Muje­res des­apa­re­ci­das en democracia .

La exis­ten­cia de la red de tra­ta de muje­res es par­te de una socie­dad que natu­ra­li­za prác­ti­cas como la pros­ti­tu­ción, sin pro­fun­di­zar en la rela­ción de domi­nio que subyace

Resu­men Latinoamericano/​Prensa de Fren­te – La tra­ta de muje­res y niñas para la explo­ta­ción sexual es una de las caras más extre­mas de la vio­len­cia de géne­ro e impli­ca la vio­la­ción direc­ta a los dere­chos de las huma­nas. La con­ti­nui­dad de las prác­ti­cas de tor­tu­ra y some­ti­mien­to son ampa­ra­das por un entra­ma­do de poder eco­nó­mi­co, judi­cial, polí­ti­co y poli­cial que les otor­ga el sagra­do man­to de la impunidad.

Este fla­ge­lo que arras­tra carac­te­rís­ti­cas y con­di­cio­nes estruc­tu­ra­les a lo lar­go de siglos, es un deli­to que some­te a millo­nes de per­so­nas a con­di­cio­nes de escla­vi­tud y ocu­pa el segun­do nego­cio a nivel mun­dial des­pués del trá­fi­co de drogas.

La Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT 2006), mani­fies­ta que en la Argen­ti­na par­ti­ci­pan direc­ta o indi­rec­ta­men­te de este deli­to, unas 500.000 per­so­nas. Sien­do, este país un lugar de ori­gen, trán­si­to y des­tino, al que lle­gan ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas extranjeros/​as captados/​as y traficados/​as de paí­ses limí­tro­fes, prin­ci­pal­men­te, según la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal para las Migra­cio­nes (OIM), de Boli­via y Para­guay, y en segun­do lugar de Perú, Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, y has­ta Chi­na y Corea. Sin embar­go, aun no exis­ten esta­dís­ti­cas ofi­cia­les sobre las des­apa­ri­cio­nes de muje­res, esto sig­ni­fi­ca que toda­vía no hay polí­ti­cas públi­cas acti­vas, tan­to para la per­se­cu­ción del deli­to, como para la pre­ven­ción del mis­mo, con­tri­bu­yen­do a la invi­si­bi­li­za­ción de este fla­ge­lo y a la impu­ni­dad que habi­li­ta el efec­ti­vo fun­cio­na­mien­to de los meca­nis­mos de las redes.

El nego­cio de la esclavitud

La exis­ten­cia de la red de tra­ta de muje­res es par­te de una socie­dad que natu­ra­li­za prác­ti­cas como la pros­ti­tu­ción, sin pro­fun­di­zar en la rela­ción de domi­nio que sub­ya­ce. La con­cep­ción del cuer­po feme­nino como pro­pie­dad de lo mas­cu­lino, y por ende, mer­can­cía que se con­su­me, alqui­la y ven­de, es la base cul­tu­ral que pro­mue­ve a la explo­ta­ción sexual.

Las muje­res víc­ti­mas de la redes de tra­ta son cada vez más jóve­nes, el 48 por cien­to tie­ne menos de 18 años. En este sen­ti­do, Richard Pou­lin, pro­fe­sor e inves­ti­ga­dor cana­dien­se sobre los pro­ce­sos de glo­ba­li­za­ción de la indus­tria del sexo, advier­te sobre la com­pli­ci­dad de orga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les del cré­di­to como el Ban­co Mun­dial y el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal en el cre­ci­mien­to de la tra­ta de jóve­nes. En una entre­vis­ta para el dia­rio Pági­na 12, el inves­ti­ga­dor denun­cia cómo las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les expre­sa­das por el Ban­co Mun­dial y el FMI y los pla­nes de ajus­te estruc­tu­ral, incen­ti­van a los paí­ses al fomen­to de la indus­tria sexual a tra­vés de prés­ta­mos para desa­rro­llar empre­sas de turis­mo y entre­te­ni­mien­to. Esta indus­tria sexual se expan­de glo­bal­men­te afec­tan­do a las pobla­cio­nes más vul­ne­ra­bles, en pri­mer lugar, refu­gia­das polí­ti­cas, niñas, migran­tes ile­ga­les, miem­bros de mino­rías racia­les y étnicas.

Según los estu­dios rea­li­za­dos por las inte­gran­tes de la orga­ni­za­ción de muje­res La Casa del Encuen­tro, en este nego­cio se pue­de hallar la estre­cha aso­cia­ción entre la eta­pa del capi­ta­lis­mo actual y el patriar­ca­do. Las zonas que defi­nen los des­ti­nos de las muje­res, son las rutas de mayor acti­vi­dad eco­nó­mi­ca por exce­len­cia. Por ejem­plo, la ruta del petró­leo en la zona pata­gó­ni­ca, la de la soja, la del turis­mo carre­te­ra en Cór­do­ba, los fes­ti­va­les, etc., luga­res don­de se garan­ti­za la masi­va pre­sen­cia de “clien­tes”.

La fala­cia de la per­se­cu­ción del delito

En abril del 2008 se aprue­ba la Ley Nacio­nal 26.364, para la pre­ven­ción y san­ción de la tra­ta de per­so­nas y asis­ten­cia a sus víc­ti­mas, sin embar­go rápi­da­men­te las orga­ni­za­cio­nes socia­les que venían tra­ba­jan­do sobre el tema denun­cia­ron que no garan­ti­za­ba la per­se­cu­ción del deli­to y deja­ba espa­cios que gene­ra­ban y con­so­li­da­ban la impu­ni­dad con la que se mue­ven los tra­tan­tes en terri­to­rio argentino.

Cla­ra­men­te los núme­ros dan cuen­ta de la fal­ta de efi­ca­cia en el des­ba­ra­ta­mien­to de las redes mafio­sas, según datos de la Ofi­ci­na de Res­ca­te y Acom­pa­ña­mien­to a las Per­so­nas Dam­ni­fi­ca­das por el Deli­to de Tra­ta depen­dien­te del Minis­te­rio de Jus­ti­cia, Segu­ri­dad y Dere­chos Huma­nos de la Nación des­de 2008 res­ca­ta­ron a 654 muje­res (entre ellas 149 eran niñas de entre 12 y 18 años), des­de ese momen­to has­ta el 31 de mayo de 2010, se detu­vie­ron a 543 per­so­nas acu­sa­das de for­mar par­te de las mafias dedi­ca­das al trá­fi­co de per­so­nas, aun­que se die­ron sólo 5 con­de­nas fir­mes, en las pro­vin­cias de Cór­do­ba, Chu­but, Bue­nos Aires, San­ta Fe y Misio­nes y nin­gu­na de estas invo­lu­cra a un tra­tan­te. “La mayo­ría de las per­so­nas que que­da­ron dete­ni­das son pere­ji­les y no fue­ron con­de­na­dos a más de cua­tro años de pri­sión”, expli­ca Mer­ce­des Asso­ra­ti coor­di­na­do­ra del pro­gra­ma Escla­vi­tud Cero, de la fun­da­ción El Otro.

El cues­tio­na­mien­to a la ley radi­ca prin­ci­pal­men­te en que en los casos de explo­ta­ción sexual de una per­so­na mayor de 18 años tie­ne que estar pro­ba­do que no hubo con­sen­ti­mien­to por par­te de la mujer para ser tra­ta­da como escla­va, pre­su­mien­do que alguien pue­de ele­gir ser vic­ti­mi­za­da renun­cia­do a su pro­pia vida, a su pro­pio cuer­po y a su liber­tad; por otra par­te tam­bién se dis­cu­ten las bajas penas apli­ca­das a los pro­xe­ne­tas y tra­tan­tes que deri­van en la posi­bi­li­dad de excar­ce­la­ción. Estos y otros aspec­tos están en dis­cu­sión y pron­tos a ser tra­ta­dos nue­va­men­te en el Con­gre­so, pero aún se dejó afue­ra la posi­bi­li­dad de ges­tio­nar un pro­gra­ma nacio­nal que se ocu­pe inte­gral­men­te de la asis­ten­cia a esta muje­res y niñas secues­tra­das, tor­tu­ra­das, mal­tra­ta­das, explo­ta­das por el accio­nar de la redes de tra­ta con la com­pli­ci­dad del esta­do y una cul­tu­ra patriar­cal que las invisibiliza.

Dine­ro fácil, cuer­pos ultrajados

El Noroes­te y Nor­te argen­tino se pre­sen­ta como una región de cap­ta­ción o reclu­ta­mien­to de per­so­nas con fines de explo­ta­ción, en su gran mayo­ría muje­res para explo­ta­ción del comer­cio sexual, según el tra­ba­jo rea­li­za­do por la Uni­dad Fis­cal de Asis­ten­cia en Secues­tro Extor­si­vo y Tra­ta de Per­so­nas (UFASE) de la Pro­cu­ra­ción Gene­ral de la Nación. Mien­tras que las pro­vin­cias de Cór­do­ba, Bue­nos Aires, La Pam­pa, Entre Ríos, La Rio­ja, Chu­but, San­ta Cruz y Tie­rra del Fue­go son carac­te­ri­za­dos prin­ci­pal­men­te como luga­res de des­tino, aten­to a la vin­cu­la­ción de las acti­vi­da­des económicas.

Ampa­ra­dos en sis­te­mas de pro­tec­ción y corrup­ción poli­cial, bur­de­les, jue­go clan­des­tino y dro­ga, fun­cio­nan libre­men­te con la con­ni­ven­cia de fun­cio­na­rios loca­les o inclu­so con la “regu­la­ción” de la acti­vi­dad como si se tra­ta­se de un empren­di­mien­to comer­cial líci­to. En Río Galle­gos, por ejem­plo, la zona de pros­tí­bu­los cono­ci­da como Las Casi­tas fun­cio­na a la vis­ta de toda la pobla­ción; allí uno de los pri­me­ros alla­na­mien­tos para el res­ca­te de víc­ti­mas de explo­ta­ción sexual fue posi­ble por el accio­nar de una jue­za que actuó en el lugar de cap­ta­ción, en la loca­li­dad de Sáenz Peña, en Cha­co. Al res­pec­to la magis­tra­da cha­que­ña seña­la que este pue­blo “es uno de los luga­res de la pro­vin­cia que cons­ti­tu­ye un foco de ori­gen impor­tan­te del deli­to de Tra­ta, ya que la mar­gi­na­li­dad, por la deplo­ra­ble situa­ción eco­nó­mi­ca, cul­tu­ral y edu­ca­ti­va, cons­ti­tu­ye y un pai­sa­je suma­men­te ten­ta­dor para los que comer­cian con seres huma­nos debi­do a que en defi­ni­ti­va, no tie­ne alter­na­ti­vas diferentes.”

El lugar de des­tino tam­po­co guar­da mejo­res opor­tu­ni­da­des para estas muje­res, cuan­do una de ellas lle­gó a la ter­mi­nal de Río Galle­gos y el regen­te del pros­tí­bu­lo cono­ci­do como El Deseo la fue a bus­car, no tar­dó en infor­mar­le que “tenia una deu­da de $ 620,000 lo cual era la suma de los pasa­jes y pla­ta para con­su­mir duran­te el via­je y que sí o sí tenía que pagar­la.” Días des­pués el pro­xe­ne­ta la mos­tró en la ciu­dad, pri­me­ro ante el Comi­sa­rio para tra­mi­tar la iden­ti­fi­ca­ción que le per­mi­ti­ría sacar la libre­ta sani­ta­ria en el Hos­pi­tal, enton­ces “comen­zó a sen­tir mie­do y que no tenía escapatoria.”

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.