Algu­nos comu­nis­tas vas­cos y la huel­ga del 29-S- David Gar­cía Gómez, miem­bro de EHK

Reco­noz­co que las posi­cio­nes de algu­nos comu­nis­tas vas­cos no dejan de sor­pren­der­me. Y es que la cosa tie­ne su miga si unos se fija bien, ya que, la huel­ga plan­tea­da por los sin­di­ca­tos ama­ri­llos de CCOO y UGT va a acla­rar cuan­ta medio­cri­dad ideo­ló­gi­ca se escon­de detrás de muchos posi­cio­na­mien­tos polí­ti­cos que se dicen “revo­lu­cio­na­rios” o qui­zás la afir­ma­ción sería cuan­ta medio­cri­dad polí­ti­ca encie­rran cier­tos posi­cio­na­mien­tos ideo­ló­gi­cos.

Cons­te por delan­te, el que sus­cri­be este tex­to no tie­ne nada en con­tra de la huel­ga con­vo­ca­da el 29‑S pero sí cier­tos repa­ros en las argu­men­ta­cio­nes de algu­nos comu­nis­tas vas­cos que jus­ti­fi­can su apo­yo a esta “huel­ga tram­pa”. (Así deno­mi­na­da por algún perio­dis­ta en el dia­rio Gara.)

La cosa la vamos a divi­dir en dos par­tes para que el lec­tor se vaya ponien­do en situa­ción, no por capri­cho, sino por­que algu­nos comu­nis­tas vas­cos que han deci­di­do apo­yar esta huel­ga no caen en la cuen­ta de que ellos mis­mos, con lo que han hecho, han divi­di­do la lucha de libe­ra­ción y la cues­tión social como dos peleas dis­tin­tas en Eus­kal Herria en su inten­to de jus­ti­fi­car su argu­men­ta­rio, cuan­do en tér­mi­nos gene­ra­les ellos defien­den que las dos cues­tio­nes son par­te de un mis­mo pro­ce­so.

  1. Res­pec­to a la cues­tión nacio­nal vas­ca. Estos comu­nis­tas vas­cos toma­ron la deci­sión de acu­sar y afir­mar has­ta la sacie­dad que el pro­ce­so ini­cia­do por la Izquier­da Aber­tza­le era un camino hacia el refor­mis­mo, caren­te de aspec­tos comu­nis­tas (entre ellas la de un par­ti­do que repre­sen­ta­ra a la cla­se obre­ra) y que se esco­ra hacia la social­de­mo­cra­cia inevi­ta­ble­men­te. El docu­men­to Zutik EH resu­mi­ría todos los temo­res. Lo rea­li­za­do por la orga­ni­za­ción ETA ade­más, con­fir­ma­ría lo acer­ta­do de sus sos­pe­chas. La liqui­da­ción del pro­ce­so de libe­ra­ción está en mar­cha. Acu­mu­lar sec­to­res con EA, Alter­na­ti­ba, si me apu­ran tam­bién a los impre­sen­ta­bles de Ara­lar y otros sec­to­res, es ni más ni menos, que una trai­ción al camino hacia la liber­tad del Pue­blo vas­co y mucho más a el Pue­blo tra­ba­ja­dor. Los comu­nis­tas aber­tza­les de EHK y demás unos trotskys­tas de tomo y lomo, sin per­so­na­li­dad pro­pia, que hacen segui­dis­mo de la Izquier­da Aber­tza­le, sin capa­ci­dad de crí­ti­ca.
  1. Todo ese razo­na­mien­to que expre­san con toda rotun­di­dad para cri­ti­car las nue­vas líneas (si es que son esas, habrá que ver­lo) que lle­va la Izquier­da Aber­tza­le y los comu­nis­tas aber­tza­les res­pec­to al pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal, se esfu­ma. Pero habla­mos de la cues­tión social y algu­nos comu­nis­tas vas­cos se trans­for­man, mutan y basan su apo­yo a esta huel­ga-tram­pa con los siguien­tes argu­men­tos:
    1. No se pue­de caer en la divi­sión de la cla­se obre­ra por la cues­tión nacio­nal, per­ju­di­ca al movi­mien­to obre­ro vas­co.
    2. Nin­gu­na de las dos estra­te­gias sin­di­ca­les va a resul­tar fruc­tí­fe­ra, las dos nos lle­va­rán al mis­mo sitio, más tar­de o más tem­prano.
    3. Se pue­den lograr avan­ces tra­ba­jan­do en el seno de las cen­tra­les sin­di­ca­les más reac­cio­na­rias, para ello afir­man que: “…lejos de mirar para otro lado, como comu­nis­tas debe­mos redo­blar nues­tros esfuer­zos tam­bién en estas cen­tra­les reac­cio­na­rias, para hacer tra­ba­jo polí­ti­co en su seno.” Y sigo citan­do tex­tual­men­te: “…allá don­de este la van­guar­dia polí­ti­ca del pro­le­ta­ria­do”. Para jus­ti­fi­car este pun­to se echa mano de Lenin como si las situa­cio­nes his­tó­ri­cas fue­sen las mis­mas.

Resu­mien­do, cuan­do se habla de cues­tión social pare­ce que no hay posi­cio­nes refor­mis­tas, ni liqui­da­cio­nis­tas ni social­de­mó­cra­tas, pero sobre todo, afir­mar que hay que tra­ba­jar en el seno de orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les reac­cio­na­rias no es, ni por aso­mo, un posi­cio­na­mien­to trotskys­ta.

En el fon­do de lo que se tra­ta es que en la pelea por la libe­ra­ción del Pue­blo Vas­co, las dos luchas, la nacio­nal y por el socia­lis­mo, for­men par­te de un mis­mo pro­ce­so, sean las dos caras de una mis­ma mone­da. La ofen­si­va lan­za­da por el capi­ta­lis­mo abar­ca esas dos caras, aca­ban­do con el pro­yec­to his­tó­ri­co de “inde­pen­den­tzia ta sozia­lis­moa” se ace­le­ra­rá el des­man­te­la­mien­to de los dere­chos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca en par­ti­cu­lar y será un gra­ni­to de are­na más a favor del capi­ta­lis­mo en su com­ba­te con­tra los dere­chos de los pue­blos opri­mi­dos y de la cla­se obre­ra a nivel mun­dial.

Por tan­to, la con­tra­dic­ción no resi­de en la línea que lle­va la mayo­ría sin­di­cal vas­ca, (con todos los repa­ros que poda­mos tener hacia ella), sino que se encuen­tra en la acción de un sin­di­ca­lis­mo no ya reformista…sino ama­ri­llo por com­ple­to, que nece­si­ta de los dine­ros del Esta­do, el mis­mo Esta­do que pisa las liber­ta­des del Pue­blo vas­co y es doble­men­te opre­sor por­que aplas­ta a los tra­ba­ja­do­res de Eus­kal Herria ayu­da­dos por estos sin­di­ca­tos.

El pac­to social, apa­re­ci­do en los años de oro del capi­ta­lis­mo con el for­dis­mo y el Esta­do del bien­es­tar key­ne­siano se ha ter­mi­na­do. CCOO y UGT repre­sen­tan un ciclo eco­nó­mi­co-social y polí­ti­co aca­ba­do (qué se pue­de espe­rar de unos sin­di­ca­tos que pac­tan los ser­vi­cios míni­mos). El sin­di­ca­lis­mo aber­tza­le sí es cons­cien­te de todo esto.

El pac­to social y el Esta­do del bien­es­tar fue­ron uti­li­za­dos para con­te­ner el avan­ce del socia­lis­mo a nivel mun­dial. CCOO y UGT repre­sen­tan el pasa­do. El capi­ta­lis­mo y el impe­ria­lis­mo, en su fase neo­li­be­ral, aca­bó con el cam­po socia­lis­ta. UGT y CCOO lle­van a la deba­cle a la cla­se obre­ra.

Si de lo que se tra­ta es de recu­pe­rar el terreno per­di­do va sien­do hora de que los comu­nis­tas, de la nacio­na­li­dad que sean, dote­mos y adap­te­mos nues­tro dis­cur­so y nues­tra prác­ti­ca a una reali­dad con­cre­ta, obje­ti­va­da y rea­lis­ta para poner rum­bo hacia la cons­truc­ción del socia­lis­mo, en nues­tro caso con­cre­to hacia la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo en Eus­kal Herria. En ella se dan las con­di­cio­nes para el avan­ce.

David Gar­cía Gómez, miem­bro de EHK

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *