Ara­lar y PNV ador­nan su acuer­do con crí­ti­cas a la izquier­da aber­tza­le y EA- Ramón Sola

La alian­za teji­da en Nafa­rroa por Ara­lar y PNV que­dó sub­ra­ya­da ayer en la rue­da de pren­sa en que ambos pre­sen­ta­ron el acuer­do alcan­za­do para ir jun­tos a las elec­cio­nes bajo las siglas de Nafa­rroa Bai. No acu­dió el ter­cer socio actual de la coa­li­ción, EA, para quien Txentxo Jimé­nez lan­zó ade­más un men­sa­je: «No sé qué va a pasar con quien está tocan­do las cam­pa­nas y dan­do misa». Alu­día con ello a su recien­te acuer­do estra­té­gi­co con la izquier­da aber­tza­le, un decá­lo­go para el cam­bio que ni Ara­lar ni PNV han sus­cri­to por ahora.

Jimé­nez y José Ángel Agui­rre­ben­goa, pre­si­den­te del PNV en Nafa­rroa, ase­gu­ra­ron que pese a su ausen­cia EA está «de acuer­do» con esta enten­te elec­to­ral, para la que Ara­lar ha hecho algu­nas cesio­nes en las lis­tas elec­to­ra­les al par­ti­do jel­tza­le res­pec­to a su pri­mer acuer­do con EA.

El coor­di­na­dor de Ara­lar en Nafa­rroa afir­mó que si no han fir­ma­do el decá­lo­go de con­te­ni­dos para el cam­bio es por­que ya lo creen «supe­ra­do». Insis­tió en que con­si­de­ran que ni remar­ca sufi­cien­te­men­te la espe­ci­fi­ci­dad de Nafa­rroa ni tie­ne una posi­ción con­tun­den­te con­tra ETA. Al res­pec­to, entre­vis­ta­do en «Berria» el domin­go, el ex pre­si­den­te de EA Car­los Garai­koetxea lamen­ta­ba que «ese decá­lo­go es acep­ta­ble des­de el pun­to de vis­ta de Ara­lar, pero no lo ha acep­ta­do. Creo que toda­vía está ponien­do obs­tácu­los y que a veces tie­ne una posi­ción más papis­ta que el Papa».

«Ni está ni se le espera»

En la cita­da entre­vis­ta, Garai­koetxea afir­ma tam­bién que «pare­ce que Nafa­rroa Bai está cerra­do, pero creo que si este pro­ce­so avan­za sur­gi­rán con­di­cio­nes míni­mas para que Bata­su­na tome par­te en esta coa­li­ción. Es nece­sa­ria una nue­va mayo­ría si que­re­mos con­se­guir aquí el cam­bio polí­ti­co», recalcaba.

Pre­gun­ta­dos ayer sobre si hay algu­na opción de este tipo, fue el jel­ki­de Agui­rre­ben­goa quien se mos­tró tajan­te al afir­mar que la izquier­da aber­tza­le «ni está ni se le espera».

Por lo que res­pec­ta a Batza­rre, que el sába­do hizo públi­ca su dis­con­for­mi­dad con cómo dis­cu­rren las cosas, Agi­rre­ben­goa le pidió «un esfuer­zo» para reno­var la alian­za que man­tie­nen des­de 2003, aun­que Jimé­nez mati­zó que esta for­ma­ción ha segui­do una evo­lu­ción ideo­ló­gi­ca que gene­ra «una difi­cul­tad evidente».

Ade­más, ambos ase­gu­ra­ron tener una «acti­tud recep­ti­va» hacia los plan­tea­mien­tos de las per­so­nas inde­pen­dien­tes, si bien el coor­di­na­dor de Ara­lar pre­ci­só que NaBai es una coa­li­ción de par­ti­dos en la que «se pue­de dis­cu­tir la mejor for­ma de estruc­tu­rar su par­ti­ci­pa­ción, pero no la con­for­ma­ción natu­ral de NaBai». El acuer­do nego­cia­do con el PNV deter­mi­na que a par­tir de aho­ra estos inde­pen­dien­tes ten­drán voz en la direc­ción, pero no voto.

La izquier­da aber­tza­le reite­ra que el rival debe ser la derecha

Tras la com­pa­re­cen­cia de Ara­lar y PNV, la izquier­da aber­tza­le difun­dió una nota en la que con­clu­yó que la alian­za entre ambos par­ti­dos bus­ca «com­pe­tir elec­to­ral­men­te con otros agen­tes polí­ti­cos favo­ra­bles al cam­bio polí­ti­co y social». En este sen­ti­do, les res­pon­de que «es un error de par­ti­da la fal­ta de volun­tad por inten­tar aunar todo el espa­cio social y polí­ti­co para con­fron­tar polí­ti­ca­men­te con la dere­cha espa­ño­lis­ta. El “ni está ni se le espe­ra” de Agui­rre­ben­goa refi­rién­do­se a la izquier­da aber­tza­le sim­bo­li­za de mane­ra efec­ti­va el camino que no debie­ra seguirse».

Así las cosas, la izquier­da aber­tza­le vuel­ve a remar­car, para­fra­sean­do a Txentxo Jimé­nez, que no aspi­ra a ser el «con­trin­can­te polí­ti­co» de Nafa­rroa Bai. «Es más, las puer­tas a la acu­mu­la­ción de fuer­zas a favor del cam­bio polí­ti­co y social están abier­tas, y empla­za­mos a Ara­lar y al res­to de for­ma­cio­nes de izquier­das y aber­tza­les a cons­truir un movi­mien­to social impa­ra­ble que sea la alter­na­ti­va real de futuro».

«Las elec­cio­nes de 2011 no debie­ran ser un obs­tácu­lo, sino un ali­cien­te para dar ini­cio a un nue­vo ciclo espe­ran­za­dor en Nafa­rroa y en toda Eus­kal Herria», con­clu­ye la nota de la izquier­da aber­tza­le, que lle­va varias sema­nas a la acu­mu­la­ción de fuer­zas para lograr un cam­bio polí­ti­co y social en el herrialde.

Fuen­te: GARA

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.