¡Viva Cuba! ¡Viva Méxi­co!- Sil­vio Rodri­guez

Jala­pa, Vera­cruz,

20 de sep­tiem­bre de 2010.

Sr. Rec­tor Raúl Arias Lovi­llo;
auto­ri­da­des de la Uni­ver­si­dad de Vera­cruz;
com­pa­ñe­ros cuba­nos;
ami­gas y ami­gos todos:

Per­do­nen estas pala­bras impro­vi­sa­das, por­que lo que real­men­te quie­ro decir, mi gra­ti­tud, lo voy a expre­sar maña­na, en el con­cier­to.

Es curio­so pero, para ser fran­co, yo empe­cé a can­tar por abu­rri­mien­to. Sen­tir­me abu­rri­do fue lo que me hizo des­cu­brir que tenía la nece­si­dad de expre­sar­me. Por enton­ces me encon­tra­ba pasan­do mi Ser­vi­cio Mili­tar, en una uni­dad cer­ca­na al pue­ble­ci­to de Mana­gua, en la anti­gua pro­vin­cia de La Haba­na. Por mi con­di­ción de sol­da­do tenía un pro­gra­ma dia­rio que cum­plir, muy dife­ren­te a la acti­vi­dad secre­ta que me espe­ra­ba al final de cada dura jor­na­da. Por­que todas las noches, cuan­do mi barra­ca se entre­ga­ba al sue­ño, yo me escu­rría por una ven­ta­na has­ta una arbo­le­da que que­da­ba a qui­ló­me­tros de dis­tan­cia. Tenía que reti­rar­me lejos, por­que en la noche cam­pes­tre los soni­dos cami­nan, mucho más los que salen de una gui­ta­rra.

En aquel bos­que­ci­to de man­gos aro­má­ti­cos, había un árbol nudo­so que me ser­vía de asien­to. Des­de allí tra­ta­ba de poner mis dedos sobre aque­llas cuer­das hui­di­zas, que ape­nas sona­ban. Sesen­ta pesos me había cos­ta­do mi pri­mer ins­tru­men­to, lo que al cam­bio de hoy no serían ni tres. Sin embar­go, unos meses más tar­de, un peque­ño gru­po de sol­da­di­tos noc­tur­nos, como yo, bus­cá­ba­mos rin­co­nes para susu­rrar can­cio­nes de moda y, a veces, algu­na de las mías.

Al prin­ci­pio yo no me atre­ví a men­cio­nar el ori­gen de mis temas. Me limi­ta­ba a infil­trar­los entre las can­cio­nes cono­ci­das por la radio y, si algún com­pa­ñe­ro me pre­gun­ta­ba, decía que eran del mis­mo que me había ense­ña­do a tocar la gui­ta­rra.

Eran gotas per­so­na­les que deja­ba caer en mi reper­to­rio, siem­pre con mucho ner­vio­sis­mo. Lo hacía con remor­di­mien­tos, por apro­ve­char­me de la nece­si­dad de músi­ca de mis con­fia­dos ami­gos. Pero más que eso, sen­tía temor de que mis hijas con la oscu­ri­dad fue­ran recha­za­das. Tan­to fue así, que un día deci­dí no con­ti­nuar can­tán­do­las.

Pero suce­dió que aque­lla extra­ña noche en que no can­té mis can­cio­nes, fue la pri­me­ra vez que un míni­mo gru­po de per­so­nas me pre­gun­tó por ellas.

Des­de aque­llas vela­das has­ta la de hoy no ha pasa­do mucho tiem­po, pero han ocu­rri­do muchas cosas ‑vidas ente­ras, inclu­si­ve-. Algu­nos de mis pri­me­ros títu­los fue­ron cono­ci­dos gra­cias a la gene­ro­si­dad de un gran Maes­tro musi­cal, como Mario Romeu. Y siem­pre que evo­co mis ini­cios me resul­ta impres­cin­di­ble men­cio­nar a Juan Vilar, Hay­dee y Aida San­ta­ma­ría, San­tia­go Álva­rez, Alfre­do Gue­va­ra, Fede­ri­co Smith, Juan Eló­se­gui, Leo Brou­wer. Ami­gos y maes­tros que me ayu­da­ron a ver, a escu­char y a cre­cer.

¿Quién me iba a decir a mi, deba­jo de aque­llos man­gos, que mis dedos rotos y mis deseos de com­bi­nar pala­bras y melo­días iban a lle­gar a estar entre las más cons­tan­tes y exi­gen­tes aven­tu­ras de mi vida? Y mucho más: que una gran casa del cono­ci­mien­to, como la Uni­ver­si­dad Vera­cru­za­na, lo iba a tomar en cuen­ta.

No sé si decir mila­gro, o decir mara­vi­lla. Pero algo de eso hay sin duda en este acto, en esta noche.

Feli­ci­da­des, Euse­bio, her­mano mío.

Viva Méxi­co.

Viva Cuba.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *