La obe­dien­cia debi­da- Mikel Ari­za­le­ta

No resul­ta fácil “esta­ble­cer sobre la tor­tu­ra datos fia­bles por­que es algo que suce­de en las cloa­cas del poder, y cuan­to más gor­dos son los polí­ti­cos res­pon­sa­bles menos quie­ren cono­cer los deta­lles. «Me he ente­ra­do por la pren­sa», res­pon­día Gon­zá­lez o dicen ser estri­bi­llo incul­ca­do por ETA. En esto ape­nas se dife­ren­cian de muchos de nues­tros polí­ti­cos, de algu­nos alcal­des, perio­dis­tas, jue­ces y foren­ses. “La tor­tu­ra es un agu­je­ro negro poli­cial y jurí­di­co invi­si­ble” (Isaac Rosa).

“La socie­dad espa­ño­la… no sabe por­que no quie­re saber nada de la tor­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal. Por­que le vie­ne muy bien no saber nada de la tor­tu­ra. Como le vie­ne muy bien no saber nada de pate­ras, de racis­mo, de xeno­fo­bia, de cár­ce­les, de mar­gi­na­li­dad» (Javier Ortiz). Hace daño y due­le hablar a dia­rio, ser ami­go de tor­tu­ra­do­res, tener que echar­les en cara, tomar una copa con ellos, son­reír­les, diver­tir­se con sus gra­cias. Se jus­ti­fi­ca, se guar­da silen­cio y se cola­bo­ra pasi­va­men­te. Y uno se jus­ti­fi­ca ata­can­do al enemi­go, con­de­nan­do al lejano, escri­bien­do sobre las tor­tu­ras fue­ra, en Irak o Marrue­cos… Ilus­tra­ti­vo a este res­pec­to el artícu­lo de Blas López-Angu­lo “Jus­ti­fi­ca­cio­nes del poder” y sus refe­ren­cias.

Ugaitz Eli­za­ran fue uno de los nue­ve dete­ni­dos de madru­ga­da días atrás. Ase­gu­ra que han sido más de una vein­te­na las sesio­nes de “la bol­sa” que ha teni­do que pade­cer duran­te su inco­mu­ni­ca­ción, y le resul­ta difí­cil decir las nume­ro­sas veces que se cayó al sue­lo por la fal­ta de oxí­geno. Denun­cia que los agen­tes apre­ta­ron con fuer­za la bol­sa y que inclu­so en una oca­sión le colo­ca­ron una toa­lla alre­de­dor para mul­ti­pli­car la sen­sa­ción de aho­go. El vecino de Intxau­rron­do ha rela­ta­do que mien­tras le prac­ti­ca­ban “la bol­sa” le ata­ron las manos hacia atrás, envol­vien­do su cuer­po con goma espu­ma, mien­tras varios guar­dias civi­les se le sen­ta­ban enci­ma; refie­re que lle­gó a per­der en un momen­to has­ta la vis­ta. Los gol­pes y la obli­ga­to­rie­dad de hacer ejer­ci­cios físi­cos no cesó ni mien­tras le apli­ca­ban “la bol­sa”. Las ame­na­zas con­tra sus alle­ga­dos han sido una cons­tan­te y le han hecho creer que su com­pa­ñe­ra esta­ba tam­bién dete­ni­da, mos­trán­do­le inclu­so un foto­mon­ta­je con este fin.

Ugaitz nos habla de la tor­tu­ra del Esta­do de Zapa­te­ro, de la tor­tu­ra socia­lis­ta, de la cobar­día en nues­tros días de Ayun­ta­mien­tos, Jun­tas gene­ra­les, perió­di­cos, radios, tele­vi­sio­nes, par­ti­dos… En defi­ni­ti­va, del silen­cio cóm­pli­ce ante “nues­tra” tor­tu­ra.

La bil­bai­na San­dra Barre­netxea fue dete­ni­da la sema­na pasa­da por la guar­dia­ci­vil, y tam­bién de madru­ga­da. Cuen­ta que fue des­po­ja­da de su ropa en el tra­yec­to a Madrid, sien­do tras­la­da­da des­nu­da de cin­tu­ra para arri­ba y entre insul­tos, gol­pes y toca­mien­tos en los pechos. Un guar­dia civil lle­gó a arran­car­le los pan­ta­lo­nes mien­tras que la for­za­ba para que abrie­se las pier­nas y otro no deja­ba de gol­pear­le en la cabe­za. La veci­na de Bil­bo denun­cia que fue obli­ga­da a per­ma­ne­cer todos los inte­rro­ga­to­rios en bra­gas y ame­na­za­da con ser vio­la­da en más de una oca­sión. En uno de los inte­rro­ga­to­rios indi­ca que «me sen­ta­ron en una mesa y me obli­ga­ron a apo­yar la par­te supe­rior del cuer­po con­tra el mue­ble, mien­tras que me envol­vían la par­te tra­se­ra con una cuer­da y me echa­ban agua fría a la entre­pier­na. En esta pos­tu­ra no deja­ban de ama­gar con vio­lar­me».

Tene­mos en Bil­bao un alcal­de, Iña­ki Azku­na, duro, chu­les­co con los top-man­ta, que estig­ma­ti­za a quie­nes lle­van nava­ja en el bol­si­llo, fuman porros, duer­men en la calle o que­man con­te­ne­do­res, y es perro mudo, calla y cola­bo­ra con la guar­dia­ci­vil cuan­do sus con­ciu­da­da­nos son tor­tu­ra­dos como San­dra. Es, como decía el filó­so­fo fran­cés Jac­ques Ran­ciè­re, no sólo inca­paz de con­tra­rres­tar los efec­tos des­truc­to­res de la libre cir­cu­la­ción de capi­ta­les para las comu­ni­da­des que tie­ne a su car­go sino fir­me cola­bo­ra­dor, pero duro y sinies­tro en la estig­ma­ti­za­ción de per­so­nas. Sus entre­vis­tas y dis­cur­sos lle­van el sabor de otro alcal­de de Bil­bao, José María de Areil­za, solo el rema­te es dis­tin­to, no sue­nan aque­llos gri­tos de rigor, tan en boga por enton­ces en el Botxo de: ¡Viva el Füh­rer!, ¡Viva Mus­so­li­ni!, ¡Viva Fran­co!, ¡Arri­ba Espa­ña!

Se refu­gian en el cla­mor, en la pre­sión social… para jus­ti­fi­car su pro­ce­der y sus leyes terro­ris­tas; argu­men­tan des­de la uni­ver­sa­li­dad ciu­da­da­na y la igual­dad ante la ley para, en la prác­ti­ca, crear dis­cri­mi­na­cio­nes, estig­ma­ti­zar a gru­pos y robar­les dere­chos. Son ellos los crea­do­res de terror, del terro­ris­mo de esta­do, su terro­ris­mo inte­lec­tual; son ellos los que crean el terror y el mie­do entre las gen­tes para lue­go jus­ti­fi­car sus leyes terro­ris­tas. Son cose­cha pro­pia. Son ellos los que crean orga­nis­mos que piden tor­tu­ra para lue­go crear espa­cios de impu­ni­dad y vio­la­ción; son sus fis­ca­les, sus poli­cías, guar­dia­ci­vi­les, jue­ces y alcal­des quie­nes se acer­can hin­cha­dos de terror y pre­po­ten­cia a las tres de la maña­na a las casas pudien­do hacer­lo a las doce del medio­día y en el pues­to de tra­ba­jo, quie­nes actúan impu­ne­men­te, para lue­go apli­car­les sus leyes terro­ris­tas de la bol­sa, toca­mien­tos obs­ce­nos, tor­tu­ra y vio­la­ción.

En el expe­ri­men­to, lle­va­do a cabo en los años 60 por el psi­có­lo­go Stan­ley Mil­gram, apa­re­ce ya la teo­ría de la cosi­fi­ca­ción (agen­tic sta­te), según la cual la esen­cia de la obe­dien­cia con­sis­ti­ría en el hecho de que una per­so­na se mira a sí mis­ma como un ins­tru­men­to que rea­li­za los deseos de otra per­so­na y por lo tan­to no se con­si­de­ra a sí mis­mo res­pon­sa­ble de sus actos. Este es el fun­da­men­to del res­pe­to mili­tar a la auto­ri­dad: los sol­da­dos segui­rán, obe­de­ce­rán y eje­cu­ta­rán órde­nes e ins­truc­cio­nes dic­ta­das por los supe­rio­res, con el enten­di­mien­to de que la res­pon­sa­bi­li­dad de sus actos recae en el man­do de sus supe­rio­res jerár­qui­cos.

“¿Podría una per­so­na nor­mal lle­gar a tor­tu­rar o ase­si­nar a alguien sólo por obe­de­cer órde­nes o ten­dría­mos que lle­gar a la con­clu­sión de que se tra­ta de un per­tur­ba­do? Cuan­do un psi­có­lo­go lla­ma­do Mil­gram tra­tó de res­pon­der a esta pre­gun­ta, él mis­mo que­dó sor­pren­di­do ante los resul­ta­dos”.

No otro es el com­por­ta­mien­to de todos estos per­so­na­jes de medio pelo, que pulu­lan por los pues­tos judi­cia­les, ins­ti­tu­cio­na­les, de pren­sa, radio y tele­vi­sión, en las ofi­ci­nas de pren­sa de par­ti­dos. Son corre­vei­di­les de la razón de un Esta­do tor­tu­ra­dor. Nazis con Hitler, fran­quis­tas con Fran­co, socia­lis­tas con Zapa­te­ro, pero todos ellos tor­tu­ra­do­res.

Los abo­ga­dos irlan­de­ses Niall Murphy y John Finu­ca­ne salie­ron horro­ri­za­dos de la pri­sión madri­le­ña de Soto del Real tras escu­char de pri­me­ra mano los rela­tos de tor­tu­ra por par­te de 3 de los 9 dete­ni­dos la sema­na pasa­da, Egoitz Gar­men­dia, San­dra Barre­netxea y Eneko Com­pains, a quie­nes vie­ron ago­ta­dos y angus­tia­dos. Los abo­ga­dos irlan­de­ses se sien­ten indig­na­dos de que una «demo­cra­cia moder­na» como la euro­pea per­mi­ta casos de esta gra­ve­dad.

Pero hoy sabe­mos, ellos y noso­tros, que su obe­dien­cia debi­da no les res­ta res­pon­sa­bi­li­dad ni, tam­po­co, su silen­cio.

Mi abra­zo soli­da­rio a los y las tor­tu­ra­das Egoitz Gar­men­dia, Aniaiz Ariz­na­ba­rre­ta, Eri­ka Bil­bao, Rosa Iriar­te, Urko Aier­be, Ugaitz Eli­za­ran, Jose Alda­so­ro, San­dra Barre­netxea y Eneko Com­pains.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *