“¡Mue­ra EE.UU., mue­ra Oba­ma!”- Nick Tur­se

En julio, Wiki­leaks, la orga­ni­za­ción reve­la­do­ra de fil­tra­cio­nes, puso a dis­po­si­ción en Inter­net un archi­vo de seis años de dece­nas de miles de docu­men­tos mili­ta­res cla­si­fi­ca­dos, rela­cio­na­dos con la gue­rra de EE.UU. en Afga­nis­tán.

Tam­bién dio acce­so por ade­lan­ta­do a esos docu­men­tos a unas pocas publi­ca­cio­nes selec­cio­na­das, inclui­do el New York Times y el Guar­dian bri­tá­ni­co. En su cober­tu­ra ini­cial, el Times comen­zó con afir­ma­cio­nes con­te­ni­das en los docu­men­tos de que el alia­do de EE.UU., Pakis­tán, per­mi­tió que miem­bros de su ser­vi­cio de espio­na­je se reu­nie­ran y cons­pi­ra­ran con miem­bros de los tali­ba­nes.

El Guar­dian, por su par­te, se con­cen­tró sobre todo en los ase­si­na­tos de civi­les afga­nos no men­cio­na­dos en los medios, e ini­ció su artícu­lo prin­ci­pal con la decla­ra­ción: “Una inmen­sa reser­va ocul­ta de archi­vos mili­ta­res secre­tos de EE.UU. sumi­nis­tra hoy un retra­to devas­ta­dor de la gue­rra que fra­ca­sa en Afga­nis­tán, reve­lan­do cómo fuer­zas de la coa­li­ción han mata­do a cien­tos de civi­les en inci­den­tes no men­cio­na­dos”.

En los pri­me­ros días des­pués que se hizo públi­ca la his­to­ria, fue casi impo­si­ble nave­gar el sitio de Wiki­leaks en Inter­net, ya que los usua­rios se apre­su­ra­ron a ver los docu­men­tos. Lue­go Inter­net estu­vo reple­to de dis­cu­sión sobre el aná­li­sis mul­ti­tu­di­na­rio y sin embar­go, sema­nas des­pués, ha habi­do esca­sas inves­ti­ga­cio­nes exhaus­ti­vas de otros con­te­ni­dos cru­cia­les del archi­vo que fue­ron igno­ra­dos ini­cial­men­te –y la mayo­ría de los medios y de los blo­guea­do­res se die­ron por satis­fe­chos, a la espe­ra de que Wiki­leaks reve­le un segun­do con­jun­to de docu­men­tos de la gue­rra afga­na –unos 15.000 en total– en los días o sema­nas por venir.

Sin embar­go, toda­vía hay que ente­rar­se de muchas cosas con­te­ni­das en el pri­mer con­jun­to de archi­vos que for­man el “Dia­rio de la Gue­rra Afga­na” de Wiki­leaks: del hecho de que apa­ren­te­men­te per­so­nal mili­tar paquis­ta­ní estu­vo pre­sen­te en una base de ope­ra­ción avan­za­da en Afga­nis­tán duran­te un inci­den­te de insen­si­bi­li­dad cul­tu­ral que un ofi­cial esta­dou­ni­den­se cali­fi­có de “lamen­ta­ble”, sobre los efec­tos de la gue­rra en afga­nos de a pie, y el modo de pen­sar de ofi­cia­les de EE.UU. que diri­gen las tro­pas de ese país en Afga­nis­tán devas­ta­do por la gue­rra. Lo que sigue son sólo cua­tro ejem­plos del tipo de mate­rial que espe­ra a los que estén dis­pues­tos a pro­fun­di­zar en los archi­vos del por­tal de Wiki­leaks,

“¡Mue­ra Oba­ma!”

Inclu­so un examen super­fi­cial de los archi­vos de Wiki­leaks reve­la la exis­ten­cia de un vibran­te y sono­ro movi­mien­to de pro­tes­ta afgano –más allá de las recien­tes pro­tes­tas por que­mas reales y pro­pues­tas de Cora­nes en EE.UU.– carac­te­ri­za­do por mani­fes­ta­cio­nes calle­je­ras con­tra diver­sos nive­les del gobierno afgano así como con­tra EE.UU. y sus alia­dos de la coa­li­ción.

Por ejem­plo, el 4 de diciem­bre de 2009, sol­da­dos de EE.UU. del Pues­to de Com­ba­te (COP, por sus siglas en inglés) Michi­gan, al cen­tro del Valle del Río Pech y cer­ca de la entra­da al Valle Koren­gal, dis­pa­ra­ron un misil anti­tan­que, cono­ci­do como un TOW, con­tra cin­co afga­nos des­cu­bier­tos en lo que había sido una posi­ción de com­ba­te del enemi­go.

Los docu­men­tos se refie­ren a los hom­bres como LN (nacio­na­les loca­les) o AAF (fuer­zas anti­af­ga­nas) y men­cio­nan que se vie­ron armas, pero sin que se evi­den­cia­ran accio­nes hos­ti­les, o inclu­so la inten­ción de rea­li­zar­las. Poco des­pués del ata­que, tras­la­da­ron a un afgano heri­do por el misil al COP para aten­der­lo, pero falle­ció. Lue­go lle­va­ron el cadá­ver de otra víc­ti­ma al pues­to avan­za­do.

Más tar­de ese mis­mo día, 100 afga­nos del lugar se reu­nie­ron y “blo­quea­ron la carre­te­ra jun­to al Bazaar Kan­di­gal” uti­li­zan­do un peñas­co, alam­bra­das de púas y fue­go como barri­ca­da. Un infor­me inme­dia­to seña­ló: “Los mani­fes­tan­tes están orga­ni­za­dos y se mue­ven hacia el COP Michi­gan. La mul­ti­tud ha cre­ci­do y aho­ra tie­ne una ban­de­ra de los tali­ba­nes.”

Cuan­do los “LN” con­ver­gie­ron sobre el pues­to avan­za­do, tro­pas afga­nas alia­das de EE.UU. dis­pa­ra­ron sin efec­to tiros de adver­ten­cia para dis­per­sar a la mul­ti­tud. Enton­ces, sol­da­dos de EE.UU. que dota­ban de per­so­nal las torres de guar­dia del COP se reti­ra­ron y lla­ma­ron a unos ancia­nos del lugar para que ayu­da­ran a cal­mar la situa­ción.

Mien­tras tan­to, según docu­men­tos del ejér­ci­to de EE.UU., 100 “LN” corea­ban “¡Mue­ra EE.UU.! ¡Mue­ra Oba­ma!”. Sol­da­dos afga­nos infor­ma­ron pos­te­rior­men­te a EE.UU. que la pro­tes­ta tuvo que ver en reali­dad con dos niños afga­nos de la aldea Ahmar, de la pro­vin­cia Konar, que murie­ron un día antes por dis­pa­ros de lar­go alcan­ce. EE.UU. cues­tio­nó la afir­ma­ción, y afir­mó que no había mata­do a nin­gún niño y lo atri­bu­ye­ron a pro­pa­gan­da de los tali­ba­nes.

El inci­den­te de “¡Mue­ra Oba­ma!” de diciem­bre de 2009 es, sin embar­go, sólo uno de cien­tos de pro­tes­tas, mani­fes­ta­cio­nes y dis­tur­bios afga­nos men­cio­na­dos en la des­car­ga de docu­men­tos de Wiki­leaks. Una mira­da a sólo algu­nas otras pro­tes­tas del mis­mo mes –las más recien­tes en los archi­vos de Wiki­leaks– da una idea del des­con­ten­to popu­lar afgano y de una volun­tad de echar­se a la calle para exi­gir acción.

El 8 de diciem­bre, por ejem­plo, unos afga­nos que, según docu­men­tos esta­dou­ni­den­ses, “pro­tes­ta­ban con­tra el hecho de que no se per­mi­tió que su repre­sen­tan­te ele­gi­do los repre­sen­ta­ra en Kabul, sino que se esco­gió a algún otro, por el que no vota­ron”, blo­quea­ron el trá­fi­co vial para expre­sar sus que­jas.

El 10 de diciem­bre, entre 400 y 500 afga­nos se reu­nie­ron en Kabul para pro­tes­tar en nom­bre de la paz y en apo­yo a las víc­ti­mas de la gue­rra así como con­tra la “vio­la­ción de los dere­chos huma­nos en Afga­nis­tán”, dicen docu­men­tos esta­dou­ni­den­ses. El 21 de diciem­bre hubo pro­tes­tas pací­fi­cas en la pro­vin­cia Nanghahar de civi­les con­ven­ci­dos de que no se habían teni­do en cuen­ta sus votos en una elec­ción a un con­se­jo pro­vin­cial.

El 23 de diciem­bre, cer­ca del COP Zor­mat, en la pro­vin­cia Pak­tia, unos afga­nos loca­les rea­li­za­ron una pro­tes­ta con­tra una recien­te ope­ra­ción mili­tar de fuer­zas de la coa­li­ción en el área. El 27 de diciem­bre, según un infor­me esta­dou­ni­den­se, una mul­ti­tud de 400 afga­nos se con­cen­tró fren­te al pala­cio del gober­na­dor en la pro­vin­cia Nanghahar gri­tan­do “¡Mue­ra el gober­na­dor!».

Los mani­fes­tan­tes –cali­fi­ca­dos por los esta­dou­ni­den­ses de “eno­ja­di­zos” pero “no vio­len­tos”– esta­ban supues­ta­men­te moles­tos por­que sus “votos no se con­ta­ron” en elec­cio­nes pro­vin­cia­les. Más tar­de, infor­mes esta­dou­ni­den­ses remo­de­la­ron la mani­fes­ta­ción como “rela­cio­na­da con la ile­ga­li­za­ción de ven­de­do­res calle­je­ros y que recla­ma­ba nue­vos pues­tos de tra­ba­jo o la lega­li­za­ción de la ven­ta calle­je­ra”. Mien­tras tan­to, el 30 de diciem­bre, unos civi­les afga­nos se reu­nie­ron en la Ciu­dad de Jala­la­bad para pro­tes­tar con­tra supues­tos ase­si­na­tos de civi­les, en la pro­vin­cia Konar, por fuer­zas de la coa­li­ción.

“Fuman­do marihua­na”

Mien­tras el cul­ti­vo incon­tro­la­do de la ama­po­la del opio en Afga­nis­tán ha lle­ga­do regu­lar­men­te a los titu­la­res duran­te la ocu­pa­ción esta­dou­ni­den­se, la cober­tu­ra del uso por afga­nos ha sido limi­ta­da en gran par­te a artícu­los sobre el asom­bro­so alcan­ce del pro­ble­ma de la dro­ga. (De hecho, se ha esti­ma­do que hay apro­xi­ma­da­men­te un millón de afga­nos adic­tos al opio, la heroí­na y otras dro­gas.)

Los docu­men­tos de Wiki­leaks ofre­cen, sin embar­go, una visión más ínti­ma de los esfuer­zos de afga­nos can­sa­dos de la gue­rra de bus­car auto­me­di­ca­ción, de los que están invo­lu­cra­dos con las dro­gas y de las acti­tu­des de EE.UU. fren­te al uso de la dro­ga en el país.

Un docu­men­to de diciem­bre de 2009, por ejem­plo, seña­la que ante­rio­res alla­na­mien­tos de alo­ja­mien­tos de fuer­zas afga­nas basa­das en la Base de Ope­ra­ción Avan­za­da Cos­tell habían “halla­do dro­gas”. Tam­po­co fue un inci­den­te ais­la­do. “Duran­te la ins­pec­ción del anti­guo cen­tro del dis­tri­to el Equi­po de Recons­truc­ción Pro­vin­cial [PRT] entró a una pie­za reple­ta de ANP [Poli­cías Nacio­na­les Afga­nos] fuman­do marihua­na” dice un docu­men­to de diciem­bre de 2006.

Sigue dicien­do: “Se encon­tra­ron uni­for­mes de la ANP tira­dos en mon­to­nes de basu­ra o guar­da­dos en con­te­ne­do­res. La poli­cía seña­ló que lle­var un uni­for­me equi­va­lía a una sen­ten­cia de muer­te”.

Cuan­do una patru­lla de com­ba­te de EE.UU. entró a la aldea Bashikheyl en octu­bre de 2007, “el jefe de la patru­lla vio varias (5 o 6) agu­jas hipo­dér­mi­cas tira­das por el sue­lo”. Un comen­ta­rio de un ana­lis­ta inclui­do en los docu­men­tos dice:

Es pro­ba­ble que esas agu­jas se usa­ran para chu­tar­se heroí­na. Gene­ral­men­te los aldea­nos pobres fuman marihua­na o ciga­rri­llos con una dosis de opio. El hecho de que pro­ba­ble­men­te se uti­li­za­ran para heroí­na pue­de suge­rir la pre­sen­cia de ACM [mili­cias anti­coa­li­ción] ya que la gen­te del lugar no tie­ne dine­ro para com­prar­la.

Otro infor­me no rela­cio­na­do seña­la que un fun­cio­na­rio local esta­ba “siem­pre dro­ga­do y no tra­ba­ja bien con la comu­ni­dad”.

“No tie­nen cojo­nes para com­ba­tir… se ocul­tan como muje­res”

Docu­men­tos publi­ca­dos por Wiki­leaks tam­bién des­cri­ben el modo en que los mili­ta­res de EE.UU. inten­tan influir a los civi­les extran­je­ros median­te pro­pa­gan­da, des­in­for­ma­ción y bra­vu­co­ne­rías que pue­den lle­gar a ser inju­rias inma­du­ras, alar­des machis­tas y fran­ca miso­gi­nia.

Cuan­do tro­pas de EE.UU. se esfor­za­ron por ayu­dar a fuer­zas afga­nas en la “toma y ocu­pa­ción” de la ciu­dad de Musa Qaleh, lle­ga­ron con una serie de “pun­tos de con­ver­sa­ción” pro­pa­gan­dís­ti­cos que dan una idea de los méto­dos esta­dou­ni­den­ses de per­sua­sión e influen­cia.

La lis­ta comien­za seña­lan­do que tro­pas de EE.UU. han lle­ga­do a pedi­do del gobierno afgano y lue­go pre­sen­ta una eva­lua­ción extre­ma­da­men­te dudo­sa de ese gobierno como “fuer­te y… com­pro­me­ti­do con la gober­na­bi­li­dad, la recons­truc­ción, y el bien­es­tar de todos los afga­nos”. Igual­men­te cues­tio­na­ble es una afir­ma­ción ulte­rior de que las fuer­zas de segu­ri­dad afga­nas “están bien entre­na­das y están aquí para pro­te­ger vues­tros dere­chos e impo­ner las leyes de Afga­nis­tán”.

Otro pun­to de con­ver­sa­ción bus­ca apa­ren­te­men­te dis­mi­nuir la impor­tan­cia de las rígi­das obli­ga­cio­nes mili­ta­res de EE.UU. según el dere­cho inter­na­cio­nal de res­pe­tar las vidas y el bien­es­tar de los civi­les, y abdi­car, par­cial­men­te por lo menos, de su res­pon­sa­bi­li­dad de pro­te­ger a los no com­ba­tien­tes, mien­tras admi­ten los fre­cuen­tes ase­si­na­tos de civi­les.

Dice: “Los insur­gen­tes tali­ba­nes son cobar­des y se ocul­tan tras afga­nos ino­cen­tes para ata­car las fuer­zas de ANSF e ISAF. Innu­me­ra­bles afga­nos ino­cen­tes pere­cen cada sema­na por esos actos de vio­len­cia sin sen­ti­do”.

El tenien­te Jonathan Bros­trom fue aún más direc­to cuan­do se diri­gió a los ancia­nos afga­nos en una shu­ra del Pues­to Avan­za­do Bella en la pro­vin­cia Nuris­tán, según docu­men­tos esta­dou­ni­den­ses: “Les… dije que tie­nen que sacar a las AAF de su aldea… Tie­nen que dar a los tali­ba­nes la opción de aban­do­nar su aldea, entre­gar­se, o ir y com­ba­tir a las CF [fuer­zas de la coa­li­ción] como hom­bres y morir” escri­bió Bros­trom, quien murió en un ata­que de los tali­ba­nes con­tra otro pues­to avan­za­do unos meses más tar­de.

Los ancia­nos dije­ron que qui­sie­ran ayu­dar a las Fuer­zas de la Coa­li­ción, pero que los gue­rri­lle­ros eran dema­sia­do nume­ro­sos y la aldea no cuen­ta con armas para con­tra­rres­tar una gran fuer­za arma­da. A pesar de su impo­ten­cia, Bros­trom insis­tió en que la gen­te del lugar arries­ga­ra sus vidas y las de sus fami­lias a favor de sus hom­bres y de su misión.

Tam­bién cayó en la fan­fa­rro­ne­ría sexis­ta para expre­sar su opi­nión, a pesar de que su coman­dan­te y jefe había alar­dea­do de ase­gu­rar los dere­chos de las muje­res como una carac­te­rís­ti­ca cla­ve de la ocu­pa­ción esta­dou­ni­den­se. “Le dije que las AAF se apro­ve­chan de su hos­pi­ta­li­dad y que son cobar­des por ocul­tar­se en su aldea, y que son débi­les y no tie­nen cojo­nes para com­ba­tir abier­ta­men­te a las Fuer­zas de la Coa­li­ción; se ocul­tan como muje­res.”

“Esta­ban hacien­do ges­tos obs­ce­nos”

Supues­ta­men­te los mili­ta­res de EE.UU. han dedi­ca­do mucho esfuer­zo a la demos­tra­ción de mayor sen­si­bi­li­dad cul­tu­ral hacia los afga­nos, des­pués de poner un cre­cien­te énfa­sis en la con­tra­in­sur­gen­cia en los últi­mos años. Docu­men­tos de diciem­bre de 2009 sugie­ren, sin embar­go, que sus esfuer­zos siguen sien­do defi­cien­tes. A media­dos de mes, una adies­tra­do­ra de perros de la Fuer­za Aérea de EE.UU. reali­zó un alla­na­mien­to de una mez­qui­ta en una base con­jun­ta esta­dou­ni­den­se-afga­na de ope­ra­ción avan­za­da.

“Des­pués de la bús­que­da, la ABP [Poli­cía Fron­te­ri­za Afga­na], los ASG [Guar­dias de Segu­ri­dad Afga­nos] e intér­pre­tes afga­nos se eno­ja­ron mucho por­que un equi­po feme­nino a car­go de perros entró a la mez­qui­ta” dicen los docu­men­tos esta­dou­ni­den­ses que des­cri­ben el inci­den­te. Con sus alia­dos enfu­re­ci­dos, el coman­dan­te de los ocu­pan­tes se vio obli­ga­do a ini­ciar un con­trol de daños inme­dia­to y se reu­nió no sólo con repre­sen­tan­tes de las fuer­zas de segu­ri­dad afga­nas sino tam­bién, según los docu­men­tos, con miem­bros de las fuer­zas arma­das paquis­ta­níes de la base para pre­sen­tar dis­cul­pas, mien­tras com­pra­ba “una vaca para sacri­fi­car­la a fin de puri­fi­car la mez­qui­ta”.

Al mis­mo tiem­po, otros miem­bros del per­so­nal de EE.UU. comen­za­ron a tomar medi­das para limi­tar las reper­cu­sio­nes en caso de que noti­cias del inci­den­te se difun­die­ran fue­ra de la base a las aldeas loca­les. Al pare­cer, la adies­tra­do­ra de perros de la fuer­za aérea fue reasig­na­da y ale­ja­da rápi­da­men­te de la base, mien­tras se orde­na­ba que se vol­vie­ra a entre­nar a todo el per­so­nal esta­dou­ni­den­se res­pec­to al “res­pe­to y dig­ni­dad para la pobla­ción local, sus cos­tum­bres y creen­cias, y las acti­tu­des acep­ta­bles den­tro y fue­ra de una mez­qui­ta”.

Las tro­pas afga­nas alia­das no son las úni­cas que se enfue­re­cen por la acti­tud de la tro­pa de EE.UU. Un jefe en una shu­ra, según docu­men­tos esta­dou­ni­den­ses: “decla­ró que los resul­ta­dos han sido nega­ti­vos des­pués de cada ope­ra­ción de la coa­li­ción”. Men­cio­nó a con­ti­nua­ción que “las per­so­nas se han sen­ti­do agra­via­das por esto”. Otros tam­bién se pro­nun­cia­ron. Un pasa­je de un resu­men del ejér­ci­to de EE.UU. de los acon­te­ci­mien­tos en la reu­nión, dice:

El jefe de la shu­ra decla­ró que duran­te los últi­mos tres meses de ope­ra­cio­nes no ha habi­do logro alguno. Cuan­do se le pre­gun­tó sobre la pre­sen­cia de los INS [insur­gen­tes] decla­ró que hay sólo 6 TB [tali­ba­nes] pero 100 ladro­nes, 100 ase­si­nos, y 100 dro­ga­dic­tos en el valle. La ani­mo­si­dad y los com­ba­tes en Tagab han teni­do lugar duran­te 35 años y la gen­te se va del valle por ese moti­vo.

Docu­men­tos de EE.UU. tam­bién seña­lan que la pobla­ción local que vive cer­ca de la Base de Ope­ra­ción Avan­za­da Salerno en la pro­vin­cia de Jost dis­pa­ra regu­lar­men­te con­tra los avio­nes de la coa­li­ción como lo hizo un civil, el 25 de julio de 2009, “moles­to por­que los avio­nes daban varias vuel­tas y vola­ban bajo sobre su casa”.

No fue el pri­me­ro (y sin duda, no será el últi­mo) en expre­sar su eno­jo ante unos extran­je­ros que sur­ca­ban los cie­los de su patria. Por ejem­plo, el infor­me pos­te­rior de un pilo­to des­pués de otro sobre­vue­lo, dice: “Se obser­va­ron ban­de­ras blan­cas y negras sobre los techos de los LN. Vimos más de 20 vivien­das con ban­de­ras y la pobla­ción local pare­ce estar moles­ta por nues­tra pre­sen­cia. Tra­ta­ron de lan­zar pie­dras y hacían ges­tos obs­ce­nos”.

¿Qué que­da en Wiki­leaks?

Apar­te de la pers­pec­ti­va sobre el acti­vis­mo y el uso de dro­gas en Afga­nis­tán, los méto­dos mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses, su pro­pa­gan­da y sus erro­res cul­tu­ra­les, así como sobre la reac­ción afga­na ante ellos, hay mucho más que apren­der del Dia­rio de la Gue­rra Afga­na de Wiki­leaks.

Aun­que el Guar­dian hizo un tra­ba­jo admi­ra­ble al con­cen­trar­se en las víc­ti­mas civi­les cata­lo­ga­das en los archi­vos, toda­vía hay mucho mate­rial en el mon­tón de docu­men­tos sobre el sufri­mien­to dia­rio de afga­nos de a pie y la penu­ria de vivir día tras día bajo ocu­pa­ción extran­je­ra –temas que han sido muy des­cui­da­dos a pesar de casi una déca­da de cober­tu­ra noti­cio­sa de la gue­rra esta­dou­ni­den­se en Afga­nis­tán-.

Con un poco de suer­te, cua­les­quie­ra publi­ca­cio­nes que sean ele­gi­das por Wiki­leaks para reci­bir sus pró­xi­mos 15.000 docu­men­tos sobre la Gue­rra Afga­na, pro­fun­di­za­rán un poco más y bus­ca­rán en los archi­vos mate­rial sobre los efec­tos dia­rios de la gue­rra en los que sopor­tan des­pro­por­cio­na­da­men­te su peso, los civi­les afga­nos. Es la ver­da­de­ra his­to­ria secre­ta de la gue­rra que, inclu­so tan tar­de, toda­vía tie­ne que ser inves­ti­ga­da en un sen­ti­do exhaus­ti­vo o inte­gral.

………..

Nick Tur­se es edi­tor aso­cia­do de Tom​Dis​patch​.com y gana­dor del Pre­mio Ridenhour 2009 a la Dis­tin­ción Infor­ma­ti­va, así como el Pre­mio James Aron­son para el Perio­dis­mo de Jus­ti­cia Social. Sus tra­ba­jos se publi­can en Los Ange­les Times, The Nation, In The­se Times y, regu­lar­men­te, en Tom­Dis­patch. Tur­se es actual­men­te miem­bro del Cen­ter for the Uni­ted Sta­tes and the Cold War de la Uni­ver­si­dad de Nue­va York. Es autor de “The Com­plex: How the Mili­tary Inva­des Our Every­day Lives”, (Metro­po­li­tan Books). Su pági­na en Inter­net es: Nick​Tur​se​.com

(Copy­right 2010 Asia Times Onli­ne (Hol­dings) Ltd. All rights reser­ved.

Fuen­te: http://​www​.ati​mes​.com/​a​t​i​m​e​s​/​S​o​u​t​h​_​A​s​i​a​/​L​I​1​7​D​f​0​1​.​h​tml

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *