Men­sa­je de las FARC con moti­vo de los acon­te­ci­mien­tos en las sel­vas del sur de Colombia

El Secre­ta­ria­do Nacio­nal de las FARC comu­ni­ca­rá “la reali­dad de los hechos suce­di­dos en las sel­vas del sur de Colom­bia”, don­de caye­ron en com­ba­te sie­te gue­rri­lle­ros, entre los que se encon­tra­ba el Coman­dan­te Jor­ge Bri­ce­ño, cono­ci­do como «Mono Jojoy»

A la comu­ni­dad nacio­nal e inter­na­cio­nal, con moti­vo de los acon­te­ci­mien­tos en las sel­vas del sur de Colombia

El pue­blo de Colom­bia y el mun­do obser­van el triun­fa­lis­mo maca­bro y la eufo­ria gue­rre­ris­ta de la cla­se gober­nan­te colom­bia­na, hecho per­fec­ta­men­te refle­ja­do en la pren­sa ama­ri­llis­ta del régi­men, que acu­cio­sa ha des­ple­ga­do edi­cio­nes espe­cia­les, no para lamen­tar la vio­len­cia y cla­mar por la paz, como deman­dan los colom­bia­nos, sino para can­tar una fal­sa y vic­to­rio­sa ani­qui­la­ción de la insur­gen­cia. Voce­ros de gobierno y ana­lis­tas de bol­si­llo nutren la pre­ten­sión que por medio siglo ha ama­man­ta­do la cla­se terra­te­nien­te y corrom­pi­da que gobier­na: exter­mi­nar por la vía mili­tar a la rebe­lión insurgente.

Cuán lejos están de la reali­dad que repre­sen­tan las FARC-EP en Colom­bia, y su sím­bo­lo revo­lu­cio­na­rio de resis­ten­cia, guías que hoy se pro­pa­gan inclu­so más allá de la Amé­ri­ca Lati­na. Sabe­mos que los eje­cu­to­res de la gue­rra del régi­men, ni por un minu­to pien­san que sus bom­bas de raci­mo pue­den alcan­zar a sus sol­da­dos y poli­cías que per­ma­ne­cen como nues­tros pri­sio­ne­ros de gue­rra en la sel­va. Nada les detie­ne de lan­zar sus bom­bar­deos fero­ces, inclu­si­ve ase­si­nar a man­sal­va a sus pro­pios hom­bres que dig­na­men­te han defen­di­do sus políticas.

Esta es la per­so­na­li­dad vio­len­ta y exclu­yen­te del régi­men que enfren­ta­mos, y que pese a los ava­ta­res de la con­fron­ta­ción, segui­re­mos enfren­tan­do mien­tras ten­ga­mos, como has­ta hoy, el res­pal­do popu­lar de las gen­tes humil­des y nega­das que engran­de­cen la resis­ten­cia gue­rri­lle­ra. Ahí está el secre­to que nos pro­yec­ta al futu­ro tan­to en las sel­vas como en las ciu­da­des de Colom­bia. Mien­tras haya injus­ti­cia, des­pla­za­dos y des­te­rra­dos, aca­pa­ra­mien­to de la tie­rra y la rique­za, ban­das de nar­co­tra­fi­can­tes y para­mi­li­ta­res cogo­ber­nan­do, impu­ni­dad, corrup­ción, pobre­za extre­ma, fal­ta de garan­tías para par­ti­ci­par polí­ti­ca­men­te por la vía pací­fi­ca y demo­crá­ti­ca, y mien­tras haya pér­di­da de sobe­ra­nía y saqueo de nues­tros recur­sos natu­ra­les, ahí segui­rán apa­re­cien­do sin cesar los semi­lle­ros genui­nos para la exis­ten­cia de las FARC-EP.

No obs­tan­te segui­mos recla­man­do una opor­tu­ni­dad para la paz, no para la ren­di­ción como obs­ti­na­da y estú­pi­da­men­te lo pien­sa el régi­men. Lo que recla­ma­mos ya lo comu­ni­có con meri­dia­na cla­ri­dad nues­tro coman­dan­te Alfon­so Cano: el úni­co camino es la solu­ción polí­ti­ca y pací­fi­ca para el con­flic­to social y arma­do interno, y en ella somos y sere­mos fac­tor deter­mi­nan­te, las demás estra­te­gias solo con­tri­bu­yen a pro­lon­gar el espi­ral de la gue­rra. Final­men­te que­re­mos corro­bo­rar que no nos ale­gra la muer­te de nues­tro adver­sa­rio. Jamás la revis­ta y la emi­so­ra Resis­ten­cia, órga­nos infor­ma­ti­vos de las FARC-EP, han cele­bra­do muer­te alguna.

Por el con­tra­rio, asu­mi­mos con dis­ci­pli­na el pen­sa­mien­to Fariano y los linea­mien­tos del Esta­do Mayor y el Secre­ta­ria­do Nacio­nal, que cla­ra­men­te y des­de siem­pre han lamen­ta­do la vio­len­cia, y en cam­bio hemos defen­di­do y pro­pues­to el dia­lo­go y la paz. Aca­so no fue esa la ins­pi­ra­ción de la exter­mi­na­da Unión Patrió­ti­ca ¿y no son los mis­mos linea­mien­tos demo­crá­ti­cos, plu­ra­lis­tas y paci­fis­tas del Movi­mien­to Boli­va­riano por la Nue­va Colombia?

Con­vo­ca­mos a la comu­ni­dad nacio­nal e inter­na­cio­nal a que no se deje enga­ñar fácil­men­te con los can­tos de sire­na que han pro­cla­ma­do el pre­si­den­te J. M. San­tos des­de Nue­va York y sus esbi­rros des­de los perió­di­cos y micró­fo­nos de Colom­bia. No es por la vía de la exter­mi­na­ción del con­tra­rio que Colom­bia encon­tra­rá la paz y la recon­ci­lia­ción. En su momen­to el Secre­ta­ria­do habrá de comu­ni­car la reali­dad de los hechos suce­di­dos en las sel­vas del sur de Colom­bia, por lo mis­mo no agre­ga­mos nada sobre estos acon­te­ci­mien­tos. Entre­tan­to, nos cubre el honor y la glo­ria de seguir luchan­do y resis­tien­do has­ta alcan­zar una Nue­va Colom­bia, en paz con jus­ti­cia y democracia.

Revis­ta Resis­ten­cia, edi­ción nacio­nal, sep­tiem­bre 24 de 2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.