Las muje­res en la inde­pen­den­cia y la Revo­lu­ción Mexi­ca­na – Gene­ra­ción. com

Como apo­lo­gía al machis­mo, los libros de tex­tos real­zan la valen­tía de los hom­bres de Méxi­co, quie­nes die­ron has­ta la vida por la patria; pero el papel de la mujer que­da un tan­to ais­la­do, apa­re­ce unta­di­to en los libros de la “his­to­ria ofi­cial”, ale­ján­do­nos de la mag­na infor­ma­ción ocul­ta que habla sobre la impor­tan­cia de la mujer en los enfren­ta­mien­tos. Muje­res que ofre­cían la vida a cam­bio de nada, ofre­cien­do su cuer­po como ali­men­to de los insur­gen­tes, a cam­bio del éxi­to de su lucha.
Pocos sabe­mos (con­si­de­ran­do sólo los que tene­mos acce­so a infor­mar­nos) los nom­bres de esas muje­res, del desem­pe­ño que tuvie­ron y sus logros.
Una de ellas, quien devuel­ve el alien­to a los insur­gen­tes, en un momen­to crí­ti­co en el que don Nico­lás Bra­vo se enfren­ta a sus sen­ti­mien­tos huma­ni­ta­rios que lo carac­te­ri­za­ban, orde­nan­do diez­mar a sus sol­da­dos para que comie­sen los demás- Este even­to ocu­rre cuan­do los insur­gen­tes habían que­da­do sin pro­vi­sio­nes, se había per­di­do el entu­sias­mo y, en ese pue­bli­to casi per­di­do en la aspe­re­za de la sie­rra de Xalia­ca o Tla­co­te­pec, los rea­lis­tas tenían sitia­do- es Doña Anto­nia Nava de Cata­lán, espo­sa de don Nico­lás Cata­lán (uno de los más fie­les defen­so­res de la inde­pen­den­cia), a quien la nom­bra­ron La Gene­ra­la por su valentía.

Vien­do las cir­cuns­tan­cias, ella jun­to a doña Cata­li­na Gon­za­les, com­pa­ñe­ra y ami­ga, acer­cán­do­se al gene­ral Bra­vo, le dice: «Veni­mos por­que hemos halla­do la mane­ra de ser úti­les a nues­tra Patria. ¡No pode­mos pelear, pero pode­mos ser­vir de ali­men­to! He aquí nues­tros cuer­pos que pue­den repar­tir­se como ración a los sol­da­dos.» Esta acti­tud hace que los sol­da­dos recu­pe­ren el áni­mo y vuel­ven a la lucha, con las muje­res arma­das de mache­tes y garro­tes para enfren­tar al enemigo.

Cabe men­cio­nar tam­bién a muje­res como a doña Rafae­la López Agua­do, madre de los Rayo­nes, a doña María Petra Teruel de Velas­co, dig­na pro­tec­to­ra de los insur­gen­tes pre­sos; a doña Ana Gar­cía, espo­sa del patrio­ta Coro­nel José Félix Tres­pa­la­cios, a quien acom­pa­ñó en una tra­ve­sía de cien­to sesen­ta len­guas y lo sal­vó de dos sen­ten­cias de muer­te que con­tra él con­de­na­ra el Par­ti­do Rea­lis­ta; a las her­ma­nas Gon­zá­lez de Pén­ja­mo, quie­nes sacri­fi­ca­ron su for­tu­na y tum­ba­ron su casa para unir­se con los insur­gen­tes; a las her­ma­nas Moreno, que die­ron incon­ta­bles prue­bas de abne­ga­ción y de patrio­tis­mo, jun­to a don Pedro Moreno y de Mina; y a las her­ma­nas Fran­cis­ca y Mag­da­le­na Godos, que duran­te el sitio de Cos­co­ma­te­pec, hacían car­tu­chos y cui­da­ban a los enfermos.

Y pode­mos seguir men­cio­nan­do, por ejem­plo, a aque­llas muje­res sin nom­bre, que por este moti­vo son dig­nas de res­ca­tar­se en la memo­ria; muje­res a quie­nes la his­to­ria sólo con­ser­va el recuer­do ínfi­mo de sus par­ti­ci­pa­cio­nes. La espo­sa de don Albino Gar­cía, pobre y humil­de de ori­gen, mon­ta­da en su caba­llo, con espa­da en mano entra­ba ade­lan­te a los ata­ques al tiem­po que alen­ta­ba con su voz y su ejem­plo a los insurgentes.

Y lo mis­mo en la revo­lu­ción des­ta­can muje­res por su ocu­pa­ción. Están las perio­dis­tas y escritoras:

* Las perio­dis­tas for­ma­ron par­te de un gru­po de muje­res en la acti­vi­dad polí­ti­ca y social.
* Fun­da­ron perió­di­cos de opo­si­ción al régi­men y en defen­sa de las cla­ses desvalidas.
* Jua­na Belén Gutié­rrez de Men­do­za diri­gió el perió­di­co Vés­per, dedi­ca­do a defen­der a los mine­ros y a com­ba­tir la dictadura.
* Gua­da­lu­pe Rojo, viu­da de Alva­ra­do, direc­to­ra del perió­di­co Juan Pana­de­ro, fue pre­sa en la cár­cel de Belén por defen­der a los cam­pe­si­nos de Yau­te­pec. Este Perió­di­co se difun­dió en Gua­da­la­ja­ra y des­pués en México.
* Emi­lia Enrí­quez de Rive­ra, “Obdu­lia”, tuvo ideas reno­va­do­ras en la revis­ta Hogar; mien­tras que Julia Sán­chez, “Julia Mata”, ful­mi­na­ba con sus crí­ti­cas a la oli­gar­quía en El láti­go justiciero.
* Des­de la Sie­rra de Gue­rre­ro se lan­zó el Plan Polí­ti­co y Social, cuya redac­ción se con­fió a Dolo­res Jimé­nez y Muro, quien había sido redac­to­ra de El Dia­rio del Hogar; en este docu­men­to —escri­to por revo­lu­cio­na­rios de cin­co enti­da­des de la Repú­bli­ca— se des­co­no­ció el régi­men por­fi­ris­ta por “haber supri­mi­do la pren­sa inde­pen­dien­te, cerra­do clu­bes, prohi­bien­do toda mani­fes­ta­ción reve­la­do­ra de la opi­nión públi­ca y lle­van­do a las cár­ce­les, sin res­pe­tar a las muje­res… y se pro­pu­so modi­fi­car la ley de impren­ta, pro­te­ger a los indí­ge­nas, aumen­tar los jor­na­les de los tra­ba­ja­do­res de ambos sexos y redu­cir a 9 las horas de trabajo”.
* María Her­nán­dez Zar­co se hizo nota­ble por­que en 1913, cuan­do todas las impren­tas de la capi­tal se nega­ron a impri­mir el dis­cur­so del Sena­dor Beli­sa­rio Domín­guez —en don­de con­de­na­ba el régi­men de Huer­ta — , ella lo hizo a escon­di­das, por las noches, en el taller de Adol­fo Mon­tes de Oca, don­de trabajaba.

En los com­plots, paso de armas, correos y difu­sión de noti­cias, sobre­sa­lie­ron Car­men Ser­dán, her­ma­na de Aqui­les Ser­dán; Car­men Ala­tris­te, su madre; y Fran­cis­ca del Valle, su espo­sa; tam­bién se invo­lu­cra­ron Gua­da­lu­pe, Rosa y María Nar­váez, quie­nes coor­di­na­ron las ope­ra­cio­nes en el esta­do de Pue­bla, impri­mie­ron y repar­tie­ron pro­cla­mas, así como dis­tri­bu­ye­ron armas, para luchar con­tra el régi­men de Díaz.

Inde­pen­dien­te­men­te de las tro­pas a las que per­te­ne­cían, aga­rra­ron sus armas y com­ba­tie­ron al lado de los hom­bres; alen­ta­ron los áni­mos de la tro­pa, cami­na­ron en la reta­guar­dia, bus­ca­ron ali­men­to, lo pre­pa­ra­ron y dis­tri­bu­ye­ron, parie­ron a sus hijos, se desem­pe­ña­ron como espías, llo­ra­ron sus muer­tos y tam­bién murie­ron. Las muje­res sol­da­de­ras fueron:

* Sol­da­de­ras del Ejér­ci­to Federal.
* Zapa­tis­tas que pelea­ron al lado de Emi­liano Zapa­ta y sus gene­ra­les, muje­res campesinas.
* Las Ade­li­tas que pelea­ron en el nor­te con el gene­ral Villa.

“Jun­to a las gran­des tro­pas de Fran­cis­co Villa, Emi­liano Zapa­ta y Venus­tiano Carran­za, más de mil nove­cien­tos líde­res lucha­ron en ban­das rebel­des. Las sol­da­de­ras pulu­lan en las foto­gra­fías. Mul­ti­tud anó­ni­ma, com­par­sas, al pare­cer telón de fon­do, sólo hacen bul­to, pero sin ellas los sol­da­dos no hubie­ran comi­do ni dor­mi­do ni pelea­do” (Ele­na Ponia­tows­ka, 1999).

Y Las coro­ne­las que juga­ron un papel importantísimo:

* Car­men Ala­nís se levan­tó en armas en Casas Gran­des Chihuahua y par­ti­ci­pó en la toma de Ciu­dad Juá­rez con 300 hom­bres a su mando.

* Jua­na Gutié­rrez de Men­do­za y La Chi­na coman­da­ron un bata­llón for­ma­do por las viu­das, hijas y her­ma­nas de los com­ba­tien­tes muertos.

* Dolo­res Jimé­nez y Muro, coro­ne­la redac­to­ra del Plan Polí­ti­co y Social, des­co­no­ció al régi­men Porfirista.

La his­to­ria ha sido ingra­ta con las muje­res que han con­tri­bui­do con accio­nes impor­tan­tes en la inde­pen­den­cia y en la revo­lu­ción de este país. muje­res que des­pués de 200 años de inde­pen­den­cia y 100 de revo­lu­ción, siguen pug­nan­do por tomar posi­ción impor­tan­te en los avan­ces que va tenien­do la socie­dad. Poco se ha escri­to sobre las que lucha­ron, poco se sabe de las Coro­ne­las, de las Sol­da­de­ras, inclu­so de la par­ti­ci­pa­ción de los niños en las tro­pas. No se han escri­to his­to­rias sobre ellas, no hay tan­tas heroí­nas como héroes; todo lo que se sabe es por tes­ti­mo­nios y un tes­ti­mo­nio es-como lo mani­fies­ta un estu­dio titu­la­do “Las muje­res en la revo­lu­ción mexi­ca­na: un pro­ta­go­nis­mo silen­cia­do” de Ales­san­dra Sut­ter: “Al igual que la his­to­ria, el tes­ti­mo­nio encie­rra cier­tos ele­men­tos de poder, ya que se esco­ge lo que se va a expo­ner. Una de las limi­ta­cio­nes del tes­ti­mo­nio es que se pue­den cues­tio­nar los ele­men­tos de la ver­dad en el mis­mo, pero como a cien­cia cier­ta no se sabe cuál es la Ver­dad, se pue­de tomar como refe­ren­cia”. Y exis­te un tes­ti­mo­nio del señor Felix Moli­na Lara, quien con­vi­vió con la tro­pa des­de la edad de 4 años, fue miem­bro del bata­llón “Fie­les de Hui­vi­ris” y se reti­ró del ejér­ci­to con el gra­do de Sar­gen­to 1º; que men­cio­na el desem­pe­ño de la mujer, un tes­ti­mo­nio que según Sut­ter “mues­tra otra pers­pec­ti­va sobre la par­ti­ci­pa­ción de la mujer en la Revo­lu­ción Mexi­ca­na. Aun­que Moli­na reco­no­ce la teme­ri­dad de la mujer, es evi­den­te que en el inte­rior del tes­ti­mo­nio se mues­tra cier­to machis­mo cuan­do se dice que la mujer ha pelea­do “cuan­do las cir­cuns­tan­cias la obli­gan». En este caso se exclu­yen las muje­res que han lucha­do por algún ideal sin que las cir­cuns­tan­cias las obli­guen.” Y aquí el tes­ti­mo­nio de Moli­na Lara:

“Un toque de cor­ne­ta se oyó a lo lejos pidien­do con­tra­se­ña. El eco difun­dió el soni­do del ins­tru­men­to de gue­rra y el coman­dan­te del cam­pa­men­to ins­tru­yó a la cor­ne­ta de órde­nes para que con­tes­ta­ra. Una vez con­fir­ma­do que se tra­ta­ba de fuer­zas ami­gas, se espe­ró su lle­ga­da. Por otra par­te, se tenían noti­cias de que pron­to ata­ca­ría el enemi­go, por lo que se pre­pa­ró la defen­sa del lugar. El coman­dan­te dis­pu­so la dis­tri­bu­ción de los ele­men­tos a sus órde­nes. De pron­to, una Sol­da­de­ra lle­gó a todo correr agi­tan­do un trapo

mien­tras a gri­tos avi­sa­ba que el enemi­go esta­ba cer­ca. Des­de lue­go el coman­dan­te, como buen mili­tar, aler­tó a la tro­pa indi­cán­do­les que espe­ra­ran su señal para dis­pa­rar. Efec­ti­va­men­te, cuan­do la fuer­za con­tra­ria se encon­tra­ba a la dis­tan­cia con­ve­ni­da, él dio la

orden dis­pa­ran­do su 45 sobre el enemi­go que se acer­ca­ba: ¡FUEGO!…Una des­car­ga cerra­da reci­bió a los ata­can­tes y aun­que eran supe­rio­res en núme­ro, la tro­pa no se arre­dró y sos­tu­vo duran­te 48 horas el com­ba­te. Sol­da­do que caía, era sus­ti­tui­do por una sol­da­de­ra, quien con su arro­jo demos­tra­ba mas auda­cia que los hom­bres, los que vién­do­se alen­ta­dos por aquél ejem­plo, derro­ta­ron al enemi­go. Es jus­to acla­rar que tam­bién par­ti­ci­pa­ron en aquel com­ba­te mucha­chos de entre 9 y 11 años, ellos toma­ron las armas para defen­der la par­te que les corres­pon­dió. ¡Fue dura la jor­na­da! En el cam­pa­men­to, sumi­do en la oscu­ri­dad de la noche, la «jua­na­da» des­can­sa­ba. Úni­ca­men­te se oían los pasos de los sol­da­dos del ron­dín que vigi­la­ban el sue­ño de sus com­pa­ñe­ros: jefes, ofi­cia­les y tro­pa. Todos ago­ta­dos, ¡No habían comi­do ni dor­mi­do en las 48 horas que duró la refrie­ga! Alre­de­dor del cam­pa­men­to que­da­ron dise­mi­na­dos muchos cadá­ve­res que fue­ron inci­ne­ra­dos por mon­to­nes con gaso­li­na. Sola­men­te se dio sepul­tu­ra a los 27 sol­da­dos que murie­ron en com­ba­te. La supe­rio­ri­dad orde­nó que a sus viu­das e hijos, se les expi­die­ran pasa­jes para su lugar de ori­gen. La mujer Mexi­ca­na siem­pre ha dado mues­tra de arro­jo y teme­ri­dad cuan­do las cir­cuns­tan­cias la obli­gan, muchas obtu­vie­ron gra­dos mili­ta­res duran­te la revo­lu­ción, algu­nas se hicie­ron famo­sas como coro­ne­las, otras como sol­da­dos rasos… ¡La mayo­ría, como ver­da­de­ras Soldaderas!”

En un son­deo que se reali­zó para este repor­ta­je, en las calles de la ciu­dad se le pre­gun­tó a 100 per­so­nas si cono­cía heroí­nas de la inde­pen­den­cia y de la revo­lu­ción mexi­ca­na. El 90% no men­cio­nó más que a las que men­cio­na la his­to­ria ofi­cial y el otro 10% cono­cía vaga­men­te algo sobre las que hemos mencionado.

Gra­cias a la par­ti­ci­pa­ción de la mujer es que la socie­dad ha teni­do logros sig­ni­fi­ca­ti­vos y logros para ellas mis­mas, pero des­gra­cia­da­men­te aún esta­mos con­vi­vien­do con hom­bres misó­gi­nos, retró­gra­das y “machos” que menos­ca­ban los avan­ces que la mujer quie­re lograr para el bien del país, para mejo­rar la inter­ac­ción entre ambos sexos y lograr la equi­dad. Para ello es nece­sa­rio que los que gobier­nan el país, tomen en serio la his­to­ria y que inclu­yan a las ver­da­de­ras heroí­nas en la “His­to­ria Ofi­cial” que care­ce de mucho.

Fes­te­jar la inde­pen­den­cia y la revo­lu­ción, debe tener un enfo­que diri­gi­do tam­bién a todas las que fue­ron pro­ta­go­nis­tas en ambas luchas y dar­le un sen­ti­do de ver­da­de­ra equi­dad reco­no­cien­do en valor de la mujer a tra­vés de la his­to­ria del país.

Como apo­lo­gía al machis­mo, los libros de tex­tos real­zan la valen­tía de los hom­bres de Méxi­co, quie­nes die­ron has­ta la vida por la patria; pero el papel de la mujer que­da un tan­to ais­la­do, apa­re­ce unta­di­to en los libros de la “his­to­ria ofi­cial”, ale­ján­do­nos de la mag­na infor­ma­ción ocul­ta que habla sobre la impor­tan­cia de la mujer en los enfren­ta­mien­tos. Muje­res que ofre­cían la vida a cam­bio de nada, ofre­cien­do su cuer­po como ali­men­to de los insur­gen­tes, a cam­bio del éxi­to de su lucha.
Pocos sabe­mos (con­si­de­ran­do sólo los que tene­mos acce­so a infor­mar­nos) los nom­bres de esas muje­res, del desem­pe­ño que tuvie­ron y sus logros.
Una de ellas, quien devuel­ve el alien­to a los insur­gen­tes, en un momen­to crí­ti­co en el que don Nico­lás Bra­vo se enfren­ta a sus sen­ti­mien­tos huma­ni­ta­rios que lo carac­te­ri­za­ban, orde­nan­do diez­mar a sus sol­da­dos para que comie­sen los demás- Este even­to ocu­rre cuan­do los insur­gen­tes habían que­da­do sin pro­vi­sio­nes, se había per­di­do el entu­sias­mo y, en ese pue­bli­to casi per­di­do en la aspe­re­za de la sie­rra de Xalia­ca o Tla­co­te­pec, los rea­lis­tas tenían sitia­do- es Doña Anto­nia Nava de Cata­lán, espo­sa de don Nico­lás Cata­lán (uno de los más fie­les defen­so­res de la inde­pen­den­cia), a quien la nom­bra­ron La Gene­ra­la por su valentía.

Vien­do las cir­cuns­tan­cias, ella jun­to a doña Cata­li­na Gon­za­les, com­pa­ñe­ra y ami­ga, acer­cán­do­se al gene­ral Bra­vo, le dice: «Veni­mos por­que hemos halla­do la mane­ra de ser úti­les a nues­tra Patria. ¡No pode­mos pelear, pero pode­mos ser­vir de ali­men­to! He aquí nues­tros cuer­pos que pue­den repar­tir­se como ración a los sol­da­dos.» Esta acti­tud hace que los sol­da­dos recu­pe­ren el áni­mo y vuel­ven a la lucha, con las muje­res arma­das de mache­tes y garro­tes para enfren­tar al enemigo.

Cabe men­cio­nar tam­bién a muje­res como a doña Rafae­la López Agua­do, madre de los Rayo­nes, a doña María Petra Teruel de Velas­co, dig­na pro­tec­to­ra de los insur­gen­tes pre­sos; a doña Ana Gar­cía, espo­sa del patrio­ta Coro­nel José Félix Tres­pa­la­cios, a quien acom­pa­ñó en una tra­ve­sía de cien­to sesen­ta len­guas y lo sal­vó de dos sen­ten­cias de muer­te que con­tra él con­de­na­ra el Par­ti­do Rea­lis­ta; a las her­ma­nas Gon­zá­lez de Pén­ja­mo, quie­nes sacri­fi­ca­ron su for­tu­na y tum­ba­ron su casa para unir­se con los insur­gen­tes; a las her­ma­nas Moreno, que die­ron incon­ta­bles prue­bas de abne­ga­ción y de patrio­tis­mo, jun­to a don Pedro Moreno y de Mina; y a las her­ma­nas Fran­cis­ca y Mag­da­le­na Godos, que duran­te el sitio de Cos­co­ma­te­pec, hacían car­tu­chos y cui­da­ban a los enfermos.

Y pode­mos seguir men­cio­nan­do, por ejem­plo, a aque­llas muje­res sin nom­bre, que por este moti­vo son dig­nas de res­ca­tar­se en la memo­ria; muje­res a quie­nes la his­to­ria sólo con­ser­va el recuer­do ínfi­mo de sus par­ti­ci­pa­cio­nes. La espo­sa de don Albino Gar­cía, pobre y humil­de de ori­gen, mon­ta­da en su caba­llo, con espa­da en mano entra­ba ade­lan­te a los ata­ques al tiem­po que alen­ta­ba con su voz y su ejem­plo a los insurgentes.

Y lo mis­mo en la revo­lu­ción des­ta­can muje­res por su ocu­pa­ción. Están las perio­dis­tas y escritoras:

* Las perio­dis­tas for­ma­ron par­te de un gru­po de muje­res en la acti­vi­dad polí­ti­ca y social.
* Fun­da­ron perió­di­cos de opo­si­ción al régi­men y en defen­sa de las cla­ses desvalidas.
* Jua­na Belén Gutié­rrez de Men­do­za diri­gió el perió­di­co Vés­per, dedi­ca­do a defen­der a los mine­ros y a com­ba­tir la dictadura.
* Gua­da­lu­pe Rojo, viu­da de Alva­ra­do, direc­to­ra del perió­di­co Juan Pana­de­ro, fue pre­sa en la cár­cel de Belén por defen­der a los cam­pe­si­nos de Yau­te­pec. Este Perió­di­co se difun­dió en Gua­da­la­ja­ra y des­pués en México.
* Emi­lia Enrí­quez de Rive­ra, “Obdu­lia”, tuvo ideas reno­va­do­ras en la revis­ta Hogar; mien­tras que Julia Sán­chez, “Julia Mata”, ful­mi­na­ba con sus crí­ti­cas a la oli­gar­quía en El láti­go justiciero.
* Des­de la Sie­rra de Gue­rre­ro se lan­zó el Plan Polí­ti­co y Social, cuya redac­ción se con­fió a Dolo­res Jimé­nez y Muro, quien había sido redac­to­ra de El Dia­rio del Hogar; en este docu­men­to —escri­to por revo­lu­cio­na­rios de cin­co enti­da­des de la Repú­bli­ca— se des­co­no­ció el régi­men por­fi­ris­ta por “haber supri­mi­do la pren­sa inde­pen­dien­te, cerra­do clu­bes, prohi­bien­do toda mani­fes­ta­ción reve­la­do­ra de la opi­nión públi­ca y lle­van­do a las cár­ce­les, sin res­pe­tar a las muje­res… y se pro­pu­so modi­fi­car la ley de impren­ta, pro­te­ger a los indí­ge­nas, aumen­tar los jor­na­les de los tra­ba­ja­do­res de ambos sexos y redu­cir a 9 las horas de trabajo”.
* María Her­nán­dez Zar­co se hizo nota­ble por­que en 1913, cuan­do todas las impren­tas de la capi­tal se nega­ron a impri­mir el dis­cur­so del Sena­dor Beli­sa­rio Domín­guez —en don­de con­de­na­ba el régi­men de Huer­ta — , ella lo hizo a escon­di­das, por las noches, en el taller de Adol­fo Mon­tes de Oca, don­de trabajaba.

En los com­plots, paso de armas, correos y difu­sión de noti­cias, sobre­sa­lie­ron Car­men Ser­dán, her­ma­na de Aqui­les Ser­dán; Car­men Ala­tris­te, su madre; y Fran­cis­ca del Valle, su espo­sa; tam­bién se invo­lu­cra­ron Gua­da­lu­pe, Rosa y María Nar­váez, quie­nes coor­di­na­ron las ope­ra­cio­nes en el esta­do de Pue­bla, impri­mie­ron y repar­tie­ron pro­cla­mas, así como dis­tri­bu­ye­ron armas, para luchar con­tra el régi­men de Díaz.

Inde­pen­dien­te­men­te de las tro­pas a las que per­te­ne­cían, aga­rra­ron sus armas y com­ba­tie­ron al lado de los hom­bres; alen­ta­ron los áni­mos de la tro­pa, cami­na­ron en la reta­guar­dia, bus­ca­ron ali­men­to, lo pre­pa­ra­ron y dis­tri­bu­ye­ron, parie­ron a sus hijos, se desem­pe­ña­ron como espías, llo­ra­ron sus muer­tos y tam­bién murie­ron. Las muje­res sol­da­de­ras fueron:

* Sol­da­de­ras del Ejér­ci­to Federal.
* Zapa­tis­tas que pelea­ron al lado de Emi­liano Zapa­ta y sus gene­ra­les, muje­res campesinas.
* Las Ade­li­tas que pelea­ron en el nor­te con el gene­ral Villa.

“Jun­to a las gran­des tro­pas de Fran­cis­co Villa, Emi­liano Zapa­ta y Venus­tiano Carran­za, más de mil nove­cien­tos líde­res lucha­ron en ban­das rebel­des. Las sol­da­de­ras pulu­lan en las foto­gra­fías. Mul­ti­tud anó­ni­ma, com­par­sas, al pare­cer telón de fon­do, sólo hacen bul­to, pero sin ellas los sol­da­dos no hubie­ran comi­do ni dor­mi­do ni pelea­do” (Ele­na Ponia­tows­ka, 1999).

Y Las coro­ne­las que juga­ron un papel importantísimo:

* Car­men Ala­nís se levan­tó en armas en Casas Gran­des Chihuahua y par­ti­ci­pó en la toma de Ciu­dad Juá­rez con 300 hom­bres a su mando.

* Jua­na Gutié­rrez de Men­do­za y La Chi­na coman­da­ron un bata­llón for­ma­do por las viu­das, hijas y her­ma­nas de los com­ba­tien­tes muertos.

* Dolo­res Jimé­nez y Muro, coro­ne­la redac­to­ra del Plan Polí­ti­co y Social, des­co­no­ció al régi­men Porfirista.

La his­to­ria ha sido ingra­ta con las muje­res que han con­tri­bui­do con accio­nes impor­tan­tes en la inde­pen­den­cia y en la revo­lu­ción de este país. muje­res que des­pués de 200 años de inde­pen­den­cia y 100 de revo­lu­ción, siguen pug­nan­do por tomar posi­ción impor­tan­te en los avan­ces que va tenien­do la socie­dad. Poco se ha escri­to sobre las que lucha­ron, poco se sabe de las Coro­ne­las, de las Sol­da­de­ras, inclu­so de la par­ti­ci­pa­ción de los niños en las tro­pas. No se han escri­to his­to­rias sobre ellas, no hay tan­tas heroí­nas como héroes; todo lo que se sabe es por tes­ti­mo­nios y un tes­ti­mo­nio es-como lo mani­fies­ta un estu­dio titu­la­do “Las muje­res en la revo­lu­ción mexi­ca­na: un pro­ta­go­nis­mo silen­cia­do” de Ales­san­dra Sut­ter: “Al igual que la his­to­ria, el tes­ti­mo­nio encie­rra cier­tos ele­men­tos de poder, ya que se esco­ge lo que se va a expo­ner. Una de las limi­ta­cio­nes del tes­ti­mo­nio es que se pue­den cues­tio­nar los ele­men­tos de la ver­dad en el mis­mo, pero como a cien­cia cier­ta no se sabe cuál es la Ver­dad, se pue­de tomar como refe­ren­cia”. Y exis­te un tes­ti­mo­nio del señor Felix Moli­na Lara, quien con­vi­vió con la tro­pa des­de la edad de 4 años, fue miem­bro del bata­llón “Fie­les de Hui­vi­ris” y se reti­ró del ejér­ci­to con el gra­do de Sar­gen­to 1º; que men­cio­na el desem­pe­ño de la mujer, un tes­ti­mo­nio que según Sut­ter “mues­tra otra pers­pec­ti­va sobre la par­ti­ci­pa­ción de la mujer en la Revo­lu­ción Mexi­ca­na. Aun­que Moli­na reco­no­ce la teme­ri­dad de la mujer, es evi­den­te que en el inte­rior del tes­ti­mo­nio se mues­tra cier­to machis­mo cuan­do se dice que la mujer ha pelea­do “cuan­do las cir­cuns­tan­cias la obli­gan». En este caso se exclu­yen las muje­res que han lucha­do por algún ideal sin que las cir­cuns­tan­cias las obli­guen.” Y aquí el tes­ti­mo­nio de Moli­na Lara:

“Un toque de cor­ne­ta se oyó a lo lejos pidien­do con­tra­se­ña. El eco difun­dió el soni­do del ins­tru­men­to de gue­rra y el coman­dan­te del cam­pa­men­to ins­tru­yó a la cor­ne­ta de órde­nes para que con­tes­ta­ra. Una vez con­fir­ma­do que se tra­ta­ba de fuer­zas ami­gas, se espe­ró su lle­ga­da. Por otra par­te, se tenían noti­cias de que pron­to ata­ca­ría el enemi­go, por lo que se pre­pa­ró la defen­sa del lugar. El coman­dan­te dis­pu­so la dis­tri­bu­ción de los ele­men­tos a sus órde­nes. De pron­to, una Sol­da­de­ra lle­gó a todo correr agi­tan­do un trapo

mien­tras a gri­tos avi­sa­ba que el enemi­go esta­ba cer­ca. Des­de lue­go el coman­dan­te, como buen mili­tar, aler­tó a la tro­pa indi­cán­do­les que espe­ra­ran su señal para dis­pa­rar. Efec­ti­va­men­te, cuan­do la fuer­za con­tra­ria se encon­tra­ba a la dis­tan­cia con­ve­ni­da, él dio la orden dis­pa­ran­do su 45 sobre el enemi­go que se acer­ca­ba: ¡FUEGO!…Una des­car­ga cerra­da reci­bió a los ata­can­tes y aun­que eran supe­rio­res en núme­ro, la tro­pa no se arre­dró y sos­tu­vo duran­te 48 horas el com­ba­te. Sol­da­do que caía, era sus­ti­tui­do por una sol­da­de­ra, quien con su arro­jo demos­tra­ba mas auda­cia que los hom­bres, los que vién­do­se alen­ta­dos por aquél ejem­plo, derro­ta­ron al enemi­go. Es jus­to acla­rar que tam­bién par­ti­ci­pa­ron en aquel com­ba­te mucha­chos de entre 9 y 11 años, ellos toma­ron las armas para defen­der la par­te que les corres­pon­dió. ¡Fue dura la jor­na­da! En el cam­pa­men­to, sumi­do en la oscu­ri­dad de la noche, la «jua­na­da» des­can­sa­ba. Úni­ca­men­te se oían los pasos de los sol­da­dos del ron­dín que vigi­la­ban el sue­ño de sus com­pa­ñe­ros: jefes, ofi­cia­les y tro­pa. Todos ago­ta­dos, ¡No habían comi­do ni dor­mi­do en las 48 horas que duró la refrie­ga! Alre­de­dor del cam­pa­men­to que­da­ron dise­mi­na­dos muchos cadá­ve­res que fue­ron inci­ne­ra­dos por mon­to­nes con gaso­li­na. Sola­men­te se dio sepul­tu­ra a los 27 sol­da­dos que murie­ron en com­ba­te. La supe­rio­ri­dad orde­nó que a sus viu­das e hijos, se les expi­die­ran pasa­jes para su lugar de ori­gen. La mujer Mexi­ca­na siem­pre ha dado mues­tra de arro­jo y teme­ri­dad cuan­do las cir­cuns­tan­cias la obli­gan, muchas obtu­vie­ron gra­dos mili­ta­res duran­te la revo­lu­ción, algu­nas se hicie­ron famo­sas como coro­ne­las, otras como sol­da­dos rasos… ¡La mayo­ría, como ver­da­de­ras Soldaderas!”

En un son­deo que se reali­zó para este repor­ta­je, en las calles de la ciu­dad se le pre­gun­tó a 100 per­so­nas si cono­cía heroí­nas de la inde­pen­den­cia y de la revo­lu­ción mexi­ca­na. El 90% no men­cio­nó más que a las que men­cio­na la his­to­ria ofi­cial y el otro 10% cono­cía vaga­men­te algo sobre las que hemos mencionado.

Gra­cias a la par­ti­ci­pa­ción de la mujer es que la socie­dad ha teni­do logros sig­ni­fi­ca­ti­vos y logros para ellas mis­mas, pero des­gra­cia­da­men­te aún esta­mos con­vi­vien­do con hom­bres misó­gi­nos, retró­gra­das y “machos” que menos­ca­ban los avan­ces que la mujer quie­re lograr para el bien del país, para mejo­rar la inter­ac­ción entre ambos sexos y lograr la equi­dad. Para ello es nece­sa­rio que los que gobier­nan el país, tomen en serio la his­to­ria y que inclu­yan a las ver­da­de­ras heroí­nas en la “His­to­ria Ofi­cial” que care­ce de mucho.

Fes­te­jar la inde­pen­den­cia y la revo­lu­ción, debe tener un enfo­que diri­gi­do tam­bién a todas las que fue­ron pro­ta­go­nis­tas en ambas luchas y dar­le un sen­ti­do de ver­da­de­ra equi­dad reco­no­cien­do en valor de la mujer a tra­vés de la his­to­ria del país.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.