Sin­di­ca­lis­mo Ama­ri­llo- ( Decla­ra­cion de Iskra, Eus­kal Herri­ko komu­nis­tak y Boltxe Kolektiboa)

Obvie­mos por un ins­tan­te, sólo por un ins­tan­te, la cues­tión nacio­nal en Eus­kal Herrria, esa que tan­to gus­ta a UGT y CCOO esgri­mir para ir con­tra los sin­di­ca­tos aber­tza­les. Vaya­mos enton­ces a su terreno y vere­mos qué tipo de sin­di­ca­lis­mo prac­ti­can. Los dos prin­ci­pa­les sin­di­ca­tos del Esta­do espa­ñol, CC.OO. Y UGT, con­vo­can a una huel­ga gene­ral para el pró­xi­mo día 29 de setiem­bre, con moti­vo de la enési­ma refor­ma labo­ral regre­si­va para los intere­ses de los tra­ba­ja­do­res per­pe­tra­da por un gobierno que, sin embar­go, se inti­tu­la “socia­lis­ta” y “ de izquierdas”.

A la más que apa­ren­te con­tra­dic­ción en lo que hace al pro­gra­ma del par­ti­do del señor Zapa­te­ro se aña­de la de unos repre­sen­tan­tes sin­di­ca­les que, des­de la tran­si­ción-tram­pa de 1977 y los pri­me­ros Pac­tos de la Mon­cloa, no han hecho otra cosa que rubri­car acuer­dos a cam­bio de sus­ten­to eco­nó­mi­co para sus gigan­tes­cos apa­ra­tos buro­crá­ti­cos. Al año, ambas cen­tra­les sin­di­ca­les per­ci­ben sub­ven­cio­nes públi­cas por impor­te de 30.000 millo­nes de las anti­guas pesetas.

Los datos mues­tran que UGT reci­bi­rá duran­te este ejer­ci­cio 17.000 millo­nes de sub­ven­cio­nes para la for­ma­ción con­ti­nua de Tra­ba­jo y CC OO otros 11.000 millo­nes de pese­tas. En total, 28.000 millo­nes. Sólo estas ayu­das ofi­cia­les repre­sen­tan más de lo que los dos sin­di­ca­tos decla­ran que per­ci­ben de las cuo­tas de sus afi­lia­dos. Estos sin­di­ca­tos mayo­ri­ta­rios reci­ben tam­bién más de 2.000 millo­nes anua­les (1.010 millo­nes UGT y 1.050 millo­nes CC OO) en con­cep­to de fomen­to del empleo. Otros 300 millo­nes de pese­tas lar­gos para la for­ma­ción ocu­pa­cio­nal y casi 1.300 millo­nes de pese­tas como un com­ple­men­to reco­no­ci­do así por el Minis­te­rio de Tra­ba­jo bajo el epí­gra­fe de «acti­vi­da­des sin­di­ca­les». Por otra par­te tie­nen un ver­da­de­ro ejér­ci­to de “libe­ra­dos”- 103.000 UGT y cer­ca de 100.000 CC.OO., entre ins­ti­tu­cio­nes públi­cas y empre­sas pri­va­das- para­si­tan­do las estruc­tu­ras sin­di­ca­les, lo que las con­vier­te en unas de las mayo­res “empre­sas” del Esta­do. De ahí el com­por­ta­mien­to sumi­so y la pra­xis sin­di­cal des­ca­fei­na­da que demuestran.

El sin­di­ca­lis­mo ama­ri­llo nace en Fran­cia en 1899 a fin de pro­mo­ver la cola­bo­ra­ción entre la patro­nal y los obre­ros con el pro­pó­si­to de for­mar la “gran fami­lia del tra­ba­jo” uni­da por una “inse­pa­ra­ble comu­ni­dad de intere­ses” y esta per­ni­cio­sa pra­xis sin­di­cal, prohi­bi­da por el con­ve­nio 98 de la OIT, es la que han lle­va­do tales sin­di­ca­tos a cabo en los suce­si­vos acuer­dos habi­dos des­de aque­llos pri­me­ros Pac­tos de la Mon­cloa, diri­gi­dos a pro­mo­ver el des­pi­do libre y la con­ten­ción sala­rial y así, uno tras otro has­ta esta, por aho­ra, últi­ma refor­ma labo­ral cuyo obje­ti­vo sigue sien­do el mis­mo de siem­pre: aba­ra­tar los des­pi­dos y res­tar en suma dere­chos labo­ra­les y socia­les a la cla­se tra­ba­ja­do­ra en su conjunto.

Y sin embar­go, estos ada­li­des de la lucha sin­di­cal de moque­ta, per­sis­ten aún hoy en seguir acor­dan­do con este mis­mo gobierno anti­obre­ro la refor­ma de la nego­cia­ción colec­ti­va o del sis­te­ma de pen­sio­nes. No pre­ten­den otra cosa sino ase­gu­rar­se capa­ci­dad de ges­tión inclu­so en aque­llos mar­cos en los que son mino­ri­ta­rias, como ocu­rre en Eus­kal Herria, des­oyen­do los acuer­dos pro­vin­cia­les o de Comu­ni­dad autó­no­ma en favor de una nego­cia­ción colec­ti­va cen­tra­li­za­da en la villa y cor­te, don­de poder pas­te­lear a gus­to y siem­pre a cam­bio de nue­vas regalías.

Pues bien, aho­ra resul­ta que nos con­vo­can a esa esce­ni­fi­ca­da pro­tes­ta de car­tón-pie­dra en for­ma de huel­ga gene­ral, pero sin otro fin que no sea el de per­pe­tuar su esta­tus de par­te­nai­re insus­ti­tui­ble en la mesa de nego­cia­ción y pre­ci­sa­men­te mien­tras sigue nego­cian­do con el mis­mo gobierno autor de la fecho­ría anti­obre­ra que se pre­ten­de com­ba­tir median­te la huel­ga. ¿ Cabe mayor cinis­mo?. Solo habría que recor­dar que esas cen­tra­les sin­di­ca­les acep­ta­ron que el Esta­do espa­ñol ocu­pe el dudo­so honor de enca­be­zar la mayor tasa de tem­po­ra­li­dad de la Unión euro­pea, con índi­ces de tem­po­ra­li­dad del empleo juve­nil ver­da­de­ra­men­te escan­da­lo­sos, y ello a cam­bio, cla­ro está, de gene­ro­sas apor­ta­cio­nes a sus Comi­tés de empresa.

Se ven­dió a la juven­tud a cam­bio de man­te­ner a una pri­vi­le­gia­da cas­ta de emplea­dos, la aris­to­cra­cia obre­ra, para­pe­ta­da tras esa ingen­te buro­cra­cia sin­di­cal. Ese fue el pre­cio de las suce­si­vas recon­ver­sio­nes labo­ra­les de los años 80 y 90. Y aho­ra el capi­tal, de natu­ral insa­cia­ble, y con la excu­sa de la cri­sis que él mis­mo ha crea­do, vuel­ve sobre sus pasos para des­man­te­lar el res­to del teji­do labo­ral que se creía inmu­ne a sus garras: los fijos con des­pi­do de 45 días por año. Suce­si­vas refor­mas que no han hecho otra cosa que hora­dar dere­chos a la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Y todo gra­cias al per­ma­nen­te entre­guis­mo de estos sin­di­ca­tos aparateros.

Eus­kal Herria es una nación con un mar­co autó­no­mo de lucha de cla­ses. La com­ba­ti­vi­dad de la cla­se obre­ra vas­ca es la que ha gene­ra­do mejo­res con­di­cio­nes en sala­rios y pen­sio­nes con res­pec­to a la ado­ce­na­da cla­se obre­ra espa­ño­la, pas­to­rea­da por este sin­di­ca­lis­mo ama­ri­llo de CC.OO. Y UGT, que la ha con­du­ci­do a la anes­te­sia en la lucha y al sub­si­dio per­ma­nen­te. Y pre­ten­den aho­ra uncir al carro del espa­ño­lis­mo clau­di­can­te a la cla­se obre­ra vas­ca. Vano inten­to. Son rit­mos muy dis­tin­tos para Pue­blos y cla­ses de dis­tin­ta natu­ra­le­za como tuvo oca­sión de demos­trar­se en las huel­gas gene­ra­les de Mayo de de 2009 y el 29 de Junio pasa­do. La cla­se obre­ra vas­ca sim­ple­men­te no va a retro­ce­der en su lucha por mejor ser­vir de acom­pa­ña­mien­to al per­ma­nen­te ses­teo del sin­di­ca­lis­mo ama­ri­llo español.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.