Car­ta de un anciano expo­lia­do – Anto­nio Alva­rez Solis

Hace ya mucho tiem­po que soli­ci­té, sin nin­gún resul­ta­do, cla­ro está, que para ser minis­tro habían de tener­se al menos seten­ta años, pesar algo más de noven­ta kilos y no acu­dir al minis­te­rio has­ta las doce de la maña­na o, aún mejor, a la una del medio­día. Repe­ti­ré aho­ra, suma­ria­men­te, la argu­men­ta­ción para deman­dar estas bené­fi­cas con­di­cio­nes. La edad sue­le con­ce­der sen­sa­tez o cier­ta ocio­si­dad, que tam­po­co es mala cosa a fin de pen­sar los asun­tos con algu­na reite­ra­ción y filan­tró­pi­ca pru­den­cia. El peso cor­po­ral otor­ga bonho­mía y evi­ta furo­res intem­pes­ti­vos, a no ser que se sea un loco suel­to a edad pro­vec­ta, reali­dad infre­cuen­te que con­vier­te al vie­jo en un joven sim­ple­men­te arru­ga­do. Y, lo últi­mo, apa­re­cer tar­de por el des­pa­cho, ya que res­trin­ge mucho la adic­ción legis­la­ti­va pro­pia de la juven­tud, lo que acos­tum­bra a ser bene­fi­cio­so para el país, que nor­mal­men­te no pre­ci­sa tan­tas leyes si el indi­vi­duo ha de regir­se por el gra­to sen­ti­do común, que tan­to favo­re­ce a la ciu­da­da­nía. Hoy vuel­vo al tema para aña­dir algu­nas razo­nes a estas peti­cio­nes que no son sin­gu­la­res ni dis­pa­ra­ta­das.

Si no estu­vié­ra­mos en manos de alo­ca­dos jóve­nes minis­te­ria­les o de apa­ren­tes madu­ros, pero en ple­na inma­du­rez, los ancia­nos no sufri­ría­mos los daños, dolo­res y esca­se­ces que sufri­mos. Una per­so­na sen­sa­ta sabe per­fec­ta­men­te que los ancia­nos hemos sido expro­pia­dos de nues­tras pro­pie­da­des socia­les, pues has­ta las más peque­ñas cosas han sido hechas con nues­tro esfuer­zo en épo­ca de vigor, como nues­tros mayo­res hicie­ron a su vez lo que está ahí para dis­fru­te de quie­nes nos han expo­lia­do.

O sea, que se nos ha arre­ba­ta­do la pro­pie­dad de nues­tro tra­ba­jo y a cam­bio se nos entre­ga, con mucha y barro­ca ver­ba­li­dad, una modes­ta pen­sión a modo de limos­na para ani­mar­nos aún más a la muer­te. Yo creo que se tra­ta de un geno­ci­dio come­ti­do con el arma de la con­ta­bi­li­dad. Al menos es una for­ma de expul­sar­nos de la vida envuel­tos en la sába­na del Bole­tín Ofi­cial del Esta­do o Gace­ta de Madrid. A con­se­guir esta reduc­ción de plan­ti­lla cola­bo­ran muchas ins­ti­tu­cio­nes, en apa­rien­cia cari­ta­ti­vas, como el Inser­so, que con sus excur­sio­nes para lon­ge­vos les lle­van insi­dio­sa­men­te a esca­lar torres cate­dra­li­cias y subir a cas­ti­llos alza­dos o villa cum­bre­ñas, con la dis­cul­pa de obser­var su mag­na arqui­tec­tu­ra o las belle­zas ópti­cas per­ti­nen­tes, con lo cual, al regre­so de tales via­jes sue­len hoci­car defi­ni­da­men­te no pocos ancia­nos que retor­nan ren­di­dos tam­bién por los bai­les y el cho­ri­zo mos­tren­co a que les con­vi­dan. La cons­pi­ra­ción es infi­ni­ta.

Todo, pues, menos abo­nar­nos la can­ti­dad que nos deben no como jubi­la­dos ‑no veo el jubi­la­re- sino como accio­nis­tas de la empre­sa social que, mejor o peor, hemos con­se­gui­do sacar ade­lan­te. Por­que los ancia­nos, seño­res minis­tros, somos accio­nis­tas, entre otros muchos bie­nes, de los edi­fi­cios minis­te­ria­les que uste­des ocu­pan con tan­to per­so­nal a su ser­vi­cio. Esos edi­fi­cios no se nos pagan, jun­ta­men­te con otras cosas, como embal­ses, carre­te­ras o ferro­ca­rri­les, con la escle­ró­ti­ca can­ti­dad que uste­des nos ofre­cen bajo el ape­la­ti­vo insul­tan­te de pen­sión. Si la vida que nos ofre­ce el capi­ta­lis­mo fue­ra cier­ta­men­te la úni­ca admi­si­ble los tra­ba­jos que se van cul­mi­nan­do serían con­ta­bi­li­za­dos con hones­ti­dad para tra­du­cir­los en accio­nes al por­ta­dor, que posee­ría­mos los que aho­ra nos vemos redu­ci­dos a la sopa de fideos sin sacra­men­te alguno, ade­más, por­que muchos médi­cos tam­bién sue­len cola­bo­rar a este frau­de de vida bajo el pre­tex­to de que las gra­sas des­fa­vo­re­cen las arte­rias, como si uno no tuvie­ra dere­cho a sui­ci­dar­se con un solo­mi­llo con pimien­tos. Con­ser­var­nos hechos un andra­jo vital es un deli­to de ase­si­na­to y de el debe­rían enten­der unas cor­tes mar­cia­les con sen­ten­cias de fusi­la­mien­to al ama­ne­cer.

Seño­res del Gobierno ‑y ya ven que obser­vo el injus­to ceremonial‑, uste­des han de res­pe­tar la per­so­na­li­dad de ciu­da­da­nos que tene­mos los que hemos alcan­za­do, para nues­tro infor­tu­nio, la vejez hirien­te en tan­tos aspec­tos. ¡Somos accio­nis­tas de la gran empre­sa social! Y eso impri­me carác­ter. Lo mis­mo que el Sr. Botín, que aho­ra se defien­de ardi­da­men­te ante un posi­ble impues­to sobre la rique­za finan­cie­ra ‑dice que para poder ser­vir­nos mejor a noso­tros- es y será accio­nis­ta de su colo­sal Ban­co has­ta que mue­ran no sólo él sino los hijos de sus hijos y los nie­tos de sus nie­tos, sub­es­pe­cie de que ellos crean la rique­za que nos faci­li­ta a todos los men­gua­dos euros que nos dan de vez en cuan­do para que lle­gue­mos con vida a la comi­da siguien­te. ¡Somos ciu­da­da­nos!, como uste­des recuer­dan cada vez que des­em­ba­lan las urnas para que depo­si­te­mos en ellas una pape­le­ta que sólo sir­ve para con­ver­tir­la en ban­de­ra cor­sa­ria para que lue­go hagan fili­bus­te­ris­mo con ese tra­po duran­te cua­tro años o aún más, como demues­tran los Sres. Aznar y Zapa­te­ro, que dis­cu­ten siem­pre quien será el mejor para con­du­cir­nos al mata­de­ro de los pode­ro­sos ban­ca­rios.

Si los vie­jos no estu­vié­ra­mos derren­ga­dos por razo­nes hor­mo­na­les y por un can­san­cio que deman­da la libe­ra­ción final cons­ti­tui­ría­mos un par­ti­do nume­ro­so con el «no» por ban­de­ra para decir­les que Gobierno que se esca­pe al con­trol del pro­pio barrio o, a lo más, del pro­pio pue­blo, es un arma de des­truc­ción masi­va. Pero los vie­jos sólo aspi­ra­mos, aun­que diga­mos lo con­tra­rio, a morir­nos con una cier­ta dili­gen­cia a fin de evi­tar­nos ir a pagar con urgen­cia la luz y el agua para que no nos cor­ten el sumi­nis­tro, mien­tras uste­des, los gober­nan­tes, pro­ce­den a enca­re­cer­nos estos bie­nes para ayu­dar a las gran­des empre­sas que se han apo­de­ra­do de los bie­nes natu­ra­les para poner­les enci­ma el sello de pro­pie­dad. La sacro­san­ta pro­pie­dad que ya alcan­za no sólo al sue­lo que nació libre sino a la luz, al agua y al mis­mo aire, con el gro­se­ro y sim­plón argu­men­to de que sólo el talen­to de los empre­sa­rios pue­de poner en pie la natu­ra­le­za para que rin­da el mejor fru­to para los que como yo no aca­ban de ver ese talen­to que se supo­ne a tan infaus­ta mino­ría. ¡Patio de Moni­po­dio es esta socie­dad en la que nos tie­nen pre­sos de mil mane­ras! Nun­ca tan pocos han hecho daño a tan­tos.

A mí uste­des tie­nen que devol­ver­me, y lo devol­ve­rán, no les que­pa la mayor duda, como decía Pepi­ño de Betan­zos, todo lo que han veni­do arre­ba­tan­do al común des­de que alguien inven­tó, ya en la anti­güe­dad gre­co-roma­na, que sola­men­te la escla­vi­tud pro­du­cía el dife­ren­cial eco­nó­mi­co que ser­vía para abo­nar el rico paño de las túni­cas sena­to­ria­les. Y no me ven­gan aho­ra a des­men­tir con Pre­mios Nobel de eco­no­mía y otros mani­pu­la­do­res puni­bles, que esto que digo es una sim­ple­za. Insul­tos, ni uno más. Ya estoy har­to de que uste­des acu­dan a San­tia­go de Com­pos­te­la ador­na­do el sayo con una viei­ra que des­pués sola­men­te uste­des pue­den degus­tar en el gran res­tau­ran­te corres­pon­dien­te. Recha­zo la viei­ra del fal­so cre­yen­te y la Cons­ti­tu­ción del pira­ta. Aquí hay que hacer cuen­tas o man­dar­les a uste­des al des­tie­rro de los mise­ra­bles. Los vie­jos debe­ría­mos salir masi­va­men­te a la calle para enfren­tar­nos a quie­nes están arma­dos para la repre­sión. A ver si alguien era capaz de man­dar­nos al tana­to­rio a unos cuan­tos. Ade­más, sería ver­gon­zo­so que esos cadá­ve­res fue­ran devuel­tos lue­go a las fami­lias. Yo soy par­ti­da­rio de que los caí­dos en la revuel­ta para libe­rar a lo débi­les de áni­mo sean sen­ta­dos en una silla los jue­ves a la puer­ta de la casa, que es el día en que al menos aquí, en Madrid, el Ayun­ta­mien­to reco­ge los mue­bles vie­jos. Los gas­tos al muni­ci­pio. Sin san­gre no hay liber­tad, des­gra­cia­da­men­te. Lo escri­be la his­to­ria.

Seño­res gober­nan­tes: si yo habla­ra con la rica len­gua de mi abue­lo les diría que son uste­des unos vai­nas. Pero como no ten­go para la fian­za…

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *