Colom­bia: El Coman­dan­te Jor­ge Bri­ce­ño y los hal­co­nes de la muer­te- Car­los Aznares

Siem­pre que un revo­lu­cio­na­rio cae en com­ba­te se for­mu­lan, como es de espe­rar, dos posi­cio­na­mien­tos dia­me­tral­men­te opues­tos. Están lo que, como es el caso del gobierno fas­cis­ta colom­biano, su ejér­ci­to, su bur­gue­sía, y sus pro­tec­to­res y pro­vee­do­res de logís­ti­ca y arma­men­to (bases mili­ta­res de EEUU inclui­das), fes­te­jan soez­men­te y vito­rean a la muerte.

Como ya ocu­rrie­ra con el Che, aho­ra se vuel­ven a exhi­bir cadá­ve­res, a dejar foto­gra­fiar­los (por repor­te­ros tan obs­ce­nos como ellos), a fir­mar colum­nas “de opi­nión”, en las que piden más y más san­gre, a gene­rar adhe­sio­nes de man­da­ta­rios de la extre­ma dere­cha lati­no­ame­ri­ca­na y euro­pea, que se suman así al aque­la­rre y com­pla­cen con este fes­ti­val san­gui­no­lien­to, los deseos de “paz” de sus res­pec­ti­vas oli­gar­quías. Una “paz” que todos ellos nece­si­tan para seguir acu­mu­lan­do rique­zas y con­ti­nuar macha­can­do has­ta lo inde­ci­ble a millo­nes de ham­brien­tos de sus res­pec­ti­vos países.

En el caso del Coman­dan­te Jor­ge Bri­ce­ño, al que todo el mun­do cono­ce como “Mono Jojoy”, se vuel­ve a repe­tir esta situa­ción, con el agra­van­te de que has­ta ha que­da­do entre parén­te­sis la posi­bi­li­dad de que los insur­gen­tes ata­ca­dos y ase­si­na­dos hayan podi­do caer “com­ba­tien­do” en el sen­ti­do lite­ral de la pala­bra. Y deci­mos esto por­que el enemi­go que se enfren­tan las FARC y el ELN, que es el mis­mo que sopor­tan ira­quíes, afga­nos, pales­ti­nos y otros rebel­des de este pla­ne­ta, es un enemi­go cobar­de, ras­tre­ro, mise­ra­ble, y sobre todo, bestial.

Para “resol­ver” este tipo de con­fron­ta­cio­nes, no ape­la al cuer­po a cuer­po como en anti­guas y épi­cas bata­llas. Aho­ra, este enemi­go emplea toda la tec­no­lo­gía mili­tar que le sumi­nis­tran sus pro­tec­to­res de Washing­ton, y en este caso pun­tual, el ejér­ci­to de San­tos uti­li­zó en su ope­ra­ción “Sodo­ma”, nada menos que 30 avio­nes y cer­ca de 27 heli­cóp­te­ros arti­lla­dos que bom­bar­dea­ron, ame­tra­lla­ron, y masa­cra­ron todo lo que encon­tra­ron a su paso, sean seres vivos, o la pro­pia natu­ra­le­za que los pro­te­gía, allá en aque­lla dis­tan­te zona del Meta, en La Maca­re­na. Si des­pués de tan des­co­mu­nal y sor­pre­si­vo ata­que, alguien tuvo la suer­te de no morir, no tar­dó en hacer­lo debi­do al tiro de gra­cia que le dis­pa­ra­ron los cobar­des uni­for­ma­dos del cuer­po de infantería.

Cabe ima­gi­nar­se el cua­dro de horror que se pro­du­jo en esa ins­tan­cia, obser­van­do algu­nas de las fotos que sobre la des­truc­ción del cam­pa­men­to fariano, se han dis­tri­bui­do des­de el lado del ata­can­te. Son esce­nas muy pare­ci­das a lo que ocu­rrie­ra en el ata­que impu­ne al cam­pa­men­to del coman­dan­te Raúl Reyes, o esta mis­ma sema­na en la incur­sion aérea con­tra un núcleo com­ba­tien­te de las FARC en la zona del Putumayo.

El impe­rio se rego­dea hoy anun­cian­do que “las FARC están derro­ta­das” y que lo úni­co que les que­da es ren­dir­se, entre­gar las armas y, de rodi­llas acep­tar el cas­ti­go que se mere­cen por haber desa­fia­do al poder establecido.

Es pre­ci­sa­men­te en este pun­to en que no coin­ci­di­mos con Juan Manuel San­tos, pre­si­den­te de Colom­bia por la gra­cia de Oba­ma y todo su tin­gla­do del Pen­tá­gono impe­rial arma­men­tis­ta. Las FARC y el ELN no se lan­za­ron al mon­te hace medio siglo por puro gus­to, sino por­que la situa­ción que vivía el pue­blo colom­biano en esos años, era de total pau­pe­ri­za­ción y mise­ria estruc­tu­ral. Como bien recuer­dan escri­tos del Coman­dan­te Maru­lan­da: “cuan­do deci­di­mos alzar­nos en armas, lo que más nos jus­ti­fi­ca­ba a hacer­lo era ver a los hijos del cam­pe­si­na­do morir­se por mon­to­nes por cul­pa del ham­bre, mien­tras sus padres sufrían la impo­ten­cia y el dolor de no poder evitarlo”.

¿Alguien cree que esta situa­ción de pobre­za y exclu­sión no sigue pro­vo­can­do estra­gos en la Colom­bia actual? ¿Alguien pien­sa que la explo­si­va situa­ción social que gene­ra con­tí­nuas huel­gas obre­ras y estu­dian­ti­les, mar­chas o min­gas indí­ge­nas y pro­tes­tas de todo tipo a lo ancho y lar­go del terri­to­rio colom­biano, son un inven­to de la insur­gen­cia, o sim­ple­men­te la reali­dad de un país en el que diez fami­lias se apo­de­ran del 90 % de lo que pro­du­ce el grue­so de la pobla­ción? Pero ade­más, ¿alguien supo­ne que una insur­gen­cia como la que se desa­rro­lla en Colom­bia des­de hace cin­co déca­das, podría haber sub­sis­ti­do si amplios sec­to­res de ese pue­blo (obre­ros, estu­dian­tes, cam­pe­si­nos) no le sir­vie­ran de semi­lle­ro para seguir gene­ran­do res­pues­tas dig­nas a tan­to odio y muer­te des­ple­ga­do por los res­pec­ti­vos gobier­nos libe­ra­les y conservadores.

Se equi­vo­can San­tos y sus secua­ces cuan­do creen que la dolo­ro­sa muer­te del Coman­dan­te Bri­ce­ño y de sus com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros ase­si­na­dos, va a para­li­zar la lucha de la insur­gen­cia. Cuan­do se tra­ta de paí­ses arra­sa­dos por la des­truc­ción que pro­vo­ca el capi­ta­lis­mo, la muer­te de revo­lu­cio­na­rios cla­ro que cau­sa tris­te­za. Se aprie­tan los dien­tes por la rabia que pro­du­ce el hecho de que los mejo­res hijos del pue­blo ten­gan que pagar con sus vidas sus ansias de liber­tad, pero ense­gui­da, sur­ge la dig­na res­pues­ta de con­ti­nuar la pelea en que se empe­ña­ron sus antecesores.

Tam­bién se equi­vo­can, quie­nes des­de posi­cio­nes rebel­des más mode­ra­das, exi­gen a los que pelean, que aban­do­nen ese camino y se inte­gren a la “polí­ti­ca” para no dar más excu­sas al impe­ria­lis­mo en su accio­nar des­truc­tor. Sólo bas­ta recor­dar cuán­tos miles de muer­tos le cos­tó a la insu­gen­cia colom­bia­na el tomar ese camino des­de las filas de la Unión Patrió­ti­ca, par­ti­ci­par en elec­cio­nes, obte­ner exce­len­tes resul­ta­dos y lue­go con­tem­plar con impo­ten­cia como el gobierno de turno ampa­ra­ba al para­mi­li­ta­ris­mo para ase­si­nar a los mili­tan­tes elec­tos. Pro­po­ner estas alter­na­ti­vas, sin que los pro­ble­mas estruc­tu­ra­les de la reali­dad colom­bia­na se hayan resuel­to, con un ejér­ci­to y un para­mi­li­ta­ris­mo en ple­na ebu­lli­ción, con nue­ve bases nor­te­ame­ri­ca­nas y miles de ase­so­res y tro­pa de com­ba­te des­ple­ga­das por todo el terri­to­rio, es fran­ca­men­te una con­vo­ca­to­ria al sui­ci­dio. Sal­vo que lo que se esté bus­can­do sea pre­ci­sa­men­te eso, en aras de poten­ciar un dis­cur­so tan polí­ti­ca­men­te correc­to como inefi­caz en lo estra­té­gi­co. El impe­ria­lis­mo no dis­tin­gue entre mode­ra­dos, pro­gre­sis­tas y revo­lu­cio­na­rios a la hora del ani­qui­la­mien­to para impo­ner sus obje­ti­vos de dominación.

El Coman­dan­te Jor­ge Bri­ce­ño nació de madre y padre gue­rri­lle­ros, vivió prác­ti­ca­men­te toda su vida alza­do en armas, y en ese andar, se empa­ren­tó con Maru­lan­da, con Jaco­bo Are­nas, con Alfon­so Cano, con Simón Tri­ni­dad, con Sonia, con Raúl Reyes, y al igual que Cami­lo Torres, el Cura Manuel Pérez, el Coman­dan­te Gabino y otros insur­gen­tes como ellos, aban­do­na­ron todas las como­di­da­des que da la vida “nor­mal”, pre­ci­sa­men­te para que millo­nes de pobres de toda pobre­za pue­dan alcan­zar algu­na vez la nor­ma­li­dad de tener comi­da, techo y tie­rra para ellos y su descendencia.

Ni Bri­ce­ño, ni Luce­ro Pal­me­ra, ni los que están ente­rra­dos en vida en las cár­ce­les tum­ba colom­bia­nas o en las maz­mo­rras yan­quis a las que fue­ron extra­di­ta­dos, son terro­ris­tas, ni seres demo­nía­cos o malé­vo­los (cómo gus­tan tipi­fi­car­los los medios engan­cha­dos a la repre­sion), son patrio­tas lati­no­ame­ri­ca­nos que algún día serán home­na­jea­dos como corres­pon­de. Como lo fue­ron otros tan “terro­ris­tas” como ellos, lla­ma­dos Tupac Ama­ru, Bar­to­li­na Sisa, Manue­la Sáenz, Mar­tí, Bolí­var, San­dino, Man­de­la, Fara­bun­do Mar­tí, Sen­dic, Ernes­to Gue­va­ra, Cami­lo Cien­fue­gos, Inti Pere­do, Fili­ber­to Oje­da, Miguel Enríquez…

En ese momen­to, qui­zás no tan lejano, sus ejem­plos de entre­ga y sacri­fi­cio, esta­rán por enci­ma de toda la pon­zo­ña ver­ti­da con­tra ellos por quie­nes prac­ti­can hoy el Terro­ris­mo de Esta­do o masa­cran a nues­tros pueblos.

Por últi­mo, sólo bas­ta desear que voces ejem­pla­res como las de la sena­do­ra Pie­dad Cór­do­ba, mujer ínte­gra y valien­te, sea escu­cha­da. Ella, ape­lan­do a toda lógi­ca, sabe que la úni­ca solu­ción a un con­flic­to poli­ti­co y arma­do es la nego­cia­ción entre las par­tes. Sabe tam­bién que la insur­gen­cia no es el pro­ble­ma, ya lo demos­tró en el Caguán. El esco­llo son los hal­co­nes de la muer­te. Mien­tras su doc­tri­na siga sien­do “la solu­ción mili­tar”, que no nos que­pan dudas: segui­rá habien­do lucha.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.