Empre­sa­rio: “Black­wa­ter me pagó para com­prar dro­gas y armas en mer­ca­do negro para sus mer­ce­na­rios” – Resu­men Latinoamericano

irak_blackwater.jpg

Resu­men Latinoamericano/​Radio del Sur – Un empre­sa­rio de Texas quien tra­ba­jó exten­sa­men­te en Irak, afir­mó que Black­wa­ter le pagó para com­prar este­roi­des y otras dro­gas para sus ope­ra­do­res en Bag­dad, como tam­bién más de 100 armas AK47 y enor­mes can­ti­da­des de muni­cio­nes en el mer­ca­do negro de Bagdad.

Howard Lowry, quien tra­ba­jó en Irak des­de el 2003 has­ta el 2009, tam­bién ase­ve­ró que él per­so­nal­men­te asis­tió a fies­tas de Black­wa­ter don­de el per­so­nal de la com­pa­ñía tenía gran­des can­ti­da­des de cocaí­na y blo­ques de hashish y cami­na­ban alre­de­dor des­nu­dos. En algu­nas de estas fies­tas, Lowry sos­tu­vo que los ope­ra­do­res de Black­wa­ter dis­pa­ra­ban armas auto­má­ti­cas al azar des­de sus bal­co­nes hacia edi­fi­cios lle­nos de civi­les iraquíes.

El empre­sa­rio des­cri­bió los even­tos como una “fies­ta uni­ver­si­ta­ria vol­vién­do­se sal­va­je” don­de “el con­su­mo de dro­ga era ram­pan­te”. Seña­ló que per­so­nal de Black­wa­ter le dijo que algu­nos de los hom­bres que usa­ban los este­roi­des que él com­pra­ba esta­ban en “deta­lles de segu­ri­dad” de L. Paul Bre­men, el pri­mer jefe de la Auto­ri­dad Pro­vi­sio­nal de la Coalición.

Lowry indi­có que el due­ño de Black­wa­ter, Eric Prin­ce, tra­tó de con­se­guir su ayu­da para ganar con­tra­tos para Black­wa­ter con el gobierno ira­quí, uti­li­zan­do una com­pa­ñía de segu­ri­dad extran­je­ra, Greys­to­ne, la cual per­te­ne­ce a Prin­ce. El pro­pó­si­to, según el empre­sa­rio, era ocul­tar la rela­ción de Greys­to­ne con Blackwater.

Black­wa­ter, ase­gu­ró, pagó por los este­roi­des uti­li­zan­do los fon­dos de la com­pa­ñía y las com­pras fue­ron coor­di­na­das por el geren­te nacio­nal de Black­wa­ter en Irak. En su decla­ra­ción como denun­cian­te en un jui­cio con­tra Black­wa­ter, acu­sa­da por dos ex emplea­dos de la com­pa­ñía de fac­tu­rar­le al gobierno cuen­tas de pros­ti­tu­tas y strip­pers, dijo: “No solo com­pré los far­ma­céu­ti­cos, ade­más me die­ron dine­ro para adqui­rir jerin­gas y otras for­mas o modos de inyec­ción también.”

El empre­sa­rio mani­fes­tó que Black­wa­ter lo uti­li­zó para com­prar las dro­gas y otros arte­fac­tos por­que, a dife­ren­cia del per­so­nal de Black­wa­ter, él podía mover­se libre y dis­cre­ta­men­te alre­de­dor de Bag­dad. Lowry expre­só que él per­so­nal­men­te pre­sen­ció cuan­do los ope­ra­do­res de Black­wa­ter se inyec­ta­ban los este­roi­des ellos mismos.

The​na​tion​.com, tra­du­ci­do del inglés por Iva­na Car­di­na­le para La Radio del Sur

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.