We don’t need NO “ESTA” edu­ca­tion!- Gabi­rel Ezkurdia

El pasa­do mes de febre­ro tuvi­mos el pla­cer de escu­char en el Pala­cio Eus­kal­du­na de Bil­bao al gru­po “Tri­bu­te” Aus­tra­lians Pink Floyd. Real­men­te da que pen­sar que en pleno siglo XXI ape­nas se cree músi­ca nue­va, pero es cier­to que su pro­fe­sio­na­li­dad es com­pa­ra­ble a las orques­tas que tocan obras de Mozart o Beetho­ven. Dis­fru­tar de los des­apa­re­ci­dos Pink Floyd es posible.

A pesar de lle­gar en el momen­to en el que se apa­ga­ron las luces está­ba­mos en el Valha­la musi­cal. Al final del con­cier­to exta­sia­dos se encien­die­ron estas y nos encon­tra­mos rodea­dos de cen­te­na­res de eje­cu­ti­vos encor­ba­ta­dos y demás tibu­ro­nes poli­ti­caly correct. Horro­ri­za­mos com­pro­ba­mos que toda esa cater­va esta­ba minu­tos antes can­tan­do a coro jun­to a noso­tros las legen­da­rias can­cio­nes de “The Wall”. Efec­ti­va­men­te ahí esta­ban rodeán­do­nos todos los ladri­llos del Muro. Com­pla­ci­dos ellos, ahí se rego­dea­ban los ele­men­tos que sus­ten­tan en su vida coti­dia­na El Muro, El Sis­te­ma. Todos los bien colo­ca­dos ele­men­tos de la socie­dad del bien­es­tar: pro­fe­so­res, poli­cías, homó­fo­bos, ven­de­do­res, buró­cra­tas, jóve­nes empre­sa­rios, nacionalistas…cantando a coro “we don´t need no edu­ca­tion” y “another brick in the Wall”.

No dark sar­casm in the classroom…

Aque­lla anéc­do­ta inver­nal se ha redon­dea­do al final del verano con la pre­sen­ta­ción del nue­vo cur­so de la EHU (Uni­ver­si­dad del País Vas­co). El rec­to­ra­do uti­li­zó las imá­ge­nes del para­dig­ma-denun­cia sobre la edu­ca­ción del film de Alan Par­ker, The Wall, como visua­li­za­ción de lo que pre­sun­ta­men­te hoy no es la Uni­ver­si­dad. Una supues­ta reali­dad ale­ja­da de la ali­nea­ción y del Sis­te­ma explo­ta­dor que denun­cia el film.

Al prin­ci­pio pen­sa­ba que era una toma­du­ra de pelo, ya que si algu­na ima­gen es ver­da­de­ra­men­te para­dig­má­ti­ca de lo que es la EHU en 2010, es que la con­fe­ren­cia magis­tral de ini­cio de cur­so sea pro­ta­go­ni­za­da por el Lehen­da­ka­ri ile­gi­ti­mo polí­ti­ca­men­te e indo­cu­men­ta­do aca­dé­mi­ca­men­te. Cate­to cum lau­de. Recor­dé como en otros tiem­pos, hacia fina­les del siglo XX, el esta­men­to uni­ver­si­ta­rio hubie­ra hecho sor­na sin duda con este lamen­ta­ble espec­tácu­lo no fal­tan­do sil­bi­dos o pata­le­tas ante la mag­na expre­sión de insul­to a lo que real­men­te ha de ser la Uni­ver­si­dad, pero cla­ro, “eran otros tiem­pos”. Ahí esta­ba el ile­tra­do leyen­do ajeno las bonan­zas del tri­lin­güis­mo y de Bolo­nia. Chi­tón en la sala. Cero pata­te­ro. “Con un par”, como diría el cas­ti­zo, igua­li­co que cuan­do le can­ta­ban los eus­kal­du­nes de Boi­se el “Guk eus­ka­raz zuk zer­gai­tik ez?” (Noso­tros en eus­ka­ra ¿tú por­qué no? Can­ción míti­ca de Urko de los 70) y ni se son­ro­ja­ba, o como cuan­do vino de visi­ta a Eus­kal Herria el pasa­do día 9 el vice­go­ber­na­dor de Idaho Brad Little y se reu­nió con él para hablar con su tra­duc­to­ra de inglés, como pudi­mos apre­ciar en la tele­vi­sión. O dema­sia­da poca ver­güen­za o es que en su alre­de­dor más cer­cano no hay alguien que de ver­dad quie­ra o esti­me a este hom­bre, y le diga que el lis­tón del ridícu­lo que acu­mu­la ¡es super­la­ti­vo! Eso sí, tras el acto par­tió rau­do posi­ble­men­te a la coti­dia­na comi­da auto­bom­bo que todos y todas le paga­mos des­de hace tiempo.

Pero lo gra­ve es que este medio­cre y des­ver­gon­za­do acto lo asu­me con exqui­si­ta sumi­sión todo el esta­men­to uni­ver­si­ta­rio, por lo que es esta acti­tud la que real­men­te carac­te­ri­za a la Uni­ver­si­dad ante el poder: la sumisión.

We don´t need no thougt con­trol… Las uni­ver­si­da­des actua­les, la EHU inclui­da, no inclu­yen en su códi­go gené­ti­co el cues­tio­na­mien­to del Sis­te­ma, tam­po­co la inde­pen­den­cia. Nun­ca dis­cu­ten la jerar­quía impues­ta por el poder polí­ti­co. La cla­se polí­ti­ca medio­cre e indo­cu­men­ta­da está por enci­ma de la gen­te for­ma­da y exper­ta, y por eso es absur­do pen­sar que la Uni­ver­si­dad pue­de ser inde­pen­dien­te. Es una lás­ti­ma pero el Sis­te­ma ha con­se­gui­do una Uni­ver­si­dad obe­dien­te y ser­vil, y Bolo­nia va a ser el cla­ro para­dig­ma de ello. Puro con­trol bidireccional.

La Uni­ver­si­dad ado­le­ce de espí­ri­tu crí­ti­co. Todo su dis­cur­so ins­ti­tu­cio­nal y aca­dé­mi­co esta cons­tre­ñi­do al Pen­sa­mien­to Correc­to y Obli­ga­to­rio y esta es una de las más efi­cien­tes colum­nas de este. Un cla­ro ejem­plo es el lis­ta­do y tra­ta­mien­to de los temas en los Cur­sos de Verano. La sumi­sión ser­vil al capi­ta­lis­mo más sal­va­je es tam­bién par­te de esa lógi­ca. Todos los pro­yec­tos e ideas se desa­rro­llan al albor e inser­tos en una lógi­ca eco­nó­mi­ca inter­na­cio­nal insos­te­ni­ble que solo bene­fi­cia a la empre­sa pri­va­da, hacien­do de la uni­ver­si­dad, cola­bo­ra­do­ra nece­sa­ria y ser­vil tra­ba­ja­do­ra pre­ca­ria de las nece­si­da­des empre­sa­ria­les más oli­gár­qui­cas y transnacionales.

Eso va a ser Bolo­nia. La pro­fun­di­za­ción en diná­mi­cas pro­pias basa­das en la jerar­quía. El que no tra­ga no tie­ne futu­ro. Bolo­nia va a pro­fun­di­zar en la com­pe­ti­ti­vi­dad mal­sa­na, en el indi­vi­dua­lis­mo sis­té­mi­co, en el tra­gar per­ma­nen­te. Es lo que los mer­ca­dos deman­dan y nece­si­tan. Los que hoy son deca­nos o pro­fe­so­res y eran hace vein­te o trein­ta años beca­rios o ayu­dan­tes que ape­chu­ga­ban y eran explo­ta­dos por los pro­fe­so­res de enton­ces, con­ti­núan hoy con la rue­da de la explo­ta­ción de todo aquel que este dis­pues­to a comer­se años de mise­ria por una pla­za en la facul­tad. Aquel que no tra­ga, se ade­cua o sub­yu­ga no mama.

La EHU es “nues­tra” uni­ver­si­dad del Sis­te­ma al igual que la NUP, Bur­deos o las pri­va­das. Pun­te­ra en infra­es­truc­tu­ras y ser­vi­cios, moder­na y atrac­ti­va, la “undé­ci­ma de Espa­ña” para los extran­je­ros. La que como mucho per­mi­te un dis­cur­so eco­so­cial­de­mó­cra­taau­to­nó­mi­co­sos­te­ni­ble fren­te al Sis­te­ma insos­te­ni­ble y que mar­gi­na todo dis­cur­so en pro de una uni­ver­si­dad hori­zon­tal basa­da en la par­ti­ci­pa­ción popu­lar, o toda lógi­ca en torno a la libe­ra­ción nacio­nal. Más aún con petri­me­tres como López o los pla­nes de Bolonia.

We don´t need no “this” edu­ca­tion No que­re­mos una uni­ver­si­dad pro­to­ca­pi­ta­lis­ta, sin pers­pec­ti­va nacio­nal, eli­tis­ta, pre­sun­tuo­sa y sumi­sa, tri­lin­güe para mar­gi­nar el euskara…blindada por poli­cías y segu­ra­tas. Al final como en la excep­cio­nal pelí­cu­la de Alan Par­ker y Pink Floyd, “The Wall” todos pro­fe­so­res y [email protected] siguen en la cade­na indus­trial. Qui­zá no sean los ladri­llos fan­go­sos del siglo XIX pero aun­que sean carí­si­mas pie­zas de Por­ce­la­no­sa siguen sien­do los ele­men­tos de pie­dra que com­po­nen El Muro. Al igual que los JASP y yup­pies que jalea­ban sin ver­güen­za, y pro­ba­ble­men­te sin enten­der­lo, Another brick in the Wall en el Eus­kal­du­na en febrero.

En este siglo XXI la mujer está en las Fuer­zas Arma­das, los gays y les­bia­nas se pue­den casar y la Uni­ver­si­dad, la empre­sa y los polí­ti­cos son todo uno. Nos dicen des­de el rec­to­ra­do que las cade­nas del siglo XX han caí­do pero qui­zá el plan­tea­mien­to ver­da­de­ra­men­te libe­ra­dor sea la diso­lu­ción de los ejér­ci­tos, la abo­li­ción del matri­mo­nio o la exis­ten­cia de una Uni­ver­si­dad públi­ca, inde­pen­dien­te y con liber­tad de cátedra.

Por eso, des­gra­cia­da­men­te la EHU en 2010 sigue sien­do otro ladri­llo del Muro.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.