Honor a quien honor mere­ce- JM Alvarez

Jor­ge Bri­ce­ño, «el Mono Jojoy», coman­dan­te de las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia (FARC), cam­pe­sino, revo­lu­cio­na­rio, hijo de padre gue­rri­lle­ro y de madre gue­rri­lle­ra, fue aba­ti­do hoy en una ope­ra­ción del ejér­ci­to de la oli­gar­quía en la zona cen­tral de Colom­bia. Trein­ta avio­nes, vein­ti­sie­te heli­cóp­te­ros y cin­cuen­ta años de gue­rra han nece­si­ta­do para aca­bar con un solo revolucionario.

En lo que va de sep­tiem­bre el ejér­ci­to y la poli­cía colom­bia­na han sufri­do 90 bajas con­fir­ma­das, las FARC 22, no con­fir­ma­das. Sea como fue­re, muchos muer­tos por ambos ban­dos. Hoy, hablan­do de este ope­ra­ti­vo, el minis­tro de Defen­sa colom­biano lamen­tó la pér­di­da de una perri­ta anti-explo­si­vos lla­ma­da “Sacha”. Noso­tros lamen­ta­mos la pér­di­da de un ser humano. Esa es la dife­ren­cia entre ellos y nosotros.

Pero la vida sigue. Otro toma­rá el fusil que hoy deja el Mono Jojoy, mien­tras dure el con­flic­to que nega­ba Uri­be y que este mes está mos­tran­do toda su cru­de­za. Y no hay con­flic­to que no ter­mi­ne con un papel fir­ma­do por los contendientes.

Honor a quien honor mere­ce. Des­can­se en paz Jor­ge Bri­ce­ño. Has­ta la vic­to­ria siem­pre, camarada.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.