Lo que quie­ren es el petró­leo de Vene­zue­la- Fidel Cas­tro

Ayer dije lo que haría si yo fue­ra vene­zo­lano, expli­qué que los pobres eran los que más sufrían con las catás­tro­fes natu­ra­les y razo­né por qué. Más ade­lan­te aña­dí: “…don­de el impe­ria­lis­mo domi­na y la oli­gar­quía opor­tu­nis­ta reci­be una par­te jugo­sa de los bie­nes y ser­vi­cios nacio­na­les, las masas no tie­nen nada que ganar o per­der y, al impe­rio, no le preo­cu­pa un ble­do las elec­cio­nes” y que “En Esta­dos Uni­dos, ni siquie­ra las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les movi­li­zan más del 50% de los que tie­nen dere­cho a votar.”

Hoy aña­di­ría que, aún cuan­do en las mis­mas se eli­ge la tota­li­dad de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes, una par­te del Sena­do y otros impor­tan­tes car­gos, no logran supe­rar esa pro­por­ción.

Pre­gun­ta­ba por qué, en cam­bio, emplean sus enor­mes recur­sos mediá­ti­cos para tra­tar de hun­dir al Gobierno Revo­lu­cio­na­rio Boli­va­riano en un mar de men­ti­ras y calum­nias. Lo que los yan­kis quie­ren es el petró­leo de Vene­zue­la.

Todos hemos vis­to en estos días elec­to­ra­les a un gru­po de bas­tar­dos per­so­na­jes que, en com­pa­ñía de mer­ce­na­rios de la pren­sa local escri­ta, radial y tele­vi­si­va, lle­gan a negar inclu­so la liber­tad de pren­sa en Vene­zue­la.

El enemi­go logró una par­te de sus pro­pó­si­tos: impe­dir que el Gobierno Boli­va­riano con­ta­ra con el apo­yo de las dos ter­ce­ras par­tes del Par­la­men­to.

El impe­rio tal vez crea que obtu­vo una gran vic­to­ria.

Pien­so exac­ta­men­te lo con­tra­rio: los resul­ta­dos del 26 de sep­tiem­bre cons­ti­tu­yen una vic­to­ria de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na y su líder Hugo Chá­vez Frías.

En estas elec­cio­nes par­la­men­ta­rias la par­ti­ci­pa­ción de los elec­to­res se ele­vó al record de 66,45 por cien­to. El impe­rio con sus inmen­sos recur­sos no pudo impe­dir que el P.S.U.V., fal­tan­do 6 por adju­di­car, obtu­vie­ra 95 de los 165 miem­bros del Par­la­men­to. Lo más impor­tan­te es el ingre­so en esa ins­ti­tu­ción de un ele­va­do núme­ro de jóve­nes, muje­res y otros mili­tan­tes com­ba­ti­vos y pro­ba­dos.

La Revo­lu­ción Boli­va­ria­na tie­ne hoy el Poder Eje­cu­ti­vo, amplia mayo­ría en el Par­la­men­to y un par­ti­do capaz de movi­li­zar a millo­nes de lucha­do­res por el socia­lis­mo.

Esta­dos Uni­dos no cuen­ta en Vene­zue­la más que con frag­men­tos de Par­ti­dos, hil­va­na­dos por el mie­do a la Revo­lu­ción, y gro­se­ras ape­ten­cias mate­ria­les.

No podrán acu­dir al gol­pe de Esta­do en Vene­zue­la como hicie­ron con Allen­de en Chi­le y otros paí­ses de Nues­tra Amé­ri­ca.

Las Fuer­zas Arma­das de ese her­mano país, edu­ca­das en el espí­ri­tu y el ejem­plo del Liber­ta­dor, que en su seno incu­bó los jefes que ini­cia­ron el pro­ce­so, son pro­mo­to­ras y par­te de la Revo­lu­ción.

Tal con­jun­to de fuer­zas es inven­ci­ble. No lo vería con tan­ta cla­ri­dad sin la expe­rien­cia vivi­da duran­te más de medio siglo.

Fidel Cas­tro Ruz

Sep­tiem­bre 27 de 2010

3 y 24 a.m.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *