Los cin­co, los doce- Car­lo Fabret­ti

Doce y cin­co: doce millo­nes de heroi­cos cuba­nos y cuba­nas ence­rra­dos duran­te cin­co déca­das en una isla físi­ca, polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y mediá­ti­ca por el blo­queo esta­dou­ni­den­se, el más bru­tal ase­dio de la his­to­ria, que ha cau­sa­do a Cuba pér­di­das del orden de un billón de dóla­res y cuyas víc­ti­mas mor­ta­les, direc­tas o indi­rec­tas, se cuen­tan por cien­tos de miles.

Las ambi­guas pro­me­sas elec­to­ra­lis­tas de Oba­ma no han alte­ra­do la situa­ción real: vul­ne­ran­do el dere­cho inter­na­cio­nal y sus pro­pias leyes, el Gobierno de Esta­dos Uni­dos man­tie­ne secues­tra­dos a los Cin­co y, a pesar de algu­nas medi­das cos­mé­ti­cas, el blo­queo a Cuba sigue sien­do igual de férreo; en algu­nos aspec­tos, inclu­so se ha endu­re­ci­do.

El capi­ta­lis­mo es un mons­truo frac­tal, seme­jan­te a sí mis­mo a todos los nive­les, a todas las esca­las. Sus empre­sa­rios, sus poli­cías y sus jue­ces explo­tan, tor­tu­ran, secues­tran y ase­si­nan a los indi­vi­duos; sus mul­ti­na­cio­na­les, sus gober­nan­tes y sus ejér­ci­tos explo­tan, tor­tu­ran, secues­tran y ase­si­nan a pue­blos ente­ros; y sus apa­ra­tos mediá­ti­cos y sus inte­lec­tua­les a suel­do lo nie­gan, lo ter­gi­ver­san o lo jus­ti­fi­can en todos y cada uno de los círcu­los con­cén­tri­cos de la comu­ni­ca­ción y la cul­tu­ra.

En con­se­cuen­cia, debe­mos ‑y pode­mos hacer­lo- com­ba­tir la bar­ba­rie capi­ta­lis­ta a todos los nive­les, a todas las esca­las, con la mis­ma ver­sa­ti­li­dad e insis­ten­cia de nues­tros enemi­gos, los enemi­gos de los pue­blos del mun­do. Las men­ti­ras mil veces repe­ti­das deben ser des­men­ti­das mil veces; las injus­ti­cias que se repi­ten cada día, cada día deben ser denun­cia­das.

La cau­sa de los Cin­co, ade­más de su dimen­sión huma­na, que de por sí bas­ta­ría para jus­ti­fi­car las más inten­sas y cons­tan­tes movi­li­za­cio­nes, se ha con­ver­ti­do en un impres­cin­di­ble refe­ren­te de la lucha con­tra los abu­sos del poder y en un ejem­plo espe­cial­men­te escan­da­lo­so de la corrup­ción polí­ti­ca, jurí­di­ca y mediá­ti­ca de la supues­ta demo­cra­cia esta­dou­ni­den­se. Luchar por la liber­tad de los Cin­co es, hoy más que nun­ca, luchar por la liber­tad de todo un pue­blo, de todos los pue­blos.

Los Cin­co son la emba­ja­da moral y la per­fec­ta metá­fo­ra de un país dura­men­te, lar­ga­men­te cas­ti­ga­do por atre­ver­se a desa­fiar al Impe­rio y sus secua­ces, por atre­ver­se a demos­trar­le al mun­do, y muy espe­cial­men­te a Lati­noa­mé­ri­ca, que el socia­lis­mo es posi­ble, inclu­so en las con­di­cio­nes más adver­sas. Y que el capi­ta­lis­mo, inclu­so en las con­di­cio­nes más favo­ra­bles, solo es posi­ble si se per­mi­te que unos pocos explo­ten, tor­tu­ren, secues­tren y ase­si­nen a muchos. No siga­mos per­mi­tién­do­lo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *