Colom­bia: El Coman­dan­te Jor­ge Bri­ce­ño y los hal­co­nes de la muer­te- Car­los Azna­res

Siem­pre que un revo­lu­cio­na­rio cae en com­ba­te se for­mu­lan, como es de espe­rar, dos posi­cio­na­mien­tos dia­me­tral­men­te opues­tos. Están lo que, como es el caso del gobierno fas­cis­ta colom­biano, su ejér­ci­to, su bur­gue­sía, y sus pro­tec­to­res y pro­vee­do­res de logís­ti­ca y arma­men­to (bases mili­ta­res de EEUU inclui­das), fes­te­jan soez­men­te y vito­rean a la muer­te.

Como ya ocu­rrie­ra con el Che, aho­ra se vuel­ven a exhi­bir cadá­ve­res, a dejar foto­gra­fiar­los (por repor­te­ros tan obs­ce­nos como ellos), a fir­mar colum­nas “de opi­nión”, en las que piden más y más san­gre, a gene­rar adhe­sio­nes de man­da­ta­rios de la extre­ma dere­cha lati­no­ame­ri­ca­na y euro­pea, que se suman así al aque­la­rre y com­pla­cen con este fes­ti­val san­gui­no­lien­to, los deseos de “paz” de sus res­pec­ti­vas oli­gar­quías. Una “paz” que todos ellos nece­si­tan para seguir acu­mu­lan­do rique­zas y con­ti­nuar macha­can­do has­ta lo inde­ci­ble a millo­nes de ham­brien­tos de sus res­pec­ti­vos paí­ses.

En el caso del Coman­dan­te Jor­ge Bri­ce­ño, al que todo el mun­do cono­ce como “Mono Jojoy”, se vuel­ve a repe­tir esta situa­ción, con el agra­van­te de que has­ta ha que­da­do entre parén­te­sis la posi­bi­li­dad de que los insur­gen­tes ata­ca­dos y ase­si­na­dos hayan podi­do caer “com­ba­tien­do” en el sen­ti­do lite­ral de la pala­bra. Y deci­mos esto por­que el enemi­go que se enfren­tan las FARC y el ELN, que es el mis­mo que sopor­tan ira­quíes, afga­nos, pales­ti­nos y otros rebel­des de este pla­ne­ta, es un enemi­go cobar­de, ras­tre­ro, mise­ra­ble, y sobre todo, bes­tial.

Para “resol­ver” este tipo de con­fron­ta­cio­nes, no ape­la al cuer­po a cuer­po como en anti­guas y épi­cas bata­llas. Aho­ra, este enemi­go emplea toda la tec­no­lo­gía mili­tar que le sumi­nis­tran sus pro­tec­to­res de Washing­ton, y en este caso pun­tual, el ejér­ci­to de San­tos uti­li­zó en su ope­ra­ción “Sodo­ma”, nada menos que 30 avio­nes y cer­ca de 27 heli­cóp­te­ros arti­lla­dos que bom­bar­dea­ron, ame­tra­lla­ron, y masa­cra­ron todo lo que encon­tra­ron a su paso, sean seres vivos, o la pro­pia natu­ra­le­za que los pro­te­gía, allá en aque­lla dis­tan­te zona del Meta, en La Maca­re­na. Si des­pués de tan des­co­mu­nal y sor­pre­si­vo ata­que, alguien tuvo la suer­te de no morir, no tar­dó en hacer­lo debi­do al tiro de gra­cia que le dis­pa­ra­ron los cobar­des uni­for­ma­dos del cuer­po de infan­te­ría.

Cabe ima­gi­nar­se el cua­dro de horror que se pro­du­jo en esa ins­tan­cia, obser­van­do algu­nas de las fotos que sobre la des­truc­ción del cam­pa­men­to fariano, se han dis­tri­bui­do des­de el lado del ata­can­te. Son esce­nas muy pare­ci­das a lo que ocu­rrie­ra en el ata­que impu­ne al cam­pa­men­to del coman­dan­te Raúl Reyes, o esta mis­ma sema­na en la incur­sion aérea con­tra un núcleo com­ba­tien­te de las FARC en la zona del Putu­ma­yo.

El impe­rio se rego­dea hoy anun­cian­do que “las FARC están derro­ta­das” y que lo úni­co que les que­da es ren­dir­se, entre­gar las armas y, de rodi­llas acep­tar el cas­ti­go que se mere­cen por haber desa­fia­do al poder esta­ble­ci­do.

Es pre­ci­sa­men­te en este pun­to en que no coin­ci­di­mos con Juan Manuel San­tos, pre­si­den­te de Colom­bia por la gra­cia de Oba­ma y todo su tin­gla­do del Pen­tá­gono impe­rial arma­men­tis­ta. Las FARC y el ELN no se lan­za­ron al mon­te hace medio siglo por puro gus­to, sino por­que la situa­ción que vivía el pue­blo colom­biano en esos años, era de total pau­pe­ri­za­ción y mise­ria estruc­tu­ral. Como bien recuer­dan escri­tos del Coman­dan­te Maru­lan­da: “cuan­do deci­di­mos alzar­nos en armas, lo que más nos jus­ti­fi­ca­ba a hacer­lo era ver a los hijos del cam­pe­si­na­do morir­se por mon­to­nes por cul­pa del ham­bre, mien­tras sus padres sufrían la impo­ten­cia y el dolor de no poder evi­tar­lo”.

¿Alguien cree que esta situa­ción de pobre­za y exclu­sión no sigue pro­vo­can­do estra­gos en la Colom­bia actual? ¿Alguien pien­sa que la explo­si­va situa­ción social que gene­ra con­tí­nuas huel­gas obre­ras y estu­dian­ti­les, mar­chas o min­gas indí­ge­nas y pro­tes­tas de todo tipo a lo ancho y lar­go del terri­to­rio colom­biano, son un inven­to de la insur­gen­cia, o sim­ple­men­te la reali­dad de un país en el que diez fami­lias se apo­de­ran del 90 % de lo que pro­du­ce el grue­so de la pobla­ción? Pero ade­más, ¿alguien supo­ne que una insur­gen­cia como la que se desa­rro­lla en Colom­bia des­de hace cin­co déca­das, podría haber sub­sis­ti­do si amplios sec­to­res de ese pue­blo (obre­ros, estu­dian­tes, cam­pe­si­nos) no le sir­vie­ran de semi­lle­ro para seguir gene­ran­do res­pues­tas dig­nas a tan­to odio y muer­te des­ple­ga­do por los res­pec­ti­vos gobier­nos libe­ra­les y con­ser­va­do­res.

Se equi­vo­can San­tos y sus secua­ces cuan­do creen que la dolo­ro­sa muer­te del Coman­dan­te Bri­ce­ño y de sus com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros ase­si­na­dos, va a para­li­zar la lucha de la insur­gen­cia. Cuan­do se tra­ta de paí­ses arra­sa­dos por la des­truc­ción que pro­vo­ca el capi­ta­lis­mo, la muer­te de revo­lu­cio­na­rios cla­ro que cau­sa tris­te­za. Se aprie­tan los dien­tes por la rabia que pro­du­ce el hecho de que los mejo­res hijos del pue­blo ten­gan que pagar con sus vidas sus ansias de liber­tad, pero ense­gui­da, sur­ge la dig­na res­pues­ta de con­ti­nuar la pelea en que se empe­ña­ron sus ante­ce­so­res.

Tam­bién se equi­vo­can, quie­nes des­de posi­cio­nes rebel­des más mode­ra­das, exi­gen a los que pelean, que aban­do­nen ese camino y se inte­gren a la “polí­ti­ca” para no dar más excu­sas al impe­ria­lis­mo en su accio­nar des­truc­tor. Sólo bas­ta recor­dar cuán­tos miles de muer­tos le cos­tó a la insu­gen­cia colom­bia­na el tomar ese camino des­de las filas de la Unión Patrió­ti­ca, par­ti­ci­par en elec­cio­nes, obte­ner exce­len­tes resul­ta­dos y lue­go con­tem­plar con impo­ten­cia como el gobierno de turno ampa­ra­ba al para­mi­li­ta­ris­mo para ase­si­nar a los mili­tan­tes elec­tos. Pro­po­ner estas alter­na­ti­vas, sin que los pro­ble­mas estruc­tu­ra­les de la reali­dad colom­bia­na se hayan resuel­to, con un ejér­ci­to y un para­mi­li­ta­ris­mo en ple­na ebu­lli­ción, con nue­ve bases nor­te­ame­ri­ca­nas y miles de ase­so­res y tro­pa de com­ba­te des­ple­ga­das por todo el terri­to­rio, es fran­ca­men­te una con­vo­ca­to­ria al sui­ci­dio. Sal­vo que lo que se esté bus­can­do sea pre­ci­sa­men­te eso, en aras de poten­ciar un dis­cur­so tan polí­ti­ca­men­te correc­to como inefi­caz en lo estra­té­gi­co. El impe­ria­lis­mo no dis­tin­gue entre mode­ra­dos, pro­gre­sis­tas y revo­lu­cio­na­rios a la hora del ani­qui­la­mien­to para impo­ner sus obje­ti­vos de domi­na­ción.

El Coman­dan­te Jor­ge Bri­ce­ño nació de madre y padre gue­rri­lle­ros, vivió prác­ti­ca­men­te toda su vida alza­do en armas, y en ese andar, se empa­ren­tó con Maru­lan­da, con Jaco­bo Are­nas, con Alfon­so Cano, con Simón Tri­ni­dad, con Sonia, con Raúl Reyes, y al igual que Cami­lo Torres, el Cura Manuel Pérez, el Coman­dan­te Gabino y otros insur­gen­tes como ellos, aban­do­na­ron todas las como­di­da­des que da la vida “nor­mal”, pre­ci­sa­men­te para que millo­nes de pobres de toda pobre­za pue­dan alcan­zar algu­na vez la nor­ma­li­dad de tener comi­da, techo y tie­rra para ellos y su des­cen­den­cia.

Ni Bri­ce­ño, ni Luce­ro Pal­me­ra, ni los que están ente­rra­dos en vida en las cár­ce­les tum­ba colom­bia­nas o en las maz­mo­rras yan­quis a las que fue­ron extra­di­ta­dos, son terro­ris­tas, ni seres demo­nía­cos o malé­vo­los (cómo gus­tan tipi­fi­car­los los medios engan­cha­dos a la repre­sion), son patrio­tas lati­no­ame­ri­ca­nos que algún día serán home­na­jea­dos como corres­pon­de. Como lo fue­ron otros tan “terro­ris­tas” como ellos, lla­ma­dos Tupac Ama­ru, Bar­to­li­na Sisa, Manue­la Sáenz, Mar­tí, Bolí­var, San­dino, Man­de­la, Fara­bun­do Mar­tí, Sen­dic, Ernes­to Gue­va­ra, Cami­lo Cien­fue­gos, Inti Pere­do, Fili­ber­to Oje­da, Miguel Enrí­quez…

En ese momen­to, qui­zás no tan lejano, sus ejem­plos de entre­ga y sacri­fi­cio, esta­rán por enci­ma de toda la pon­zo­ña ver­ti­da con­tra ellos por quie­nes prac­ti­can hoy el Terro­ris­mo de Esta­do o masa­cran a nues­tros pue­blos.

Por últi­mo, sólo bas­ta desear que voces ejem­pla­res como las de la sena­do­ra Pie­dad Cór­do­ba, mujer ínte­gra y valien­te, sea escu­cha­da. Ella, ape­lan­do a toda lógi­ca, sabe que la úni­ca solu­ción a un con­flic­to poli­ti­co y arma­do es la nego­cia­ción entre las par­tes. Sabe tam­bién que la insur­gen­cia no es el pro­ble­ma, ya lo demos­tró en el Caguán. El esco­llo son los hal­co­nes de la muer­te. Mien­tras su doc­tri­na siga sien­do “la solu­ción mili­tar”, que no nos que­pan dudas: segui­rá habien­do lucha.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *