Muje­res des­apa­re­ci­das en demo­cra­cia .

La exis­ten­cia de la red de tra­ta de muje­res es par­te de una socie­dad que natu­ra­li­za prác­ti­cas como la pros­ti­tu­ción, sin pro­fun­di­zar en la rela­ción de domi­nio que sub­ya­ce

Resu­men Latinoamericano/​Prensa de Fren­te – La tra­ta de muje­res y niñas para la explo­ta­ción sexual es una de las caras más extre­mas de la vio­len­cia de géne­ro e impli­ca la vio­la­ción direc­ta a los dere­chos de las huma­nas. La con­ti­nui­dad de las prác­ti­cas de tor­tu­ra y some­ti­mien­to son ampa­ra­das por un entra­ma­do de poder eco­nó­mi­co, judi­cial, polí­ti­co y poli­cial que les otor­ga el sagra­do man­to de la impu­ni­dad.

Este fla­ge­lo que arras­tra carac­te­rís­ti­cas y con­di­cio­nes estruc­tu­ra­les a lo lar­go de siglos, es un deli­to que some­te a millo­nes de per­so­nas a con­di­cio­nes de escla­vi­tud y ocu­pa el segun­do nego­cio a nivel mun­dial des­pués del trá­fi­co de dro­gas.

La Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT 2006), mani­fies­ta que en la Argen­ti­na par­ti­ci­pan direc­ta o indi­rec­ta­men­te de este deli­to, unas 500.000 per­so­nas. Sien­do, este país un lugar de ori­gen, trán­si­to y des­tino, al que lle­gan ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas extranjeros/​as captados/​as y traficados/​as de paí­ses limí­tro­fes, prin­ci­pal­men­te, según la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal para las Migra­cio­nes (OIM), de Boli­via y Para­guay, y en segun­do lugar de Perú, Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, y has­ta Chi­na y Corea. Sin embar­go, aun no exis­ten esta­dís­ti­cas ofi­cia­les sobre las des­apa­ri­cio­nes de muje­res, esto sig­ni­fi­ca que toda­vía no hay polí­ti­cas públi­cas acti­vas, tan­to para la per­se­cu­ción del deli­to, como para la pre­ven­ción del mis­mo, con­tri­bu­yen­do a la invi­si­bi­li­za­ción de este fla­ge­lo y a la impu­ni­dad que habi­li­ta el efec­ti­vo fun­cio­na­mien­to de los meca­nis­mos de las redes.

El nego­cio de la escla­vi­tud

La exis­ten­cia de la red de tra­ta de muje­res es par­te de una socie­dad que natu­ra­li­za prác­ti­cas como la pros­ti­tu­ción, sin pro­fun­di­zar en la rela­ción de domi­nio que sub­ya­ce. La con­cep­ción del cuer­po feme­nino como pro­pie­dad de lo mas­cu­lino, y por ende, mer­can­cía que se con­su­me, alqui­la y ven­de, es la base cul­tu­ral que pro­mue­ve a la explo­ta­ción sexual.

Las muje­res víc­ti­mas de la redes de tra­ta son cada vez más jóve­nes, el 48 por cien­to tie­ne menos de 18 años. En este sen­ti­do, Richard Pou­lin, pro­fe­sor e inves­ti­ga­dor cana­dien­se sobre los pro­ce­sos de glo­ba­li­za­ción de la indus­tria del sexo, advier­te sobre la com­pli­ci­dad de orga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les del cré­di­to como el Ban­co Mun­dial y el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal en el cre­ci­mien­to de la tra­ta de jóve­nes. En una entre­vis­ta para el dia­rio Pági­na 12, el inves­ti­ga­dor denun­cia cómo las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les expre­sa­das por el Ban­co Mun­dial y el FMI y los pla­nes de ajus­te estruc­tu­ral, incen­ti­van a los paí­ses al fomen­to de la indus­tria sexual a tra­vés de prés­ta­mos para desa­rro­llar empre­sas de turis­mo y entre­te­ni­mien­to. Esta indus­tria sexual se expan­de glo­bal­men­te afec­tan­do a las pobla­cio­nes más vul­ne­ra­bles, en pri­mer lugar, refu­gia­das polí­ti­cas, niñas, migran­tes ile­ga­les, miem­bros de mino­rías racia­les y étni­cas.

Según los estu­dios rea­li­za­dos por las inte­gran­tes de la orga­ni­za­ción de muje­res La Casa del Encuen­tro, en este nego­cio se pue­de hallar la estre­cha aso­cia­ción entre la eta­pa del capi­ta­lis­mo actual y el patriar­ca­do. Las zonas que defi­nen los des­ti­nos de las muje­res, son las rutas de mayor acti­vi­dad eco­nó­mi­ca por exce­len­cia. Por ejem­plo, la ruta del petró­leo en la zona pata­gó­ni­ca, la de la soja, la del turis­mo carre­te­ra en Cór­do­ba, los fes­ti­va­les, etc., luga­res don­de se garan­ti­za la masi­va pre­sen­cia de “clien­tes”.

La fala­cia de la per­se­cu­ción del deli­to

En abril del 2008 se aprue­ba la Ley Nacio­nal 26.364, para la pre­ven­ción y san­ción de la tra­ta de per­so­nas y asis­ten­cia a sus víc­ti­mas, sin embar­go rápi­da­men­te las orga­ni­za­cio­nes socia­les que venían tra­ba­jan­do sobre el tema denun­cia­ron que no garan­ti­za­ba la per­se­cu­ción del deli­to y deja­ba espa­cios que gene­ra­ban y con­so­li­da­ban la impu­ni­dad con la que se mue­ven los tra­tan­tes en terri­to­rio argen­tino.

Cla­ra­men­te los núme­ros dan cuen­ta de la fal­ta de efi­ca­cia en el des­ba­ra­ta­mien­to de las redes mafio­sas, según datos de la Ofi­ci­na de Res­ca­te y Acom­pa­ña­mien­to a las Per­so­nas Dam­ni­fi­ca­das por el Deli­to de Tra­ta depen­dien­te del Minis­te­rio de Jus­ti­cia, Segu­ri­dad y Dere­chos Huma­nos de la Nación des­de 2008 res­ca­ta­ron a 654 muje­res (entre ellas 149 eran niñas de entre 12 y 18 años), des­de ese momen­to has­ta el 31 de mayo de 2010, se detu­vie­ron a 543 per­so­nas acu­sa­das de for­mar par­te de las mafias dedi­ca­das al trá­fi­co de per­so­nas, aun­que se die­ron sólo 5 con­de­nas fir­mes, en las pro­vin­cias de Cór­do­ba, Chu­but, Bue­nos Aires, San­ta Fe y Misio­nes y nin­gu­na de estas invo­lu­cra a un tra­tan­te. “La mayo­ría de las per­so­nas que que­da­ron dete­ni­das son pere­ji­les y no fue­ron con­de­na­dos a más de cua­tro años de pri­sión”, expli­ca Mer­ce­des Asso­ra­ti coor­di­na­do­ra del pro­gra­ma Escla­vi­tud Cero, de la fun­da­ción El Otro.

El cues­tio­na­mien­to a la ley radi­ca prin­ci­pal­men­te en que en los casos de explo­ta­ción sexual de una per­so­na mayor de 18 años tie­ne que estar pro­ba­do que no hubo con­sen­ti­mien­to por par­te de la mujer para ser tra­ta­da como escla­va, pre­su­mien­do que alguien pue­de ele­gir ser vic­ti­mi­za­da renun­cia­do a su pro­pia vida, a su pro­pio cuer­po y a su liber­tad; por otra par­te tam­bién se dis­cu­ten las bajas penas apli­ca­das a los pro­xe­ne­tas y tra­tan­tes que deri­van en la posi­bi­li­dad de excar­ce­la­ción. Estos y otros aspec­tos están en dis­cu­sión y pron­tos a ser tra­ta­dos nue­va­men­te en el Con­gre­so, pero aún se dejó afue­ra la posi­bi­li­dad de ges­tio­nar un pro­gra­ma nacio­nal que se ocu­pe inte­gral­men­te de la asis­ten­cia a esta muje­res y niñas secues­tra­das, tor­tu­ra­das, mal­tra­ta­das, explo­ta­das por el accio­nar de la redes de tra­ta con la com­pli­ci­dad del esta­do y una cul­tu­ra patriar­cal que las invi­si­bi­li­za.

Dine­ro fácil, cuer­pos ultra­ja­dos

El Noroes­te y Nor­te argen­tino se pre­sen­ta como una región de cap­ta­ción o reclu­ta­mien­to de per­so­nas con fines de explo­ta­ción, en su gran mayo­ría muje­res para explo­ta­ción del comer­cio sexual, según el tra­ba­jo rea­li­za­do por la Uni­dad Fis­cal de Asis­ten­cia en Secues­tro Extor­si­vo y Tra­ta de Per­so­nas (UFASE) de la Pro­cu­ra­ción Gene­ral de la Nación. Mien­tras que las pro­vin­cias de Cór­do­ba, Bue­nos Aires, La Pam­pa, Entre Ríos, La Rio­ja, Chu­but, San­ta Cruz y Tie­rra del Fue­go son carac­te­ri­za­dos prin­ci­pal­men­te como luga­res de des­tino, aten­to a la vin­cu­la­ción de las acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas.

Ampa­ra­dos en sis­te­mas de pro­tec­ción y corrup­ción poli­cial, bur­de­les, jue­go clan­des­tino y dro­ga, fun­cio­nan libre­men­te con la con­ni­ven­cia de fun­cio­na­rios loca­les o inclu­so con la “regu­la­ción” de la acti­vi­dad como si se tra­ta­se de un empren­di­mien­to comer­cial líci­to. En Río Galle­gos, por ejem­plo, la zona de pros­tí­bu­los cono­ci­da como Las Casi­tas fun­cio­na a la vis­ta de toda la pobla­ción; allí uno de los pri­me­ros alla­na­mien­tos para el res­ca­te de víc­ti­mas de explo­ta­ción sexual fue posi­ble por el accio­nar de una jue­za que actuó en el lugar de cap­ta­ción, en la loca­li­dad de Sáenz Peña, en Cha­co. Al res­pec­to la magis­tra­da cha­que­ña seña­la que este pue­blo “es uno de los luga­res de la pro­vin­cia que cons­ti­tu­ye un foco de ori­gen impor­tan­te del deli­to de Tra­ta, ya que la mar­gi­na­li­dad, por la deplo­ra­ble situa­ción eco­nó­mi­ca, cul­tu­ral y edu­ca­ti­va, cons­ti­tu­ye y un pai­sa­je suma­men­te ten­ta­dor para los que comer­cian con seres huma­nos debi­do a que en defi­ni­ti­va, no tie­ne alter­na­ti­vas dife­ren­tes.”

El lugar de des­tino tam­po­co guar­da mejo­res opor­tu­ni­da­des para estas muje­res, cuan­do una de ellas lle­gó a la ter­mi­nal de Río Galle­gos y el regen­te del pros­tí­bu­lo cono­ci­do como El Deseo la fue a bus­car, no tar­dó en infor­mar­le que “tenia una deu­da de $ 620,000 lo cual era la suma de los pasa­jes y pla­ta para con­su­mir duran­te el via­je y que sí o sí tenía que pagar­la.” Días des­pués el pro­xe­ne­ta la mos­tró en la ciu­dad, pri­me­ro ante el Comi­sa­rio para tra­mi­tar la iden­ti­fi­ca­ción que le per­mi­ti­ría sacar la libre­ta sani­ta­ria en el Hos­pi­tal, enton­ces “comen­zó a sen­tir mie­do y que no tenía esca­pa­to­ria.”

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *