Aho­ra es nece­sa­ria el pro­ta­go­nis­mo de la socie­dad y las apor­ta­cio­nes de [email protected] Ezker Abertzalea

Aho­ra es nece­sa­ria el pro­ta­go­nis­mo de la socie­dad y las apor­ta­cio­nes de [email protected]
Tal como seña­la­mos en la nota de pren­sa publi­ca­da el domin­go, la Izquier­da Aber­tza­le quie­re salu­dar y remar­car la gran impor­tan­cia de la comu­ni­ca­ción publi­ca de la orga­ni­za­ción Eus­ka­di Ta Aska­ta­su­na por la que se com­pro­me­te con los fir­man­tes de la Decla­ra­ción de Bru­se­las a tra­tar sobre los pasos a dar para lle­gar a una solu­ción demo­crá­ti­ca y los com­pro­mi­sos a adop­tar por ella mis­ma.

Este nue­vo paso de ETA, jun­to a la rati­fi­ca­ción de que antes ya de la publi­ca­ción de la Decla­ra­ción de Bru­se­las en mar­zo del pre­sen­te año ETA había dado la orden de cesar en sus accio­nes a sus uni­da­des ope­ra­ti­vas, nos con­fir­ma que nos encon­tra­mos inmer­sos en un pro­ce­so de carác­ter irre­ver­si­ble. Un pro­ce­so que lle­ve a un esce­na­rio demo­crá­ti­co, de paz jus­ta y dura­de­ra, don­de los vascos/​as demo­crá­ti­ca y pací­fi­ca­men­te (sin vio­len­cia ni inje­ren­cia exter­na) deci­da­mos libre­men­te sobre nues­tro futuro.

Sin embar­go, la Izquier­da Aber­tza­le ve con preo­cu­pa­ción la acti­tud de algu­nos agen­tes polí­ti­cos ante el esce­na­rio que se esta abrien­do en Eus­kal Herria.

Por un lado, tene­mos el tán­dem espa­ño­lis­ta, con­for­ma­do por el PSOE y el PP, que no solo man­tie­ne un com­por­ta­mien­to “insu­fi­cien­te” ante la opor­tu­ni­dad abier­ta por las ini­cia­ti­vas de la Izquier­da Aber­tza­le y los com­pro­mi­sos uni­la­te­ra­les e incon­di­cio­na­les adqui­ri­dos por ETA, sino que esta desa­rro­llan­do una acti­vi­dad cla­ra­men­te sabo­tea­do­ra, que­rien­do hacer des­ca­rri­lar el pro­ce­so en mar­cha. Ejem­plo de ello son las prohi­bi­cio­nes de las mani­fes­ta­cio­nes en rei­vin­di­ca­ción de todos los dere­chos para todas las per­so­nas del día 11 o la ope­ra­ción poli­cial que se ha sal­da­do con la deten­ción y encar­ce­la­mien­to de nue­ve mili­tan­tes inde­pen­den­tis­tas, que han veni­do acom­pa­ña­das de gra­ví­si­mas denun­cias de tor­tu­ras y malos tra­tos reci­bi­dos duran­te los días que han per­ma­ne­ci­do inco­mu­ni­ca­dos y con todos sus dere­chos vul­ne­ra­dos en manos de la Guar­dia Civil.

La inca­pa­ci­dad e inma­du­rez polí­ti­ca demos­tra­da por Patxi López, la posi­ción intere­sa­da y con­tra­ria al reco­no­ci­mien­to de todos los dere­chos para todas las per­so­nas que lide­ra Ares y la opor­tu­ni­dad de mate­ria­li­zar el cam­bio polí­ti­co y social la quie­ren ocul­tar uti­li­zan­do para ello la vio­len­cia poli­cial y judi­cial y la con­cul­ca­ción de dere­chos bási­cos. Esta for­ma de actuar no es sim­ple­men­te una res­pues­ta “insu­fi­cien­te” ante la actual situa­ción polí­ti­ca, sino que podría­mos cali­fi­car­la de total­men­te irresponsable.

Pedi­mos a Ares, Rubal­ca­ba y al PSOE que se com­pro­me­tan con las vías exclu­si­va­men­te paci­fi­cas y demo­crá­ti­cas, dejan­do a un lado las ile­ga­li­za­cio­nes, las deten­cio­nes y la tortura.

Por otro lado, la Izquier­da Aber­tza­le con­si­de­ra ver­da­de­ra­men­te alar­man­te la acti­tud que el Par­ti­do auto­de­no­mi­na­do Nacio­na­lis­ta Vas­co ha tomado.

Su posi­ción ante la nue­va situa­ción es simi­lar y vie­ne mar­ca­da por el PSOE. Tal como seña­lá­ba­mos la sema­na pasa­da, pare­ce que el PNV no ten­ga voz pro­pia ante la cons­tan­te vul­ne­ra­ción de dere­chos que se da en nues­tro país, como los ante­rior­men­te men­cio­na­dos. La fal­ta de espa­cio entre el auto­no­mis­mo cadu­co espa­ñol y el inde­pen­den­tis­mo emer­gen­te le lle­va al PNV a deam­bu­lar sin encon­trar su sitio y a actuar como un par­ti­do regio­na­lis­ta com­par­tien­do la ges­tión de las miga­jas que Madrid le deje, dejan­do de lado los obje­ti­vos estra­té­gi­cos aber­tza­les. Sería bueno para el país que el PNV se eman­ci­pa­se del tute­la­je de Rubal­ca­ba y actua­se con res­pon­sa­bi­li­dad ante el nue­vo esce­na­rio. Por nues­tra par­te, tie­ne la mano ten­di­da para la con­fron­ta­ción demo­crá­ti­ca con el Esta­do en defen­sa de nues­tros dere­chos nacio­na­les, colec­ti­vos e individuales.

De tales acti­tu­des pode­mos con­cluir que algu­nos le temen a un esce­na­rio reso­lu­ti­vo en el que todos los dere­chos de todas las per­so­nas sean res­pe­ta­dos y todos los pro­yec­tos polí­ti­cos defen­di­dos y mate­ria­li­za­dos si cuen­tan con el res­pal­do de la ciu­da­da­nía. Algu­nos obtie­nen dema­sia­dos rédi­tos en el esce­na­rio de blo­queo y con­cul­ca­ción masi­va de dere­chos y le tie­nen ver­da­de­ro pavor al cam­bio polí­ti­co y social.

Tam­bién hemos de aplau­dir la acti­tud com­pro­me­ti­da y cohe­ren­te de diver­sos agen­tes polí­ti­cos, sin­di­ca­les y socia­les vas­cos, que fren­te a la cerra­zón esta­tal apues­tan por la movi­li­za­ción social, por la con­fron­ta­ción demo­crá­ti­ca y por la acu­mu­la­ción de fuer­zas para la con­se­cu­ción de un esce­na­rio demo­crá­ti­co en el que todos los dere­chos de todas las per­so­nas de toda Eus­kal Herria sean reco­no­ci­dos y respetados.

Con todo ello, la izquier­da aber­tza­le se reafir­ma en su apues­ta ine­quí­vo­ca por un pro­ce­so demo­crá­ti­co basa­do en vías exclu­si­va­men­te polí­ti­cas y demo­crá­ti­cas. Nues­tra deter­mi­na­ción es total y abso­lu­ta. Cual­quier tipo de actua­ción aje­na a esta deci­sión se encuen­tra fue­ra de la estra­te­gia dise­ña­da y adop­ta­da por las bases de la izquier­da aber­tza­le, cuyo man­da­to nos corres­pon­de a todos obe­de­cer. Esta deci­sión no esta ni pue­de estar con­di­cio­na­da a las pro­vo­ca­cio­nes del Esta­do español.

Tal como hici­mos el domin­go, nos reite­ra­mos en el lla­ma­mien­to a la Comu­ni­dad Inter­na­cio­nal en gene­ral y las Ins­ti­tu­cio­nes y Esta­dos euro­peos en par­ti­cu­lar a res­pon­der de mane­ra proac­ti­va a la opor­tu­ni­dad que se abre en nues­tro país.

Por ulti­mo, ani­ma­mos tam­bién a la socie­dad vas­ca a ser pro­ta­go­nis­ta acti­va en la exi­gen­cia mul­ti­la­te­ral de com­pro­mi­sos y apor­ta­cio­nes como garan­tía para el desa­rro­llo de un pro­ce­so polí­ti­co nor­ma­li­za­do y la cons­truc­ción, entre todos, de un esce­na­rio de paz y solu­cio­nes democráticas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.