Impe­ria­lis­mo y bar­ba­rie impe­ria­lis­ta- James Petras

El impe­ria­lis­mo, su carác­ter, medios y fines, han ido cam­bian­do según la épo­ca y el lugar. His­tó­ri­ca­men­te, el impe­ria­lis­mo occi­den­tal ha ido adop­tan­do las moda­li­da­des tri­bu­ta­ria, mer­can­til, indus­trial, finan­cie­ra y, en el perío­do con­tem­po­rá­neo, una for­ma úni­ca de cons­truc­ción del impe­rio “bru­tal­men­te mili­ta­ris­ta”. Den­tro de cada “perío­do”, “coexis­ten” con el modo domi­nan­te ele­men­tos de pasa­das y futu­ras for­mas de domi­na­ción y explo­ta­ción impe­ria­lis­ta. Por ejem­plo, en los anti­guos impe­rios grie­go y romano, los pri­vi­le­gios comer­cia­les se com­ple­men­ta­ban con la extrac­ción de pagos tributarios.

El impe­ria­lis­mo mer­can­til se vio pre­ce­di­do y acom­pa­ña­do ini­cial­men­te por el saqueo de las rique­zas y la extrac­ción de impues­tos, en oca­sio­nes refe­ri­do como “acu­mu­la­ción pri­mi­ti­va”, don­de el poder polí­ti­co y mili­tar diez­ma­ba a las pobla­cio­nes loca­les y extraía la rique­za, trans­fi­rién­do­la obli­ga­to­ria­men­te a las capi­ta­les impe­ria­les. Cuan­do el ascen­dien­te comer­cial impe­rial se con­so­li­dó, empe­zó a apa­re­cer cada vez más, como co-par­ti­ci­pan­te, el capi­tal indus­trial, que se vio apo­ya­do por las polí­ti­cas esta­ta­les impe­ria­les de manu­fac­tu­ra­ción de pro­duc­tos que aca­ba­ron con los fabri­can­tes nacio­na­les loca­les con­si­guien­do con­tro­lar esos mer­ca­dos loca­les. El impe­ria­lis­mo impul­só la indus­tria moder­na, com­bi­nó pro­duc­ción y comer­cio, ambos com­ple­men­ta­dos y apo­ya­dos por el capi­tal finan­cie­ro y sus ins­tru­men­tos auxi­lia­res: los segu­ros, el trans­por­te y otras fuen­tes de “ingre­sos invisibles”.

Bajo las pre­sio­nes de los movi­mien­tos nacio­na­lis­tas y anti­im­pe­ria­lis­tas socia­lis­tas, los impe­rios colo­nia­les estruc­tu­ra­dos tuvie­ron que dar paso a nue­vos regí­me­nes nacio­na­lis­tas. Algu­nos de ellos rees­truc­tu­ra­ron sus eco­no­mías, diver­si­fi­can­do sus sis­te­mas pro­duc­ti­vos y socios comer­cia­les. En algu­nos casos impu­sie­ron barre­ras pro­tec­to­ras para pro­mo­ver la indus­tria­li­za­ción. El impe­ria­lis­mo basa­do en la indus­tria se opu­so pri­me­ro a estos regí­me­nes nacio­na­lis­tas, cola­bo­ran­do con los sátra­pas loca­les para depo­ner a los diri­gen­tes nacio­na­lis­tas que se orien­ta­ban hacia la indus­tria. Su obje­ti­vo era con­ser­var o res­tau­rar la “divi­sión colo­nial del tra­ba­jo”, la pro­duc­ción de base que se inter­cam­bia­ba por pro­duc­tos ter­mi­na­dos. Sin embar­go, en la ter­ce­ra par­te del siglo XX, la cons­truc­ción del impe­rio indus­trial empe­zó un pro­ce­so de adap­ta­ción “sal­tan­do sobre las barre­ras tari­fa­rias”, invir­tien­do en for­mas ele­men­ta­les de “pro­duc­ción” y en el tra­ba­jo inten­si­vo en pro­duc­tos de con­su­mo. Los fabri­can­tes impe­ria­les con­tra­ta­ron plan­tas de ensam­bla­je orga­ni­za­das alre­de­dor de pro­duc­tos lige­ros de con­su­mo (tex­ti­les, zapa­tos, pro­duc­tos electrónicos).

Sin embar­go, esos cam­bios bási­cos en las estruc­tu­ras polí­ti­cas, socia­les y eco­nó­mi­cas, tan­to del impe­rio como de los anti­guos paí­ses colo­nia­les, lle­va­ron por cami­nos impe­ria­les diver­gen­tes a la cons­truc­ción del impe­rio, lo que moti­vó actua­cio­nes opues­tas de desa­rro­llo en ambas regiones.

El capi­tal finan­cie­ro anglo-esta­dou­ni­den­se con­si­guió aven­ta­jar al indus­trial, invir­tien­do en tec­no­lo­gía alta­men­te espe­cu­la­ti­va, bio­tec­no­lo­gía, sec­tor inmo­bi­lia­rio e ins­tru­men­tos finan­cie­ros. Los cons­truc­to­res del impe­rio japo­nés y ale­mán deci­die­ron moder­ni­zar las indus­trias de expor­ta­ción para ase­gu­rar­se los mer­ca­dos exte­rio­res. Como con­se­cuen­cia, se aumen­ta­ron las cuo­tas de mer­ca­do, espe­cial­men­te entre los paí­ses emer­gen­tes en la indus­tria, como los del Sur de Euro­pa, Asia y Lati­noa­mé­ri­ca. Algu­nos anti­guos paí­ses colo­nia­les y semi­co­lo­nia­les evo­lu­cio­na­ron tam­bién hacia for­mas más ele­va­das de pro­duc­ción indus­trial, desa­rro­llan­do indus­trias de alta tec­no­lo­gía, pro­du­cien­do capi­tal e inter­me­dia­rios, así como pro­duc­tos de con­su­mo, desa­fian­do la hege­mo­nía impe­rial de Occi­den­te alre­de­dor suyo.

En los pri­me­ros años de la déca­da de 1990 se pro­du­jo un cam­bio bási­co en la natu­ra­le­za del poder impe­rial. Esto lle­vó a una pro­fun­da diver­gen­cia entre las polí­ti­cas impe­ria­lis­tas pasa­das y pre­sen­tes y entre los regí­me­nes expan­sio­nis­tas esta­ble­ci­dos y los emergentes.

Pasa­do y pre­sen­te del impe­ria­lis­mo económico

La cons­truc­ción del impe­rio moderno de base indus­trial (IMI) se lle­va a cabo ase­gu­ran­do las mate­rias pri­mas, explo­tan­do mano de obra bara­ta y aumen­tan­do las cuo­tas de mer­ca­do. Esto se ha logra­do en cola­bo­ra­ción con gober­nan­tes malea­bles, ofre­cién­do­les reco­no­ci­mien­to polí­ti­co y ayu­da eco­nó­mi­ca en tér­mi­nos que supe­ra­ban a los de sus com­pe­ti­do­res impe­ria­les. Esa es la sen­da segui­da por Chi­na. El IMI se abs­tie­ne de cual­quier inten­to de obte­ner pose­sio­nes terri­to­ria­les, ya sea en for­ma de bases mili­ta­res o de posi­cio­nes ocu­pan­tes “con­sul­ti­vas” en el núcleo de ins­ti­tu­cio­nes del apa­ra­to coer­ci­ti­vo. En su lugar, el IMI tra­ta de maxi­mi­zar el con­trol a tra­vés de inver­sio­nes que con­si­gan la pro­pie­dad direc­ta o “aso­cia­ción” con el esta­do y/​o fun­cio­na­rios pri­va­dos en sec­to­res eco­nó­mi­cos estra­té­gi­cos. El IMI uti­li­za incen­ti­vos eco­nó­mi­cos en for­ma de sub­ven­cio­nes y prés­ta­mos con­ce­sio­na­rios a bajo inte­rés. Ofre­ce cons­truir pro­yec­tos de infra­es­truc­tu­ras de ferro­ca­rri­les, aero­puer­tos, puer­tos y auto­pis­tas a gran esca­la y lar­go pla­zo. Estos pro­yec­tos tie­nen el doble obje­ti­vo de faci­li­tar la extrac­ción de la rique­za y abrir mer­ca­dos a las expor­ta­cio­nes. El IMI mejo­ra tam­bién las redes de trans­por­te para los pro­duc­to­res loca­les a fin de con­se­guir alia­dos polí­ti­cos. Es decir, que los IMI de Chi­na y la India depen­den en gran medi­da del poder del mer­ca­do para ampliar o eli­mi­nar com­pe­ti­do­res. Su estra­te­gia se basa en crear “depen­den­cias eco­nó­mi­cas” para con­se­guir bene­fi­cios eco­nó­mi­cos a lar­go plazo.

En con­tras­te, la bar­ba­rie impe­rial se desa­rro­lla a par­tir de una fase ante­rior de impe­ria­lis­mo eco­nó­mi­co que com­bi­nó el uso ini­cial de la vio­len­cia para ase­gu­rar los pri­vi­le­gios eco­nó­mi­cos segui­da del con­trol eco­nó­mi­co sobre los recur­sos lucrativos.

His­tó­ri­ca­men­te, el impe­ria­lis­mo eco­nó­mi­co (IE) recu­rrió a la inter­ven­ción mili­tar para derro­car a los regí­me­nes anti­im­pe­ria­lis­tas y ase­gu­rar­se clien­tes polí­ti­cos cola­bo­ra­do­res. Pos­te­rior­men­te, el IE esta­ble­ció bases mili­ta­res fre­cuen­te­men­te y for­mó y envió misio­nes de ase­so­ra­mien­to para repri­mir los movi­mien­tos de resis­ten­cia y ase­gu­rar una ofi­cia­lía mili­tar local recep­ti­va al poder impe­rial. El obje­ti­vo era ase­gu­rar los recur­sos eco­nó­mi­cos y una dócil fuer­za labo­ral dócil para maxi­mi­zar las ren­ta­bi­li­da­des económicas.

Es decir, en esta vía “tra­di­cio­nal” de la cons­truc­ción del impe­rio eco­nó­mi­co, el ejér­ci­to que­da­ba subor­di­na­do a la nece­si­dad de maxi­mi­zar la explo­ta­ción eco­nó­mi­ca. La poten­cia impe­rial tra­ta­ba de pre­ser­var el apa­ra­to esta­tal post-colo­nial y el equi­po pro­fe­sio­nal, uti­li­zán­do­los para el nue­vo orden eco­nó­mi­co impe­rial. El IE bus­ca pre­ser­var a las eli­tes para man­te­ner la ley y el orden como cimien­tos bási­cos de la rees­truc­tu­ra­ción de la eco­no­mía. El obje­ti­vo era ase­gu­rar una serie de polí­ti­cas que se adap­ta­ran a las nece­si­da­des eco­nó­mi­cas de las cor­po­ra­cio­nes y ban­cos pri­va­dos del sis­te­ma impe­rial. La tác­ti­ca prin­ci­pal de las ins­ti­tu­cio­nes impe­ria­les era desig­nar pro­fe­sio­na­les edu­ca­dos en Occi­den­te para que dise­ña­ran polí­ti­cas que maxi­mi­za­ran las ganan­cias pri­va­das. Esas polí­ti­cas incluían la pri­va­ti­za­ción de todos los sec­to­res eco­nó­mi­cos estra­té­gi­cos; la demo­li­ción de todas las medi­das pro­tec­to­ras (“mer­ca­dos ini­cia­les”) que favo­re­cían a los pro­duc­to­res loca­les; la implan­ta­ción de impues­tos regre­si­vos sobre los con­su­mi­do­res loca­les, tra­ba­ja­do­res y empre­sas mien­tras redu­cían o eli­mi­na­ban los impues­tos y con­tro­les sobre las fir­mas impe­ria­les; la eli­mi­na­ción de legis­la­ción labo­ral pro­tec­to­ra y la ile­ga­li­za­ción de las orga­ni­za­cio­nes inde­pen­dien­tes de clase.

En su apo­geo, el impe­ria­lis­mo eco­nó­mi­co occi­den­tal lle­vó a la trans­fe­ren­cia masi­va de bene­fi­cios, intere­ses, royal­ties y rique­zas espu­rias de las eli­tes nati­vas de los paí­ses post-colo­nia­les a los cen­tros impe­ria­les. En la medi­da en que el impe­ria­lis­mo post-colo­nial se adap­ta­ba, los tra­ba­ja­do­res, agri­cul­to­res y emplea­dos loca­les eran quie­nes sopor­ta­ban los cos­tes de admi­nis­trar todas estas depen­den­cias imperiales.

Aun­que el impe­ria­lis­mo eco­nó­mi­co his­tó­ri­co y el con­tem­po­rá­neo tie­nen muchas simi­li­tu­des, se apre­cian varias dife­ren­cias impor­tan­tes. Por ejem­plo, tene­mos el caso de Chi­na, el mode­lo prin­ci­pal de impe­ria­lis­mo eco­nó­mi­co con­tem­po­rá­neo, que no ha esta­ble­ci­do sus “pues­tos de avan­za­da” median­te gol­pes o inter­ven­cio­nes mili­ta­res, de ahí que no posea “bases mili­ta­res” ni una cas­ta mili­ta­ris­ta pode­ro­sa com­pi­tien­do con su cla­se empre­sa­rial a la hora de mol­dear la polí­ti­ca exte­rior. A dife­ren­cia, el impe­ria­lis­mo eco­nó­mi­co occi­den­tal con­te­nía las semi­llas para la apa­ri­ción de una pode­ro­sa cas­ta mili­ta­ris­ta capaz, en deter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias, de afir­mar su supre­ma­cía mol­dean­do las polí­ti­cas y prio­ri­da­des de la cons­truc­ción del imperio.

Esto es exac­ta­men­te lo que se ha trans­pi­ra­do en los últi­mos vein­te años, espe­cial­men­te con res­pec­to a la cons­truc­ción del impe­rio estadounidense.

El sur­gi­mien­to y con­so­li­da­ción de la bar­ba­rie imperial

El doble pro­ce­so de inter­ven­ción mili­tar y explo­ta­ción eco­nó­mi­ca que carac­te­ri­zó al impe­ria­lis­mo occi­den­tal tra­di­cio­nal fue evo­lu­cio­nan­do gra­dual­men­te hacia una varian­te del impe­ria­lis­mo domi­nan­te inten­sa­men­te mili­ta­ri­za­da. Los intere­ses eco­nó­mi­cos, tan­to en tér­mi­nos de cos­tes eco­nó­mi­cos, bene­fi­cios y cuo­tas de mer­ca­do glo­bal, fue­ron sacri­fi­ca­dos en aras a la domi­na­ción militar.

La des­apa­ri­ción de la URSS y la reduc­ción de Rusia al esta­tus de esta­do roto, debi­li­ta­ron a los esta­dos que eran sus alia­dos, “abrién­do­les” a la pene­tra­ción eco­nó­mi­ca occi­den­tal, hacién­do­les vul­ne­ra­bles al ata­que mili­tar occidental.

El Pre­si­den­te Bush (padre) per­ci­bió la des­apa­ri­ción de la URSS como una “opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca” para impo­ner uni­la­te­ral­men­te un mun­do uni­po­lar. Según esta nue­va doc­tri­na, EEUU rei­na­ría de for­ma supre­ma a nivel glo­bal y regio­nal. Las pro­yec­cio­nes del poder mili­tar esta­dou­ni­den­se ope­ra­rían aho­ra sin nin­gún estor­bo de disua­sión nuclear algu­na. Sin embar­go, Bush (padre) esta­ba pro­fun­da­men­te incrus­ta­do en la indus­tria petro­le­ra esta­dou­ni­den­se. Por tan­to, tra­tó de alcan­zar un equi­li­brio entre la supre­ma­cía mili­tar y la expan­sión eco­nó­mi­ca. De ahí que la pri­me­ra gue­rra de Iraq de 1990 – 91 pro­vo­ca­ra la des­truc­ción mili­tar el ejér­ci­to de Sadam Husein, aun­que sin ocu­par todo el país ni des­truir la socie­dad civil, la infra­es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca ni las refi­ne­rías de petró­leo. Bush (padre) repre­sen­tó un difí­cil equi­li­brio entre dos series de intere­ses pode­ro­sos: por una par­te, las cor­po­ra­cio­nes petro­lí­fe­ras ansio­sas de acce­der a los cam­pos petro­lí­fe­ros de pro­pie­dad esta­tal y, por otra, la con­fi­gu­ra­ción mili­ta­ris­ta del pode­ro­so poder sio­nis­ta den­tro y fue­ra de su régi­men. El resul­ta­do fue una polí­ti­ca impe­rial que per­se­guía debi­li­tar a Sadam iden­ti­fi­cán­do­le como ame­na­za para los esta­dos clien­te­lis­tas esta­dou­ni­den­ses del Gol­fo, aun­que sin derro­car­le del poder. El hecho de que siguie­ra en su car­go y con­ti­nua­ra apo­yan­do la lucha pales­ti­na con­tra la ocu­pa­ción colo­nial del esta­do judío irri­tó muchí­si­mo a Israel y a sus agen­tes sio­nis­tas en Esta­dos Unidos.

Con la elec­ción de William Clin­ton, el “equi­li­brio” entre el impe­ria­lis­mo eco­nó­mi­co y mili­tar cam­bió de for­ma espec­ta­cu­lar a favor del segun­do. Bajo Clin­ton, se nom­bró a varios fer­vien­tes sio­nis­tas para muchos de los pues­tos estra­té­gi­cos de polí­ti­ca exte­rior de su Admi­nis­tra­ción. Esto ase­gu­ró el bom­bar­deo con­ti­nuo e inmi­se­ri­cor­de de Iraq que des­tro­zó su infra­es­truc­tu­ra. Este bru­tal giro se vio com­ple­men­ta­do con un boi­cot eco­nó­mi­co para des­truir la eco­no­mía del país y no sólo “debi­li­tar” a Sadam. De igual impor­tan­cia es que el régi­men de Clin­ton adop­tó com­ple­ta­men­te y pro­mo­vió el ascen­dien­te del capi­tal finan­cie­ro nom­bran­do a bien cono­ci­dos ele­men­tos de Wall Street (Rubin, Sum­mers, Greens­pan y demás) para pues­tos cla­ve, debi­li­tan­do el poder rela­ti­vo de las indus­trias petro­le­ras y del gas como fuer­zas motri­ces de la polí­ti­ca exte­rior. Clin­ton puso en movi­mien­to a los “agen­tes” polí­ti­cos de un impe­ria­lis­mo alta­men­te mili­ta­ri­za­do, total­men­te com­pro­me­ti­do con la des­truc­ción de un país en aras a su dominación…

El ascen­so de Bush (hijo) amplió y pro­fun­di­zó el papel del per­so­nal sio­nis­ta-mili­ta­ris­ta en el gobierno. Las explo­sio­nes indu­ci­das que derrum­ba­ron las torres del World Tra­de Cen­ter en Nue­va York sir­vie­ron como pre­tex­to para pre­ci­pi­tar el lan­za­mien­to de la bar­ba­rie impe­rial y augu­ra­ron el eclip­se del impe­ria­lis­mo económico.

Mien­tras la cons­truc­ción del impe­rio esta­dou­ni­den­se se con­ver­tía en mili­ta­ris­mo, Chi­na ace­le­ra­ba su giro hacia el impe­ria­lis­mo eco­nó­mi­co. Su polí­ti­ca exte­rior se enca­mi­nó a ase­gu­rar las mate­rias pri­mas a tra­vés del comer­cio, las inver­sio­nes direc­tas y las empre­sas mix­tas. Fue ganan­do influen­cia median­te fuer­tes inver­sio­nes en las infra­es­truc­tu­ras, una espe­cie de impe­ria­lis­mo del desa­rro­llo, esti­mu­lan­do el pro­pio cre­ci­mien­to y el del país “anfi­trión”. En este nue­vo con­tex­to his­tó­ri­co de com­pe­ti­ción glo­bal entre un mer­ca­do emer­gen­te, diri­gi­do por un impe­rio, y un atá­vi­co esta­do mili­ta­ris­ta impe­rial, el pri­me­ro obtu­vo inmen­sos bene­fi­cios eco­nó­mi­cos sin cos­te admi­nis­tra­ti­vo o mili­tar prác­ti­ca­men­te alguno, mien­tras que el segun­do vacia­ba su teso­ro para ase­gu­rar efí­me­ras con­quis­tas militares.

La con­ver­sión del impe­ria­lis­mo eco­nó­mi­co en mili­ta­ris­ta fue en gran medi­da la con­se­cuen­cia de la omni­pre­sen­te y “pro­fun­da” influen­cia de polí­ti­cos de cre­do sio­nis­ta. Los polí­ti­cos sio­nis­tas com­bi­na­ron habi­li­da­des téc­ni­cas moder­nas con leal­ta­des tri­ba­les pri­mi­ti­vas. Su sin­gu­lar bús­que­da del domi­nio de Israel en Orien­te Medio les lle­vó a orques­tar una serie de gue­rras, ope­ra­cio­nes clan­des­ti­nas y boi­cots eco­nó­mi­cos que han para­li­za­do la eco­no­mía esta­dou­ni­den­se, debi­li­tan­do las bases eco­nó­mi­cas de la cons­truc­ción imperial.

La deri­va mili­ta­ris­ta de la cons­truc­ción del impe­rio en el actual con­tex­to glo­bal post-colo­nial fomen­tó inevi­ta­ble­men­te las inva­sio­nes des­truc­ti­vas de esta­dos-nación rela­ti­va­men­te esta­bles y fun­cio­na­les, con fuer­tes leal­ta­des nacio­na­les. Des­truc­ti­vas gue­rras con­vir­tie­ron la ocu­pa­ción colo­nial en con­flic­tos pro­lon­ga­dos con movi­mien­tos de resis­ten­cia vin­cu­la­dos a la pobla­ción gene­ral. De ahí que la lógi­ca y prác­ti­ca del impe­ria­lis­mo mili­ta­ris­ta lle­va­ra direc­ta­men­te a la bar­ba­rie y adap­ta­ción gene­ra­li­za­da y a lar­go pla­zo del mode­lo israe­lí de terro­ris­mo colo­nial con­tra toda una pobla­ción. Esto no fue una mera coin­ci­den­cia. Los fer­vien­tes defen­so­res sio­nis­tas de Israel en Washing­ton habían “bebi­do pro­fun­da­men­te” en la fosa sép­ti­ca de las prác­ti­cas tota­li­ta­rias israe­líes, inclu­yen­do el terro­ris­mo masi­vo, las demo­li­cio­nes de casas, el saqueo de la tie­rra, los equi­pos de ase­si­nas fuer­zas espe­cia­les en el exte­rior, los arres­tos masi­vos sis­te­má­ti­cos y las tor­tu­ras. Estas y otras prác­ti­cas bru­ta­les, con­de­na­das por las orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos del mun­do ente­ro (inclui­das las exis­ten­tes en Israel), se con­vir­tie­ron en prác­ti­cas ruti­na­rias de la bar­ba­rie impe­ria­lis­ta estadounidense.

Los medios y obje­ti­vos de la bar­ba­rie imperialista

El prin­ci­pio orga­ni­za­dor de la bar­ba­rie impe­ria­lis­ta es el con­cep­to de gue­rra total. Total en el sen­ti­do de que 1) se apli­can todas las armas de des­truc­ción masi­va; 2) toda la socie­dad se con­vier­te en obje­ti­vo; 3) se des­man­te­lan, com­ple­ta­men­te, los apa­ra­tos civil y mili­tar del esta­do y se reem­pla­zan por fun­cio­na­rios colo­nia­les, mer­ce­na­rios y sátra­pas corrup­tos y sin escrú­pu­los. Se ata­ca a toda la cla­se moder­na pro­fe­sio­nal por cons­ti­tuir una expre­sión del esta­do nacio­nal moderno y se la reem­pla­za con ban­das y cla­nes retró­gra­dos de carác­ter étni­co-reli­gio­so, bien dis­pues­tos a los sobor­nos y a com­par­tir cuo­tas del botín. Se pul­ve­ri­zan todas las orga­ni­za­cio­nes exis­ten­tes de la socie­dad civil y se las reem­pla­za con com­pin­ches del saqueo vin­cu­la­dos con el régi­men colo­nial. Se des­ar­ti­cu­la la eco­no­mía ente­ra mien­tras se bom­bar­dean las infra­es­truc­tu­ras ele­men­ta­les como las refe­ri­das al agua, elec­tri­ci­dad, gas, carre­te­ras y sis­te­mas de sanea­mien­to, jun­to con las fábri­cas, las ofi­ci­nas, los luga­res del patri­mo­nio cul­tu­ral, los cam­pos cul­ti­va­dos y los mercados.

El argu­men­to israe­lí de obje­ti­vos de “uso doble” sir­ve a los polí­ti­cos mili­ta­ris­tas como jus­ti­fi­ca­ción para la des­truc­ción de las bases de una civi­li­za­ción moder­na. Des­em­pleo masi­vo, des­pla­za­mien­tos de pobla­ción y retorno a los inter­cam­bios pri­mi­ti­vos carac­te­rís­ti­cos de las socie­da­des pre-moder­nas son los ras­gos que defi­nen la “estruc­tu­ra social”. Las con­di­cio­nes sani­ta­rias y edu­ca­ti­vas se dete­rio­ran y en algu­nos casos has­ta des­apa­re­cen. La pobla­ción se ve aco­sa­da por enfer­me­da­des que ten­drían cura­ción y las defor­mi­da­des en los recién naci­dos, como con­se­cuen­cia del uso del ura­nio empo­bre­ci­do, son las armas prin­ci­pa­les de la bar­ba­rie imperialista.

En resu­men, el ascen­dien­te del impe­ria­lis­mo bru­tal pro­du­ce el eclip­se de la explo­ta­ción eco­nó­mi­ca. El impe­rio ago­ta su teso­ro bus­can­do la con­quis­ta, la des­truc­ción y la ocu­pa­ción. Inclu­so son “otros” los que explo­tan la eco­no­mía resi­dual: los comer­cian­tes y fabri­can­tes de esta­dos colin­dan­tes no beli­ge­ran­tes. En el caso de Iraq y Afga­nis­tán, eso va refe­ri­do a Irán, Tur­quía, Chi­na y la India.

El eva­nes­cen­te obje­ti­vo del impe­ria­lis­mo bru­tal es el con­trol mili­tar total, basa­do en la pre­ven­ción de cual­quier rena­ci­mien­to eco­nó­mi­co y social que pudie­ra lle­var a una recu­pe­ra­ción del anti­im­pe­ria­lis­mo lai­co enrai­za­do en una repú­bli­ca moder­na. El obje­ti­vo de ase­gu­rar una colo­nia gober­na­da por com­pin­ches, sátra­pas y seño­res de la gue­rra de carác­ter étni­co-reli­gio­so –que pro­por­cio­nan bases mili­ta­res y per­mi­so para inter­ve­nir- es fun­da­men­tal en toda la con­cep­ción de la cons­truc­ción del impe­rio de carác­ter mili­tar. La eli­mi­na­ción de la memo­ria his­tó­ri­ca de un esta­do-nación moderno, lai­co e inde­pen­dien­te y de su corres­pon­dien­te patri­mo­nio nacio­nal resul­ta de sin­gu­lar impor­tan­cia para el impe­rio de la bar­ba­rie. Esa tarea se le asig­na a los pros­ti­tu­tos aca­dé­mi­cos y publi­cis­tas afi­nes que van y vie­nen entre Tel Aviv, el Pen­tá­gono, las uni­ver­si­da­des de la Ivy Lea­gue y las fábri­cas de pro­pa­gan­da para Orien­te Medio en Washington.

Con­se­cuen­cias y perspectivas

De for­ma muy cla­ra, la bar­ba­rie impe­rial (como sis­te­ma social) es el enemi­go más retró­gra­do y des­truc­ti­vo de la vida civi­li­za­da moder­na. A dife­ren­cia del impe­ria­lis­mo eco­nó­mi­co, no explo­ta el tra­ba­jo y los recur­sos, des­tru­ye los medios de pro­duc­ción, ase­si­na tra­ba­ja­do­res, agri­cul­to­res y soca­va la vida moderna.

El impe­ria­lis­mo eco­nó­mi­co es cla­ra­men­te más bene­fi­cio­so para las cor­po­ra­cio­nes pri­va­das pero tam­bién colo­ca poten­cial­men­te las bases para su trans­for­ma­ción. Sus inver­sio­nes lle­van a la crea­ción de unas cla­ses tra­ba­ja­do­ra y media capa­ces de asu­mir el con­trol en los momen­tos cul­mi­nan­tes de la eco­no­mía a tra­vés de la lucha nacio­na­lis­ta o socia­lis­ta. En cam­bio, el des­con­ten­to de la pobla­ción aso­la­da y el pilla­je de las eco­no­mías bajo la bar­ba­rie impe­rial han pro­vo­ca­do la apa­ri­ción de movi­mien­tos de masas pre-moder­nos étni­co-reli­gio­sos, con prác­ti­cas retró­gra­das (terro­ris­mo de masas, vio­len­cia sec­ta­ria, etc.). La suya es una ideo­lo­gía ade­cua­da para un esta­do teocrático.

El impe­ria­lis­mo eco­nó­mi­co, con su “divi­sión colo­nial del tra­ba­jo”, extrac­ción de mate­rias pri­mas y expor­ta­ción de pro­duc­tos ter­mi­na­dos, lle­va­rá inevi­ta­ble­men­te a nue­vos movi­mien­tos nacio­na­lis­tas y qui­zá, pos­te­rior­men­te, socia­lis­tas. Aun­que el IE des­tru­ye a los pro­duc­to­res loca­les y des­pla­za, median­te las expor­ta­cio­nes indus­tria­les bara­tas, a miles de tra­ba­ja­do­res de la indus­tria, hace que apa­rez­can una serie de movi­mien­tos. Chi­na pue­de tra­tar de evi­tar esto a tra­vés de los “trans­plan­tes de plan­tas”. En con­tras­te, el impe­ria­lis­mo bru­tal no es sos­te­ni­ble por­que lle­va a gue­rras pro­lon­ga­das que dre­nan el teso­ro impe­rial e hie­ren y matan a miles de sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses cada año. La pobla­ción inter­na no pue­de acep­tar inaca­ba­bles gue­rras impo­si­bles de ganar.

Los “obje­ti­vos” de la con­quis­ta mili­tar y del gobierno sátra­pa son ilu­so­rios. Una cla­se polí­ti­ca esta­ble, “arrai­ga­da”, capaz de gober­nar median­te con­sen­ti­mien­to táci­to o mani­fies­to es incom­pa­ti­ble con los super­vi­so­res colo­nia­les. Los obje­ti­vos mili­ta­res “extran­je­ros”, impues­tos a los polí­ti­cos impe­ria­les median­te la influ­yen­te pre­sen­cia de sio­nis­tas en los pues­tos cla­ve, han ases­ta­do un gol­pe for­tí­si­ma en con­tra de la bús­que­da de opor­tu­ni­da­des de las mul­ti­na­cio­na­les esta­dou­ni­den­ses median­te polí­ti­cas de san­cio­nes. El recur­so a la bar­ba­rie, impul­sa­do arri­ba y aba­jo por los altos gas­tos mili­ta­res y por los pode­ro­sos agen­tes de una poten­cia extran­je­ra, tie­ne pode­ro­sos efec­tos en per­jui­cio de la eco­no­mía estadounidense.

Es mucho más pro­ba­ble que los paí­ses que bus­can inver­sión extran­je­ra acep­ten empre­sas mix­tas con expor­ta­do­res eco­nó­mi­cos de capi­tal que arries­gar­se a atraer a EEUU con todo su ejér­ci­to y sus clan­des­ti­nas fuer­zas espe­cia­les y otros muchos equi­pa­jes violentos.

Actual­men­te, el pano­ra­ma glo­bal se mues­tra som­brío para el futu­ro del impe­ria­lis­mo mili­ta­ris­ta. En Lati­noa­mé­ri­ca, Áfri­ca y espe­cial­men­te en Asia, Chi­na ha des­pla­za­do a EEUU como prin­ci­pal socio comer­cial en Bra­sil, Sudá­fri­ca y el Sur­es­te Asiá­ti­co. Mien­tras, EEUU se revuel­ca en gue­rras ideo­ló­gi­cas impo­si­bles de ganar en paí­ses mar­gi­na­les como Soma­lia, Yemen y Afga­nis­tán. EEUU orga­ni­za un gol­pe en la dimi­nu­ta Hon­du­ras, mien­tras Chi­na fir­ma empre­sas mix­tas por miles de millo­nes de dóla­res en pro­yec­tos alre­de­dor del ace­ro y del petró­leo en Bra­sil y Vene­zue­la y de pro­duc­ción de grano en Argen­ti­na. EEUU se espe­cia­li­za en apo­yar esta­dos rotos como Méji­co y Colom­bia, mien­tras Chi­na invier­te fuer­te­men­te en indus­trias extrac­ti­vas en Ango­la, Nige­ria, Sudá­fri­ca e Irán. La rela­ción sim­bió­ti­ca con Israel con­vier­te a EEUU en el alia­do cie­go de la bar­ba­rie tota­li­ta­ria y de inaca­ba­bles gue­rras colo­nia­les. En con­tras­te, Chi­na pro­fun­di­za sus víncu­los con las diná­mi­cas eco­no­mías de Corea del Sur, Japón, Viet­nam, Bra­sil y las rique­zas petro­lí­fe­ras de Rusia y las mate­rias pri­mas de África.

Artícu­lo ori­gi­nal: http://​petras​.lahai​ne​.org/​a​r​t​i​c​u​l​o​.​p​h​p​?​p​=​1​822 – Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Sin­fo Fernández

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.