«¡Fies­ta sí, polí­ti­ca no!» – Jesús Valen­cia

A pun­to está de con­cluir el apre­ta­do pro­gra­ma de fies­tas patro­na­les. Las de este verano han esta­do mar­ca­das por las con­ti­nuas embes­ti­das de las auto­ri­da­des «com­pe­ten­tes» con­tra los orga­nis­mos popu­la­res. A las pri­me­ras les encan­ta que las peñas pon­gan colo­ri­do y sal­sa en los fes­te­jos, como si de atrac­cio­nes de feria se tra­ta­ra. Pero se les revuel­ve el higa­di­llo cuan­do las comi­sio­nes de fies­tas pre­ten­den ser suje­tos acti­vos y, más aún, rei­vin­di­ca­ti­vos. Para fre­nar la par­ti­ci­pa­ción popu­lar, los muní­ci­pes recu­rren a las muchas aña­ga­zas de que dis­po­nen. Para aho­gar las rei­vin­di­ca­cio­nes, uti­li­zan recur­sos más expe­di­ti­vos: las múl­ti­ples poli­cías aco­ra­za­das o, lle­ga­do el caso, la Audien­cia Nacio­nal.

En esta aco­me­ti­da cuen­tan los regi­do­res con nume­ro­sos alia­dos. De su par­te están casi todos los medios de comu­ni­ca­ción que, con afec­ta­do dis­gus­to, reite­ran la fra­se que enca­be­za esta nota. Los beli­co­sos muní­ci­pes son tam­bién jalea­dos por las «gen­tes de bien»; per­so­na­jes de apa­rien­cias come­di­das y men­tes de inqui­si­dor que inten­tan aho­gar las ini­cia­ti­vas pro­mo­vi­das des­de aba­jo. En tales casos, y a modo de ejem­plo, la Pam­plo­na ran­cia se tras­mu­ta; con ges­tos his­té­ri­cos y voces esten­tó­reas gri­tan has­ta la exte­nua­ción: «¡San Fer­mín! ¡San Fer­mín!». Pobri­cos. Si en vez de dedi­car­se a into­le­rar repa­sa­ran su his­to­ria, cam­bia­rían de con­ju­ro. Los man­da­ma­ses siem­pre han apro­ve­cha­do las fies­tas ‑y en espe­cial los san­fer­mi­nes- para esto­quear al rela­ja­do pue­ble­río. El astu­to obis­po de la Iru­ñea recién con­quis­ta­da deci­dió en 1515 que la fies­ta de San Fer­mín se cele­bra­se el 7 de julio. Deci­sión cal­cu­la­da y arte­ra. Ese mis­mo día, y mien­tras los nava­rros parran­dea­ban, las Cor­tes cas­te­lla­nas apro­ba­ron en ausen­cia de ellos la ane­xión de Nava­rra. Duran­te los san­fer­mi­nes de 1936, los gol­pis­tas ata­ron los cabos de una suble­va­ción que liqui­dó a miles de pai­sa­nos. El 8 de julio de 1978, la poli­cía espa­ño­la asal­tó a san­gre y fue­go la reple­ta pla­za de toros. Bar­ci­na apro­ve­chó los san­fer­mi­nes de 2001 para engra­sar las exca­va­do­ras que ‑arran­can­do el 15 de julio- barrie­ron el patri­mo­nio artís­ti­co de la Pla­za del Cas­ti­llo y se lle­va­ron por delan­te vein­te siglos de his­to­ria. Aun­que no era en san­fer­mi­nes, Juan Cruz Allí había emplea­do la mis­ma argu­cia. En 1994, y mien­tras Iru­ñea anda­ba en fes­te­jos, dio la orden para que los trac­to­res comen­za­ran el 2 de diciem­bre su tarea. Así fue demo­li­do el emble­má­ti­co Cas­ti­llo de los Reyes de Nava­rra.

Las fies­tas de este verano han traí­do boca­na­das de aire fres­co. Sin hacer caso a los gri­tos de la dere­cho­na, los orga­nis­mos popu­la­res han pro­yec­ta­do una ima­gen de madu­rez, aper­tu­ra y uni­dad. Con ima­gi­na­ción y cor­du­ra, han elu­di­do las pro­vo­ca­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les y han man­te­ni­do su pro­pia diná­mi­ca fes­ti­vo-rei­vin­di­ca­ti­va. Han demos­tra­do que no son arle­qui­nes, sino refe­ren­tes muy arrai­ga­dos. Amplios sec­to­res popu­la­res han com­pren­di­do su men­sa­je y lo han secun­da­do. Hemos asis­ti­do a una vic­to­ria de la razón sobre la impo­si­ción y el des­po­tis­mo. Pue­de que este año mar­que un antes y un des­pués en el empe­ño ins­ti­tu­cio­nal por pri­va­ti­zar las fies­tas y en la exi­gen­cia popu­lar por socia­li­zar­las.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *