Para los pobres, mer­ca­do- Ati­lio Boron

Son muchas las prue­bas que, en la actua­li­dad, demues­tran la invia­bi­li­dad del capi­ta­lis­mo como modo de orga­ni­za­ción de la vida eco­nó­mi­ca. Uno de sus máxi­mos apo­lo­gis­tas, el eco­no­mis­ta aus­tría­co-ame­ri­cano Joseph Schum­pe­ter, gus­ta­ba argu­men­tar que lo que lo carac­te­ri­za­ba era un con­ti­nuo pro­ce­so de “des­truc­ción crea­do­ra”: vie­jas for­mas de pro­duc­ción o de orga­ni­za­ción de la vida eco­nó­mi­ca eran reem­pla­za­das por otras en un pro­ce­so vir­tuo­so y de inin­te­rrum­pi­do ascen­so hacia nive­les cre­cien­tes de pros­pe­ri­dad y bien­es­tar. Sin embar­go, las duras répli­cas de la his­to­ria demues­tran que se ha pro­du­ci­do un des­equi­li­brio cada vez más acen­tua­do en la ecua­ción schum­pe­te­ria­na, a resul­tas del cual los aspec­tos des­truc­ti­vos tien­den a pre­va­le­cer, cada vez con más fuer­za, sobre los crea­ti­vos: des­truc­ción cada vez más ace­le­ra­da del medio ambien­te y del teji­do social; del esta­do y las ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas y, tam­bién, de los pro­duc­tos de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca median­te gue­rras, la obso­les­cen­cia pla­ni­fi­ca­da de casi todas las mer­can­cías y el des­per­di­cio sis­te­má­ti­co de los recur­sos pro­duc­ti­vos.

Una nue­va prue­ba de esta invia­bi­li­dad ya no a lar­go sino a mediano pla­zo del capi­ta­lis­mo lo otor­ga su escan­da­lo­sa inca­pa­ci­dad para resol­ver el pro­ble­ma de la pobre­za, tema que en estos días está sien­do dis­cu­ti­do en el mar­co de la Asam­blea Gene­ral de la ONU. A pesar de los modes­tos obje­ti­vos plan­tea­dos por las lla­ma­das “Metas del Mile­nio” para el año 2015 –entre los que sobre­sa­le la reduc­ción de la pobla­ción mun­dial que vive con menos de 1.25 dóla­res al día‑, lo cier­to es que ni siquie­ra tan aus­te­ros (por no decir insig­ni­fi­can­tes) logros podrán ser garan­ti­za­dos. De hecho, si a nivel mun­dial se pro­du­jo una rela­ti­va mejo­ría esto debe atri­buir­se a las polí­ti­cas segui­das por Chi­na e India, que se apar­ta­ron con­si­de­ra­ble­men­te de las reco­men­da­cio­nes ema­na­das del Con­sen­so de Washing­ton. Más allá de esto sería intere­san­te que los tec­nó­cra­tas del Ban­co Mun­dial y del FMI expli­ca­ran cómo podría cali­fi­car­se a una per­so­na que habien­do supe­ra­do el fatí­di­co umbral del 1.25 dólar por día gana, por ejem­plo, 1.50. ¿Dejó de ser pobre? ¿Es un “no-pobre” por eso? ¿Y qué decir de la esta­bi­li­dad de sus misé­rri­mos ingre­sos en un mun­do don­de aque­llas ins­ti­tu­cio­nes pre­go­nan las vir­tu­des de la fle­xi­bi­li­za­ción del mer­ca­do labo­ral?

Esta inca­pa­ci­dad para enfren­tar un pro­ble­ma que afec­ta a más de mil millo­nes de habi­tan­tes –cifra que cre­ce­ría extra­or­di­na­ria­men­te si, aún des­de una visión eco­no­mi­cis­ta, situá­ra­mos la línea de la pobre­za en los 2 dóla­res dia­rios- se tor­na moti­vo de escán­da­lo y abo­mi­na­ción cuan­do se recuer­da la cele­ri­dad y gene­ro­si­dad con que los gobier­nos del capi­ta­lis­mo avan­za­do se aba­lan­za­ron con cen­te­na­res de miles de millo­nes de dóla­res al res­ca­te de los gran­des oli­go­po­lios, arro­jan­do por la bor­da toda la vacua pala­bre­ría del neo­li­be­ra­lis­mo. El res­ca­te a los gran­des oli­go­po­lios finan­cie­ros e indus­tria­les, según infor­ma la Agen­cia Bloom­berg, de cla­ra iden­ti­fi­ca­ción con la “comu­ni­dad de nego­cios” nor­te­ame­ri­ca­na, cos­ta­ba, has­ta fina­les del año pasa­do y por dife­ren­tes con­cep­tos, “un total de 12,8 millo­nes de millo­nes de dóla­res, una can­ti­dad que se acer­ca mucho al Pro­duc­to Inte­rior Bru­to (PIB) del país.” En cam­bio, la “Ayu­da Ofi­cial al Desa­rro­llo” (AOD), que había sido fija­da por la ONU en un irri­so­rio 0.7 % del PIB de los paí­ses desa­rro­lla­dos, sólo es res­pe­ta­da por los paí­ses escan­di­na­vos y Holan­da. Datos de los últi­mos años reve­lan que, por ejem­plo, Esta­dos Uni­dos des­ti­nó a la AOD sólo una frac­ción de lo acor­da­do: el 0.17 % de su PBI, mien­tras que Espa­ña apor­ta­ba el 0.24 e Ita­lia el 0.15 %. Los prin­ci­pa­les paí­ses de la eco­no­mía mun­dial, nuclea­dos en el G‑7, dedi­ca­ron a la coope­ra­ción inter­na­cio­nal ape­nas el 0.22 % de su PIB. A dife­ren­cia de lo ocu­rri­do con las gran­des empre­sas oli­go­pó­li­cas, el “res­ca­te” de los pobres que­da en manos del mer­ca­do. Para los ricos hay esta­do, los pobres ten­drán que arre­glár­se­las con el mer­ca­do. Y si apa­re­ce el esta­do es para repri­mir o des­or­ga­ni­zar la pro­tes­ta social. Alguien dijo una vez que las cri­sis ense­ñan. Tenía razón.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *