Empre­sa­rio: “Black­wa­ter me pagó para com­prar dro­gas y armas en mer­ca­do negro para sus mer­ce­na­rios” – Resu­men Lati­no­ame­ri­cano

irak_blackwater.jpg

Resu­men Latinoamericano/​Radio del Sur – Un empre­sa­rio de Texas quien tra­ba­jó exten­sa­men­te en Irak, afir­mó que Black­wa­ter le pagó para com­prar este­roi­des y otras dro­gas para sus ope­ra­do­res en Bag­dad, como tam­bién más de 100 armas AK47 y enor­mes can­ti­da­des de muni­cio­nes en el mer­ca­do negro de Bag­dad.

Howard Lowry, quien tra­ba­jó en Irak des­de el 2003 has­ta el 2009, tam­bién ase­ve­ró que él per­so­nal­men­te asis­tió a fies­tas de Black­wa­ter don­de el per­so­nal de la com­pa­ñía tenía gran­des can­ti­da­des de cocaí­na y blo­ques de hashish y cami­na­ban alre­de­dor des­nu­dos. En algu­nas de estas fies­tas, Lowry sos­tu­vo que los ope­ra­do­res de Black­wa­ter dis­pa­ra­ban armas auto­má­ti­cas al azar des­de sus bal­co­nes hacia edi­fi­cios lle­nos de civi­les ira­quíes.

El empre­sa­rio des­cri­bió los even­tos como una “fies­ta uni­ver­si­ta­ria vol­vién­do­se sal­va­je” don­de “el con­su­mo de dro­ga era ram­pan­te”. Seña­ló que per­so­nal de Black­wa­ter le dijo que algu­nos de los hom­bres que usa­ban los este­roi­des que él com­pra­ba esta­ban en “deta­lles de segu­ri­dad” de L. Paul Bre­men, el pri­mer jefe de la Auto­ri­dad Pro­vi­sio­nal de la Coa­li­ción.

Lowry indi­có que el due­ño de Black­wa­ter, Eric Prin­ce, tra­tó de con­se­guir su ayu­da para ganar con­tra­tos para Black­wa­ter con el gobierno ira­quí, uti­li­zan­do una com­pa­ñía de segu­ri­dad extran­je­ra, Greys­to­ne, la cual per­te­ne­ce a Prin­ce. El pro­pó­si­to, según el empre­sa­rio, era ocul­tar la rela­ción de Greys­to­ne con Black­wa­ter.

Black­wa­ter, ase­gu­ró, pagó por los este­roi­des uti­li­zan­do los fon­dos de la com­pa­ñía y las com­pras fue­ron coor­di­na­das por el geren­te nacio­nal de Black­wa­ter en Irak. En su decla­ra­ción como denun­cian­te en un jui­cio con­tra Black­wa­ter, acu­sa­da por dos ex emplea­dos de la com­pa­ñía de fac­tu­rar­le al gobierno cuen­tas de pros­ti­tu­tas y strip­pers, dijo: “No solo com­pré los far­ma­céu­ti­cos, ade­más me die­ron dine­ro para adqui­rir jerin­gas y otras for­mas o modos de inyec­ción tam­bién.”

El empre­sa­rio mani­fes­tó que Black­wa­ter lo uti­li­zó para com­prar las dro­gas y otros arte­fac­tos por­que, a dife­ren­cia del per­so­nal de Black­wa­ter, él podía mover­se libre y dis­cre­ta­men­te alre­de­dor de Bag­dad. Lowry expre­só que él per­so­nal­men­te pre­sen­ció cuan­do los ope­ra­do­res de Black­wa­ter se inyec­ta­ban los este­roi­des ellos mis­mos.

The​na​tion​.com, tra­du­ci­do del inglés por Iva­na Car­di­na­le para La Radio del Sur

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *