La inevi­ta­bi­li­dad de la lucha arma­da- Roland Denis

“Es impo­si­ble cam­biar los orde­nes de explo­ta­ción, exclu­sión y des­po­tis­mo sin violentarlos”…esa es la ecua­ción que nos deja tan­to el mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co como pilar bási­co de com­pren­sión del mun­do en que vivi­mos como la mis­ma expe­rien­cia revi­vi­da una y mil veces.

La lucha arma­da o más bien el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio que en algún momen­to asu­me la vio­len­cia arma­da como par­te de su pro­pia lucha, es una res­pues­ta inevi­ta­ble a siglos de una vio­len­cia colo­nial, impe­rial y cla­sis­ta que nun­ca ha aca­ba­do, por el con­tra­rio, en muchos aspec­tos con­ti­núa y se pro­fun­di­za bajo ropa­jes y evi­den­cias cada vez mas horren­das y asesinas.

El “mun­do demo­crá­ti­co”, de dere­chos y de liber­ta­des que nació con la revo­lu­ción bur­gue­sa y la moder­ni­dad sin duda que ha cons­ti­tui­do un paso impor­tan­te eman­ci­pa­to­rio para el ser humano. No obs­tan­te el cán­cer de la explo­ta­ción del tra­ba­jo ajeno y el saqueo impe­rial de los pue­blos, hace de todo aquel avan­ce un espec­tácu­lo que en la mayor par­te de las comu­ni­da­des huma­nas se vacía por com­ple­to de sig­ni­fi­ca­do liber­ta­rio, con­vir­tién­do­se por el con­tra­rio en una vere­da más para jus­ti­fi­car la opre­sión de los pue­blos, muchas veces res­guar­da­dos por todo ese blin­da­je de dere­chos y de ley que la pro­pia revo­lu­ción bur­gue­sa creó en su momento.

El des­po­tis­mo gue­rre­ris­ta y des­truc­ti­vo es con­sus­tan­cial a la maqui­na­ria capi­ta­lis­ta glo­ba­li­za­da en todas sus ver­sio­nes polí­ti­cas, por ello es impo­si­ble aspi­rar a un mun­do de paz mien­tras sub­sis­ta el capi­ta­lis­mo como tal. Esto se hace evi­den­te sobre­to­do en tie­rras como las de Nues­tra­mé­ri­ca que por sus rique­zas y avan­ce socie­tal se con­vier­ten en lugar de máxi­ma ape­ten­cia para las éli­tes eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas tan­to regio­na­les como de las gran­des poten­cias del norte.

Si lo mira­mos des­de el pun­to de vis­ta de la evo­lu­ción ins­ti­tu­cio­nal de nues­tras nacio­nes, pasa el mis­mo fenó­meno: obser­van­do la evo­lu­ción “demo­crá­ti­ca” y for­mal pare­cie­ra que nos enca­mi­na­mos a una “paci­fi­ca­ción” de los órde­nes de domi­nio y un reco­no­ci­mien­to de la nece­si­dad de jus­ti­cia e igual­dad por par­te de estas ins­ti­tu­cio­nes, pero la pro­pia lógi­ca capi­ta­lis­ta de la ganan­cia máxi­ma en cual­quier terreno de acu­mu­la­ción, hace que las pro­pias estruc­tu­ras tra­di­cio­na­les de repre­sión y geno­ci­dio, no sólo man­ten­gan su alma des­pó­ti­ca sino que sean des­bor­da­das y pene­tra­das por cual­quier can­ti­dad de estruc­tu­ras de la “para­vio­len­cia”, con­vier­tién­do­se en una mons­truo­si­dad ase­si­na que solo el pue­blo en armas pue­de enfren­tar. Estos “para­es­ta­dos” y sus “para­vio­len­cias” a la final ter­mi­nan sien­do par­te de la mis­ma estruc­tu­ra de sobre­vi­ven­cia del sis­te­ma capi­ta­lis­ta y de sus for­ma­tos ins­ti­tu­cio­nes legales.

Y si lo mira­mos des­de el pun­to de vis­ta estric­ta­men­te social, la terri­ble deses­pe­ra­ción de una pobre­za que nun­ca aca­ba y que en muchas regio­nes más bien se incre­men­ta, se con­vier­te en mayor mar­gi­na­ción, des­pla­za­mien­to for­za­do, inmi­gra­ción, noma­dis­mo infe­liz, hace inevi­ta­ble una res­pues­ta con­tun­den­te que de algu­na mane­ra pare este des­tino tris­te. La res­pues­ta vio­len­ta por par­te de los pue­blos ya no nace por tan­to sólo de deci­sio­nes ideo­ló­gi­cas y de con­vic­ción racio­nal, se gene­ran allí don­de la pobre­za en gene­ral se con­vier­te en una bar­ba­rie inso­por­ta­ble que el suje­to cons­cien­te y que la vive en car­ne pro­pia ya no acep­ta bajo nin­gu­na excu­sa y por lo cual pone a mar­char su pro­pia vio­len­cia liberadora.

Pero tam­bién, a estas vie­jas y tra­di­cio­na­les expre­sio­nes de la vio­len­cia opre­so­ra de orden social e ins­ti­tu­cio­nal, agre­gue­mos nue­vas for­mas de vio­len­cia que están hacien­do estra­gos a la men­te huma­na. Se tra­ta de una vio­len­cia sim­bó­li­ca, dis­tri­bui­da por todos los cana­les mediá­ti­cos y pro­pa­gan­dís­ti­cos inven­ta­dos que no sola­men­te crean un cua­dro terri­ble de des­in­for­ma­ción y men­ti­ra sino ade­más gene­ra ella mis­ma el mol­de de una sub­je­ti­vi­dad agre­si­va e hiper­in­di­vi­dua­lis­ta que nos enve­ne­na des­de niños, crean­do un camino direc­to a todo tipo de adic­cio­nes nar­có­ti­cas y psi­co­pá­ti­cas. La “gue­rri­lla mediá­ti­ca” como se le ha lla­ma­do se con­vier­te en ese sen­ti­do en una más de las inevi­ta­bles res­pues­tas a estas nue­vas y abe­rran­tes for­mas de la vio­len­cia del capital.

De todas for­mas aún así, la inevi­ta­bi­li­dad de la lucha arma­da no sólo la pode­mos enten­der des­de el pun­to de vis­ta de la res­pues­ta a la bar­ba­rie opre­si­va. Ella mis­ma cobra sen­ti­do solo en la medi­da en que la lucha des­de las armas es un camino de sali­da a la rabia e infe­li­ci­dad que supo­ne en gene­ral la vida del exclui­do y el explo­ta­do a pla­cer del explo­ta­dor. La lucha arma­da se hace camino sí y solo sí ella mis­ma es un ver­da­de­ro espa­cio de libe­ra­ción, de pro­duc­ción crea­ti­va, de dig­ni­dad, de recons­truc­ción de la iden­ti­dad nece­sa­ria y colec­ti­va; allí la lec­ción zapa­tis­ta. Un lugar para apren­der así sea en las más duras con­di­cio­nes a cons­truir las rela­cio­nes huma­nas de liber­tad, res­pe­to y soli­da­ri­dad, desea­das y mate­ria­li­za­das des­de un nue­vo hom­bre y una nue­va mujer.

Por ello mis­mo, no toda lucha arma­da es nece­sa­ria y desea­ble, y no toda orga­ni­za­ción arma­da e insur­gen­te se jus­ti­fi­ca por sí mis­ma. El pue­blo en lucha se cons­ti­tu­ye a sí mis­mo en una autén­ti­ca “maqui­na de gue­rra”, inatra­pa­ble por cual­quier for­ma-esta­do, en la medi­da en que entien­de en medio de qué gue­rra está atra­pa­do y por tan­to tie­ne cla­ri­dad de cua­les son las con­di­cio­nes para que la res­pues­ta vio­len­ta que él gene­re ten­ga las carac­te­rís­ti­ca de una genui­na gue­rra de libe­ra­ción. Muchos erro­res his­tó­ri­cos en lo que ha sido la lar­ga mar­cha de las expe­rien­cias y orga­ni­za­cio­nes insur­gen­tes en nues­tro con­ti­nen­te y el mun­do se han come­ti­do y pro­ba­ble­men­te se siguen come­tien­do. Sabe­mos que no hay “gue­rra boni­ta”, de cual­quier for­ma ella mis­ma es lo más duro y cruel que ha inven­ta­do el hom­bre, es por tan­to y pro­ba­ble­men­te el mayor reto de todos hacer de esa gue­rra liber­ta­ria un saber y un queha­cer de masas imbui­da de los valo­res, razo­nes y obje­ti­vos eman­ci­pa­do­res que le die­ron su razón de ser. “Nues­tra gue­rra” defi­ni­ti­va­men­te y tajan­te­men­te es todo lo con­tra­rio de la gue­rra de nues­tros enemi­gos. Es una gue­rra a muer­te sí, vaya Bolí­var para recor­dár­no­los, pero lo que debe morir des­de nues­tra vio­len­cia es la razón mis­ma de la gue­rra y el odio entre los seres humanos.

Esto nos lle­va a reafir­mar el carác­ter inte­gral de la bata­lla libe­ra­do­ra en el mun­do de hoy. Es una bata­lla por la vida y la nue­va socie­dad en don­de las armas de fue­go en la más de las veces jue­gan el papel de reta­guar­dias y garan­tías efec­ti­vas de defen­sa de una bata­lla mucho mayor don­de todo: la cul­tu­ra, las comu­ni­ca­cio­nes, los modos e insu­mos de pro­duc­ción, la tie­rra, la orga­ni­za­cio­nes de comu­ni­da­des, el cono­ci­mien­to y la crea­ción tec­no­ló­gi­ca, etc, asu­men una lógi­ca de gue­rra, es decir, de com­ba­te fron­tal a la lógi­ca impe­rial, des­truc­ti­va, gue­rre­ris­ta, enfer­ma, del capi­ta­lis­mo de hoy. Son par­te de los terri­to­rios y los espa­cios huma­nos y natu­ra­les por libe­rar, sien­do por tan­to aque­llas estruc­tu­ras mili­tan­tes que se avo­can a lucha den­tro de estos espa­cios, núcleos natu­ra­les de un mis­mo ejér­ci­to revo­lu­cio­na­rio y par­te de un saber inte­gral de lo que es hoy en toda su dimen­sión la lucha arma­da como tal.

Al revés de lo dicho por el famo­so teó­ri­co de la gue­rra ale­mán del siglo XIX Clau­se­vitz cuan­do argu­men­ta­ba que la gue­rra era una exten­sión de la polí­ti­ca, hoy “la polí­ti­ca se ha con­ver­ti­do en una exten­sión de la gue­rra”. La his­to­ria y con­se­cuen­cias del impe­ria­lis­mo nos han deja­do un mun­do inun­da­do de gue­rras y de pre­sen­cia de for­ta­le­zas mili­ta­res impe­ria­les en el pla­ne­ta ente­ro cuyo prin­ci­pal pro­ta­go­nis­ta son el ejér­ci­to gri­go y su com­ple­jo mili­tar-indus­trial. Pero sobre­to­do y por ello, here­da­mos de esta his­to­ria un orden mun­dial que apli­ca sis­te­má­ti­ca­men­te una res­pues­ta de gue­rra, hacien­do de ella ya no un mero lugar de expan­sión y defen­sa del espa­cio impe­rial con­quis­ta­do sino en una acti­vi­dad que con­di­cio­na la pro­pia sobre­vi­ven­cia del capi­ta­lis­mo. Por tan­to la “lucha arma­da” redi­rec­cio­na hoy su sig­ni­fi­ca­do en el sen­ti­do que todo espa­cio y terri­to­rio con­quis­ta­do se trans­for­ma en un pun­to de acu­mu­la­ción y desa­rro­llo de la gue­rra popu­lar y sobre­to­do de nue­vas y crea­do­ras moda­li­da­des de esta mis­ma guerra.

Si el impe­ria­lis­mo es sus­tan­cial­men­te un orden per­ma­nen­te de gue­rra cada vez mas sofis­ti­ca­da y geno­ci­da, visi­ble e invi­si­ble, vir­tual y real, la “máqui­na de gue­rra” por la libe­ra­ción ten­drá que saber enfren­tar esa gue­rra en todos sus cam­pos. Tenien­do en cuen­ta la for­ta­le­za pro­pia de quien sabe mover­se des­de los aden­tros del mun­do de la pobre­za rural y urba­na pero igual­men­te des­de la cons­cien­cia que impli­ca la debi­li­dad de aquel que es ata­ca­do des­de cie­lo y tie­rra con tec­no­lo­gías cada vez más pre­ci­sas, des­truc­ti­vas e imper­so­na­les, lo que obli­ga a con­ver­tir nues­tra gue­rra en un movi­mien­to per­ma­nen­te de uni­da­des en capa­ci­dad de mover­se en múl­ti­ples terre­nos y for­mas de lucha, rom­pien­do todo feti­chis­mo por las armas de fue­go en sí y desa­rro­llan­do sabe­res de lucha cada vez mas finos y capa­ces de infrin­gir ver­da­de­ros daños al enemi­go fundamental.

En la actual eta­pa den­tro del espa­cio nues­tr­ame­ri­cano pode­mos pun­tua­li­zar al menos tres gran­des retos que tie­nen que ver con la pro­fun­di­za­ción de la rebe­lión cul­tu­ral y polí­ti­ca en cur­so den­tro del continente:

Uno, des­de la pers­pec­ti­va de la lucha arma­da el pri­me­ro de esos retos tie­ne que ver con la recon­quis­ta del espa­cio urbano, enfren­tan­do en pri­mer lugar la vio­len­cia esta­tal y para­es­ta­tal que se ha veni­do abul­tan­do en nues­tras ciu­da­des has­ta con­ver­tir­las en esce­na­rios de muer­te permanente.

Dos la con­ver­sión de los espa­cios de con­trol arma­do o revo­lu­cio­na­rio por ser mas amplios en ver­da­de­ros terri­to­rios de auto­go­bierno y poder popu­lar. Esto supo­ne una línea mili­tar de orga­ni­za­ción y una línea mili­tar de masas –un ejer­ci­to de mul­ti­tu­des- que en com­bi­na­ción y bajo el linea­mien­to colec­ti­vo de la comu­ni­dad poli­ti­cen cada vez su lucha y con­vier­ta las estruc­tu­ras mili­tan­tes en esti­mu­lan­tes del poder cons­ti­tu­yen­te de los pue­blos. No pode­mos que­dar­nos sim­ple­men­te con el obje­ti­vo de la “toma del poder” aun­que sigue sien­do prio­ri­ta­rio, es fun­da­men­tal cons­truir des­de ya y has­ta don­de se pue­da todo un teji­do de espa­cios efec­ti­vos del poder popu­lar que pre­fi­gu­ren lo que habrá de ser la “nue­va repú­bli­ca” del futuro.

Tres, es indis­pen­sa­ble “redig­ni­fi­car” la lucha arma­da y revo­lu­cio­na­ria en gene­ral. Una cam­pa­ña de into­xi­ca­ción y de cri­mi­na­li­za­ción de los pue­blos en lucha aso­cián­do­los inme­dia­ta­men­te con el terro­ris­mo, ade­más de los tan­tos erro­res come­ti­dos, ha teni­do sus fru­tos en muchos pun­tos del con­ti­nen­te y par­ti­cu­lar­men­te en paí­ses como Colom­bia. Ese dis­tan­cia­mien­to del “pue­blo en armas” con el pue­blo en gene­ral hay que aca­bar­lo median­te un nue­vo accio­nar en don­de “las armas del pue­blo” se cen­tren cada vez más en gol­pear lo que real­men­te opre­sio­na y des­tro­za los pue­blos, com­bi­nan­do crea­do­ra­men­te for­mas de lucha, don­de defi­ni­ti­va­men­te poda­mos res­ta­ble­cer el sen­ti­do pleno de las luchas de libe­ra­ción. Don­de cada vez más la deci­sión de qué ha de hacer­se con las armas que están en manos de la orga­ni­za­ción del pue­blo, la tome el pue­blo mis­mo con­ver­ti­do en asam­blea, en con­se­jo popu­lar de gobierno, en comu­ni­da­des, teji­dos hori­zon­ta­les de arti­cu­la­ción, cam­pos y fábri­cas auto­go­ber­nan­tes y dignificantes.

No esta­mos segu­ros de cual haya sido la posi­ción con­cre­ta de un coman­dan­te del cali­bre del mono Jojoy al res­pec­to. Pro­ba­ble­men­te no haya sido la mis­ma, siguien­do esta­tu­tos ideo­ló­gi­cos de gue­rra defen­di­dos por la FARC que no com­par­ti­mos. En todo caso más allá de dife­ren­cias y polé­mi­cas, rei­vin­di­ca­mos sí esa deci­sión del indi­vi­duo naci­do de los más pro­fun­do de nues­tras tie­rras y sufri­do sus con­se­cuen­cias, que por la magia de los aza­res y la volun­tad huma­na lo con­vir­tió en una máqui­na de lucha y un coman­dan­te temi­do al extre­mo por la oli­gar­quía más ase­si­na de nues­tro con­ti­nen­te. A su memo­ria nues­tro pro­fun­do respeto.

Solo el pue­blo sal­va y eman­ci­pa al pueblo.

[email protected]​gmail.​com

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.