Un nue­vo movi­mien­to con­ser­va­dor capi­ta­li­za la vida polí­ti­ca de EEUU- Txen­te Rekondo

La cam­pa­ña elec­to­ral de cara a los comi­cios del pró­xi­mo dos de noviem­bre, don­de se reno­va­rán todos los esca­ños de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes, una ter­ce­ra par­te de Sena­do y varios car­gos de gober­na­do­res, sig­ni­fi­ca el pis­to­le­ta­zo de par­ti­da para la pró­xi­ma pre-cam­pa­ña pre­si­den­cial. Los prin­ci­pa­les par­ti­dos polí­ti­cos esta­dou­ni­den­ses sue­len estar inmer­sos en las pri­ma­rias de cara a esta cita elec­to­ral par­cial, y es el momen­to ade­cua­do para que los pre-can­di­da­tos pre­si­den­cia­les comien­cen a ubi­car­se en la línea de salida.

Todo hacía indi­car que en esta oca­sión las éli­tes repu­bli­ca­nas y demó­cra­tas habían dise­ña­do sus pri­ma­rias en esa cla­ve, sin embar­go los sta­blish­ment de ambas for­ma­cio­nes han vis­to alte­ra­dos sus guio­nes ante la apa­ri­ción en el esce­na­rio polí­ti­co de un nue­vo fenó­meno popu­lis­ta y con­ser­va­dor, el lla­ma­do Tea Party.

Este tipo de movi­mien­tos han sido una cons­tan­te a lo lar­go de la his­to­ria nor­te­ame­ri­ca­na, como vere­mos pos­te­rior­men­te, sin embar­go en esta oca­sión, algu­nos ana­lis­tas le están dotan­do de una mayor poten­cia­li­dad. hay quien está seña­lan­do que nos encon­tra­mos ante la pun­ta de un ice­berg, que esta­ría repre­sen­ta­do por el Tea Party, pero que es una peque­ña par­te de un sen­ti­mien­to más exten­di­do en la socie­dad de EEUU y que a día de hoy no había logra­do una míni­ma arti­cu­la­ción pro­pia, más allá de inte­grar­se en el dis­cur­so gene­ral que ofre­ce el Par­ti­do Republicano.

La his­to­ria ?públi­ca? de este nue­vo movi­mien­to ha esta­do mar­ca­da por la reac­ción que ha gene­ra­do en los prin­ci­pa­les medios de comu­ni­ca­ción, loca­les pri­me­ro y extran­je­ros pos­te­rior­men­te, y en las éli­tes polí­ti­cas de EEUU. Así, en pri­mer lugar los miem­bros del Tea Party y la reali­dad que repre­sen­ta­ban fue­ron igno­ra­dos, para pos­te­rior­men­te ser acu­sa­dos de ser un fenó­meno mani­pu­la­do por las ?gran­des for­tu­nas? y ridi­cu­li­za­do como el resul­ta­do de la mani­pu­la­ción de deter­mi­na­das éli­tes (a pesar de que se ha ido for­jan­do des­de un espon­tá­neo apo­yo ajeno a dichas élites).

Pos­te­rior­men­te lle­ga­ron las acu­sa­cio­nes de ?racis­tas, para­noi­cos, inde­ci­sos, dere­cha extre­mis­ta…? (que con­tan­do con ele­men­tos de esa índo­le no repre­sen­tan a la mayo­ría del mis­mo). Y final­men­te lle­ga­ron las crí­ti­cas polí­ti­cas, seña­lan­do algu­nos que son los que ?divi­den al Par­ti­do Repu­bli­cano, favo­re­cien­do a los demó­cra­tas?, mien­tras que otros sos­tie­nen que no con­di­cio­na­rán las elec­cio­nes de noviem­bre ni las pró­xi­mas pre­si­den­cia­les den­tro de dos años.

Y todo esto en ape­nas vein­te meses, lo que demues­tra la dis­pa­ri­dad de cri­te­rios ante una mis­ma reali­dad, y que deno­ta el des­co­no­ci­mien­to de la mis­ma o la inten­cio­na­li­dad de los que han gene­ra­do esas ?crí­ti­cas?.

Más allá de deter­mi­na­dos mitos y crí­ti­cas, el Tea Party repre­sen­ta un fenó­meno de base, una espe­cie de ?red cen­tra­li­za­da para los des­con­ten­tos des­cen­tra­li­za­dos?. Repre­sen­ta un nue­vo con­ser­va­du­ris­mo, que une el cons­ti­tu­cio­na­lis­mo con­ser­va­dor y el fis­cal, y se dota tam­bién de un cier­to popu­lis­mo cultural.

El Tea Party ha ido arti­cu­lán­do­se des­de blogs, movi­mien­tos on line, medios de comu­ni­ca­ción socia­les y otro tipo de redes, Ha ido reco­gien­do y asu­mien­do un dis­cur­so que ha sabi­do engan­char con bue­na par­te de la lla­ma­da ?Amé­ri­ca media?. De esta mane­ra, nos encon­tra­mos ante un movi­mien­to amplio de masas, don­de no se man­tie­ne un úni­co tema que mono­po­li­ce toda la cam­pa­ña, y no hay un líder defi­ni­do (aun­que algu­nos se empe­ñan en pre­sen­tar a Sarah Palin o Glenn Beck como los per­so­na­jes que asu­men esa labor).

Los dis­cur­sos cen­tra­les del Tea Party han esta­do mar­ca­dos por una defen­sa estric­ta de la Cons­ti­tu­ción, una des­con­fian­za hacia el gobierno fede­ral (defen­dien­do los gobier­nos loca­les) y una denun­cia de la ?tira­nía de las éli­tes polí­ti­cas y de los libe­ra­les (enten­dien­do que en EEUU esta pala­bra tie­ne una con­no­ta­ción dife­ren­te a la nues­tra, y que nor­mal­men­te se inten­ta pre­sen­tar como liga­da a pos­tu­ras de izquierda)?.

Evi­den­te­men­te no han fal­ta­do los dis­cur­sos anti-Oba­ma, en con­tra de los matri­mo­nios homo­se­xua­les, la defen­sa de las ramas, con­tra la libe­ra­li­za­ción del con­su­mo de dro­gas o el abor­to, pero sería un error hacer de estos temas el pun­to cen­tral de la cam­pa­ña. Y todo ello sin obviar que los defen­so­res de esas pos­tu­ras pue­den tam­bién situar­se de mane­ra cómo­da den­tro de este nue­vo fenómeno.

La com­po­si­ción, por tan­to, del Tea Party es la unión de dife­ren­tes gru­pos e intere­ses. Por un lado nos encon­tra­mos a los ?nue­vos? en polí­ti­ca, esa gen­te que nun­ca ha esta­do envuel­ta o no ha par­ti­ci­pa­do en las elec­cio­nes ante­rio­res, y que aho­ra se sien­te lla­ma­da a par­ti­ci­par y movi­li­zar­se (una espe­cie de movi­mien­to simi­lar al que logró aupar a Oba­ma a la Casa Blan­ca, aun­que ideo­ló­gi­ca­men­te en sen­ti­do opues­to). En segun­do lugar se encuen­tran ?los polí­ti­cos inde­pen­dien­tes? que se sien­ten trai­cio­na­dos por los dos par­ti­dos mayo­ri­ta­rios (y que han aban­do­na­do sus filas algu­nos de ellos), por el gobierno fede­ral, el endeu­da­mien­to, el défi­cit y las macro políticas.

El ter­cer gru­po lo con­for­man los lla­ma­dos ?repu­bli­ca­nos con­ser­va­do­res? que no se encuen­tran a gus­to con la direc­ción actual del Par­ti­do Repu­bli­cano. Y final­men­te apa­re­cen aque­llos demó­cra­tas des­con­ten­tos con Oba­ma y su admi­nis­tra­ción. Según algu­nas encues­tas recien­tes, en torno al Tea Party encon­tra­mos a gen­te de todas las cla­ses y estra­tos. Una cuar­ta par­te reco­no­ce haber dado el voto a Oba­ma, cer­ca del cua­ren­ta por cien­to no se iden­ti­fi­ca como repu­bli­cano, e inclu­so uno de cada cin­co se pre­sen­ta como demócrata.

El recien­te éxi­to de este movi­mien­to en las pri­ma­rias repu­bli­ca­nas han for­za­do a un cier­to giro a la mayo­ría de comen­ta­ris­tas y ana­lis­tas. Aho­ra la mayo­ría de ellos han comen­za­do a pre­sen­tar a este movi­mien­to en cla­ve polí­ti­ca y de su influen­cia de cara a las pró­xi­mas citas electorales.

Para algu­nos se tra­ta de una situa­ción que ha deja­do en una difí­cil situa­ción a las expec­ta­ti­vas de triun­fo del Par­ti­do Repu­bli­cano (el dete­rio­ro de la ima­gen de Oba­ma, el des­em­pleo y la cri­sis pare­cía que juga­ban a favor de los republicanos)“Otros apun­tan a un pul­so del sec­tor más con­ser­va­dor con el sta­blish­ment repu­bli­cano. Para los can­di­da­tos del Tea Party, la éli­te del par­ti­do care­ce de ideas o filo­so­fías pro­pias y con su movi­mien­to bus­can influir en la direc­ción del par­ti­do o inclu­so infil­trar­se en el mis­mo en la estruc­tu­ra de man­do, incre­men­tan­do la ten­sión interna.

No obs­tan­te, hay quien tam­bién defien­de que esta orga­ni­za­ción aca­ba­rá situán­do­se den­tro de las filas repu­bli­ca­nas para derro­tar a los can­di­da­tos demó­cra­tas, pero eso sí, habien­do logra­do situar el deba­te polí­ti­co en sus pará­me­tros más con­ser­va­do­res y atra­yen­do a los can­di­da­tos de ambas for­ma­cio­nes mayo­ri­ta­rias hacia pos­tu­ras reaccionarias.

En lo que coin­ci­den aho­ra la mayo­ría es en que el Tea Party pue­de trans­for­mar rela­ti­va­men­te la polí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na. Recien­te­men­te des­de las pági­nas de The Eco­no­mist seña­la­ban que este movi­mien­to repre­sen­ta­ba ?la fuer­za polí­ti­ca más vibran­te de la actua­li­dad?. Nos encon­tra­mos ante una fuer­za polí­ti­ca con­ser­va­do­ra con una impor­tan­te base social movi­li­za­da y que sin duda algu­na va acon­di­cio­nar o influir en las elec­cio­nes del pró­xi­mo noviem­bre, y sobre todo en las pre­si­den­cia­les del 2012, de una mane­ra que has­ta la fecha ha sido sub­es­ti­ma­da y no apreciada.

LA DERECHA DE ESTADOS UNIDOS

En los medios, sobre todo fue­ra de EEUU, se tien­de a pre­sen­tar al Par­ti­do Repu­bli­cano como la dere­cha, y a los demó­cra­tas como la fuer­za de cen­tro izquier­da. Evi­den­te­men­te esa ima­gen no se corres­pon­de con la reali­dad polí­ti­ca de aquel país.

A muchos sor­pren­de el cono­cer que Oba­ma reci­bió muchos más apo­yos eco­nó­mi­cos que el res­to de can­di­da­tos, y esas son unas dona­cio­nes de las gran­des cor­po­ra­cio­nes y otros sec­to­res que pos­te­rior­men­te ?pasan fac­tu­ra?, o que la mayo­ría de los inte­lec­tua­les más con­ser­va­do­res pro­ce­den del par­ti­do demó­cra­ta, y que fue éste par­ti­do el que has­ta hace unas déca­das defen­día la segre­ga­ción racial.

No obs­tan­te, es cier­to que en los últi­mos años, los repu­bli­ca­nos han absor­bi­do la mayo­ría de expre­sio­nes reac­cio­na­rias y popu­lis­tas. Des­de el Par­ti­do de Amé­ri­ca en el siglo XIX, los demó­cra­tas con­ser­va­do­res sure­ños, muchos segui­do­res del McCarthys­mo, los segui­do­res del Par­ti­do Inde­pen­dien­te Ame­ri­cano de Geor­ge Walla­ce (que ha impreg­na­do la ideo­lo­gía repu­bli­ca­na más recien­te), la lla­ma­da ?mayo­ría moral? de los ochen­ta, con raí­ces en la extre­ma dere­cha reli­gio­sa, o el Par­ti­do Refor­mis­ta de Parot en los noven­ta, han ido suman­do sus fuer­zas en el seno de los republicanos.

Hoy en día en torno a dicho par­ti­do tam­bién encon­tra­mos a liber­ta­rios, evan­gé­li­cos, mili­cias, cons­ti­tu­cio­na­lis­tas estric­tos, , escép­ti­cos, segui­do­res de las teo­rías cons­pi­ra­ti­vas, neo­con­ser­va­do­res, bus­ca­do­res de fortuna…por ello, para man­te­ner un equi­li­brio ante ese puzz­le ideo­ló­gi­co, las bases del par­ti­do no deben ser muy con­cre­tas. La ideo­lo­gía gene­ra­lis­ta, con­ser­va­do­ra y en muchos casos reac­cio­na­ria, repu­bli­ca­na sigue esas pau­tas, y al mis­mo tiem­po han sido capa­ces de que los demó­cra­tas tien­dan a apo­de­rar­se en oca­sio­nes de ese dis­cur­so dere­chis­ta, logran­do una ima­gen de la polí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na con un eje muy esco­ra­do hacia la derecha.

LAS PRIMARIAS, UN SISTEMA REPLETO DE IMPERFECCIONES

La impor­tan­cia del sis­te­ma de pri­ma­rias es cla­ve en EEUU, y como el con­jun­to del pro­ce­so elec­to­ral no está aje­na a la com­ple­ji­dad del mis­mo. No obs­tan­te, fren­te a quie­nes seña­lan este sis­te­ma como el sopor­te de unas elec­cio­nes libres, lim­pias y demo­crá­ti­cas, los cla­ros­cu­ros aso­man por doquier.

Para muchos polí­ti­cos este pro­ce­so de pri­ma­rias es el pri­mer paso para metas pos­te­rio­res (tras lograr la nomi­na­ción pue­de optar a sena­dor o gober­na­dor, un pues­to que les pue­de cata­pul­tar a car­gos más altos). No obs­tan­te el sis­te­ma no es uni­ver­sal y hay esta­dos don­de en estas pri­ma­rias par­ti­ci­pan mili­tan­tes y otros que no lo son, con lo que el papel de la mili­tan­cia que­da en entredicho.

Los pre-can­di­da­tos bus­can des­de el prin­ci­pio dona­cio­nes eco­nó­mi­cas (con­di­cio­nan­do cla­ra­men­te su futu­ro polí­ti­co), el apo­yo de per­so­na­li­da­des (la éli­te del par­ti­do) y final­men­te el reco­no­ci­mien­to del públi­co general.

Las pri­ma­rias se carac­te­ri­zan por ser un pro­ce­so reple­to de con­di­cio­nan­tes exter­nos a la pro­pia pug­na polí­ti­ca. La exis­ten­cia de lobbys o fami­lias den­tro de los par­ti­dos (mili­tan­tes de pri­me­ra o segun­da), las con­di­cio­nes post-elec­to­ra­les de los donan­tes de las gran­des sumas, los movi­mien­tos de base que pro­vo­can que los can­di­da­tos y sus con­tra­rios radi­ca­li­cen sus pos­tu­ras (por lo gene­ral hacia posi­cio­na­mien­tos más conservadores).

Y sobre todo, no se eli­ge en base a las deman­das de los elec­to­res o sobre la ido­nei­dad para gober­nar del can­di­da­to, sino en la figu­ra que pue­da ven­cer en las elec­cio­nes a sus rivales.

Por últi­mo, no con­vie­ne olvi­dar­se del fac­tor de los medios de comu­ni­ca­ción, que con pos­tu­ras intere­sa­das sue­len apos­tar por su pro­pio can­di­da­to, dan­do mayor cober­tu­ra a éstos y bus­can­do des­fi­gu­rar las pro­pues­tas de aque­llos que son pre­sen­ta­dos como riva­les de ?sus elegidos?.

TXENTE REKONDO.- Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.