Mono Jojoy: una vida inten­sa por la Revo­lu­ción- Car­los Morais

El júbi­lo de la indus­tria mediá­ti­ca espa­ño­la cele­bran­do la muer­te de Jor­ge Bri­ce­ño es com­pren­si­ble. El Esta­do espa­ñol es el segun­do mayor inver­sor extran­je­ro en Colom­bia des­pués de los Esta­dos Uni­dos. Tele­fó­ni­ca, Rep­sol, Ende­sa, Ban­co San­tan­der Cen­tral His­pano, BBVA, Unión Feno­sa, Cep­sa, tie­nen un peso deter­mi­nan­te en la eco­no­mía de la anti­gua colo­nia tras las pri­va­ti­za­cio­nes imple­men­ta­das en la déca­da de ochen­ta y noven­ta. Los gobier­nos espa­ño­les lle­van déca­das arman­do al Esta­do para ani­qui­lar la resis­ten­cia popu­lar.

Los inqui­li­nos de la Mon­cloa coin­ci­den en esto como en tan­tas otras cosas. Feli­pe Gon­zá­lez, Aznar y Zapa­te­ro tie­nen abas­te­ci­do todo tipo de ayu­da mili­tar a un régi­men que lle­va más de medio siglo con­vir­tien­do Colom­bia en una inmen­sa fosa común. En los dos últi­mos años, tras un teó­ri­co “parón” en 2003, las expor­ta­cio­nes de la indus­tria de la muer­te espa­ño­la a Colom­bia se incre­men­tó más de 700%.

ES lógi­co pués que el gru­po Pri­sa y Pla­ne­ta defien­dan sus sucu­len­tos intere­ses y nego­cios ocul­tan­do la natu­ra­le­za nar­co-terro­ris­ta del régi­men oli­gár­qui­co colom­biano, pre­sen­tan­do a la insur­gen­cia gue­rri­lle­ra como un ana­cro­nis­mo terro­ris­ta que subs­ti­tu­yó su hori­zon­te polí­ti­co eman­ci­pa­dor por el nego­cio del nar­co­trá­fi­co.

Las com­pa­ñías espa­ño­las pre­ten­den incre­men­tar sus fabu­lo­sas tasas de bene­fi­cio aumen­tan­do la explo­ta­ción de la pobla­ción colom­bia­na y el saqueo de sus recur­sos natu­ra­les. Cuen­tan con la cola­bo­ra­ción de las éli­tes loca­les que no dudan en masa­crar a su pue­blo emplean­do los más des­pre­cia­bles méto­dos de terro­ris­mo de esta­do que pue­dan ser ima­gi­na­dos.

Actual­men­te en Colom­bia son más de 4 millo­nes el núme­ro de cam­pe­si­nos expul­sa­dos de sus tie­rras por la vio­len­cia para­mi­li­tar y mili­tar pro­mo­vi­da por el ejér­ci­to regu­lar y las fuer­zas poli­cia­les for­ma­das en la doc­tri­na de la segu­ri­dad nacio­nal de la tris­te­men­te céle­bre Escue­la de las Amé­ri­cas, hoy trans­for­ma­da en Ins­ti­tu­to de Coope­ra­ción para la Segu­ri­dad Hemis­fé­ri­ca. Una vio­len­cia vin­cu­la­da a los sucu­len­tos nego­cios del nar­co­trá­fi­co liga­dos, pro­mo­vi­dos y ampa­ra­dos direc­ta­men­te por el apa­ra­to esta­tal. Dece­nas de miles de per­so­nas des­apa­re­ci­das en eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les, bru­ta­les tor­tu­ras, muti­la­cio­nes y masa­cres, con­vier­ten en una odio­sa com­pa­ra­ción con las tris­te­men­te céle­bres dic­ta­du­ras del cono sur lati­no­ame­ri­cano, en una bro­ma.

Álva­ro Uri­be, el ante­ce­den­te del recién ele­gi­do San­tos, está ficha­do como nar­co­tra­fi­can­te des­de 1991. Apa­re­ce como el nº 82 en un docu­men­to des­cla­si­fi­ca­do con­fec­cio­na­do por la CIA. Su meteó­ri­ca carre­ra polí­ti­ca fué pro­mo­vi­da por el capo del cár­tel de Mede­llín Pablo Esco­bar.

Todos los gobier­nos colom­bia­nos, sin excep­ción, que ocu­pa­ron la Casa de Nari­ño en las últi­mas déca­das, están direc­ta o indi­rec­ta­men­te invo­lu­cra­dos en el nar­co­trá­fi­co, para­mi­li­ta­ris­mo, y redes mafio­sas. Sus pre­si­den­tes son cul­pa­bles de deli­tos de lesa huma­ni­dad. Colom­bia tie­ne el tris­te record de matar más de la mitad de los sin­di­ca­lis­tas del mun­do. Qui­nien­tos sólo en los ocho años de uri­bis­mo. No exis­te la menor posi­bi­li­dad de defen­der posi­cio­nes que con­tra­ríen los intere­ses de los due­ños del País.

En Colom­bia las elec­cio­nes son una far­sa. Sólo par­ti­ci­pa el 30% de la pobla­ción, con­di­cio­na­da por las ame­na­zas y las inti­mi­da­cio­nes. Votan has­ta los muer­tos y son ele­gi­dos dipu­tados y sena­do­res los seño­res de la gue­rra y la mis­ma aris­to­cra­cia polí­ti­ca que gobier­na el País como una hacien­da des­de que el san­tan­de­ris­mo trai­cio­nó el pro­yec­to eman­ci­pa­dor de Simón Bolí­var.

Per­ma­ne­cen las cau­sas del con­flic­to

La extre­ma pobre­za y mise­ria que pade­ce más de la mitad de la pobla­ción y la exclu­sión polí­ti­ca de las inmen­sas mayo­rías del cam­po y la ciu­dad son las cau­sas del lar­go con­flic­to interno que vive des­de que en abril de 1948 fué ase­si­na­do el líder libe­ral Jor­ge Elié­cer Gai­tán, que enca­be­za­ba un gigan­tes­co movi­mien­to popu­lar que sólo pro­cu­ra­ba des­pla­zar el bipar­ti­dis­mo para alcan­zar la demo­cra­ti­za­ción real da Colom­bia.

Su muer­te está con­si­de­ra­da como una de las pri­me­ras inter­ven­cio­nes “pre­ven­ti­vas” de la recién cria­da CIA, mar­can­do así otro de los fac­to­res deter­mi­nan­tes del con­flic­to: la inter­ven­ción yan­qui que pro­gre­si­va­men­te se fué alar­gan­do has­ta la actua­li­dad. Miles de sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos par­ti­ci­pan en el com­ba­te con­tra la insur­gen­cia emplean­do el más moderno y sofis­ti­ca­do arma­men­to. Los EUA inyec­tan dece­nas de miles de millo­nes de dóla­res para sus­ten­tar y ali­men­tar la gue­rra. Sin su inter­ven­ción, pro­ba­ble­men­te hoy la oli­gar­quía ya esta­ría exi­lia­da en Mia­mi.

La frus­trac­ción popu­lar ante la repre­sión bru­tal a que fué some­ti­do el gai­ta­nis­mo gene­ró las con­di­cio­nes para que las auto­de­fen­sas cam­pe­si­nas evo­lu­cio­na­sen ideo­ló­gi­ca­men­te dan­do lugar a la crea­ción de las FARC y del ELN entre 1964 y 1965.

La Colom­bia de hoy es uno de los epi­cen­tros de la lucha de cla­ses y anti­im­pe­ria­lis­ta a nivel mun­dial. En la con­fron­ta­ción que tie­ne lugar en sus mon­ta­ñas y ciu­da­des se está deci­dien­do el futu­ro da Amé­ri­ca Lati­na y del Cari­be. La eman­ci­pa­ción de las mayo­rías socia­les o su some­ti­mien­to a los dic­ta­mes de Washing­ton y de las mul­ti­na­cio­na­les del capi­ta­lis­mo euro­peo. La inte­gra­ción boli­va­ria­na o la impo­si­ción de un reno­va­do neo­co­lo­nia­lis­mo. La con­so­li­da­ción de los gobier­nos anti­im­pe­ria­lis­tas como el vene­zo­lano o la vuel­ta al neo­li­be­ra­lis­mo sal­va­je impues­to en las últi­mas déca­das del siglo XX.

La derro­ta mili­tar de la insur­gen­cia colom­bia­na es el fac­tor deter­mi­nan­te para que los EUA con­si­gan impo­ner su recon­quis­ta. De ahí que nada de lo que acon­tez­ca en ese her­mo­so país sea indi­fe­ren­te.

Con­tra­ria­men­te a las men­ti­ras de los media, las FARC-EP no están derro­ta­das, no se des­com­pu­sie­ron tras la muer­te en 2008 de tres des­ta­ca­dos diri­gen­tes. El ase­si­na­to de Raúl Reyes en el Ecua­dor, de Iván Rios y la muer­te de Manuel en fatí­di­co mar­zo de ese año obvia­men­te fue­ron un revés, pero nin­guno de los pro­nós­ti­cos fué acer­ta­do. Los rele­vos en su direc­ción, la rees­truc­tu­ra­ción de los fren­tes y los cam­bios en las for­mas de ope­rar die­ron como resul­ta­do en 2009 un incre­men­to de 30% de las bajas entre las fuer­zas mili­ta­res y poli­cia­les en rela­ción al año ante­rior. Más de 2.000 efec­ti­vos de las fuer­zas de la oli­gar­quía son aba­ti­das o heri­das anual­men­te.

Las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias recu­pe­ra­ron la ini­cia­ti­va mili­tar, recu­pe­ran terreno y la man­tie­nen tam­bién en la esfe­ra estric­ta­men­te polí­ti­ca median­te un inten­so tra­ba­jo de masas por medio del Par­ti­do Comu­nis­ta Colom­biano Clan­des­tino y el Movi­mien­to Boli­va­riano por la Nue­va Colom­bia. Las gran­des movi­li­za­cio­nes de julio para con­me­mo­rar el bicen­te­na­rio de la Inde­pen­den­cia así lo con­fir­man.

Pero, nor­mal­men­te, la dic­ta­du­ra mediá­ti­ca mun­dial ocul­ta o maqui­lla esta reali­dad. Com­pa­re­mos los núme­ros de los par­tes de gue­rra con las bajas pro­du­ci­das en Irak o en Afga­nis­tám por las fuer­zas impe­ria­lis­tas y podre­mos sacar con­clu­sio­nes sobre la dimen­sión del con­flic­to y su reali­dad. Más de 40% del País con­ti­nua bajo el con­trol de la insur­gen­cia que acer­ta­da­men­te fir­mó un acuer­do de cola­bo­ra­ción y cese de hos­ti­li­da­des con el ELN.

Las men­ti­ras mediá­ti­cas

No pode­mos dejar­nos arras­trar por la pro­pa­gan­da de un régi­men ile­gal e ile­gí­ti­mo. La eufo­ria del pre­si­den­te Juan Manuel San­tos y de su cama­ri­lla de gene­ra­les tras el anun­cio de la muer­te del Mono Jojoy care­ce de fun­da­men­to. Ellos son per­fec­ta­men­te cons­cien­tes de eso. El inne­ga­ble revés mili­tar y bási­ca­men­te sim­bó­li­co que gene­ra el ase­si­na­to de Jor­ge Bri­ce­ño hace par­te de las carac­te­rís­ti­cas de una gue­rra revo­lu­cio­na­ria como la que hoy con­ti­nua sin cesar en las sel­vas, mon­ta­ñas y ciu­da­des colom­bia­nas, entre un par­ti­do comu­nis­ta en armas y las fuer­zas regu­la­res e irre­gu­la­res de una oli­gar­quía san­gui­na­ria diri­gi­da por el Pen­tá­gono. Jor­ge Bri­ce­ño sabía per­fec­ta­men­te que, tal como afir­mó el Che, “en una Revo­lu­ción se triun­fa o se mue­re si es ver­da­de­ra”.

Tam­bién era cons­cien­te de que en Colom­bia no hay posi­bi­li­da­des reales de emplear otros méto­dos de lucha sal­vo el arma­do para un pro­yec­to genui­na­men­te de izquier­da revo­lu­cio­na­ria. La dra­má­ti­ca expe­rien­cia de la Unión Patrió­ti­ca hace vein­te años cons­ta­ta la fero­ci­dad de una oli­gar­quía dis­pues­ta a todo para evi­tar per­der sus pri­vi­le­gios.

Las cau­sas que deto­na­ron y ali­men­tan el con­flic­to no sólo con­ti­núan vigen­tes. En la actua­li­dad, se refuer­za con la inter­ven­ción direc­ta de los nor­te­ame­ri­ca­nos median­te el Plan Colom­bia y la ins­ta­la­ción de ocho bases mili­ta­res estra­té­gi­ca­men­te situa­das que pre­ten­den doble­gar la insur­gen­cia e ini­ciar la recon­quis­ta del hemis­fe­rio, siguien­do la este­la ini­cia­da con la reac­ti­va­ción de la IV Flo­ta, el gol­pe de esta­do de 2009 en Hon­du­ras y la con­cen­tra­ción de enor­mes con­tin­gen­tes mili­ta­res en Cos­ta Rica.

Jor­ge Bri­ce­ño no con­tem­pla­ba la ren­di­ción. Con con­tun­den­cia, pero tam­bién con edu­ca­ción, res­pon­día en enero de este año a la ofer­ta de aban­dono de las armas por par­te del hoy defe­nes­tra­do gene­ral Padi­lla, en ese momen­to coman­dan­te en jefe del ejér­ci­to bur­gués.

“En las FARC no tene­mos alma de trai­do­res, sí de patrio­tas y de revo­lu­cio­na­rios. Veni­mos luchan­do y con­ti­nua­re­mos a hacer­lo, con valor, entre­ga y sacri­fi­cio para derro­car este régi­men podri­do de las oli­gar­quías y cons­truir otra orden social, o por alcan­zar acuer­dos que ayu­den a cons­truir una patria don­de que­pa­mos todos. Jamás hemos pro­cla­ma­do el prin­ci­pio de la gue­rra por la gue­rra, ni asu­mi­do esta lucha como algo per­so­nal, ya que nues­tros obje­ti­vos son los de con­se­guir cam­bios pro­fun­dos en la estruc­tu­ra social de Colom­bia, que por fin ten­gan en cuen­ta los intere­ses de las mayo­rías nacio­na­les y de los sec­to­res popu­la­res y que con­duz­can al des­man­te­la­mien­to de actual régi­men polí­ti­co cri­mi­nal, oli­gár­qui­co, corrup­to, exclu­yen­te e injus­to, como está con­sig­na­do en nues­tra Pla­ta­for­ma Boli­va­ria­na por la Nue­va Colom­bia. Con la hones­ti­dad que corres­pon­de a nues­tro com­pro­mi­so con el cam­bio social y la leal­tad que debe­mos a nues­tro pue­blo, le ase­gu­ra­mos que no vamos a desis­tir, tras más de 40 años de lucha, ni acep­tar una fal­sa paz”.

Con­tra­ria­men­te a las men­ti­ras del régi­men y de los medios de comu­ni­ca­ción el Mono Jojoy murió tal como vivió toda su vida: en su pues­to de com­ba­te. Falle­ció como con­se­cuen­cia de una con­fron­ta­ción asi­mé­tri­ca que, aun­que difi­cul­te que en la actua­li­dad el con­flic­to se incli­ne del lado de las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias, fra­ca­só a la hora de alcan­zar la inme­dia­ta vic­to­ria soña­da por Washing­ton hace diez años, cuan­do Bill Clin­ton en el 2000 impo­ne el Plan Colom­bia tras minar el pro­ce­so de nego­cia­ción polí­ti­ca del Caguán, dan­do lugar a que Uri­be imple­men­ta­se su san­gui­na­ria polí­ti­ca de segu­ri­dad demo­crá­ti­ca.

El Coman­dan­te Jor­ge Bri­ce­ño murió como un revo­lu­cio­na­rio comu­nis­ta: luchan­do con­tra una des­igual maqui­na­ria de gue­rra que tuvo que emplear trein­ta avio­nes y un núme­ro simi­lar de heli­cóp­te­ros y casi mil uni­da­des de éli­te para hacer­lo caer y matar­lo tras horas de com­ba­te. Bom­bas nor­te­ame­ri­ca­nas, tec­no­lo­gía nor­te­ame­ri­ca­na, ase­so­res nor­te­ame­ri­ca­nos y, algún día lo sabre­mos: pilo­tos y coman­dos yan­quis ten­drían par­ti­ci­pa­do en esta des­igual bata­lla.

La baje­za moral de los seño­res de la gue­rra reves­ti­dos de esta­do de dere­cho no duda­ron en pre­sen­tar el cuer­po del cama­ra­da como un tro­feo de gue­rra. Hay múl­ti­ples ante­ce­den­tes de esta bru­tal e impú­di­ca prác­ti­ca capi­ta­lis­ta. En Gali­za ya lo hizo el fas­cis­mo con el gue­rri­lle­ro ber­ciano Manuel Girom en 1951. La CIA con el Che en 1967 en Boli­via. El fuji­mo­ris­mo con Nés­tor Cer­pa Car­to­li­ni en 1997 en el Perú.

Pero todo lo que se va fil­tran­do de la ope­ra­ción des­mien­te la pro­pa­gan­da del régi­men. Como es posi­ble que alguien acu­sa­do de diri­gir bue­na par­te de las redes del nego­cio del nar­co­trá­fi­co vivie­se sin lujos ni osten­ta­cio­nes, sin las más míni­mas como­di­da­des entre la dure­za de las con­di­cio­nes de la vida gue­rri­lle­ra, en la más abso­lu­ta aus­te­ri­dad de la sel­va, con difi­cul­ta­des para tra­tar su deli­ca­da salud, resen­ti­da a con­se­cuen­cia de la dia­be­tes?

Podrán can­tar vic­to­ria, podrán con­ti­nuar cre­yen­do en sus pro­pias men­ti­ras, pero la san­gre del Mono Jojoy y del res­to de cama­ra­das masa­cra­dos en La Maca­re­na, en el Meta, en el cora­zón de esa Colom­bia que tan­to ama­ron, no será en vano. Nue­vas muje­res y hom­bre ya están ocu­pan­do sus pues­tos.

Las mayo­rías exclui­das de Colom­bia saben que de poco sir­ve llo­rar por su per­di­da, que es hora de con­ti­nuar la lucha pues la vic­to­ria sólo será posi­ble com­ba­tien­do sin tre­gua.

Coman­dan­te Jor­ge Bri­ce­ño, has­ta la vic­to­ria siem­pre!

Gali­za, 24 de sep­tiem­bre de 2010

·Car­los Morais es secre­ta­rio gene­ral de Pri­mei­ra Linha y for­ma par­te de la Pre­si­den­cia Colec­ti­va del Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­va­riano (MCB).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *