San­tos, la CIA y la «demo­cra­cia» colom­bia­na ase­si­nan al «Mono» Jojoy, coman­dan­te de las FARC-EP

¿Fidel segui­rá «dis­traí­do»?

Tris­tí­si­ma noti­cia

Las Fuer­zas Arma­das ofi­cia­les de Colom­bia, con el con­cur­so tec­no­ló­gi­co y logís­ti­co de las bases mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nas y la CIA, aca­ban de ase­si­nar a uno de los diri­gen­tes his­tó­ri­cos del comu­nis­mo lati­no­ame­ri­cano, coman­dan­te de las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia-Ejér­ci­to del Pue­blo. Se tra­ta de Jor­ge Suá­rez Bri­ce­ño, más popu­lar­men­te cono­ci­do como «Mono» Jojoy (en Colom­bia se le dice “mono” a la gen­te de ros­tro y piel blan­ca). El coman­dan­te Bri­ce­ño acom­pa­ñó al líder his­tó­ri­co de las FARC-EP, Manuel Maru­lan­da Velez, duran­te varias déca­das, siem­pre a su lado. Así lo mues­tran infi­ni­dad de foto­gra­fías y de films.

En una revo­lu­ción se triun­fa o se mue­re, si es ver­da­de­ra”, refle­xio­na­ba Ernes­to Gue­va­ra hace muchos años. Como hoy en Bogo­tá y en Wall Street, cuan­do ase­si­na­ron al Che toda la bur­gue­sía tam­bién fes­te­jó. Los ban­que­ros, finan­cis­tas y empre­sa­rios pen­sa­ban, ilu­so­ria­men­te, que con el cuer­po las­ti­ma­do y veja­do de Gue­va­ra se aca­ba­ba la insur­gen­cia en Amé­ri­ca Lati­na. ¡Qué inge­nuos, por Dios!

Toda Amé­ri­ca Lati­na está rega­da de san­gre insur­gen­te, rebel­de, gue­rri­lle­ra y revo­lu­cio­na­ria. El escri­tor Gabriel Gar­cía Már­quez, tam­bién colom­biano, cal­cu­ló en 120.000 las per­so­nas des­apa­re­ci­das en este con­ti­nen­te, allá lejos y hace tiem­po, cuan­do reci­bió el Pre­mio Nóbel de Lite­ra­tu­ra a ini­cios de la déca­da de 1980. Se que­dó cor­to. La cifra es muchí­si­mo mayor, sólo si suma­mos los des­apa­re­ci­dos de Gua­te­ma­la, El Sal­va­dor, Perú, Méxi­co, Argen­ti­na, Chi­le y Colom­bia.

En este últi­mo país, exclu­si­va­men­te en este últi­mo país, la can­ti­dad de per­so­nas des­apa­re­ci­das es incal­cu­la­ble y ascien­de a varias dece­nas de miles. ¡Todos des­apa­re­ci­dos… en “demo­cra­cia”!

Hace poco tiem­po se encon­tró en Colom­bia, la patria del coman­dan­te Jojoy, una fosa común con más de 2.000 cadá­ve­res… al mejor esti­lo nazi. Los mili­ta­res “demo­crá­ti­cos” que hoy fes­te­jan por la TV cóm­pli­ce este ase­si­na­to ram­plón rega­ron ese her­mo­so país de cadá­ve­res. ¡Siem­pre en nom­bre de “la liber­tad”, “la demo­cra­cia” y “el plu­ra­lis­mo”!

El “mono” Jojoy lucha­ba con­tra ese régi­men. ¿Hizo mal? ¡No! Hizo muy bien. Oja­lá miles de jóve­nes del pue­blo escri­ban a par­tir de hoy, en todas las pare­des de Bogo­tá y del mun­do “El mono Jojoy vive, la lucha sigue”. Oja­lá sigan su ejem­plo.

Jor­ge Bri­ce­ño, como Maru­lan­da, como Iván Ríos, como Raúl Reyes, no lucha­ban por dine­ro. El “mono” Jojoy no pelea­ba por rique­zas. Murió como siem­pre luchó. Con una mochi­la al hom­bro, sus libros y su arma de gue­rra. Nada más. No tenía man­sio­nes. No tenía carros impor­ta­dos. No tenía bar­cos. No se rodea­ba de tra­jes caros, zapa­tos millo­na­rios, relo­jes de oro que valen más que 10 escue­las jun­tas.

¡No! El “mono” Jojoy mue­re como Maru­lan­da, como el Che Gue­va­ra, como Sal­va­dor Allen­de, como Cami­lo Torres. En una aus­te­ri­dad com­ple­ta. Sin rique­zas mate­ria­les, pero con una incon­men­su­ra­ble rique­za moral y espi­ri­tual. Jojoy no era nadie “espe­cial”. Sim­ple­men­te… era comu­nis­ta. Por eso vivía así. Todos los que hoy fes­te­jan su muer­te no le lle­gan ni a la pun­ta del talón. Ten­drán altí­si­mas y gor­das cuen­tas ban­ca­rias, pero care­cen de esta­tu­ra moral.

En uno de sus últi­mos escri­tos, el coman­dan­te boli­va­riano “mono” Jojoy le res­pon­día al jefe del Ejér­ci­to san­tan­de­ris­ta, gene­ral Freddy Padi­lla de León, cuan­do éste lo invi­ta­ba a ren­dir­se: “Qué poco nos cono­ce usted señor Padi­lla de León: con toda sin­ce­ri­dad, sin odios ni resen­ti­mien­tos y con el res­pe­to que todo revo­lu­cio­na­rio pro­fe­sa por sus adver­sa­rios, le res­pon­do: No, muchas gra­cias, gene­ral. En las FARC no tene­mos alma de trai­do­res, sino de patrio­tas y de revo­lu­cio­na­rios […] Una paz enten­di­da como ren­di­ción o entre­ga es una fan­ta­sía de la oli­gar­quía y solo sería un cri­men de lesa trai­ción al pue­blo y a sus his­tó­ri­cos anhe­los por alcan­zar, al fin, la jus­ti­cia social para todos.” (Car­ta del coman­dan­te “Mono” Jojoy al gene­ral Padi­lla, enero de 2010, en http://​www​.far​ce​jer​ci​to​del​pue​blo​.org/​s​i​t​e​/​n​o​d​e​/27).

Con este ase­si­na­to la bur­gue­sía colom­bia­na que estre­na pre­si­den­te pre­ten­de tapar los datos de la gue­rra civil. En los últi­mos tiem­pos el apa­ra­to de esta­do repre­si­vo (Colom­bia es uno de los cua­tro paí­ses a nivel mun­dial que reci­be más dine­ro de Esta­dos Uni­dos para la poli­cía y el ejér­ci­to, jun­to con Egip­to, Israel y Ara­bia Sau­di­ta) había sufri­do enor­mes bajas a manos de la insur­gen­cia. Cifras que las gran­des agen­cias de noti­cias —algo apren­die­ron de Viet­nam…— ocul­tan sis­te­má­ti­ca­men­te. Que no se sepa. Que no cir­cu­le. Que nadie se ente­re.

Del ase­si­na­to de Jor­ge Bri­ce­ño habla­rán duran­te meses. De las bajas mili­ta­res ni una sola pala­bra. Eso se lla­ma, aquí y en la Luna, inte­li­gen­cia mili­tar. Hoy en día la infor­ma­ción es par­te de la inte­li­gen­cia mili­tar. El con­sen­so, como ense­ña Noam Chomsky, es par­te de una fac­tu­ra­ción indus­trial. (Fue pre­ci­sa­men­te Chomsky quien en su libro Esta­dos cana­llas carac­te­ri­zó al esta­do colom­biano como “terro­ris­ta”, cali­fi­ca­ción que se negó a atri­buir a las FARC).

El impe­ria­lis­mo apren­dió muy bien la lec­ción de Viet­nam, cuan­do lle­ga­ban los ataú­des a sue­lo nor­te­ame­ri­cano se pro­du­je­ron las pro­tes­tas más radi­ca­les del movi­mien­to juve­nil, en el rock, en el hip­pis­mo, en los deser­to­res de gue­rra. Cada vez que las FARC-EP o el ELN gol­pean a los mili­ta­res de Colom­bia, a los poli­cías, a los nar­cos-para­mi­li­ta­res o a los nor­te­ame­ri­ca­nos que hoy pulu­lan por la patria de Simón Bolí­var… ni una foto­gra­fía, ni una línea perio­dís­ti­ca, ni un pro­gra­ma de tele­vi­sión. ¡Silen­cio abso­lu­to! ¿Anun­cia­ron aca­so por la TV que las FARC-EP y el ELN aca­ban de sus­cri­bir acuer­dos de uni­dad, dejan­do atrás vie­jas dis­cre­pan­cias? Para escu­char tam­bién la otra cam­pa­na, bien val­dría la pena visi­tar de vez en cuan­do sitios “prohi­bi­dos” como:

- http://​www​.far​ce​jer​ci​to​del​pue​blo​.org

- http://​www​.boli​var​so​mos​to​dos​.org

Un balan­ce nece­sa­rio: demo­cra­cia con­tra­in­sur­gen­te

El ase­si­na­to hoy es noti­cia. Maña­na será reem­pla­za­do por los amo­ríos de algu­na bella mode­lo, un cam­peo­na­to depor­ti­vo o la últi­ma moda de París. Lo efí­me­ro ame­na­za con dige­rir­nos el cere­bro.

Con­ven­dría enton­ces dete­ner­se un minu­to y refle­xio­nar. ¿Qué ense­ña este nue­vo ase­si­na­to del líder gue­rri­lle­ro?

En pri­mer lugar, que la lla­ma­da “demo­cra­cia” colom­bia­na es una pues­ta en esce­na, un simu­la­cro que encu­bre una gue­rra cruel, sal­va­je, des­pia­da­da. Un geno­ci­dio sis­te­má­ti­co rea­li­za­do y per­pe­tra­do no por dos ban­dos equi­va­len­tes y supues­ta­men­te simé­tri­cos sino por el terro­ris­mo de esta­do. Ese es el gran enemi­go en Colom­bia (y tam­bién para los paí­ses veci­nos). Bajo for­mas supues­ta­men­te par­la­men­ta­rias y repu­bli­ca­nas, en Colom­bia se sigue ase­si­nan­do a tro­che y moche, como en los peo­res tiem­pos de Tru­ji­llo, Pino­chet, Somo­za, Vide­la o Batis­ta. ¿Pue­de haber una demo­cra­cia real cuan­do los cadá­ve­res de los ase­si­na­tos mili­ta­res inun­dan cam­pos y ciu­da­des? ¿De qué demo­cra­cia habla­mos si las fosas comu­nes del ejér­ci­to colom­biano (con miles de cadá­ve­res tor­tu­ra­dos, sin nom­bre ni ros­tro) ame­na­zan con empa­li­de­ces los crí­me­nes más opro­bio­sos de los nazis?

En segun­do lugar, en Colom­bia hoy hay una demo­cra­cia con­tra­in­sur­gen­te. Se está apli­can­do al pie de la letra la doc­tri­na nor­te­ame­ri­ca­na per­ge­ña­da des­de los tiem­pos de Reagan, Clin­ton, Bush y su suce­sor Oba­ma. Actual­men­te el pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se son­ríe más que Reagan (¿hará pro­pa­gan­da de pas­ta den­tí­fri­ca?) pero sigue regan­do el con­ti­nen­te de bases mili­ta­res. En Colom­bia hay sie­te bases mili­ta­res nue­vas, ins­ta­la­das bajo la pre­si­den­cia del “plu­ra­lis­ta” Oba­ma. No están pues­tas allí con­tra el nar­co­trá­fi­co sino con­tra la insur­gen­cia y la rebel­día popu­lar para garan­ti­zar la expo­lia­ción de nues­tros recur­sos natu­ra­les. El ase­si­na­to de Raúl Reyes antes, y el del “mono” Jojoy aho­ra, son una mues­tra cla­ra y demo­le­do­ra. ¿Segui­re­mos com­pran­do un dis­cur­so tram­po­so, cíni­co, fac­tu­ra­do en la Casa Blan­ca con los mejo­res ase­so­res de publi­ci­dad y mar­ke­ting?

En ter­cer lugar, no sólo habría que hacer un vacío diplo­má­ti­co en torno al gobierno frau­du­len­to de Hon­du­ras. Lo mis­mo hay que hacer con Colom­bia, esta­do terro­ris­ta y ase­sino, que com­bi­na con luci­dez, vive­za y picar­día de juga­dor de nai­pes el dis­cur­so del “diá­lo­go” con los bom­bar­deos con­tra­in­sur­gen­tes.

¿Y Fidel?

En medio de todo esto, Fidel. Nos due­le el cora­zón. Sus opi­nio­nes actua­les nos las­ti­man, nos ofen­den, nos pro­vo­can una tris­te­za enor­me.

Los sen­ti­mien­tos están en car­ne viva. Pero la polí­ti­ca y la his­to­ria no se hacen sola­men­te de sen­ti­mien­tos. Hay que usar (al menos de vez en cuan­do) la cabe­za.

Res­pe­ta­mos y defen­de­mos a capa y espa­da la revo­lu­ción cuba­na. La que­re­mos. La ama­mos. Siem­pre la hemos ama­do. Ha sido nues­tro faro y nues­tra guía duran­te déca­das. Por eso nos due­le tan­to Fidel.

¿Por qué escri­bió ese libro LAMENTABLE? ¿A quien bene­fi­cia Fidel cuan­do en La paz en Colom­bia (La Haba­na, Edi­to­ra Poli­ti­ca, 2008) enfo­ca sus caño­nes dis­cur­si­vos, su plu­ma y su pres­ti­gio his­tó­ri­co —gana­do con jus­ti­cia en el pasa­do— con­tra las FARC-EP?

Com­pren­de­mos que hoy Cuba, ais­la­da, sin la URSS en la espal­da y fren­te a un gigan­te rubio y sal­va­je a tan sólo 90 millas, no ten­ga fuer­za para con­ti­nuar pro­mo­vien­do como anta­ño la gue­rri­lla. Pero… ¿Por qué se opo­ne a la insur­gen­cia? ¿Por qué pre­ten­de inter­ve­nir polí­ti­ca­men­te en otros paí­ses en con­tra de la polí­ti­ca insur­gen­te? Una cosa es que no ten­ga fuer­zas para apo­yar (lo cual es más que com­pren­si­ble) y otra muy dis­tin­ta es que se pon­ga en con­tra. ¿Qui­zás para hacer un gui­ño y que le levan­ten el blo­queo? ¿Tal vez para dar “una bue­na señal” y reco­lec­tar bue­nas inver­sio­nes en la isla?

Todo el mun­do cono­ce, es un secre­to a voces, que Fidel impul­só la insur­gen­cia en todo el con­ti­nen­te lati­no­ame­ri­cano (tam­bién en el Áfri­ca). Pero todo el mun­do tam­bién sabe que las FARC-EP nun­ca fue­ron la correa de trans­mi­sión de la polí­ti­ca esta­tal cuba­na en Colom­bia. Las FARC-EP, orga­ni­za­ción boli­va­ria­na y comu­nis­ta, mar­xis­ta leni­nis­ta y gue­va­ris­ta, fue­ron y son autó­no­mas, tan­to de Cuba como de la ex Unión Sovié­ti­ca y de Chi­na. Cayó la URSS, Chi­na pasó al capi­ta­lis­mo y Cuba hoy en día pre­di­ca con­tra la insur­gen­cia (al menos en sus dis­cur­sos ofi­cia­les) y sin embar­go las FARC-EP siguen luchan­do. Lo cual prue­ba que han teni­do y tie­nen una posi­ción autó­no­ma. ¿Le moles­ta aca­so eso a Fidel?

El máxi­mo líder de la revo­lu­ción cuba­na y uno de los diri­gen­tes his­tó­ri­cos más que­ri­dos y res­pe­ta­dos de la revo­lu­ción lati­no­ame­ri­ca­na les acon­se­jó a los san­di­nis­tas “que no hagan nue­vas Cubas…”, a los sal­va­do­re­ños y a los gua­te­mal­te­cos “que fir­men la paz…” y así de segui­do. Recor­de­mos la sim­pa­tía de Fidel por el gru­po Con­ta­do­ra que des­ar­mó a la insur­gen­cia en Cen­troa­mé­ri­ca… En los últi­mos años (antes de enfer­mar­se) Fidel via­jó por dis­tin­tos paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na pre­di­can­do “la paz” (así, en gene­ral, sin nom­bre ni ape­lli­do), hacien­do un lla­ma­do a la juven­tud a no enro­lar­se en la insur­gen­cia.

“Aho­ra es el turno de la bata­lla de las ideas”, dijo, dice y escri­be, como si la bata­lla de las ideas y la lucha por la hege­mo­nía cul­tu­ral pudie­ran escin­dir­se de la lucha revo­lu­cio­na­ria. Fidel pare­ce haber leí­do a Anto­nio Grams­ci con un solo ojo. Inclu­so pare­ce que hizo suyos todos los argu­men­tos —¡exac­ta­men­te los mis­mos!— que antes los sovié­ti­cos le decían a él, cuan­do le reco­men­da­ban que deje de luchar y prio­ri­ce “la coexis­ten­cia pací­fi­ca”. Lue­go de déca­das de pole­mi­zar con las posi­cio­nes sovié­ti­cas, ¿aho­ra Fidel hace suyo el dis­cur­so vetus­to, roí­do, apo­li­lla­do del ex Par­ti­do Comu­nis­ta de la Unión Sovié­ti­ca que dejó aban­do­na­das a tan­tas insur­gen­cias y rebel­días popu­la­res en los ’60, 70 y ‘80?

Y en el caso espe­cí­fi­co de Colom­bia, Fidel no sólo lan­za a la opi­nión públi­ca un libro lamen­ta­ble —que pare­ce no haber sido escri­to por él, si lo com­pa­ra­mos con sus pági­nas bri­llan­tes que siem­pre nos ense­ñó — , pla­ga­do de erro­res his­tó­ri­cos y fallos increí­bles. Ade­más el esta­do cubano pro­mue­ve en cada uno de los paí­ses de Amé­ri­ca lati­na, a tra­vés de movi­mien­tos ami­gos de Cuba, inte­lec­tua­les y todas las vías que siem­pre ha teni­do para difun­dir sus opi­nio­nes de esta­do, la polí­ti­ca de… “la paz en Colom­bia”.

Esto es… el aban­dono de las armas por par­te de la insur­gen­cia. Paz = renun­cia de la insur­gen­cia. No es una paz que sig­ni­fi­que la modi­fi­ca­ción radi­cal de la socie­dad colom­bia­na (lo cual sería muy loa­ble y las FARC-EP esta­rían com­ple­ta­men­te de acuer­do), sino… el fin de la lucha arma­da. Digá­mos­lo cla­ro. Fidel ha sido muy trans­pa­ren­te. Lo ha dicho públi­ca­men­te en actos polí­ti­cos, por la tele­vi­sión, en sus “refle­xio­nes”.

San­tos y Uri­be están feli­ces de escu­char eso. A noso­tros nos due­le en el alma. Pero esa posi­ción que pri­vi­le­gia la razón de esta­do por sobre la lucha con­ti­nen­tal ya no es la nues­tra. Ya no nos repre­sen­ta. Nos deja huér­fa­nos. Lo deci­mos con todo el dolor del mun­do. Y sin dejar de defen­der un segun­do la her­mo­sa revo­lu­ción cuba­na a la que segui­mos acom­pa­ñan­do en su lucha con­tra el blo­queo yan­qui y en la defen­sa de los cin­co pri­sio­ne­ros (no son los úni­cos pre­sos en EEUU, Fidel, tam­bién hay gue­rri­lle­ros de las FARC-EP, ¿no sabía?). Revo­lu­ción cuba­na que segui­mos apo­yan­do incon­di­cio­nal­men­te en la cons­truc­ción jus­ta e irre­nun­cia­ble de la tran­si­ción al socia­lis­mo en tie­rras nues­tro-ame­ri­ca­nas.

¿De aquí en más, qué hacer?

El desa­fío es inmen­so. Pero a Simón Bolí­var y a José Mar­tí no les fue menos difí­cil. Cons­truir en cada país de nues­tra Amé­ri­ca y tam­bién de Euro­pa redes de apo­yo polí­ti­co y pro­pa­gan­dís­ti­co a la insur­gen­cia. De la mis­ma mane­ra que ayer apo­ya­mos a los san­di­nis­tas, a los sal­va­do­re­ños, a los zapa­tis­tas, hoy debe­mos redo­blar la soli­da­ri­dad con la insur­gen­cia colom­bia­na. No hay paz con ase­si­na­tos. No hay paz con el pue­blo des­ar­ma­do y rodea­do de bases yan­quis. Esa paz no la que­re­mos. La úni­ca paz real ven­drá con el triun­fo popu­lar ante tan­to tor­tu­ra­dor, ante tan­to grin­go inva­sor, ante tan­to mili­tar nar­co­tra­fi­can­te.

¡Com­pa­ñe­ro Jor­ge Bri­ce­ño, coman­dan­te “Mono” Jojoy!
¡Has­ta la vic­to­ria siem­pre!
¡A no bajar los bra­zos!
¡Con Bolí­var a la car­ga!

Rebel­des sin fron­te­ras

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *