PSUV con­si­gue la mayo­ría sim­ple en la AN, pero la bur­gue­sía recu­pe­ra espa­cio y cre­cen las amenazas-Aporrea.

En las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias de este domin­go 26 de sep­tiem­bre, el PSUV logró un volu­men y dis­tri­bu­ción de votos que le otor­gan la mayo­ría sim­ple en el núme­ro de Dipu­tados a la Asam­blea Nacio­nal. El triun­fo de los can­di­da­tos socia­lis­tas pre­ser­va la con­ti­nui­dad polí­ti­ca del pro­ce­so demo­crá­ti­co lide­ra­do por el pre­si­den­te Chá­vez; se demues­tra que el grue­so de la pobla­ción se incli­na por la lucha anti­ca­pi­ta­lis­ta y el rum­bo socia­lis­ta. Pero se implan­ta, de mane­ra nota­ble, un fac­tor de vul­ne­ra­bi­li­dad, ya que el PSUV y sus alia­dos no alcan­za­ron los dos ter­cios nece­sa­rios para con­tar con una mayo­ría cali­fi­ca­da. La dere­cha, aun­que mino­ri­ta­ria y supe­ra­da amplia­men­te por los boli­va­ria­nos, con­si­guió reins­ta­lar­se con una fuer­za con­si­de­ra­ble den­tro del Par­la­men­to, lo que aumen­ta­rá su capa­ci­dad para entor­pe­cer el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio vene­zo­lano y colo­car tra­bas a la acción del gobierno del pre­si­den­te Chá­vez. Esto refor­za­rá tam­bién su capa­ci­dad para la cons­pi­ra­ción y hará mayor el reto que ten­drá que enfren­tar el pre­si­den­te y el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio cuan­do lle­gue el momen­to de la reelec­ción pre­si­den­cial en el 2012 o antes aún, en caso de que la opo­si­ción inten­ta­se ape­lar a un refe­ren­dum revo­ca­to­rio como lo hizo años atras.

Según el pri­mer bole­tín del Con­se­jo Nacio­nal Elec­to­ral, emi­ti­do a 2:20 de la maña­na, con una cier­ta demo­ra para las expec­ta­ti­vas del sis­te­ma elec­to­ral auto­ma­ti­za­do, pero con resul­ta­dos ya irre­ver­si­bles, el Par­ti­do Socia­lis­ta Uni­do de Vene­zue­la (Psuv) y sus alia­dos obtu­vie­ron 95 de los 165 esca­ños de la Asam­blea Nacio­nal, pudien­do lle­gar, de acuer­do con las pro­yec­cio­nes, a 99 ó 100 dipu­tados, lo que le atri­bu­ye des­de ya la mayo­ría par­la­men­ta­ria, aun­que no el con­trol pleno de la ins­tan­cia legis­la­ti­va. Toda­vía res­ta­ban 11 car­gos por defi­nir al momen­to del bole­tín pre­sen­ta­do por el ente comicial.

Los can­di­da­tos del PSUV y del Con­se­jo Nacio­nal Indio de Vene­zue­la (CONIVE) con­si­guie­ron 6 de los 12 dipu­tados al Par­la­men­to Lati­no­ame­ri­cano, que­dan­do pen­dien­te la defi­ni­ción de uno de los car­gos. Por con­si­guien­te, tam­bién en ese espa­cio, la dere­cha proim­pe­ria­lis­ta ten­drá un peso significativo.

Pero un dato muy impor­tan­te que no se pue­de igno­rar es que el volu­men nacio­nal total de los votos con­tra­rios al cha­vis­mo se ubi­ca­ron esta vez en un 52%, a pesar de que los triun­fos en las cir­cuns­crip­cio­nes le die­ron la mayo­ría al PSUV. No se des­car­ta que ese por­cen­ta­je esté incrus­ta­da una bue­na dosis de votos-cas­ti­go de sec­to­res que antes vota­ban a favor de Chá­vez. Este hecho, levan­ta en el hori­zon­te elec­to­ral y polí­ti­co una seria ame­na­za, con vis­ta al pró­xi­mo perío­do que se abre a par­tir de estas elec­cio­nes. Debe­rá ser toma­do muy encuen­ta a la hora de eva­luar las cau­sas de tales resul­ta­dos, sus posi­bles con­se­cuen­cias, las grie­tas y peli­gros nue­vos que emer­gen y los correc­ti­vos o ajus­tes que el rum­bo revo­lu­cio­na­rio recla­ma, más allá de cual­quier eslo­gan de revi­sión, rec­ti­fi­ca­ción y reim­pul­so. La cami­sa de fuer­za del Esta­do bur­gués se estre­cha para la revo­lu­ción boli­va­ria­na: de ver­dad lle­gó la hora de revi­sar los rit­mos de la revo­lu­ción y de la tran­si­ción, de arre­glar cuen­tas con el buro­cra­tis­mo y otros las­tres del pro­ce­so. Más que nun­ca reque­ri­mos… ¡lim­pie­za y más revolución!

Tibi­say Luce­na, pre­si­den­ta del CNE, infor­mó que se pro­du­jo par­ti­ci­pa­ción his­tó­ri­ca en estas elec­cio­nes, con 66,45% de ejer­ci­cio efec­ti­vo del voto, entre un total de 17.575.975 votan­tes poten­cia­les. Como ya es tra­di­cio­nal, des­ta­có el civis­mo y el com­por­ta­mien­to demo­crá­ti­co, pací­fi­co y ale­gre del pue­blo vene­zo­lano, en el mar­co de un pro­ce­so res­pe­tuo­so de las reglas y del orden cons­ti­tu­cio­nal del país, que echó por tie­rra, una vez más, todas las ver­sio­nes dise­mi­na­das por las cor­po­ra­cio­nes mediá­ti­cas pri­va­das y trans­na­cio­na­les, que pre­ten­den seña­lar al gobierno vene­zo­lano como “dic­ta­to­rial”.

Los can­di­da­tos del socia­lis­mo boli­va­riano obtu­vie­ron vic­to­rias en Ara­gua, Bari­nas, Bolí­var, Cara­bo­bo, Coje­des, Del­ta Ama­cu­ro, Dis­tri­to Capi­tal, Fal­cón, Guá­ri­co, Méri­da, Mona­gas, Lara, Por­tu­gue­sa, Tru­ji­llo, Yara­cuy y Var­gas, ade­más igua­ló en Miran­da y Sucre. Toda­vía fal­ta­ban, al momen­to del repor­te, los resul­ta­dos del Esta­do Apure.

La dere­cha capi­ta­lis­ta logró al menos 57 dipu­tados, con la expec­ta­ti­va de poder lle­gar a unos 70. Ganó en esta­dos de gran impor­tan­cia como el Zulia y en Táchi­ra. Tam­bién ganó en Nue­va Espar­ta. Fue sor­pre­si­vo el mar­gen de la vic­to­ria logra­da por la con­tra­rre­vo­lu­ción en el Esta­do Anzoá­te­gui, gober­na­do por un diri­gen­te cha­vis­ta. En Miran­da hubo empa­te. Per­so­na­jes que par­ti­ci­pa­ron en pri­me­ra línea y com­pro­me­ti­dos has­ta los tué­ta­nos en el gol­pe de Esta­do del 2002, en el cie­rre de emi­so­ras esta­ta­les y comu­ni­ta­rias, en la pro­mo­ción de cruen­tos y san­grien­tos ata­ques al pue­blo, esta­rán aho­ra en la AN gra­cias a toda una his­to­ria de con­ci­lia­ción de cla­ses y de impu­ni­dad que ha debi­li­ta­do al proceso.

Fren­te a una Asam­blea con tales carac­te­rís­ti­cas, el PSUV ten­drá que apo­yar­se con mucho ahín­co en las fuer­zas del pue­blo, en los tra­ba­ja­do­res, cam­pe­si­nos, movi­mien­tos socia­les, indí­ge­nas, comu­ni­da­des y orga­nis­mos del Poder Popu­lar. La movi­li­za­ción del pue­blo y su par­ti­ci­pa­ción pro­ta­gó­ni­ca real median­te ini­cia­ti­vas legis­la­ti­vas y el más estre­cho invo­lu­cra­mien­to en el dise­ño de las nue­vas leyes. Estas nue­vas leyes deben ser­vir para rom­per con el capi­ta­lis­mo y faci­li­tar el impul­so con­cre­to de los cam­bios radi­ca­les nece­sa­rios. Eso será esen­cial para lograr los obje­ti­vos anti­ca­pi­ta­lis­tas y socia­lis­tas, fren­te a una dere­cha que uti­li­za­rá sus nue­vas posi­cio­nes para tra­tar de fre­nar y con­ge­lar el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio vene­zo­lano. Aho­ra tie­ne que hacer­se sen­tir el Pue­blo Legis­la­dor de ver­dad-ver­dad. La lucha de cla­ses toma­rá con mayor inten­si­dad los esce­na­rios de la nue­va Asam­blea Nacional.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *