La ofen­si­va impe­ria­lis­ta de EEUU: estan­ca­da en Asia, a toda mar­cha en Áfri­ca.

EEUU tra­ta de dis­fra­zar su derro­ta en Irak y su pró­xi­ma expul­sión de Afga­nis­tán, afe­rrán­do­se a sus fren­tes asiá­ti­cos mien­tras que expan­de los esce­na­rios de agre­sión hacia el sur, hacia Yemen, Soma­lia, y la tota­li­dad de Áfri­ca. “El obje­ti­vo es rodear el petró­leo y los recur­sos mine­ra­les de Áfri­ca, tra­zar nue­vas líneas del impe­rio para dejar fue­ra a Chi­na e inclu­so a paí­ses alia­dos euro­peos.”

“Nin­gún gobierno ira­quí pue­de sobre­vi­vir mucho tiem­po si no se le per­ci­be como com­pro­me­ti­do a expul­sar a los esta­dou­ni­den­ses.”

EEUU está per­dien­do o ha per­di­do ya sus dos gran­des gue­rras de inva­sión, en Afga­nis­tán e Irak. Más de un millón de per­so­nas han paga­do con sus vidas que EEUU apren­da una lec­ción del siglo XXI: que el arse­nal más moderno, caro y mor­tí­fe­ro en el mun­do no pue­de ocu­par con éxi­to un país en el cual par­tes sig­ni­fi­ca­ti­vas de la pobla­ción están deci­di­das a resis­tir. Esa es la mis­ma lec­ción que los viet­na­mi­tas le ense­ña­ron a los esta­dou­ni­den­ses en los 60 y prin­ci­pios de los 70, al cos­te de dos a tres millo­nes de vidas viet­na­mi­tas.

EEUU des­ple­ga­rá cual­quier tru­co sucio y soborno habi­do y por haber para per­ma­ne­cer en Irak más allá de fina­les del año pró­xi­mo – la fecha lími­te arran­ca­da por los ira­quíes al Pre­si­den­te Bush – y es posi­ble, aun­que impro­ba­ble, que cual­quie­ra que sea el régi­men ira­quí en Bag­dad éste le de a los esta­dou­ni­den­ses una pró­rro­ga de algún tipo. Pero nin­gún gobierno ira­quí pue­de sobre­vi­vir mucho tiem­po si no se le per­ci­be como com­pro­me­ti­do a expul­sar a los esta­dou­ni­den­ses. Apar­te del 15% de la pobla­ción que es kur­da, no hay nin­gún apo­yo sig­ni­fi­ca­ti­vo por par­te de los votan­tes para una pre­sen­cia de EEUU en Irak. Por lo tan­to, los esta­dou­ni­den­ses no pue­den que­dar­se. Como un poder impe­ria­lis­ta que nun­ca, en tiem­pos moder­nos, ha cedi­do volun­ta­ria­men­te nin­gu­na base mili­tar en otro país, la reti­ra­da de EEUU de Irak, aun­que por eta­pas y gri­tan­do y pata­lean­do, repre­sen­ta una enor­me derro­ta.

Se supo­nía que Irak sería la pri­me­ra para­da en una ofen­si­va ava­sa­lla­do­ra que habría pro­yec­ta­do el poder de EEUU pro­fun­da­men­te den­tro de Asia, con­te­nien­do a Chi­na y Rusia y alte­ran­do el table­ro de aje­drez glo­bal a favor de EEUU duran­te las déca­das futu­ras. En vez de eso, la posi­ción de EEUU en el mun­do ha decli­na­do más aún. El Pre­si­den­te Oba­ma tra­zó una línea en Afga­nis­tán, con­vir­tien­do esa gue­rra en su pro­pia gue­rra. Pero EEUU ha falla­do de mane­ra espec­ta­cu­lar en la cons­truc­ción de un régi­men clien­te via­ble o inclu­so algo pare­ci­do a algún tipo de apo­yo efec­ti­vo afgano para la ocu­pa­ción con­ti­nua­da del país. Lo que es más, cada día que los esta­dou­ni­den­ses per­ma­ne­cen en Afga­nis­tán des­es­ta­bi­li­zan el vecino Pakis­tán, el lugar de naci­mien­to real de los tali­bán, una nación don­de todos excep­to una frac­ción peque­ña de la pobla­ción detes­tan a EEUU, y, ade­más, una poten­cia nuclear. Por lo tan­to, EEUU debe­rá un día cer­cano reco­ger sus pér­di­das en esta par­ti­da y mar­char­se. Oba­ma pue­de pen­sar que con­tro­la el calen­da­rio afgano, pero no lo hace.

“Soma­lia y todo el Cuerno de Áfri­ca son zonas calien­tes, some­ti­das al asal­to pro­lon­ga­do de EEUU.”

Al ver­se for­za­do a enca­rar la pers­pec­ti­va de reti­ra­da y derro­ta en sus gue­rras de ocu­pa­ción en Asia, el régi­men de Oba­ma tras­la­da el énfa­sis a fuer­zas espe­cia­les, avio­nes no tri­pu­la­dos y otros arti­lu­gios de terror y ase­si­na­to en un esce­na­rio de gue­rra en expan­sión hacia el sur. Yemen, Soma­lia y todo el Cuerno de Áfri­ca son zonas calien­tes, some­ti­das al asal­to pro­lon­ga­do de EEUU. AFRICOM está acti­vo en casi cada nación del con­ti­nen­te, atra­yen­do de for­ma metó­di­ca a los ejér­ci­tos afri­ca­nos a la orbi­ta de EEUU. El obje­ti­vo es rodear el petró­leo y los recur­sos mine­ra­les de Áfri­ca, tra­zar nue­vas líneas del impe­rio para dejar fue­ra a Chi­na e inclu­so a paí­ses alia­dos euro­peos. Washing­ton está deci­di­do a con­se­guir en Áfri­ca lo que el impe­rio está en el pro­ce­so de per­der en Asia. Éste es ya el capí­tu­lo más san­grien­to de todos, con, al menos, seis millo­nes de vidas per­di­das solo en la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go, prin­ci­pal­men­te debi­do a las depre­da­cio­nes de los esbi­rros de EEUU Ruan­da y Ugan­da. No hay mane­ra de evi­tar que se aho­gue a Áfri­ca en san­gre, mien­tras EEUU inten­ta una vez más cam­biar el table­ro glo­bal. Eso es lo que hacen los impe­rios, antes de morir. Ford

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *