­ge sobre la inter­ven­ción mili­tar esta­dou­ni­den­se des­de la gue­rra de Viet­nam, Grant Ham­mond se refie­re cla­ra­men­te a la gue­rra de baja inten­si­dad, en otras pala­bras «las ope­ra­cio­nes de man­te­ni­mien­to de la paz», cali­fi­cán­do­la de «gue­rra que no dice su nom­bre» [26].

En efec­to, des­pués de nume­ro­sos infor­mes redac­ta­dos en Irak en 2003 lue­go de la inva­sión esta­dou­ni­den­se con­tra Afga­nis­tán, las fuer­zas espe­cia­les bri­tá­ni­cas y esta­dou­ni­den­ses al pare­cer arma­ron secre­ta­men­te a los supues­tos terro­ris­tas con­tra los gobier­nos de Irak y Afga­nis­tán, que reci­ben el apo­yo de Esta­dos Uni­dos. Eso sig­ni­fi­ca espe­cí­fi­ca­men­te armar a los tali­ba­nes mien­tras que se siguen dedi­can­do millo­nes de dóla­res al arma­men­to de los com­ba­tien­tes anti­te­rro­ris­tas loca­les [27]. De ser cier­to esto, sería la con­sa­gra­ción del méto­do que pro­po­nía Kitson.

Más gra­ve aún es el hecho que entre las fuer­zas espe­cia­les que arman a los insur­gen­tes se encuen­tran tam­bién los mer­ce­na­rios u hom­bres per­te­ne­cien­tes a empre­sas pri­va­das de tipo mili­tar, como Black­wa­ter (recien­te­men­te rebau­ti­za­da como Xe des­pués de la reve­la­ción de su fla­gran­te impli­ca­ción en el ase­si­na­to de civi­les en Irak).

Sobre el entre­na­mien­to de la poli­cía…

En el vér­ti­ce de esta estra­te­gia de exten­sión de la gue­rra de baja inten­si­dad des­de Afga­nis­tán hacia toda el Asia Cen­tral se encuen­tra el nue­vo pro­gra­ma «de entre­na­mien­to» de la poli­cía afga­na, cuyo obje­ti­vo ofi­cial es res­ta­ble­cer el orden. Según un recien­te son­deo, menos del 20% de la pobla­ción de las pro­vin­cias del este y del sur de Afga­nis­tán con­fía en la poli­cía entre­na­da por Esta­dos Uni­dos. Un cho­fer de taxi hacía el siguien­te seña­la­mien­to: «No nos impor­tan los tali­ba­nes. Es la poli­cía lo que nos preo­cu­pa» [28].

Jeremy Kuz­ma­rov, his­to­ria­dor esta­dou­ni­den­se muy pro­lí­fi­co sobre el tema del ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se, ha ana­li­za­do deta­lla­da­men­te, y den­tro de un perio­do que se extien­de por más de 100 años, el esque­ma que Esta­dos Uni­dos adop­tó de for­ma deli­be­ra­da en el mar­co del entre­na­mien­to de las poli­cías nacio­na­les.
Kuz­ma­rov esti­ma que esos entre­na­mien­tos, a pri­me­ra vis­ta ano­di­nos y ruti­na­rios, son para Esta­dos Uni­dos la mane­ra más efi­caz de garan­ti­zar a los regí­me­nes que con­for­man su clien­te­la un fiel apa­ra­to de segu­ri­dad, per­mi­tién­do­les así con­so­li­dar su poder y repri­mir a la opo­si­ción polí­ti­ca.

Kuz­ma­rov expli­ca lo siguien­te:
«Con la exten­sión de la gue­rra en Afga­nis­tán y Pakis­tán, la admi­nis­tra­ción Oba­ma ha pues­to énfa­sis en los pro­gra­mas de entre­na­mien­to de las fuer­zas de poli­cía. El obje­ti­vo que se anun­cia es garan­ti­zar la segu­ri­dad de la pobla­ción de mane­ra tal que las fuer­zas loca­les sean capa­ces de ser­vir gra­dual­men­te de rele­vo en el pro­ce­so de paci­fi­ca­ción. Esta­dos Uni­dos uti­li­zó el mis­mo pro­ce­di­mien­to en Irak. En ambos casos, los hom­bres entre­na­dos por Esta­dos Uni­dos come­tie­ron actos de vio­len­cia de índo­le reli­gio­sa, eje­cu­cio­nes suma­rias y actos de tor­tu­ra. Al mis­mo tiem­po, las armas y equi­pos que Esta­dos Uni­dos les pro­por­cio­na van a parar fre­cuen­te­men­te a manos de los insur­gen­tes, muchos de cua­les están infil­tra­dos en las fuer­zas arma­das ofi­cia­les. Todo eso ha con­tri­bui­do a pro­lon­gar ambos con­flic­tos.» [29].

El últi­mo pun­to es el más esen­cial: la repre­sión cons­ti­tu­ye el arma fun­da­men­tal de la gue­rra de baja inten­si­dad (y des­igual) impues­ta por Esta­dos Uni­dos, ade­más de ser un ins­tru­men­to para el ejer­ci­cio del poder. En Afga­nis­tán, la repre­sión sir­ve para for­ta­le­cer el con­flic­to y la resis­ten­cia inter­na has­ta que la pre­sen­cia mili­tar esta­dou­ni­den­se resul­te into­le­ra­ble para la pobla­ción. En cam­bio, el desa­rro­llo de la resis­ten­cia sir­ve de jus­ti­fi­ca­ción para exten­der la gue­rra, es el sur­ge de Oba­ma. Se tra­ta de un pro­ce­so que se ali­men­ta a sí mis­mo, de un obje­ti­vo que Esta­dos Uni­dos vie­ne inclu­yen­do en sus pla­nes des­de el fin de la era sovié­ti­ca.

Según Kuz­ma­rov, la poli­cía afga­na, des­pre­cia­da y temi­da, está sien­do mani­pu­la­da por los seño­res de la gue­rra paga­dos por la CIA. Las ope­ra­cio­nes habi­tua­les con­sis­ten en ata­car al azar los pun­tos de con­trol, aba­tir mani­fes­tan­tes des­ar­ma­dos, des­po­jar de sus tie­rras a los peque­ños agri­cul­to­res, ate­rro­ri­zar a la pobla­ción civil a tra­vés de una gue­rra de lim­pie­za con agre­sio­nes sis­te­má­ti­cas con­tra domi­ci­lios en el mar­co de ata­ques rea­li­za­dos por los esta­dou­ni­den­ses y por la poli­cía afga­na entre­na­da… por los esta­dou­ni­den­ses. Pro­si­gue Kuz­ma­rov:
«Ese tipo de abu­sos corres­pon­de a los esque­mas obser­va­dos en el pasa­do; son resul­ta­do de anta­go­nis­mos étni­cos y de una pola­ri­za­ción social agra­va­das por la pre­sen­cia esta­dou­ni­den­se y por la movi­li­za­ción de las fuer­zas de poli­cía con fines polí­ti­cos y mili­ta­res» [30].
Esto recuer­da la Ope­ra­cion Fénix de Esta­dos Uni­dos en Viet­nam.

Dudo­sa ini­cia­ti­va: la Ini­cia­ti­va de Defen­sa de la Comu­ni­dad (Com­mu­nity Defen­se Initia­ti­ve)

Duran­te los últi­mos meses, el jefe del US Com­mand en Afga­nis­tán, Robert McChrys­tal, lle­gó a dedi­car 1 300 millo­nes de dóla­res al finan­cia­mien­to estas mili­cias «anti­ta­li­ba­nes» en 14 zonas del país. Este pro­gra­ma secre­to es tan con­fi­den­cial que McChrys­tal se nie­ga a comu­ni­car los deta­lles a sus alia­dos de la OTAN, a pesar de ser tam­bién el coman­dan­te en jefe de las ope­ra­cio­nes de la FIAS en Afga­nis­tán. Pero ¿cómo dife­ren­ciar un tali­bán de un antí­ta­li­bán en el seno de esas pan­di­llas arma­das por Esta­dos Uni­dos que ata­can a las fuer­zas de la OTAN? El órgano de pren­sa del Pen­tá­gono y sus perio­dis­tas afi­lia­dos segu­ra­men­te podrían res­pon­der esa pre­gun­ta [31].

No es por casua­li­dad que el pro­gra­ma Ini­cia­ti­va de Defen­sa de la Comu­ni­dad reci­bió ese ino­cen­te nom­bre. La apli­ca­ción del plan está al pare­cer en manos del noví­si­mo «Gru­po de Fuer­zas Espe­cia­les» (Spe­cial For­ces Group), que res­pon­de direc­ta­men­te a McChrys­tal, como jefe del US Com­mand en Afga­nis­tán. Aun­que McChrys­tal es el jefe de la misión de la OTAN en Afga­nis­tán (la muy ofi­cial FIAS), los demás miem­bros son man­te­ni­dos al mar­gen de las ope­ra­cio­nes vin­cu­la­das pre­ci­sa­men­te a la cues­tión del arma­men­to de las mili­cias loca­les por par­te de la Ini­cia­ti­va de Defen­sa de la Comu­ni­dad, lo cual resul­ta muy reve­la­dor [32].

Es posi­ble que esa des­con­fian­za hacia los alia­dos de la OTAN se expli­que en par­te por la fir­me opo­si­ción de estos últi­mos a la entre­ga de armas a las mili­cias loca­les.

McChrys­tal supues­ta­men­te puso en otras manos la orga­ni­za­ción de esas mili­cias loca­les. Arif Noor­zai es el res­pon­sa­ble de esa orga­ni­za­ción. Se tra­ta de un muy con­tro­ver­ti­do polí­ti­co de la pro­vin­cia de Helm­land, la región más pro­duc­to­ra de opio a nivel mun­dial. Para decir­lo cla­ra­men­te, nadie con­fía en Arif Noor­zai. Estos finan­cia­mien­tos y entre­gas de armas pare­cen for­mar par­te de la estra­te­gia de sur­ge apli­ca­da por Petraeus.

El 19 de mayo, los ser­vi­cios de pren­sa del Pen­tá­gono anun­cia­ban que «insur­gen­tes» habían rea­li­za­do un impor­tan­te ata­que con­tra la for­ta­le­za de la base mili­tar de Bagh­ram, en Afga­nis­tán, uti­li­zan­do cohe­tes, gra­na­das y otro arma­men­to lige­ro. El balan­ce fue de 7 sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses heri­dos y nume­ro­sos insur­gen­tes muer­tos. El día ante­rior un gru­po de sui­ci­das había ata­ca­do un con­voy mili­tar esta­dou­ni­den­se en Kabul matan­do a 18 per­so­nas, entre las que se encon­tra­ban 5 sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses. Los fun­cio­na­rios del Pen­tá­gono decla­ra­ban enton­ces que los tali­ba­nes habían recla­ma­do la auto­ría del ata­que [33].

Hemos des­cri­to aquí los hechos tal y como se ven des­de la super­fi­cie. Lo que no está abso­lu­ta­men­te nada cla­ro es la natu­ra­le­za de esos «insur­gen­tes».
¿For­man par­te de los miles de civi­les reclu­ta­dos por Arif Noor­zai en nom­bre de la poco con­tro­la­da Ini­cia­ti­va de Defen­sa de la Comu­ni­dad?
¿O se tra­ta de afga­nos que real­men­te tra­tan de opo­ner resis­ten­cia a los ata­ques y atro­ci­da­des de Esta­dos Uni­dos? Tam­bién son oscu­ras las razo­nes del recla­mo de auto­ría de esos ata­ques por par­te de los tali­ba­nes. Pue­de tra­tar­se sim­ple­men­te de una manio­bra de opor­tu­nis­mo polí­ti­co de los tali­ba­nes, de un enga­ño ten­dien­te a hacer­los pare­cer ante los demás afga­nos como más fuer­tes de lo que en reali­dad son.

Es una prác­ti­ca muy cono­ci­da el empleo en Afga­nis­tán, y en otras par­tes, de fir­mas mili­ta­res de carác­ter pri­va­do para la eje­cu­ción de accio­nes que las fuer­zas arma­das esta­dou­ni­den­ses, por estar some­ti­das a la ley, no pue­den rea­li­zar. Es la pri­va­ti­za­ción de la gue­rra. El [dia­rio] New York Times reve­ló recien­te­men­te la uti­li­za­ción secre­ta e ile­gal de empre­sas mili­ta­res pri­va­das por par­te del Pen­tá­gono a tra­vés de la Lockheed Cor­po­ra­tion –se tra­ta de gru­pos que res­pon­den a diver­sas ape­la­cio­nes, como Alter­na­ti­vas de Influen­cia Estra­té­gi­ca o Socie­dad Ame­ri­ca­na de Segu­ri­dad Inter­na­cio­nal– en la rea­li­za­ción de las ope­ra­cio­nes secre­tas en el este de Afga­nis­tán y más allá de la fron­te­ra con Pakis­tán.
Esa red, que emplea mer­ce­na­rios esta­dou­ni­den­ses, afga­nos y pakis­ta­níes, pare­ce hallar­se bajo la super­vi­sión de un ex alto fun­cio­na­rio de la CIA y exper­to ante­rro­ris­ta, Dua­ne «Dewey» Cla­rrid­ge, quien desem­pe­ñó un impor­tan­te papel en las ope­ra­cio­nes de trá­fi­co de dro­ga con las ban­das arma­das de los Con­tras en Nica­ra­gua duran­te los años 1980 [34].

Entre­ga de armas a las mili­cias afga­nas, des­plie­gue de uni­da­des de mer­ce­na­rios de ori­gen afgano o pakis­ta­ní no suje­tos a las nor­mas de la Con­ven­ción de Gine­bra ni a las leyes afga­nas y diri­gi­dos por vete­ra­nos de los ser­vi­cios secre­tos esta­dou­ni­den­ses, son esos los ele­men­tos de la rece­ta que pue­de exten­der el incen­dio a nue­vas zonas de con­flic­to. Los archi­vos del coman­do esta­dou­ni­den­se en Irak, e inclu­so en Afga­nis­tán hoy en día, hacen pen­sar que su ver­da­de­ra inten­ción es uti­li­zar la gue­rra de baja inten­si­dad como estra­te­gia para exten­der la gue­rra, tras la facha­da que pro­por­cio­na la «Misión de Man­te­ni­mien­to de la Paz» de la OTAN.

La solu­ción resi­de en la Red de Dis­tri­bu­ción del Nor­te

En este momen­to, los Esta­dos impli­ca­dos en la Red de Dis­tri­bu­ción del Nor­te son Leto­nia, nación miem­bro de la OTAN y país ex comu­nis­ta; Azer­bai­yán, pro­duc­tor de petró­leo some­ti­do a Esta­dos Uni­dos; el Esta­do títe­re de Geor­gia; Kazajs­tán; Rusia; Tayi­kis­tán y Uzbe­kis­tán. En un ejer­ci­cio de esti­lo lin­güís­ti­co digno de una nove­la de Orwell, el Pen­tá­gono ha rebau­ti­za­do las bases mili­ta­res uti­li­za­das en los con­flic­tos con el ape­la­ti­vo de cen­tros de trán­si­to. La reali­dad es que siguen sien­do bases esta­dou­ni­den­ses, a pesar del cam­bio de deno­mi­na­ción.

Resul­ta com­ple­jo el papel de Rusia en la Red de Dis­tri­bu­ción del Nor­te. Mos­cú faci­li­tó la cons­truc­ción de una línea férrea que cons­ti­tu­ye la prin­ci­pal vía de comu­ni­ca­ción de la NDN –se extien­de des­de Leto­nia has­ta la fron­te­ra entre Uzbe­kis­tán y Afga­nis­tán. El gobierno de Putin tam­bién tra­ba­jó de con­jun­to con la admi­nis­tra­ción Oba­ma en ese sen­ti­do. Los rusos acep­ta­ron el envío de equi­pa­mien­to letal a tra­vés de su espa­cio aéreo. Las empre­sas rusas, que lucha­ban por man­te­ner­se a flo­te entre los remo­li­nos finan­cie­ros de la cri­sis mun­dial, se bene­fi­cia­ron de pron­to con los con­tra­tos logís­ti­cos fir­ma­dos con el Pen­tá­gono y se embol­sa­ron así dece­nas de millo­nes de dóla­res que nece­si­ta­ban con urgen­cia. Sin embar­go, en ese mis­mo momen­to, Mos­cú tra­ta­ba de con­ven­cer al gobierno kir­gui­zio de Bakiev para que reti­ra­ra a Esta­dos Uni­dos los dere­chos de acce­so a la base de Manas [35]. Mos­cú fra­ca­só en ese aspec­to.

La Red de Dis­tri­bu­ción del Nor­te pro­por­cio­na ade­más a Washing­ton un mar­gen de manio­bra cada vez más impor­tan­te en rela­ción con las eco­no­mías sub­de­sa­rro­lla­das e ines­ta­bles del Asia Cen­tral. A tra­vés de los acuer­dos que per­mi­ten enca­mi­nar los envíos, los trans­por­tis­tas loca­les se ven ata­dos a Esta­dos Uni­dos en el plano eco­nó­mi­co. En muchos casos se debi­li­tan los víncu­los de esos trans­por­tis­tas con Rusia o se crean en Rusia gru­pos de intere­ses que tra­tan de pro­lon­gar la coope­ra­ción con la OTAN. Resul­ta fácil vis­lum­brar el poten­cial que repre­sen­ta la Red de Dis­tri­bu­ción del Nor­te para la crea­ción en la región de un polo eco­nó­mi­co adver­sa­rio de la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do de Coope­ra­ción de Shan­gai. Sólo las empre­sas rusas ganan más de 1 000 millo­nes de dóla­res al año gra­cias a los con­tra­tos, indis­pen­sa­bles para el Pen­tá­gono, que per­mi­ten enca­mi­nar el apro­vi­sio­na­mien­to mili­tar a tra­vés de Rusia y de la Red de Dis­tri­bu­ción del Nor­te [36].

Si Esta­dos Uni­dos logra­ra mili­ta­ri­zar el Asia Cen­tral a par­tir de Afga­nis­tán, logra­ría un ver­da­de­ro jaque mate. Esta­ría enton­ces en posi­ción de impe­dir que cier­ta can­ti­dad de Esta­dos pudie­ran opo­ner­se al pro­gra­ma de Full Spec­trum Domi­nan­ce del Pen­tá­gono. La capa­ci­dad de las nacio­nes de Lati­noa­mé­ri­ca (des­de Vene­zue­la has­ta Boli­via y des­de Cuba has­ta Bra­sil) para seguir una línea polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca inde­pen­dien­te del dic­ta­do de Washing­ton se vería des­trui­da. Des­apa­re­ce­ría la capa­ci­dad de Chi­na de cons­truir una zona eco­nó­mi­ca esta­ble en Asia, al abri­go del peli­gro de caí­da del dólar.
Vio­len­tos con­flic­tos esta­lla­rían en Rusia a medi­da que los con­flic­tos tri­ba­les, étni­cos y reli­gio­sos se exten­die­ran por los Esta­dos del anti­guo blo­que comu­nis­ta, como en una nue­va gue­rra de los Trein­ta Años. Todo esto indi­ca que, por muy leja­nos que pue­dan pare­cer, los acon­te­ci­mien­tos de Kir­guis­tán revis­ten para Washing­ton una impor­tan­cia geo­po­lí­ti­ca capi­tal.

La NDN y el «cen­tro anti­te­rro­ris­ta» de Bat­ken

En ese con­tex­to, el nue­vo cen­tro de entre­na­mien­to anti­te­rro­ris­ta de Bat­ken, en Kir­guis­tán, es de capi­tal impor­tan­cia para la Gran Estra­te­gia que Esta­dos Uni­dos apli­ca­rá en el futu­ro en pleno cora­zón del Asia Cen­tral. Ese cen­tro de entre­na­mien­to ha sido cons­trui­do por ini­cia­ti­va de la admi­nis­tra­ción Oba­ma y con vis­tas a garan­ti­zar la for­ma­ción de las uni­da­des de fuer­zas espe­cia­les bau­ti­za­das como Scor­pion, para que sean capa­ces de «rea­li­zar ope­ra­cio­nes de lucha con­tra la dro­ga y el terro­ris­mo». Esa base de entre­na­mien­to cons­ti­tu­ye una posi­ción des­de don­de se pue­de con­tro­lar toda la región euro­asiá­ti­ca, des­de Rusia has­ta Chi­na y pasan­do por Kazajs­tán.

Bat­ken es el eje alre­de­dor del cual se arti­cu­la­rán las ope­ra­cio­nes esta­dou­ni­den­ses en Asia Cen­tral.

El 17 de mar­zo de 2010, el minis­tro de Defen­sa del gobierno del hoy depues­to pre­si­den­te Bakiev en Kir­guis­tán, hacía una decla­ra­ción sobre el cen­tro de entre­na­mien­to de la pro­vin­cia de Bat­ken (Bat­ken Oblast). Con­si­de­ra­ba que su cons­truc­ción ema­na­ba «de un pro­yec­to fru­to de las rela­cio­nes bila­te­ra­les entre Kir­guis­tán y Esta­dos Uni­dos y que su obje­ti­vo [era] luchar con­tra el terro­ris­mo inter­na­cio­nal, el extre­mis­mo reli­gio­so, el cri­men orga­ni­za­do inter­na­cio­nal y el trá­fi­co de dro­ga». Según el minis­tro, el pro­yec­to no está «diri­gi­do con­tra nin­gún ter­cer país» y no entra «en con­flic­to con nin­gu­na de las obli­ga­cio­nes de Kir­guis­tán hacia la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do de Segu­ri­dad Colec­ti­va y las demás orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les» [37].

Fuen­tes anó­ni­mas del minis­te­rio de Defen­sa de Kir­guis­tán pre­vén que los sol­da­dos «anti­te­rro­ris­tas» kir­gui­zios entre­na­dos por Esta­dos Uni­dos se impli­quen en posi­bles «con­flic­tos loca­les» –más exac­ta­men­te en con­flic­tos con Uzbe­kis­tán. Ello pro­por­cio­na­ría un exce­len­te pre­tex­to para exten­der el con­flic­to orques­ta­do por Esta­dos Uni­dos hacia el valle de Fer­ga­na, zona alta­men­te estra­té­gi­ca.

El minis­tro de Defen­sa de Kir­guis­tán agre­ga­ba enton­ces que la cons­truc­ción del cam­po esta­dou­ni­den­se de entre­na­mien­to en la pro­vin­cia de Bat­ken no era más «que uno de los nume­ro­sos pro­yec­tos que Kir­guis­tán y Esta­dos Uni­dos apli­can con­jun­ta­men­te» en el sec­tor mili­tar y que for­ma­ba par­te de «las rela­cio­nes de coope­ra­ción entre los dos Esta­dos sobre las cues­tio­nes mili­ta­res defi­ni­das por el pro­gra­ma de finan­cia­mien­to mili­tar del Pen­tá­gono en el extran­je­ro (Foreign Mili­tary Finan­cing, FMF) des­de 1996» [38].

Algu­nos espe­cia­lis­tas en cues­tio­nes de estra­te­gia mili­tar en Chi­na y Rusia, espe­cia­lis­tas con los que el autor pudo entre­vis­tar­se en pri­va­do, con­si­de­ran que el entre­na­mien­to de los sol­da­dos nacio­na­les por par­te de Esta­dos Uni­dos satis­fa­ce cier­tas inten­cio­nes del US Cen­tral Com­mand: en pri­mer lugar, la expan­sión de la pre­sen­cia mili­tar de Esta­dos Uni­dos y la OTAN en los ejes estra­té­gi­cos de comu­ni­ca­ción del Asia Cen­tral, ade­más de un posi­cio­na­mien­to de las fuer­zas que per­mi­ten ejer­cer pre­sión sobre la evo­lu­ción de las nego­cia­cio­nes polí­ti­cas y ener­gé­ti­cas en Eura­sia, des­de Rusia has­ta Chi­na.

Zbig­niew Brze­zins­ki, quien fue con­se­je­ro de Segu­ri­dad Nacio­nal del pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos James Car­ter, con­si­de­ra Eura­sia como la úni­ca zona que reúne paí­ses capa­ces de desa­fiar la hege­mo­nía esta­dou­ni­den­se.

Brze­zins­ki, pro­te­gi­do de David Roc­ke­fe­ller y dis­cí­pu­lo del geo­po­lí­ti­co bri­tá­ni­co Mac­fin­der, escri­bía las siguien­tes líneas en 1997:

«Esta­dos Uni­dos es hoy en día la úni­ca super­po­ten­cia mun­dial, y es en Eura­sia don­de se deci­de todo en el mun­do. La dis­tri­bu­ción de pode­res en el con­ti­nen­te euro­asiá­ti­co ten­drá por lo tan­to una impor­tan­cia deci­si­va para la supre­ma­cía esta­dou­ni­den­se y para su lega­do his­tó­ri­co… Mien­tras las seña­les que vie­nen de Euro­pa y Asia sean alen­ta­do­ras, cada una de las polí­ti­cas esta­dou­ni­den­ses debe, para tener éxi­to, foca­li­zar­se sobre Eura­sia y con­si­de­rar el con­ti­nen­te como un todo. Las polí­ti­cas que se apli­can deben, ante todo, tener como guía un plan glo­bal de estra­te­gia geo­po­lí­ti­ca… Para ello es prio­ri­ta­rio recu­rrir a la astu­cia y a la mani­pu­la­ción para impe­dir la apa­ri­ción de una coa­li­ción hos­til que pudie­ra tra­tar de suplan­tar la pri­ma­cía esta­dou­ni­den­se.» [39]

En el más reve­la­dor de los libros que expre­san su for­ma de pen­sar, Brze­zins­ki agre­ga:

«La tarea más urgen­te es ase­gu­rar­se de que nin­gu­na nación o gru­po de nacio­nes se arro­gue la capa­ci­dad de expul­sar a Esta­dos Uni­dos de Eura­sia o de redu­cir de for­ma impor­tan­te su papel de árbi­tro en la región.» [40]

Si se ana­li­zan a la luz de esa ten­den­cia, cier­tos hechos se ven de for­ma muy dife­ren­te:
- En enero de 2009, el jefe del US Cen­tral Com­mand, el gene­ral David Petraeus, anun­cia una serie de acuer­dos sobre las vías de comu­ni­ca­cio­nes fir­ma­dos con Rusia, Kazajs­tán y Uzbe­kis­tán.
- En mar­zo de 2009, el gobierno uzbe­ko auto­ri­za el tras­la­do de sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses hacia Afga­nis­tán a bor­do de avio­nes de la Luft­waf­fe y a par­tir de la base mili­tar ale­ma­na de Ter­mez.
- En mayo de 2009, Esta­dos Uni­dos crea un cen­tro nodal de abas­te­ci­mien­to en el aero­puer­to de Navoi, en Uzbe­kis­tán, cen­tro cuyas ope­ra­cio­nes de trán­si­to están en manos de una empre­sa sur­co­rea­na.
- En junio de 2009, se pro­rro­ga el con­tra­to de explo­ta­ción de la base aérea de Manas, aun­que Kir­guis­tán había anun­cia­do repe­ti­da­men­te que Esta­dos Uni­dos ten­dría que reti­rar­se de allí en agos­to de 2009.
- Para ter­mi­nar, en julio de 2009 se reve­la al públi­co que la US Air For­ce está rea­li­zan­do una modes­ta ope­ra­ción de abas­te­ci­mien­to en mate­rial y car­bu­ran­te a par­tir de un lugar des­co­no­ci­do situa­do en Turk­me­nis­tán [41].

Los estra­te­gas del Pen­tá­gono se empe­ña­ron en el pro­yec­to de la Red de Dis­tri­bu­ción del Nor­te des­de prin­ci­pios del año 2006, en momen­tos en que se fil­tra­ba poca infor­ma­ción sobre la insu­rrec­ción de los tali­ba­nes y se debi­li­ta­ba la ofen­si­va mili­tar. Es fácil com­pro­bar que a medi­da que se amplia­ba la pre­sen­cia esta­dou­ni­den­se en Afga­nis­tán tam­bién se inten­si­fi­ca­ban las ope­ra­cio­nes de las mili­cias insur­gen­tes. Ya lo hemos seña­la­do ante­rior­men­te y esa corre­la­ción no es casual. Gra­dual­men­te, eta­pa por eta­pa, las auto­ri­da­des esta­dou­ni­den­ses se han dedi­ca­do a con­cluir acuer­dos de trán­si­to con Esta­dos tan esen­cia­les como Rusia y con otros paí­ses que tie­nen fron­te­ras con Afga­nis­tán.

En gene­ral, los acuer­dos bila­te­ra­les pasa­ron inad­ver­ti­dos. Toma­ron su for­ma defi­ni­ti­va a media­dos del año 2008, en lo que el Pen­tá­gono lla­ma actual­men­te la Red de Dis­tri­bu­ción del Nor­te. Bas­ta una rápi­da ojea­da a las imá­ge­nes sate­li­ta­les de Goo­gle Maps o de la Natio­nal Ocea­nic and Atmosphe­ric Admi­nis­tra­tion (NOAA) para com­pro­bar la impor­tan­cia de la NDN sin que que­de espa­cio para la duda.

Un car­ga­men­to mili­tar en trán­si­to por la NDN pue­de tener su ori­gen en uno de los dos «hubs del oes­te», en Leto­nia o en Geor­gia. Des­pués de salir de una de esas dos zonas segu­ras, lle­ga a Afga­nis­tán por tren, por camión o por ferry a tra­vés de Rusia y de sus ex saté­li­tes: por Kazajs­tán y ya sea por Kir­guis­tán y Tayi­kis­tán, o por Uzbe­kis­tán. Las decla­ra­cio­nes ofi­cia­les jus­ti­fi­can ese pro­yec­to de vías de comu­ni­ca­ción invo­can­do la nece­si­dad de dis­po­ner de vías de acce­so segu­ras hacia Afga­nis­tán, o sea evi­tan­do el paso por Pakis­tán [42].

Haber­se con­ver­ti­do en pun­to de par­ti­da de la vía más impor­tan­te de la NDN es un des­tino iró­ni­co para Riga. Ese puer­to del Mar Bál­ti­co, de agra­da­ble cli­ma duran­te todo el año, sir­ve tam­bién actual­men­te para trans­fe­rir a los tre­nes rusos los car­ga­men­tos de los bar­cos que fle­ta Esta­dos Uni­dos. Des­pués de Rusia, la vía férrea se pro­lon­ga hacia el sur y atra­vie­sa Kazajs­tán y Uzbe­kis­tán, bor­dean­do las cos­tas del Mar Cas­pio, para ter­mi­nar en el nor­te de Afga­nis­tán. Esas vías férreas rusas fue­ron cons­trui­das por la URSS para abas­te­cer a sus pro­pias tro­pas en Afga­nis­tán, en los años 1980. Movi­da hoy por su deseo de coope­rar con Esta­dos Uni­dos y la OTAN, Rusia pone a su dis­po­si­ción esa red ferro­via­ria para que pue­dan desa­rro­llar su cam­pa­ña en Afga­nis­tán [43].

Otro reco­rri­do a tra­vés de la NDN par­te des­de Geor­gia, evi­ta el terri­to­rio ruso pasan­do por el puer­to de Pon­ti, en el Mar Negro, y se pro­lon­ga hacia Bakú, en Azer­bai­yán, don­de las car­gas mili­ta­res pasan a ferrys que atra­vie­san el Mar Cas­pio y lle­gan a Kazajs­tán. Pasan enton­ces a camio­nes que entre­gan dicha car­ga en Uzbe­kis­tán o en Afga­nis­tán. Un ter­cio de los envíos que tran­si­tan por la NDN siguen ese camino. La ter­ce­ra vía de la NDN evi­ta el paso por Uzbe­kis­tán, sale de Kazajs­tán y atra­vie­sa Kir­guis­tán y Tayi­kis­tán para alcan­zar Afga­nis­tán [44].

Ese con­tex­to geo­grá­fi­co es deter­mi­nan­te. Resul­ta evi­den­te que Kir­guis­tán será en el futu­ro esce­na­rio de los nue­vos con­flic­tos que el Pen­tá­gono está pre­pa­ran­do con­for­me a su estra­te­gia euro­asiá­ti­ca. Ese país, según pala­bras del gene­ral Petraeus, es el eje de esa estra­te­gia. Así lo des­cri­be Peter Cham­ber­lain, espe­cia­lis­ta en Asia Cen­tral:

«El brus­co reajus­te común de los intere­ses de los tali­ba­nes y de Pakis­tán (for­mal­men­te for­mu­la­do por los arres­tos en serie de tali­ba­nes) es un inten­to de Esta­dos Uni­dos y de la OTAN por jus­ti­fi­car la aper­tu­ra de ese nue­vo fren­te en la gue­rra con­tra el terro­ris­mo dan­do la prio­ri­dad a la segu­ri­dad de la Red de Dis­tri­bu­ción del Nor­te. La red pre­pa­ra el terreno para la implan­ta­ción pla­ni­fi­ca­da de oleo­duc­tos que explo­ta­rán los atrac­ti­vos recur­sos mine­ros ener­gé­ti­cos, que sólo espe­ran que los extrai­gan de los ricos sub­sue­los de la cuen­ca del Cas­pio. Ese recien­te reajus­te, cen­tra­do en el inte­rior del terri­to­rio euro­asiá­ti­co, sólo ha sido posi­ble gra­cias a los arre­glos de Esta­dos Uni­dos con Isla­ma­bad para sacar pro­ve­cho de las cor­dia­les rela­cio­nes que Pakis­tán man­tie­ne con los tali­ba­nes, en vez de opo­ner­se a ellos.» [45].

El opio en la gue­rra de Asia Cen­tral

Es sin dudas en el opio lo que deter­mi­na toda la cohe­ren­cia de la estra­te­gia esta­dou­ni­den­se de gue­rra de baja inten­si­dad.

Al igual que en el caso de las empre­sas comer­cia­les bri­tá­ni­cas y esta­dou­ni­den­ses en las gue­rras del opio con­tra Chi­na, a par­tir de los años 1840, el opio aún desem­pe­ña hoy en día un papel cen­tral en la estra­te­gia de con­trol del Asia Cen­tral.

Way­ne Mad­sen, perio­dis­ta que rea­li­za inves­ti­ga­cio­nes sobre Washing­ton y se expre­sa a tra­vés de Inter­net en su sitio Way­ne Mad­sen Report (WMR), des­cri­be el papel del trá­fi­co de opio duran­te la inva­sión esta­dou­ni­den­se de 2001 y la ocu­pa­ción del terri­to­rio:
«Según infor­ma­cio­nes pro­por­cio­na­das al WMR por un vete­rano de la Del­ta For­ce, cuan­do las uni­da­des de éli­te de las fuer­zas mili­ta­res fue­ron envia­das a Afga­nis­tán des­pués de los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre, la pri­me­ra orden que reci­bie­ron de la CIA fue pro­te­ger las plan­ta­cio­nes de ama­po­la [Tam­bién lla­ma­da ador­mi­de­ra, es la plan­ta de la que se obtie­ne el opio. NdT.]. Fuen­tes del WMR en el seno del FBI con­fir­man que el trá­fi­co pro­ve­nien­te de Afga­nis­tán ha reem­pla­za­do el que diri­gía Khun Sa, el rey del opio del Trián­gu­lo de Oro en Bir­ma­nia, y que ese país es hoy la prin­ci­pal fuen­te del opio y de la heroí­na de que dis­po­ne la CIA para sus ope­ra­cio­nes de nar­co­trá­fi­co.» [46]

Des­de hace ya varias déca­das, la CIA y el Pen­tá­gono vie­nen entre­nan­do agen­tes que fin­gen ser terro­ris­tas islá­mi­cos e infil­trán­do­los en Asia Cen­tral, en par­ti­cu­lar en las regio­nes veci­nas del valle de Fer­ga­na –rico en ura­nio– en los terri­to­rios de Uzbe­kis­tán, Tayi­kis­tán y Kir­guis­tán. Uno de los prin­ci­pa­les acto­res de esa mas­ca­ra­da es una orga­ni­za­ción cuya crea­ción fue finan­cia­da por la CIA, el Movi­mien­to Islá­mi­co de Uzbe­kis­tán (Isla­mic Move­ment of Uzbe­kis­tan, IMU). El Movi­mien­to Islá­mi­co de Uzbe­kis­tán, tam­bién acti­vo más allá de la fron­te­ra uzbe­ka con Kir­guis­tán y en todo el valle de Fer­ga­na, admi­nis­tra aho­ra sus pro­pios fon­dos, que pro­vie­nen del lucra­ti­vo trá­fi­co de opio.

Según Inter­pol, el Movi­mien­to Islá­mi­co de Uzbe­kis­tán está fuer­te­men­te impli­ca­do en el trá­fi­co de la heroí­na pro­du­ci­da en Afga­nis­tán, que cir­cu­la en Kir­guis­tán, en Uzbe­kis­tán y en toda el Asia Cen­tral. Duran­te una audien­cia ante el Con­gre­so esta­dou­ni­den­se, Ralf Mutsch­ke, exper­to de Inter­pol en lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co decla­ra­ba: «A pesar de su pro­gra­ma polí­ti­co e ideo­ló­gi­co, la natu­ra­le­za de ese movi­mien­to no es úni­ca­men­te la de una orga­ni­za­ción terro­ris­ta. Se tra­ta más bien de una orga­ni­za­ción hibri­da en la que se prio­ri­zan más fácil­men­te los intere­ses ile­ga­les que los obje­ti­vos polí­ti­cos. Los diri­gen­tes del Movi­mien­to Islá­mi­co de Uzbe­kis­tán tie­nen el mayor inte­rés en hacer per­du­rar los des­ór­de­nes y la ines­ta­bi­li­dad en la región con vis­tas a garan­ti­zar la segu­ri­dad de las vías de comu­ni­ca­ción que ellos explo­tan para el trá­fi­co de dro­ga.» [47].

Como espe­cia­lis­ta del Asia Cen­tral, Peter Cham­ber­lain demues­tra que el Movi­mien­to Islá­mi­co de Uzbe­kis­tán es una red de trá­fi­co de dro­ga crea­da por volun­tad de la CIA:

«Exis­ten todas las razo­nes para pen­sar que el Movi­mien­to Islá­mi­co de Uzbe­kis­tán es una crea­ción de la CIA». Cite­mos el irre­fu­ta­ble aná­li­sis de la cues­tión que publi­có Ste­ve Coll en su libro Ghost Wars:
« “El direc­tor de la CIA, William Casey, tomán­do­se una atri­bu­ción que iba más allá de sus fun­cio­nes, deci­dió inten­si­fi­car las ope­ra­cio­nes de pro­pa­gan­da ten­dien­tes a des­es­ta­bi­li­zar la Unión Sovié­ti­ca den­tro de sus pro­pias fron­te­ras. Fue con ese fin que la CIA pro­mo­vió el Islam en Uzbe­kis­tán; pri­me­ro, encar­gan­do a un uzbe­co exila­do en Ale­ma­nia que tra­du­je­ra el Corán al uzbe­co, des­pués dan­do orden a los ser­vi­cios secre­tos pakis­ta­níes de dis­tri­buir 5 000 ejem­pla­res… Des­de el prin­ci­pio, inclu­so antes de la inva­sión sovié­ti­ca, la revo­lu­ción afga­na esta­ba pla­ni­fi­ca­da por una coa­li­ción de paí­ses diri­gi­da por la CIA. De la mis­ma mane­ra, el Islam waha­bi­ta –mani­fes­ta­ción polí­ti­ca de la reli­gión musul­ma­na que se ense­ña a los com­ba­tien­tes en las madra­zas loca­les a par­tir de tex­tos supues­ta­men­te musul­ma­nes y en reali­dad made in USA en la Uni­ver­si­dad de Nebras­ka– es una defor­ma­ción del Islam en la que se inte­gran téc­ni­cas de modi­fi­ca­ción del com­por­ta­mien­to.”» [48].

Cham­ber­lain va más lejos:

«De ser cier­to que la CIA pro­por­cio­nó los libros que pro­pa­gan el pen­sa­mien­to yiha­dis­ta en las madra­zas que fre­cuen­ta­ban los sol­da­dos del Movi­mien­to Islá­mi­co de Uzbe­kis­tán, enton­ces todo lo que hace ese movi­mien­to pro­vie­ne de la CIA… Las misio­nes mili­ta­res y la lucha con­tra el trá­fi­co de dro­gas orga­ni­za­das por Esta­dos Uni­dos para dar caza a los terro­ris­tas y los tra­fi­can­tes de dro­ga del Movi­mien­to Islá­mi­co de Uzbe­kis­tán per­mi­ten cubrir las acti­vi­da­des de los agen­tes de las Fuer­zas Espe­cia­les en bus­ca de poder de influen­cia a nivel local, para anti­ci­par los acon­te­ci­mien­tos futu­ros, o una posi­ble inte­rrup­ción de las ope­ra­cio­nes… El pro­gra­ma de la OTAN de Aso­cia­ción por la Paz ha per­mi­ti­do la lle­ga­da de miles de for­ma­do­res esta­dou­ni­den­ses y de la OTAN. Estos han sido envia­dos a bases que les per­mi­ti­rán lan­zar ope­ra­cio­nes de acción direc­ta. La Aso­cia­ción por la Paz igual­men­te per­mi­te la entre­ga de un enor­me exce­den­te de equi­pa­mien­to mili­tar a pobla­cio­nes de con­su­mi­do­res poten­cia­les que habi­tan en zonas petro­lí­fe­ras. Así se pre­pa­ra el deco­ra­do para futu­ros jue­gos de gue­rra de coa­li­ción.» [49].

En junio de 2009, Richard Hol­broo­ke anun­cia­ba el aban­dono de la cam­pa­ña esta­dou­ni­den­se de erra­di­ca­ción del trá­fi­co de opio en Afga­nis­tán para dejar paso a lo que el Pen­tá­gono lla­ma una cam­pa­ña de prohi­bi­ción. En un comen­ta­rio reco­gi­do por Asso­cia­ted Press, Hol­broo­ke afir­ma­ba que Washing­ton aban­do­na­ría pro­gre­si­va­men­te las ope­ra­cio­nes de erra­di­ca­ción del opio en Afga­nis­tán [50].

Según un artícu­lo del [dia­rio] New York Times, Ahmed Wali Kar­zai, el her­mano del pre­si­den­te afgano Hamid Kar­zai, tra­ba­ja para la CIA des­de hace 8 años. Wali sería ade­más el barón de la dro­ga de la pro­vin­cia de Hel­mand. Entre otras cosas, la CIA esta­ría pagán­do­le a Ahmed Wali Kar­zai para que reclu­te «una fuer­za para­mi­li­tar afga­na que pue­da ope­rar bajo el man­do de la CIA en la ciu­dad de Kan­dahar y sus alre­de­do­res, la región natal de los Kar­zai» [51].

La influen­cia de la CIA sobre el trá­fi­co de dro­ga en Afga­nis­tán es total­men­te simi­lar a la que ejer­ció la agen­cia sobre el trá­fi­co de opio en el sudes­te asiá­ti­co duran­te la gue­rra de Viet­nam, lo cual es muy alar­man­te. La con­clu­sión que se impo­ne es evi­den­te: en esos dos con­flic­tos, el trá­fi­co no ser­vía para alcan­zar obje­ti­vos de orden mili­tar, pero se encon­tra­ba en el vér­ti­ce de la estra­te­gia glo­bal de Washing­ton.

Ahmed Wali habría uti­li­za­do el dine­ro de la dro­ga para finan­ciar actos de vio­len­cia guber­na­men­tal repre­si­va, coma la inti­mi­da­ción con­tra opo­si­to­res duran­te las elec­cio­nes frau­du­len­tas de 2009. En 2007, Hamid Kar­zai nom­bra­ba jefe de los ser­vi­cios anti­co­rrup­ción a Izza­tu­llah Wasi­fi, aun­que este últi­mo había pasa­do 4 años en las pri­sio­nes de Neva­da por haber tra­ta­do de ven­der dro­ga a un poli­cía de pai­sano [52]. La filo­so­fía de este méto­do se enun­cia al pare­cer de la siguien­te mane­ra: «Nadie mejor que un tra­fi­can­te de dro­ga para atra­par a otro tra­fi­can­te de dro­ga».

Hel­mand, la región de Kar­zai, reúne gran par­te de las zonas dedi­ca­das al cul­ti­vo del opio en Afga­nis­tán. Es la zona en la que se con­cen­tra la mayor pro­duc­ción de ama­po­la a nivel mun­dial, un 40% del volu­men total del mer­ca­do ile­gal mun­dial. Esas cifras pro­vie­nen de John W. McCoy, inves­ti­ga­dor esta­dou­ni­den­se que ha des­cri­to el papel de los ser­vi­cios secre­tos esta­dou­ni­den­ses en el trá­fi­co de dro­ga en Asia des­de la épo­ca de la gue­rra de Viet­nam par­tien­do de los años 1960. En la pro­vin­cia de Hel­mand, se cul­ti­va­ban en 2008 unas 103 000 hec­tá­reas de opio, lo que repre­sen­ta dos ter­cios de toda la pro­duc­ción afga­na.

McCoy seña­la que, cuan­do la CIA apo­ya­ba a las gue­rri­llas afga­nas de los Muyahi­di­nes con­tra la Unión Sovié­ti­ca en los años 1980, esta­ba uti­li­zan­do el dine­ro de la dro­ga –obte­ni­do gra­cias al opio que pro­du­cían los Muyahi­di­nes– para finan­ciar una gue­rra secre­ta, gue­rra que popu­la­ri­zó a tra­vés del lar­go­me­tra­je holly­woo­den­se Char­lie Wilson’s War. McCoy sub­ra­ya que duran­te los años 1980 «la gue­rra secre­ta de la CIA sir­vió de cata­li­za­dor para la trans­for­ma­ción de las regio­nes fron­te­ri­zas entre Afga­nis­tán y Pakis­tán en una gigan­tes­ca zona de pro­duc­ción de heroí­na, la más impor­tan­te del mun­do».

Sobre el tema de la derro­ta de los tali­ba­nes des­pués de las repre­sa­lias del 11 de sep­tiem­bre, McCoy pro­si­gue la des­crip­ción del trá­fi­co de dro­ga en Afga­nis­tán:

«La CIA logró movi­li­zar a los anti­guos seño­res de la gue­rra acti­va­men­te impli­ca­dos en el trá­fi­co de heroí­na y apo­de­rar­se de las ciu­da­des de todo el este de Afga­nis­tán. En otros tér­mi­nos, la agen­cia y sus alia­dos loca­les crea­ron las con­di­cio­nes idea­les para rever­tir la prohi­bi­ción de los tali­ba­nes sobre el cul­ti­vo de ama­po­la y reanu­dar así el trá­fi­co. Sólo pocas sema­nas des­pués de la caí­da de los tali­ba­nes, las auto­ri­da­des seña­la­ban el espec­ta­cu­lar aumen­to del cul­ti­vo de opio en las tie­rras inte­rio­res de las pro­vin­cias de Hel­mand y de Nan­garhar.» [53]

Se ha podi­do com­pro­bar que antes de que los mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses empu­ja­ran a los tali­ba­nes al exi­lio, a fines de 2001, la pro­duc­ción de opio se había redu­ci­do con­si­de­ra­ble­men­te bajo el gobierno de los tali­ba­nes. Se ha com­pro­ba­do tam­bién –lo ha seña­la­do la pro­pia Ofi­ci­na de las Nacio­nes Uni­das con­tra la Dro­ga y el Deli­to (Uni­ted Nations Offi­ce on Drugs and Cri­me)– que des­de que las fuer­zas de la OTAN diri­gi­das por Esta­dos Uni­dos ocu­pan Afga­nis­tán, las cose­chas de ama­po­la no sólo han alcan­za­do nue­va­men­te su anti­guo nivel de pro­duc­ción sino que han sobre­pa­sa­do los más altos nive­les de ren­di­mien­to alcan­za­dos en la his­to­ria de ese país [54]. A ese aumen­to se agre­ga el tam­bién espec­ta­cu­lar sal­to de los volú­me­nes de pro­duc­ción de opio.

En el año 2000, los tali­ba­nes habian pues­to fin al cul­ti­vo de la ama­po­la. Según la Ofi­ci­na de las Nacio­nes Uni­das con­tra la Dro­ga y el Deli­to, des­de que Esta­dos Uni­dos tomó el con­trol mili­tar del país las cose­chas de opio pasa­ron en Afga­nis­tán de 185 tone­la­das en una super­fi­cie cul­ti­va­da de menos de 8 000 hec­tá­reas en 2001 a 8 200 tone­la­das en más de 193 000 hec­tá­reas en 2007. Esto repre­sen­ta una mul­ti­pli­ca­ción por 43 de las cose­chas tota­les en 8 años de ocu­pa­ción esta­dou­ni­den­se en Afga­nis­tán [55].

En 2008, Esta­dos Uni­dos y la OTAN inun­da­ban la pren­sa de comen­ta­rios sobre la dis­mi­nu­ción del área total de los cam­pos de ama­po­la en 19% en rela­ción con el año ante­rior, pero no men­cio­na­ban el aumen­to del ren­di­mien­to en un 15%, datos que man­te­nían a Afga­nis­tán en la cate­go­ría de pri­mer pro­duc­tor, lejos por delan­te de los demás, del opio des­ti­na­do al trá­fi­co de heroí­na [56].

Duran­te los 5 pri­me­ros años, la pro­duc­ción de opio en Afga­nis­tán repre­sen­tó el 50% del PIB de ese país y más del 93% de las sus­tan­cias que nece­si­ta en su con­jun­to la pro­duc­ción mun­dial de heroí­na [57]. Sería fal­so, sin embar­go, creer que la ocu­pa­ción mili­tar esta­dou­ni­den­se en 2001 fre­nó el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía afga­na. El PIB regis­tró un pro­di­gio­so aumen­to del 66% gra­cias al flo­re­cien­te sis­te­ma de pro­duc­ción de opio, a esca­la casi indus­trial, que man­tie­ne Esta­dos Uni­dos y que pro­te­ge el gobierno de Kar­zai, el pro­te­gi­do de Washing­ton [58].

El jefe de los ser­vi­cios fede­ra­les rusos de lucha con­tra la dro­ga ha eva­lua­do el valor del opio que actual­men­te se cul­ti­va en Afga­nis­tán en 65 000 millo­nes de dóla­res. De esa con­si­de­ra­ble suma sólo 500 millo­nes de dóla­res van a las manos de los cul­ti­va­do­res afga­nos y 300 millo­nes son des­ti­na­dos a las gue­rri­llas tali­ba­nes. El res­to, unos 64 000 millo­nes de dóla­res, aca­ba en manos de la «mafia de la dro­ga» [59].

En mar­zo de 2010, duran­te una reu­nión del Con­se­jo OTAN-Rusia, el jefe del FSKN (Ser­vi­cio Fede­ral Ruso de Lucha Anti­dro­ga), Vic­tor Iva­nov, decla­ró que: «la ama­po­la afga­na ha sido la cau­sa de la muer­te por sobre­do­sis de un millón de per­so­nas duran­te la últi­ma déca­da. Son cifras de las Nacio­nes Uni­das. ¿No repre­sen­ta esto una ame­na­za para la paz y la segu­ri­dad mun­dia­les?» [60]

La OTAN se ha nega­do cate­gó­ri­ca­men­te a res­pon­der al pedi­do ruso de des­truir todas las plan­ta­cio­nes de opio en Afga­nis­tán. ¿Por qué razón? La OTAN (léa­se el US Cen­tral Com­mand) afir­ma que su des­truc­ción pri­va­ría al país de «su úni­ca fuen­te de rique­za», fór­mu­la que resu­me el carác­ter cri­mi­nal­men­te absur­do de la misión de la OTAN en Afga­nis­tán.

Duran­te una reu­nión más recien­te del Con­se­jo OTAN-Rusia, Iva­nov pidió a la OTAN que su supues­ta misión de «nor­ma­li­za­ción de la situa­ción en Afga­nis­tán» adop­te un plan «de erra­di­ca­ción de la pro­duc­ción de estu­pe­fa­cien­tes» [61].

El voce­ro de la OTAN, James Appathu­rai, expre­só su «com­pren­sión» ante las preo­cu­pa­cio­nes de los rusos [62]. Los esti­ma­dos sobre el con­su­mo de dro­gas en Rusia son alar­man­tes: 200 000 per­so­nas depen­dien­tes de la heroí­na o de la mor­fi­na y dece­nas de miles que falle­cen cada año debi­do a esa adic­ción. En efec­to, des­de la ocu­pa­ción esta­dou­ni­den­se en Afga­nis­tán y la reanu­da­ción del trá­fi­co, Rusia se ha con­ver­ti­do en el prin­ci­pal des­tino de la dro­ga afga­na, y el país está sufrien­do las gra­ves con­se­cuen­cias socia­les y eco­nó­mi­cas de ese fenó­meno.

Appathu­rai decla­ró tam­bién que había que tra­tar el pro­ble­ma de la dro­ga en Afga­nis­tán con pre­cau­ción para evi­tar que la pobla­ción local de «se cris­pe».
Appathu­rai pro­se­guía sus decla­ra­cio­nes con una obra maes­tra del doble dis­cur­so de la OTAN: «Com­par­ti­mos la opi­nión de que tene­mos que ocu­par­nos de ese pro­ble­ma. Pero nues­tros pun­tos de vis­ta son lige­ra­men­te diver­gen­tes. No pode­mos asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de cor­tar la úni­ca fuen­te de ingre­sos de la pobla­ción de uno de los paí­ses más pobres del mun­do sin ser capa­ces de pro­po­ner a cam­bio una solu­ción. Es sim­ple­men­te impo­si­ble.» [63]

¿El ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se está expor­tan­do opio?

La ama­po­la pue­de con­ver­tir­se en el aglu­ti­nan­te ideal de las gue­rras esta­dou­ni­den­ses en Asia Cen­tral. Pue­de finan­ciar los gru­pos insu­rrec­cio­na­les, como el Movi­mien­to Islá­mi­co de Uzbe­kis­tán. Has­ta un 10% de la pobla­ción afga­na vive del dine­ro de la dro­ga –como el her­mano del pre­si­den­te e inclu­so el pro­pio pre­si­den­te.

Como des­cu­brie­ron los bri­tá­ni­cos duran­te las gue­rras del opio en Chi­na, la ama­po­la tam­bién gene­ra tam­bién adic­ción entre las pobla­cio­nes euro­siá­ti­cas pro­ve­nien­tes de las tri­bus y gru­pos étni­cos mino­ri­ta­rios; la pasi­vi­dad, la cri­mi­na­li­dad y el caos que la dro­ga engen­dra son exce­len­tes medios para corrom­per un país des­de aden­tro, y jus­ti­fi­can pos­te­rior­men­te la inten­si­fi­ca­ción de la pre­sen­cia de las fuer­zas de «man­te­ni­mien­to de la paz».

Apro­ve­char los flu­jos migra­to­rios de Kir­guis­tán hacia Xin­jiang y las demás pro­vin­cias chi­nas para inun­dar Chi­na de opio sería una estra­te­gia impa­ra­ble que el Pen­tá­gono esta­ría espe­cial­men­te intere­sa­do en «esti­mu­lar» pacien­te­men­te. Ya en este momen­to Rusia está sien­do devas­ta­da por la heroí­na afga­na a bajo pre­cio, fuen­te de nume­ro­sas adic­cio­nes, del alza de la cri­mi­na­li­dad y de un espí­ri­tu de insu­bor­di­na­ción.

Sin embar­go, lo que nos dicen Richard Hol­broo­ke y diver­sos estra­te­gas del US Cen­tral Com­mand es que las tri­bus afga­nas, uzbe­kas o tayi­kas trans­por­tan la dro­ga en mulos a tra­vés de los peli­gro­sos pasos que lle­van a Rusia y a otros paí­ses. La ver­dad pare­ce ser muy dife­ren­te. El trans­por­te del opio se esta­ría desa­rro­llan­do en reali­dad a tra­vés de lo más moderno que exis­te en mate­ria de trans­por­te mili­tar.

Es este el aspec­to más explo­si­vo de la tier­na des­preo­cu­pa­ción de Esta­dos Uni­dos sobre el tema de los cul­ti­vos de ama­po­la en Afga­nis­tán. El opio y la heroí­na ya pre­pa­ra­da esta­rían sien­do trans­por­ta­dos a tra­vés de con­vo­yes mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses des­de ins­ta­la­cio­nes como Manas, en Kir­guis­tán. Y los car­ga­men­tos esta­rían sien­do enmas­ca­ra­dos bajo la cla­si­fi­ca­ción de secre­to mili­tar.

Richard Hol­broo­ke estu­vo recien­te­men­te en el cen­tro de trán­si­to de Manas, posi­ble­men­te para orga­ni­zar sabo­ta­jes con­tra los gaso­duc­tos de la red TUKC (Turk­me­nis­tán – Uzbe­kis­tán – Chi­na) que entró en ser­vi­cio hace poco.
_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

La uti­li­za­ción de equi­pa­mien­to mili­tar con esos fines demos­tra­ría, si logra pro­bar­se, que Esta­dos Uni­dos pue­de actuar «sin lími­tes» y que nadie pue­de acer­car­se a sus car­ga­men­tos ni veri­fi­car su con­te­ni­do. Sería la repe­ti­ción a gran esca­la de los envíos aéreos de heroí­na que orga­ni­zó la CIA en Viet­nam en los años 1960 [64].

Esa acu­sa­ción pro­vie­ne de un efi­caz agen­te de los ser­vi­cios secre­tos de la región, el gene­ral Hamid Gul, ex jefe de los ser­vi­cios secre­tos pakis­ta­níes (ISI). Hamid Gul fue ade­más jefe de la inte­li­gen­cia mili­tar duran­te la gue­rra de Afga­nis­tán, en los años 1980.

En agos­to de 2009, Hamid Gul decla­ra­ba sin vaci­la­ción: «Ahmed Wali Kar­zaï es el prin­ci­pal barón de la dro­ga en Afga­nis­tán.» Afir­mó que los baro­nes de la dro­ga se dedi­ca­ban tam­bién al trá­fi­co de armas, un «mer­ca­do flo­re­cien­te» en Afga­nis­tán. «Pero lo que me pare­ce más inquie­tan­te es que la avia­ción –la avia­ción esta­dou­ni­den­se– tam­bién está impli­ca­da. Usted lo ha dicho con toda razón: la dro­ga se envía hacia el nor­te a tra­vés de las repú­bli­cas del Asia Cen­tral y de Rusia y lle­ga des­pués a Euro­pa y el res­to del mun­do. Pero cier­ta can­ti­dad de dro­ga sigue un camino direc­to. Se envía en avio­nes mili­ta­res.» [65]

Gul diri­gió el ISI des­de 1987 has­ta 1989, duran­te la fase más inten­sa de la insu­rrec­ción de los Muyahi­di­nes. Duran­te aquel perio­do tra­ba­jó estre­cha­men­te con la CIA. Des­de enton­ces, Esta­dos Uni­dos y el Rei­no Uni­do le han prohi­bi­do pisar sue­lo esta­dou­ni­den­se y bri­tá­ni­co por­que, según él mis­mo afir­ma, es dema­sia­do locuaz en rela­ción con los pla­nes reales de esos dos paí­ses para el Asia Cen­tral. Gul esti­ma que esos pla­nes pre­vén la des­truc­ción sis­te­má­ti­ca de Pakis­tán como nación [66].

Según las decla­ra­cio­nes acu­sa­to­rias de Gul, el opio y la heroí­na pro­ve­nien­tes de Afga­nis­tán se trans­por­tan secre­ta­men­te en avio­nes mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses, des­de la base de Manas, y pasan por las dife­ren­tes vías de la Red de Dis­tri­bu­ción del Nor­te. Ese aná­li­sis ha sido con­fir­ma­do por fuen­tes afga­nas y tayi­kas, por miem­bros del ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se que han hecho decla­ra­cio­nes no ofi­cia­les y por infor­mes rusos [67].

La base de Manas desem­pe­ña un papel deter­mi­nan­te, al que se une la base de entre­na­mien­to «anti­dro­ga y anti­te­rro­ris­ta» de Bak­ten, en el sudes­te de Kir­guis­tán, cer­ca del valle de Fer­ga­na. Esa com­bi­na­ción se ajus­ta per­fec­ta­men­te a la nue­va polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se de prohi­bi­ción selec­ti­va de la ama­po­la afga­na, polí­ti­ca que Hol­broo­ke anun­ció como alter­na­ti­va pri­vi­le­gia­da por enci­ma de la erra­di­ca­ción total. Esa nue­va polí­ti­ca del Pen­tá­gono per­mi­te que el 93% del opio mun­dial siga cir­cu­lan­do sin poner­se al alcan­ce del «erra­di­ca­dor» esta­dou­ni­den­se, que se siga trans­for­man­do en heroí­na y que se siga ven­dien­do en Chi­na, en Uzbe­kis­tán, en Rusia y otros paí­ses más, como en una nue­va gue­rra del opio.

En Esta­dos Uni­dos, los gran­des medios de infor­ma­ción acu­san a los tali­ba­nes de diri­gir el trá­fi­co de opio. Sin embar­go, según la Ofi­ci­na de las Nacio­nes Uni­das con­tra la Dro­ga y el Deli­to, los Ele­men­tos Anti­Gu­ber­na­men­ta­les (AGE), entre los que se inclu­yen no sólo los tali­ba­nes sino tam­bién mili­tan­tes pro­ve­nien­tes de otros movi­mien­tos, se bene­fi­cian sólo del 2% del volu­men total del dine­ro de la dro­ga, cuyo mon­to está eva­lua­do en 3 400 millo­nes de dóla­res. Esa cifra ha sido inclu­so con­fir­ma­da en los pro­pios Esta­dos Uni­dos por la CIA y la DIA (Defen­se Inte­lli­gen­ce Agency, la agen­cia de inte­li­gen­cia del Depar­ta­men­to de Defen­sa esta­dou­ni­den­se). Ambas agen­cias [esta­dou­ni­den­ses] esti­man que los tali­ba­nes ganan «sola­men­te» 70 millo­nes de dóla­res al año con el trá­fi­co de dro­ga. La mayor par­te de la pro­duc­ción de heroí­na y de opio no ela­bo­ra­do se encuen­tra bajo el con­trol de los seño­res de la gue­rra vin­cu­la­dos al sis­te­ma Kar­zai.

La estra­te­gia futu­ra de Esta­dos Uni­dos en el mane­jo del «pro­ble­ma» de la dro­ga en Afga­nis­tán es obje­to de cui­da­do­so estu­dio. Tra­fi­can­tes de dro­ga cuyos víncu­los con los «insur­gen­tes» son cono­ci­dos están inclui­dos en lis­tas de per­so­nas que deben ser eli­mi­na­das (ase­si­na­das). No apa­re­cen en esas lis­tas los nom­bres de la mayo­ría de los baro­nes de la dro­ga que ori­gi­nan cer­ca del 98% de los ingre­sos pro­ve­nien­tes de la ama­po­la y que tra­ba­jan con la fami­lia y con el régi­men de Kar­zai, un cono­ci­do círcu­lo de toxi­có­ma­nos corrup­tos.

En efec­to, como ha seña­la­do un ana­lis­ta, el ejér­ci­to de Esta­dos Uni­dos «ofre­ce­rá su ayu­da a los baro­nes de la dro­ga alia­dos a las fuer­zas de ocu­pa­ción y al gobierno afgano para aca­pa­rar aún más el mer­ca­do y el trá­fi­co de la dro­ga» [68].

Craig Murray, emba­ja­dor del Rei­no Uni­do en Uzbe­kis­tán has­ta el año 2004, afir­ma que, bajo la auto­ri­dad del gene­ral Rashid Dos­tum –nue­va­men­te nom­bra­do minis­tro de Defen­sa por Kar­zai en 2009– con­vo­yes mili­ta­res lle­va­ban la dro­ga más allá de la fron­te­ra afga­na [69].

Segun Craig Murray, Dos­tum es un per­so­na­je cla­ve en el trá­fi­co de opio en Afga­nis­tán, trá­fi­co que él mis­mo diri­ge des­de su tie­rra natal, cer­ca de Mazar‑e Cha­rif. Kar­zai lo tra­jo del exi­lio, con la apro­ba­ción de Esta­dos Uni­dos, para orga­ni­zar las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, duran­te las cua­les atri­bu­yó el 100% de los votos de los dis­tri­tos más impor­tan­tes a Kar­zai. Para «luchar» de for­ma osten­si­ble con­tra los tali­ba­nes, el Pen­tá­gono pro­po­ne aho­ra entre­gar gran­des can­ti­da­des de armas a la mili­cia pri­va­da (anti­dro­ga) que diri­ge el pro­pio Dos­tum, a pesar de su pues­to ofi­cial de jefe del ejér­ci­to y de que Washing­ton está per­fec­ta­men­te al tan­to de sus acti­vi­da­des como tra­fi­can­te de heroí­na [70].

El pro­pio her­mano del pre­si­den­te Kar­zai, Ahmed Wali Kar­zai, quien según el New York Times [71] figu­ra en la lis­ta de cola­bo­ra­do­res de la CIA, ha sido acu­sa­do de ser un pode­ro­so barón de la dro­ga, lo cual crea un entorno bas­tan­te poco cla­ro alre­de­dor del gobierno atlan­tis­ta de Kar­zai [72].

Murray afir­ma ade­más que Afga­nis­tán «ya no expor­ta opio sino heroí­na. El opio está sien­do trans­for­ma­do en heroí­na a esca­la indus­trial, no en coci­nas tra­se­ras sino en fábri­cas. Millo­nes de litros de pro­duc­tos quí­mi­cos nece­sa­rios para los pro­ce­sos de trans­for­ma­ción se impor­tan en camio­nes cis­ter­nas. Esos camio­nes y los super­re­mol­ques pesa­dos car­ga­dos de opio lle­gan a las fábri­cas a tra­vés de las carre­te­ras repa­ra­das por Esta­dos Uni­dos, las mis­mas que uti­li­zan las tro­pas de la OTAN… La cuar­ta par­te del nego­cio de la heroí­na reúne a los dig­na­ta­rios del gobierno afgano. Cuan­do Esta­dos Uni­dos ata­có Afga­nis­tán, el ejér­ci­to bom­bar­dea­ba el terri­to­rio [de ese país] mien­tras que la CIA esta­ba pagan­do, arman­do y equi­pan­do a los seño­res de la gue­rra y a los baro­nes de la dro­ga, cuyo poder esta­ba enton­ces en decli­ve» [73].

Con­clu­sión

Cuan­do se ana­li­za con aten­ción un mapa de Asia Cen­tral se ve cla­ra­men­te que Afga­nis­tán ocu­pa una posi­ción cen­tral en la estra­te­gia esta­dou­ni­den­se ten­dien­te a des­es­ta­bi­li­zar y mili­ta­ri­zar la región. Se tra­ta de una posi­ción ideal para ame­na­zar simul­tá­nea­men­te Chi­na, Rusia, Irán y los paí­ses veci­nos, en par­ti­cu­lar los que son miem­bros de la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do de Coope­ra­ción de Shan­gai.

La pro­li­fe­ra­ción de la dro­ga y la lucha anti­dro­ga, los actos de terro­ris­mo y las ope­ra­cio­nes anti­te­rro­ris­tas, la bru­ta­li­dad deli­be­ra­da de la poli­cía local y apo­de­rar­se del con­trol de los oleo­duc­tos exis­ten­tes o futu­ros son ingre­dien­tes que com­po­nen la explo­si­va rece­ta de las misio­nes de la OTAN bajo tute­la esta­dou­ni­den­se que se pro­yec­tan hacia el exte­rior de Afga­nis­tán.

Kir­guis­tán tie­ne aho­ra un papel de núcleo estra­té­gi­co en la exten­sión de la gue­rra a toda el Asia Cen­tral. Mos­cú lo sabe. Pekín tam­bién lo sabe. Lo que se deci­de en el Gran Jue­go en Kir­guis­tán y Asia Cen­tral es nada menos que la últi­ma opor­tu­ni­dad de sub­sis­ten­cia de la estra­te­gia de Full Spec­trum Domi­nan­ce para la hege­mo­nía glo­bal de Esta­dos Uni­dos.

Como en los años 1960 y 1970 en Viet­nam, es cada vez más evi­den­te que Washing­ton ha con­ce­bi­do deli­be­ra­da­men­te la «gue­rra con­tra el terro­ris­mo» en Afga­nis­tán para que sea otra «gue­rra sin ven­ce­dor».

El fra­ca­so de la gue­rra en Afga­nis­tán está pro­gra­ma­do para jus­ti­fi­car un aumen­to de la pre­sen­cia mili­tar en Kir­guis­tán, Uzbe­kis­tán, Tayi­kis­tán, en el valle de Fer­ga­na y, par­tir de ahí, en toda Asia Cen­tral. Antes de que la rebe­lión popu­lar de Kir­guis­tán lle­va­ra a Bakiev a exi­lar­se en mar­zo pasa­do, Washing­ton esta­ba ya bien enca­mi­na­do en la exten­sión de la gue­rra gra­cias a los acuer­dos fir­ma­dos con Bakiev para la cons­truc­ción de varios cam­pos de entre­na­mien­to anti­te­rro­ris­ta en el país.
Con esas bases dis­po­ni­bles, el con­trol del con­ti­nen­te euro­asiá­ti­co, des­de Xin­jiang has­ta Kazajs­tán y Rusia, no sería más que una cues­tión de tiem­po ya que, en este momen­to, el flo­re­ci­mien­to de las rutas uti­li­za­das para el trá­fi­co de dro­ga está pre­pa­ran­do el terreno.

Esta vez, a dife­ren­cia de lo suce­di­do a prin­ci­pios de los años 1970, lo que está en jue­go es mucho más impor­tan­te para la hege­mo­nía esta­dou­ni­den­se. El papel del gobierno pro­vi­sio­nal de Kir­guis­tán, de Mos­cú, Pekín así como Irán y Uzbe­kis­tán será deci­si­vo en esta región, don­de se con­cen­tran los con­flic­tos más inten­sos del pla­ne­ta.

Notas:

[1] Edouar­do Real, Zbig­niew Brze­zins­ki: Defea­ted by his Suc­cess, 30 de enero de 2008.

[2] Rashid, The Tali­ban: Expor­ting Extre­mism, Foreign Affairs, New York Coun­cil on Foreign Rela­tions, noviem­bre-diciem­bre de 1999, p.31.

[3] Ibid.

[4] Loren­zo Vidino, How Chechn­ya Beca­me a Bree­ding Ground for Terror, Midd­le East Quar­terly, verano de 2005, Fila­del­fia.

[5] El infor­me de la Fun­da­ción Heri­ta­ge, Washing­ton D.C., corres­pon­dien­te al año 2006 inclu­ye entre las fuen­tes de finan­cia­mien­to a los gigan­tes del arma­men­to McDon­nell Dou­glas y Boeing así como a las petro­le­ras Che­vron y Exxon­Mo­bil. Ver Sour­ce Watch: Heri­ta­ge Foun­da­tion.

[6] Ariel Cohen, Radi­cal Islam and US Inter­ests in Cen­tral Asia, Audien­cia rea­li­za­da ante la sub­co­mi­sión Medio Orien­te y Asia Cen­tral, comi­sión de rela­cio­nes inter­na­cio­na­les, Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes. 29 de octu­bre de 2003.

[7] Ibid.

[8] Ibid.

[9] Gene­ral David H. Petraeus, US Army, Coman­dan­te del US Cen­tral Com­mand, Sta­te­ment to Sena­te Armed Ser­vi­ces Com­mit­tee on the Afgha­nis­tan-Pakis­tan Stra­te­gic Posture Review and the Posture of US Cen­tral Com­mand, 1º de abril de 2009.

[10] Ibid.

[11] Hal­ford J. Mac­kin­der, The Geo­graphi­cal Pivot of His­tory, Lon­dres, Royal Geo­graphic Society, 1904. La Unión Sovié­ti­ca más o menos englo­bó pos­te­rior­men­te la región fun­da­men­tal a la que se refi­ría Mac­kin­der, región que abar­ca­ba el Asia Cen­tral y el terri­to­rio de Afga­nis­tán.

[12] «Pakis­tan: Asif Ali Zar­da­ri est tou­jours incul­pé en Suis­se», Réseau Vol­tai­re, 22 de agos­to de 2008.

[13] Sub­co­mi­sión per­ma­nen­te del Sena­do esta­dou­ni­den­se a car­go de las inves­ti­ga­cio­nes, Mino­rity Staff Report for Per­ma­nent Sub­com­mit­tee on Inves­ti­ga­tions Hea­ring on Pri­va­te Ban­king and Money Laun­de­ring: A Case Study of Oppor­tu­ni­ties and Vul­ne­ra­bi­li­ties; (2) Asif Ali Zar­da­ri Case His­tory, Washing­ton D.C., 9 de noviem­bre de 1999.

[14] «Kha­lil­zad revient en Irak», Réseau Vol­tai­re, 21 de junio de 2010.

[15] Hele­ne Cooper, Mark Maz­zet­ti, «U.N. Envoy’s Ties to Pakis­ta­ni Are Ques­tio­ned», The New York Times, 25 de agos­to de 2008.

[16] Syed Ifran Raza, Minis­ter cri­ti­ci­zed over anti-terror autho­rity, Dawn, Kara­chi, 12 de diciem­bre de 2009.

[17] Zar­da­ri calls for coun­ter-terror stra­tegy, Dawn, Kara­chi, 16 de mar­zo de 2010.

[18] Tho­mas M. San­der­son y Andrew C. Kut­chins, The Northern Dis­tri­bu­tion Net­work and Afgha­nis­tan: Geo­po­li­ti­cal Cha­llen­ges and Oppor­tu­ni­ties, Washing­ton, CSIS, A Report of the CSIS Trans­na­tio­nal Threats Pro­ject and the Rus­sia and Eura­sia Pro­gram, enero de 2010.

[19] US not to use Uzbek base, says Hol­broo­ke, Dawn, Asta­na, 21 de febre­ro de 2010.

[20] Richard Bou­cher, Re-desig­na­tion of the Isla­mic Move­ment of Uzbe­kis­tan as a Foreign Terro­rist Orga­ni­za­tion, Washing­ton D.C., 25 de sep­tiem­bre de 2002, Depar­ta­men­to de Esta­do de los Esta­dos Uni­dos.

[21] Way­ne Mad­sen, cita­do por Peter Cham­ber­lain, America’s ‘Isla­mists’ Go Whe­re Oil­men Fear to Tread, News Cen­tral Asia, 24 de mar­zo de 2010.

[22] Ibid.

[23] Mark Thom­pson, Moving Troops to Afgha­nis­tan Har­der Than Get­ting Them, Time, Nue­va York, 14 de octu­bre de 2009.

[24] Frank E. Kitson, Low Inten­sity Ope­ra­tions: Sub­ver­sion, Insur­gency and Pea­ce­kee­ping, Lon­dres, 1971, Faber and Faber.

[25] C.M. Ols­son y E.P. Guit­tet, Coun­ter Insur­gency, Low Inten­sity Con­flict and Pea­ce Ope­ra­tions: A Genea­logy of the Trans­for­ma­tions of War­fa­re, 5 de mar­zo de 2005, artícu­lo pre­sen­ta­do en la reu­nión anual de la Aso­cia­ción de Estu­dios Inter­na­cio­na­les.

[26] Grant T. Ham­mond, Low-inten­sity Con­flict: War by another name, Lon­dres, Small Wars and Insur­gen­cies, Vol.1, N°3, diciem­bre de 1990, pp. 226 – 238.

[27] Jon Boo­ne, US pours millions into anti-Tali­ban mili­tias in Afgha­nis­tan, 22 de noviem­bre de 2009, The Guar­dian, Lon­dres.

[28] Jeremy Kuz­ma­rov, Ame­ri­can Poli­ce Trai­ning and Poli­ti­cal Vio­len­ce: From the Phi­lip­pi­nes Con­quest to the Killing Fields of Afgha­nis­tan and Iraq, The Asia-Paci­fic Jour­nal, 11−1−10, 15 de mar­zo de 2010.

[29] Ibid.

[30] Ibid.

[31] Ibid.

[32] Ibid.

[33] Rahim Faiez, US: Insur­gents attack Bagram Air Field, Asso­cia­ted Press, 19 de mayo de 2010.

[34] Mark Maz­zet­ti, US Is Still Using Pri­va­te Spy Ring, Des­pi­te Doubts, The New York Times, 15 de mayo de 2010.

[35] Ibid.

[36] Ibid.

[37] Cen­tral Asia News, Kyrgyz Defen­se Ministry: The trai­ning cen­ter in Bat­ken is not orien­ted against third coun­tries, Fer​ga​na​.ru, 18 de mar­zo de 2010.

[38] Ibid.

[39] Zbig­niew Brze­zins­ki, Le grand échi­quier: l’Amérique et le res­te du mon­de, New York, Basic Books, 1998, pp. 194 – 198.

[40] Ibid.

[41] Cor­ne­lius Graub­ner, Impli­ca­tions of the Northern Dis­tri­bu­tion Net­work in Cen­tral Asia, Cen­tral Asia-Cau­ca­sus Ins­ti­tu­te, Johns Hop­kins Uni­ver­sity, 1º de sep­tiem­bre de 2009.

[42] Bill Mar­mon, New Supply ‘Front’ for Afghan War Runs Across Rus­sia, Geor­gia and the ‘Stans, 21 de mar­zo de 2010.

[43] Ibid.

[44] Ibid.

[45] Peter Cham­ber­lain, America’s ‘Isla­mists’ Go Whe­re Oil­men Fear to Tread, News Cen­tral Asia, 24 de mar­zo de 2010.

[46] Way­ne Mad­sen, CIA Invol­ve­ment With Drug Tra­de Resul­ted In Death Threats Against US Sena­tor.

[47] Ralf Mutsch­ke, Threat Posed by the Con­ver­gen­ce of Orga­ni­zed Cri­me, Drug Traf­fic­king, and Terro­rism, audi­ción ante la sub­co­mi­sión a car­go del cri­men en el seno de la com­mis­sion judi­cial, Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes de los Esta­dos Uni­dos, 106º con­gre­so, 2ª sesión, US Govern­ment Prin­ting Offi­ce, Washing­ton D.C., 13 de diciem­bre de 2000.

[48] Peter Cham­ber­lain, op. cit.

[49] Ibid.

[50] Richard Hol­broo­ke, cita­do en US to shift approach to Afgha­nis­tan drug tra­de The focus will move from opium era­di­ca­tion to figh­ting traf­fic­king and pro­mo­ting alter­na­te crops, cita­ción del envia­do espe­cial esta­dou­ni­den­se Richard Hol­broo­ke, Asso­cia­ted Press, 28 de junio de 2009.

[51] Dex­ter Fil­kins, Mark Mazet­ti y James Risen, Brother of Afghan Lea­der Said to be Paid by CIA, The New York Times, 27 de octu­bre de 2009. «Hamed Wali Kar­zai char­gé de négo­cier avec les Tali­bans», Réseau Vol­tai­re, 14 de mayo de 2010.

[52] Jeremy Kuz­ma­rov, op. cit.

[53] Ibid.

[54] Uni­ted Nations offi­ce on Drugs and Cri­me, World Drug Report : 2009.

[55] Ibid.

[56] Ibid.

[57] Alfred W. McCoy, op. cit.

[58] Craig Murray, Bri­tain is pro­tec­ting the big­gest heroin crop of all time, Lon­dres, Daily Mail, 21 de julio de 2007.

[59] Ibid.

[60] Andrei Fed­yashin, Rus­sia and NATO divi­ded over Afghan opium, 25 de mar­zo de 2010, RIA Novos­ti. «Pavot: la Rus­sie met en cau­se la res­pon­sa­bi­li­té de l’OTAN», Réseau Vol­tai­re, 3 de mar­zo de 2010.

[61] RIA Novos­ti, Rus­sian offi­cial mocks NATO con­cern for Afghan poppy gro­wers, Mos­cú, 25 de mar­zo de 2010.

[62] Ibid.

[63] Ibid.

[64] Jeremy R. Ham­mond, Ex-ISI Chief Says Pur­po­se of New Afghan Inte­lli­gen­ce Agency RAMA Is ‘to des­ta­bi­li­ze Pakis­tan’, Foreign Policy Jour­nal, 12 de agos­to de 2009.

[65] Ibid.

[66] Ibid.

[67] Con­ver­sa­cio­nes pri­va­das diver­sas con el autor en mayo y abril de 2010.

[68] Ibid.

[69] Ver tam­bién sobre este tema «Craig Murray: «Les États-Unis con­trô­lent le tra­fic de l’héroïne afgha­ne», Vol­tai­re­net, 17 de noviem­bre de 2005.

[70] Craig Murray, On Mis­si­les and Mis­si­le Defen­se, 23 de sep­tiem­bre de 2009.

[71] Dex­ter Fil­kins, Mark Maz­zet­ti, James Risen, Brother of Afghan Lea­der Said to Be Paid by CIA, The New York Times, 27 de octu­bre de 2009.

[72] Craig Murray, US Sup­por­ted Afghan Govern­ment War­lords Con­trol World Heroin Tra­de, 13 de agos­to de 2009.

[73] Craig Murray, Bri­tain is pro­tec­ting the big­gest heroin crop of all time, Lon­dres, Daily Mail, 21 de julio de 2007.

F. William Eng­dahl.

Red Vol­tai­re.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *