Noam Chomsky con­si­de­ra que EEUU ya no pue­de con­tro­lar a Latinoamérica.

Noam ChomskyNoam Chomsky

El escri­tor y filó­so­fo esta­dou­ni­den­se, Noam Chomsky, con­si­de­ró que su país ya no pue­de con­tro­lar a Amé­ri­ca Lati­na del modo que ha pre­ten­di­do des­de hace déca­das, debi­do a que la región por pri­me­ra vez está acer­cán­do­se a su total inde­pen­den­cia gra­cias a la inte­gra­ción que impul­sa en la actualidad.

(EE.UU.) ya no pue­den con­tro­lar a Amé­ri­ca Lati­na. De hecho, paso por paso, Amé­ri­ca Lati­na, por pri­me­ra vez, está acer­cán­do­se a la inde­pen­den­cia y la inte­gra­ción. Esta­mos en un momen­to dra­má­ti­co por­que EE.UU. está per­dien­do en con­trol”, indi­có Chomsky en entre­vis­ta exclu­si­va para teleSUR.

Para el escri­tor el país ya no tie­ne el poder sobre otras nacio­nes que goza­ba hace déca­das y seña­la a regio­nes como el Medio Orien­te, Chi­na y par­te del hemis­fe­rio occi­den­tal como las más impor­tan­tes en la actualidad.

“Siem­pre se ha dado por sen­ta­do de que el lla­ma­do patio tra­se­ro esta­ría bajo con­trol. Si te fijas en los docu­men­tos inter­nos duran­te los años del (ex pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se, Richard) Nixon, cuan­do esta­ban pla­ni­fi­can­do el derro­ca­mien­to del Gobierno de (Sal­va­dor) Allen­de (ex pre­si­den­te chi­leno derro­ca­do por el dic­ta­dor Augus­to Pino­chet), dije­ron direc­ta­men­te si no podían con­tro­lar a Amé­ri­ca Lati­na, como iban a con­tro­lar el res­to del mun­do”, aña­dió el escri­tor estadounidense.

Recor­dó que el pasa­do mes de febre­ro, se lle­vó a cabo la Cum­bre de la Uni­dad de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, en Can­cún (este) de Méxi­co, en la que se apro­bó un orga­nis­mo regio­nal que reúne a los paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be sin la par­ti­ci­pa­ción de Esta­dos Uni­dos ni Cana­dá, con el obje­ti­vo de inte­grar a la región. Para Chomsky, ésto “fue una cache­ta­da” para ambos paí­ses norteamericanos.

Por aho­ra, sólo es for­mal. Pero si lle­ga a ser ope­ra­ti­vo, eli­mi­na la OEA (Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos), que es diri­gi­do por EE.UU. Es como si dije­ran a EE.UU. que se reti­re de nues­tros asun­tos. Y hay otros pasos que se están toman­do. Por ejem­plo, Chi­na ha supe­ra­do a EE.UU. como impor­ta­dor de Bra­sil y pro­ba­ble­men­te lo supe­ra­rá como socio comer­cial. Es una noti­cia gran­de”, añadió.

Con res­pec­to a las san­cio­nes impues­tas por el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la Orga­ni­za­ción de Nacio­nes Uni­das (ONU) a Irán por su enri­que­ci­mien­to de ura­nio con fines pací­fi­cos, Chomsky seña­ló que el Gobierno de Barack Oba­ma se está deses­pe­ran­do y aho­ra quie­re hacer pre­sión a Chi­na, que tie­ne dere­cho a veto, para que se una a las inten­cio­nes de las demás poten­cias, pero sim­ple­men­te, Pekín “no pres­ta aten­ción a las órde­nes de EE.UU.”

Si crees que eres due­ño del mun­do, esto te va a dar mie­do. De hecho, el Gobierno de (Barack) Oba­ma se está deses­pe­ran­do por esto. Ape­nas hace un par de sema­nas, el Depar­ta­men­to de Esta­do emi­tió adver­ten­cias a Chi­na, dicién­do­le si quie­re ser acep­ta­do al mun­do civi­li­za­do, tie­ne que cum­plir con sus res­pon­sa­bi­li­da­des inter­na­cio­na­les”, dijo.

El escri­tor y filó­so­fo esta­dou­ni­den­se se pre­gun­tó “¿Qué son las res­pon­sa­bi­li­da­des inter­na­cio­na­les? Seguir las órde­nes de EE.UU. Obe­de­cer las san­cio­nes de EE.UU. Esas san­cio­nes no tie­nen nin­gu­na fuer­za ni siquie­ra, excep­to tie­nen los medios de la vio­len­cia detrás de ellas”.

“EE.UU. no pue­de hacer que aprue­ben san­cio­nes serias en la ONU. Así que, Chi­na aprue­ba las san­cio­nes de la ONU y no tie­nen nin­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad de seguir las san­cio­nes de EE.UU. Lo más pro­ba­ble es que se están rien­do en la Can­ci­lle­ría chi­na por­que EE.UU. no pue­de hacer nada”.

El pasa­do mes junio, el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU apro­bó la impo­si­ción de una cuar­ta ron­da de san­cio­nes con­tra Irán por el desa­rro­llo de su pro­gra­ma nuclear, con fines medi­ci­na­les y científicos.

Tan­to Bra­sil como Tur­quía se opu­sie­ron a las san­cio­nes y con­si­de­ra­ron que se debe dar más tiem­po a la diplo­ma­cia, des­pués del acuer­do que alcan­za­ron en el pasa­do mes de mayo con Irán, en el que Tehe­rán acep­tó enviar mil 200 kilo­gra­mos de su ura­nio a Anka­ra a cam­bio de 120 kilos de ura­nio enriquecido.

Las san­cio­nes de la ONU endu­re­cen el blo­queo de armas a Irán y san­cio­na a 40 enti­da­des del país, entre ellas varias vin­cu­la­das a la navie­ra esta­tal ira­ní, así como a la Guar­dia Revo­lu­cio­na­ria. Tam­bién refuer­za el régi­men de ins­pec­cio­nes a buques y avio­nes iraníes.

Por su par­te, Esta­dos Uni­dos, impu­so nue­vas san­cio­nes uni­la­te­ra­les con­tra los ban­cos y com­pa­ñías ener­gé­ti­cas que nego­cien con Irán, por su indus­tria nuclear, a la que Washign­ton con­si­de­ra una “ame­na­za”.

El gobierno de Tehe­rán ha insis­ti­do en que su indus­tria nuclear está dedi­ca­da a fines pací­fi­cos, mien­tras que EE.UU., el úni­co país que ha usa­do bom­bas ató­mi­cas con fines béli­cos (Hiroshi­ma y Naga­sak) con­de­na los avan­ces de Irán en mate­ria nuclear.

Tele­sur.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.