Las muje­res en la inde­pen­den­cia y la Revo­lu­ción Mexi­ca­na – Gene­ra­ción. com

Como apo­lo­gía al machis­mo, los libros de tex­tos real­zan la valen­tía de los hom­bres de Méxi­co, quie­nes die­ron has­ta la vida por la patria; pero el papel de la mujer que­da un tan­to ais­la­do, apa­re­ce unta­di­to en los libros de la “his­to­ria ofi­cial”, ale­ján­do­nos de la mag­na infor­ma­ción ocul­ta que habla sobre la impor­tan­cia de la mujer en los enfren­ta­mien­tos. Muje­res que ofre­cían la vida a cam­bio de nada, ofre­cien­do su cuer­po como ali­men­to de los insur­gen­tes, a cam­bio del éxi­to de su lucha.
Pocos sabe­mos (con­si­de­ran­do sólo los que tene­mos acce­so a infor­mar­nos) los nom­bres de esas muje­res, del desem­pe­ño que tuvie­ron y sus logros.
Una de ellas, quien devuel­ve el alien­to a los insur­gen­tes, en un momen­to crí­ti­co en el que don Nico­lás Bra­vo se enfren­ta a sus sen­ti­mien­tos huma­ni­ta­rios que lo carac­te­ri­za­ban, orde­nan­do diez­mar a sus sol­da­dos para que comie­sen los demás- Este even­to ocu­rre cuan­do los insur­gen­tes habían que­da­do sin pro­vi­sio­nes, se había per­di­do el entu­sias­mo y, en ese pue­bli­to casi per­di­do en la aspe­re­za de la sie­rra de Xalia­ca o Tla­co­te­pec, los rea­lis­tas tenían sitia­do- es Doña Anto­nia Nava de Cata­lán, espo­sa de don Nico­lás Cata­lán (uno de los más fie­les defen­so­res de la inde­pen­den­cia), a quien la nom­bra­ron La Gene­ra­la por su valen­tía.

Vien­do las cir­cuns­tan­cias, ella jun­to a doña Cata­li­na Gon­za­les, com­pa­ñe­ra y ami­ga, acer­cán­do­se al gene­ral Bra­vo, le dice: «Veni­mos por­que hemos halla­do la mane­ra de ser úti­les a nues­tra Patria. ¡No pode­mos pelear, pero pode­mos ser­vir de ali­men­to! He aquí nues­tros cuer­pos que pue­den repar­tir­se como ración a los sol­da­dos.» Esta acti­tud hace que los sol­da­dos recu­pe­ren el áni­mo y vuel­ven a la lucha, con las muje­res arma­das de mache­tes y garro­tes para enfren­tar al enemi­go.

Cabe men­cio­nar tam­bién a muje­res como a doña Rafae­la López Agua­do, madre de los Rayo­nes, a doña María Petra Teruel de Velas­co, dig­na pro­tec­to­ra de los insur­gen­tes pre­sos; a doña Ana Gar­cía, espo­sa del patrio­ta Coro­nel José Félix Tres­pa­la­cios, a quien acom­pa­ñó en una tra­ve­sía de cien­to sesen­ta len­guas y lo sal­vó de dos sen­ten­cias de muer­te que con­tra él con­de­na­ra el Par­ti­do Rea­lis­ta; a las her­ma­nas Gon­zá­lez de Pén­ja­mo, quie­nes sacri­fi­ca­ron su for­tu­na y tum­ba­ron su casa para unir­se con los insur­gen­tes; a las her­ma­nas Moreno, que die­ron incon­ta­bles prue­bas de abne­ga­ción y de patrio­tis­mo, jun­to a don Pedro Moreno y de Mina; y a las her­ma­nas Fran­cis­ca y Mag­da­le­na Godos, que duran­te el sitio de Cos­co­ma­te­pec, hacían car­tu­chos y cui­da­ban a los enfer­mos.

Y pode­mos seguir men­cio­nan­do, por ejem­plo, a aque­llas muje­res sin nom­bre, que por este moti­vo son dig­nas de res­ca­tar­se en la memo­ria; muje­res a quie­nes la his­to­ria sólo con­ser­va el recuer­do ínfi­mo de sus par­ti­ci­pa­cio­nes. La espo­sa de don Albino Gar­cía, pobre y humil­de de ori­gen, mon­ta­da en su caba­llo, con espa­da en mano entra­ba ade­lan­te a los ata­ques al tiem­po que alen­ta­ba con su voz y su ejem­plo a los insur­gen­tes.

Y lo mis­mo en la revo­lu­ción des­ta­can muje­res por su ocu­pa­ción. Están las perio­dis­tas y escri­to­ras:

* Las perio­dis­tas for­ma­ron par­te de un gru­po de muje­res en la acti­vi­dad polí­ti­ca y social.
* Fun­da­ron perió­di­cos de opo­si­ción al régi­men y en defen­sa de las cla­ses des­va­li­das.
* Jua­na Belén Gutié­rrez de Men­do­za diri­gió el perió­di­co Vés­per, dedi­ca­do a defen­der a los mine­ros y a com­ba­tir la dic­ta­du­ra.
* Gua­da­lu­pe Rojo, viu­da de Alva­ra­do, direc­to­ra del perió­di­co Juan Pana­de­ro, fue pre­sa en la cár­cel de Belén por defen­der a los cam­pe­si­nos de Yau­te­pec. Este Perió­di­co se difun­dió en Gua­da­la­ja­ra y des­pués en Méxi­co.
* Emi­lia Enrí­quez de Rive­ra, “Obdu­lia”, tuvo ideas reno­va­do­ras en la revis­ta Hogar; mien­tras que Julia Sán­chez, “Julia Mata”, ful­mi­na­ba con sus crí­ti­cas a la oli­gar­quía en El láti­go jus­ti­cie­ro.
* Des­de la Sie­rra de Gue­rre­ro se lan­zó el Plan Polí­ti­co y Social, cuya redac­ción se con­fió a Dolo­res Jimé­nez y Muro, quien había sido redac­to­ra de El Dia­rio del Hogar; en este docu­men­to —escri­to por revo­lu­cio­na­rios de cin­co enti­da­des de la Repú­bli­ca— se des­co­no­ció el régi­men por­fi­ris­ta por “haber supri­mi­do la pren­sa inde­pen­dien­te, cerra­do clu­bes, prohi­bien­do toda mani­fes­ta­ción reve­la­do­ra de la opi­nión públi­ca y lle­van­do a las cár­ce­les, sin res­pe­tar a las muje­res… y se pro­pu­so modi­fi­car la ley de impren­ta, pro­te­ger a los indí­ge­nas, aumen­tar los jor­na­les de los tra­ba­ja­do­res de ambos sexos y redu­cir a 9 las horas de tra­ba­jo”.
* María Her­nán­dez Zar­co se hizo nota­ble por­que en 1913, cuan­do todas las impren­tas de la capi­tal se nega­ron a impri­mir el dis­cur­so del Sena­dor Beli­sa­rio Domín­guez —en don­de con­de­na­ba el régi­men de Huer­ta — , ella lo hizo a escon­di­das, por las noches, en el taller de Adol­fo Mon­tes de Oca, don­de tra­ba­ja­ba.

En los com­plots, paso de armas, correos y difu­sión de noti­cias, sobre­sa­lie­ron Car­men Ser­dán, her­ma­na de Aqui­les Ser­dán; Car­men Ala­tris­te, su madre; y Fran­cis­ca del Valle, su espo­sa; tam­bién se invo­lu­cra­ron Gua­da­lu­pe, Rosa y María Nar­váez, quie­nes coor­di­na­ron las ope­ra­cio­nes en el esta­do de Pue­bla, impri­mie­ron y repar­tie­ron pro­cla­mas, así como dis­tri­bu­ye­ron armas, para luchar con­tra el régi­men de Díaz.

Inde­pen­dien­te­men­te de las tro­pas a las que per­te­ne­cían, aga­rra­ron sus armas y com­ba­tie­ron al lado de los hom­bres; alen­ta­ron los áni­mos de la tro­pa, cami­na­ron en la reta­guar­dia, bus­ca­ron ali­men­to, lo pre­pa­ra­ron y dis­tri­bu­ye­ron, parie­ron a sus hijos, se desem­pe­ña­ron como espías, llo­ra­ron sus muer­tos y tam­bién murie­ron. Las muje­res sol­da­de­ras fue­ron:

* Sol­da­de­ras del Ejér­ci­to Fede­ral.
* Zapa­tis­tas que pelea­ron al lado de Emi­liano Zapa­ta y sus gene­ra­les, muje­res cam­pe­si­nas.
* Las Ade­li­tas que pelea­ron en el nor­te con el gene­ral Villa.

“Jun­to a las gran­des tro­pas de Fran­cis­co Villa, Emi­liano Zapa­ta y Venus­tiano Carran­za, más de mil nove­cien­tos líde­res lucha­ron en ban­das rebel­des. Las sol­da­de­ras pulu­lan en las foto­gra­fías. Mul­ti­tud anó­ni­ma, com­par­sas, al pare­cer telón de fon­do, sólo hacen bul­to, pero sin ellas los sol­da­dos no hubie­ran comi­do ni dor­mi­do ni pelea­do” (Ele­na Ponia­tows­ka, 1999).

Y Las coro­ne­las que juga­ron un papel impor­tan­tí­si­mo:

* Car­men Ala­nís se levan­tó en armas en Casas Gran­des Chihuahua y par­ti­ci­pó en la toma de Ciu­dad Juá­rez con 300 hom­bres a su man­do.

* Jua­na Gutié­rrez de Men­do­za y La Chi­na coman­da­ron un bata­llón for­ma­do por las viu­das, hijas y her­ma­nas de los com­ba­tien­tes muer­tos.

* Dolo­res Jimé­nez y Muro, coro­ne­la redac­to­ra del Plan Polí­ti­co y Social, des­co­no­ció al régi­men Por­fi­ris­ta.

La his­to­ria ha sido ingra­ta con las muje­res que han con­tri­bui­do con accio­nes impor­tan­tes en la inde­pen­den­cia y en la revo­lu­ción de este país. muje­res que des­pués de 200 años de inde­pen­den­cia y 100 de revo­lu­ción, siguen pug­nan­do por tomar posi­ción impor­tan­te en los avan­ces que va tenien­do la socie­dad. Poco se ha escri­to sobre las que lucha­ron, poco se sabe de las Coro­ne­las, de las Sol­da­de­ras, inclu­so de la par­ti­ci­pa­ción de los niños en las tro­pas. No se han escri­to his­to­rias sobre ellas, no hay tan­tas heroí­nas como héroes; todo lo que se sabe es por tes­ti­mo­nios y un tes­ti­mo­nio es-como lo mani­fies­ta un estu­dio titu­la­do “Las muje­res en la revo­lu­ción mexi­ca­na: un pro­ta­go­nis­mo silen­cia­do” de Ales­san­dra Sut­ter: “Al igual que la his­to­ria, el tes­ti­mo­nio encie­rra cier­tos ele­men­tos de poder, ya que se esco­ge lo que se va a expo­ner. Una de las limi­ta­cio­nes del tes­ti­mo­nio es que se pue­den cues­tio­nar los ele­men­tos de la ver­dad en el mis­mo, pero como a cien­cia cier­ta no se sabe cuál es la Ver­dad, se pue­de tomar como refe­ren­cia”. Y exis­te un tes­ti­mo­nio del señor Felix Moli­na Lara, quien con­vi­vió con la tro­pa des­de la edad de 4 años, fue miem­bro del bata­llón “Fie­les de Hui­vi­ris” y se reti­ró del ejér­ci­to con el gra­do de Sar­gen­to 1º; que men­cio­na el desem­pe­ño de la mujer, un tes­ti­mo­nio que según Sut­ter “mues­tra otra pers­pec­ti­va sobre la par­ti­ci­pa­ción de la mujer en la Revo­lu­ción Mexi­ca­na. Aun­que Moli­na reco­no­ce la teme­ri­dad de la mujer, es evi­den­te que en el inte­rior del tes­ti­mo­nio se mues­tra cier­to machis­mo cuan­do se dice que la mujer ha pelea­do “cuan­do las cir­cuns­tan­cias la obli­gan». En este caso se exclu­yen las muje­res que han lucha­do por algún ideal sin que las cir­cuns­tan­cias las obli­guen.” Y aquí el tes­ti­mo­nio de Moli­na Lara:

“Un toque de cor­ne­ta se oyó a lo lejos pidien­do con­tra­se­ña. El eco difun­dió el soni­do del ins­tru­men­to de gue­rra y el coman­dan­te del cam­pa­men­to ins­tru­yó a la cor­ne­ta de órde­nes para que con­tes­ta­ra. Una vez con­fir­ma­do que se tra­ta­ba de fuer­zas ami­gas, se espe­ró su lle­ga­da. Por otra par­te, se tenían noti­cias de que pron­to ata­ca­ría el enemi­go, por lo que se pre­pa­ró la defen­sa del lugar. El coman­dan­te dis­pu­so la dis­tri­bu­ción de los ele­men­tos a sus órde­nes. De pron­to, una Sol­da­de­ra lle­gó a todo correr agi­tan­do un tra­po

mien­tras a gri­tos avi­sa­ba que el enemi­go esta­ba cer­ca. Des­de lue­go el coman­dan­te, como buen mili­tar, aler­tó a la tro­pa indi­cán­do­les que espe­ra­ran su señal para dis­pa­rar. Efec­ti­va­men­te, cuan­do la fuer­za con­tra­ria se encon­tra­ba a la dis­tan­cia con­ve­ni­da, él dio la

orden dis­pa­ran­do su 45 sobre el enemi­go que se acer­ca­ba: ¡FUEGO!…Una des­car­ga cerra­da reci­bió a los ata­can­tes y aun­que eran supe­rio­res en núme­ro, la tro­pa no se arre­dró y sos­tu­vo duran­te 48 horas el com­ba­te. Sol­da­do que caía, era sus­ti­tui­do por una sol­da­de­ra, quien con su arro­jo demos­tra­ba mas auda­cia que los hom­bres, los que vién­do­se alen­ta­dos por aquél ejem­plo, derro­ta­ron al enemi­go. Es jus­to acla­rar que tam­bién par­ti­ci­pa­ron en aquel com­ba­te mucha­chos de entre 9 y 11 años, ellos toma­ron las armas para defen­der la par­te que les corres­pon­dió. ¡Fue dura la jor­na­da! En el cam­pa­men­to, sumi­do en la oscu­ri­dad de la noche, la «jua­na­da» des­can­sa­ba. Úni­ca­men­te se oían los pasos de los sol­da­dos del ron­dín que vigi­la­ban el sue­ño de sus com­pa­ñe­ros: jefes, ofi­cia­les y tro­pa. Todos ago­ta­dos, ¡No habían comi­do ni dor­mi­do en las 48 horas que duró la refrie­ga! Alre­de­dor del cam­pa­men­to que­da­ron dise­mi­na­dos muchos cadá­ve­res que fue­ron inci­ne­ra­dos por mon­to­nes con gaso­li­na. Sola­men­te se dio sepul­tu­ra a los 27 sol­da­dos que murie­ron en com­ba­te. La supe­rio­ri­dad orde­nó que a sus viu­das e hijos, se les expi­die­ran pasa­jes para su lugar de ori­gen. La mujer Mexi­ca­na siem­pre ha dado mues­tra de arro­jo y teme­ri­dad cuan­do las cir­cuns­tan­cias la obli­gan, muchas obtu­vie­ron gra­dos mili­ta­res duran­te la revo­lu­ción, algu­nas se hicie­ron famo­sas como coro­ne­las, otras como sol­da­dos rasos… ¡La mayo­ría, como ver­da­de­ras Sol­da­de­ras!”

En un son­deo que se reali­zó para este repor­ta­je, en las calles de la ciu­dad se le pre­gun­tó a 100 per­so­nas si cono­cía heroí­nas de la inde­pen­den­cia y de la revo­lu­ción mexi­ca­na. El 90% no men­cio­nó más que a las que men­cio­na la his­to­ria ofi­cial y el otro 10% cono­cía vaga­men­te algo sobre las que hemos men­cio­na­do.

Gra­cias a la par­ti­ci­pa­ción de la mujer es que la socie­dad ha teni­do logros sig­ni­fi­ca­ti­vos y logros para ellas mis­mas, pero des­gra­cia­da­men­te aún esta­mos con­vi­vien­do con hom­bres misó­gi­nos, retró­gra­das y “machos” que menos­ca­ban los avan­ces que la mujer quie­re lograr para el bien del país, para mejo­rar la inter­ac­ción entre ambos sexos y lograr la equi­dad. Para ello es nece­sa­rio que los que gobier­nan el país, tomen en serio la his­to­ria y que inclu­yan a las ver­da­de­ras heroí­nas en la “His­to­ria Ofi­cial” que care­ce de mucho.

Fes­te­jar la inde­pen­den­cia y la revo­lu­ción, debe tener un enfo­que diri­gi­do tam­bién a todas las que fue­ron pro­ta­go­nis­tas en ambas luchas y dar­le un sen­ti­do de ver­da­de­ra equi­dad reco­no­cien­do en valor de la mujer a tra­vés de la his­to­ria del país.

Como apo­lo­gía al machis­mo, los libros de tex­tos real­zan la valen­tía de los hom­bres de Méxi­co, quie­nes die­ron has­ta la vida por la patria; pero el papel de la mujer que­da un tan­to ais­la­do, apa­re­ce unta­di­to en los libros de la “his­to­ria ofi­cial”, ale­ján­do­nos de la mag­na infor­ma­ción ocul­ta que habla sobre la impor­tan­cia de la mujer en los enfren­ta­mien­tos. Muje­res que ofre­cían la vida a cam­bio de nada, ofre­cien­do su cuer­po como ali­men­to de los insur­gen­tes, a cam­bio del éxi­to de su lucha.
Pocos sabe­mos (con­si­de­ran­do sólo los que tene­mos acce­so a infor­mar­nos) los nom­bres de esas muje­res, del desem­pe­ño que tuvie­ron y sus logros.
Una de ellas, quien devuel­ve el alien­to a los insur­gen­tes, en un momen­to crí­ti­co en el que don Nico­lás Bra­vo se enfren­ta a sus sen­ti­mien­tos huma­ni­ta­rios que lo carac­te­ri­za­ban, orde­nan­do diez­mar a sus sol­da­dos para que comie­sen los demás- Este even­to ocu­rre cuan­do los insur­gen­tes habían que­da­do sin pro­vi­sio­nes, se había per­di­do el entu­sias­mo y, en ese pue­bli­to casi per­di­do en la aspe­re­za de la sie­rra de Xalia­ca o Tla­co­te­pec, los rea­lis­tas tenían sitia­do- es Doña Anto­nia Nava de Cata­lán, espo­sa de don Nico­lás Cata­lán (uno de los más fie­les defen­so­res de la inde­pen­den­cia), a quien la nom­bra­ron La Gene­ra­la por su valen­tía.

Vien­do las cir­cuns­tan­cias, ella jun­to a doña Cata­li­na Gon­za­les, com­pa­ñe­ra y ami­ga, acer­cán­do­se al gene­ral Bra­vo, le dice: «Veni­mos por­que hemos halla­do la mane­ra de ser úti­les a nues­tra Patria. ¡No pode­mos pelear, pero pode­mos ser­vir de ali­men­to! He aquí nues­tros cuer­pos que pue­den repar­tir­se como ración a los sol­da­dos.» Esta acti­tud hace que los sol­da­dos recu­pe­ren el áni­mo y vuel­ven a la lucha, con las muje­res arma­das de mache­tes y garro­tes para enfren­tar al enemi­go.

Cabe men­cio­nar tam­bién a muje­res como a doña Rafae­la López Agua­do, madre de los Rayo­nes, a doña María Petra Teruel de Velas­co, dig­na pro­tec­to­ra de los insur­gen­tes pre­sos; a doña Ana Gar­cía, espo­sa del patrio­ta Coro­nel José Félix Tres­pa­la­cios, a quien acom­pa­ñó en una tra­ve­sía de cien­to sesen­ta len­guas y lo sal­vó de dos sen­ten­cias de muer­te que con­tra él con­de­na­ra el Par­ti­do Rea­lis­ta; a las her­ma­nas Gon­zá­lez de Pén­ja­mo, quie­nes sacri­fi­ca­ron su for­tu­na y tum­ba­ron su casa para unir­se con los insur­gen­tes; a las her­ma­nas Moreno, que die­ron incon­ta­bles prue­bas de abne­ga­ción y de patrio­tis­mo, jun­to a don Pedro Moreno y de Mina; y a las her­ma­nas Fran­cis­ca y Mag­da­le­na Godos, que duran­te el sitio de Cos­co­ma­te­pec, hacían car­tu­chos y cui­da­ban a los enfer­mos.

Y pode­mos seguir men­cio­nan­do, por ejem­plo, a aque­llas muje­res sin nom­bre, que por este moti­vo son dig­nas de res­ca­tar­se en la memo­ria; muje­res a quie­nes la his­to­ria sólo con­ser­va el recuer­do ínfi­mo de sus par­ti­ci­pa­cio­nes. La espo­sa de don Albino Gar­cía, pobre y humil­de de ori­gen, mon­ta­da en su caba­llo, con espa­da en mano entra­ba ade­lan­te a los ata­ques al tiem­po que alen­ta­ba con su voz y su ejem­plo a los insur­gen­tes.

Y lo mis­mo en la revo­lu­ción des­ta­can muje­res por su ocu­pa­ción. Están las perio­dis­tas y escri­to­ras:

* Las perio­dis­tas for­ma­ron par­te de un gru­po de muje­res en la acti­vi­dad polí­ti­ca y social.
* Fun­da­ron perió­di­cos de opo­si­ción al régi­men y en defen­sa de las cla­ses des­va­li­das.
* Jua­na Belén Gutié­rrez de Men­do­za diri­gió el perió­di­co Vés­per, dedi­ca­do a defen­der a los mine­ros y a com­ba­tir la dic­ta­du­ra.
* Gua­da­lu­pe Rojo, viu­da de Alva­ra­do, direc­to­ra del perió­di­co Juan Pana­de­ro, fue pre­sa en la cár­cel de Belén por defen­der a los cam­pe­si­nos de Yau­te­pec. Este Perió­di­co se difun­dió en Gua­da­la­ja­ra y des­pués en Méxi­co.
* Emi­lia Enrí­quez de Rive­ra, “Obdu­lia”, tuvo ideas reno­va­do­ras en la revis­ta Hogar; mien­tras que Julia Sán­chez, “Julia Mata”, ful­mi­na­ba con sus crí­ti­cas a la oli­gar­quía en El láti­go jus­ti­cie­ro.
* Des­de la Sie­rra de Gue­rre­ro se lan­zó el Plan Polí­ti­co y Social, cuya redac­ción se con­fió a Dolo­res Jimé­nez y Muro, quien había sido redac­to­ra de El Dia­rio del Hogar; en este docu­men­to —escri­to por revo­lu­cio­na­rios de cin­co enti­da­des de la Repú­bli­ca— se des­co­no­ció el régi­men por­fi­ris­ta por “haber supri­mi­do la pren­sa inde­pen­dien­te, cerra­do clu­bes, prohi­bien­do toda mani­fes­ta­ción reve­la­do­ra de la opi­nión públi­ca y lle­van­do a las cár­ce­les, sin res­pe­tar a las muje­res… y se pro­pu­so modi­fi­car la ley de impren­ta, pro­te­ger a los indí­ge­nas, aumen­tar los jor­na­les de los tra­ba­ja­do­res de ambos sexos y redu­cir a 9 las horas de tra­ba­jo”.
* María Her­nán­dez Zar­co se hizo nota­ble por­que en 1913, cuan­do todas las impren­tas de la capi­tal se nega­ron a impri­mir el dis­cur­so del Sena­dor Beli­sa­rio Domín­guez —en don­de con­de­na­ba el régi­men de Huer­ta — , ella lo hizo a escon­di­das, por las noches, en el taller de Adol­fo Mon­tes de Oca, don­de tra­ba­ja­ba.

En los com­plots, paso de armas, correos y difu­sión de noti­cias, sobre­sa­lie­ron Car­men Ser­dán, her­ma­na de Aqui­les Ser­dán; Car­men Ala­tris­te, su madre; y Fran­cis­ca del Valle, su espo­sa; tam­bién se invo­lu­cra­ron Gua­da­lu­pe, Rosa y María Nar­váez, quie­nes coor­di­na­ron las ope­ra­cio­nes en el esta­do de Pue­bla, impri­mie­ron y repar­tie­ron pro­cla­mas, así como dis­tri­bu­ye­ron armas, para luchar con­tra el régi­men de Díaz.

Inde­pen­dien­te­men­te de las tro­pas a las que per­te­ne­cían, aga­rra­ron sus armas y com­ba­tie­ron al lado de los hom­bres; alen­ta­ron los áni­mos de la tro­pa, cami­na­ron en la reta­guar­dia, bus­ca­ron ali­men­to, lo pre­pa­ra­ron y dis­tri­bu­ye­ron, parie­ron a sus hijos, se desem­pe­ña­ron como espías, llo­ra­ron sus muer­tos y tam­bién murie­ron. Las muje­res sol­da­de­ras fue­ron:

* Sol­da­de­ras del Ejér­ci­to Fede­ral.
* Zapa­tis­tas que pelea­ron al lado de Emi­liano Zapa­ta y sus gene­ra­les, muje­res cam­pe­si­nas.
* Las Ade­li­tas que pelea­ron en el nor­te con el gene­ral Villa.

“Jun­to a las gran­des tro­pas de Fran­cis­co Villa, Emi­liano Zapa­ta y Venus­tiano Carran­za, más de mil nove­cien­tos líde­res lucha­ron en ban­das rebel­des. Las sol­da­de­ras pulu­lan en las foto­gra­fías. Mul­ti­tud anó­ni­ma, com­par­sas, al pare­cer telón de fon­do, sólo hacen bul­to, pero sin ellas los sol­da­dos no hubie­ran comi­do ni dor­mi­do ni pelea­do” (Ele­na Ponia­tows­ka, 1999).

Y Las coro­ne­las que juga­ron un papel impor­tan­tí­si­mo:

* Car­men Ala­nís se levan­tó en armas en Casas Gran­des Chihuahua y par­ti­ci­pó en la toma de Ciu­dad Juá­rez con 300 hom­bres a su man­do.

* Jua­na Gutié­rrez de Men­do­za y La Chi­na coman­da­ron un bata­llón for­ma­do por las viu­das, hijas y her­ma­nas de los com­ba­tien­tes muer­tos.

* Dolo­res Jimé­nez y Muro, coro­ne­la redac­to­ra del Plan Polí­ti­co y Social, des­co­no­ció al régi­men Por­fi­ris­ta.

La his­to­ria ha sido ingra­ta con las muje­res que han con­tri­bui­do con accio­nes impor­tan­tes en la inde­pen­den­cia y en la revo­lu­ción de este país. muje­res que des­pués de 200 años de inde­pen­den­cia y 100 de revo­lu­ción, siguen pug­nan­do por tomar posi­ción impor­tan­te en los avan­ces que va tenien­do la socie­dad. Poco se ha escri­to sobre las que lucha­ron, poco se sabe de las Coro­ne­las, de las Sol­da­de­ras, inclu­so de la par­ti­ci­pa­ción de los niños en las tro­pas. No se han escri­to his­to­rias sobre ellas, no hay tan­tas heroí­nas como héroes; todo lo que se sabe es por tes­ti­mo­nios y un tes­ti­mo­nio es-como lo mani­fies­ta un estu­dio titu­la­do “Las muje­res en la revo­lu­ción mexi­ca­na: un pro­ta­go­nis­mo silen­cia­do” de Ales­san­dra Sut­ter: “Al igual que la his­to­ria, el tes­ti­mo­nio encie­rra cier­tos ele­men­tos de poder, ya que se esco­ge lo que se va a expo­ner. Una de las limi­ta­cio­nes del tes­ti­mo­nio es que se pue­den cues­tio­nar los ele­men­tos de la ver­dad en el mis­mo, pero como a cien­cia cier­ta no se sabe cuál es la Ver­dad, se pue­de tomar como refe­ren­cia”. Y exis­te un tes­ti­mo­nio del señor Felix Moli­na Lara, quien con­vi­vió con la tro­pa des­de la edad de 4 años, fue miem­bro del bata­llón “Fie­les de Hui­vi­ris” y se reti­ró del ejér­ci­to con el gra­do de Sar­gen­to 1º; que men­cio­na el desem­pe­ño de la mujer, un tes­ti­mo­nio que según Sut­ter “mues­tra otra pers­pec­ti­va sobre la par­ti­ci­pa­ción de la mujer en la Revo­lu­ción Mexi­ca­na. Aun­que Moli­na reco­no­ce la teme­ri­dad de la mujer, es evi­den­te que en el inte­rior del tes­ti­mo­nio se mues­tra cier­to machis­mo cuan­do se dice que la mujer ha pelea­do “cuan­do las cir­cuns­tan­cias la obli­gan». En este caso se exclu­yen las muje­res que han lucha­do por algún ideal sin que las cir­cuns­tan­cias las obli­guen.” Y aquí el tes­ti­mo­nio de Moli­na Lara:

“Un toque de cor­ne­ta se oyó a lo lejos pidien­do con­tra­se­ña. El eco difun­dió el soni­do del ins­tru­men­to de gue­rra y el coman­dan­te del cam­pa­men­to ins­tru­yó a la cor­ne­ta de órde­nes para que con­tes­ta­ra. Una vez con­fir­ma­do que se tra­ta­ba de fuer­zas ami­gas, se espe­ró su lle­ga­da. Por otra par­te, se tenían noti­cias de que pron­to ata­ca­ría el enemi­go, por lo que se pre­pa­ró la defen­sa del lugar. El coman­dan­te dis­pu­so la dis­tri­bu­ción de los ele­men­tos a sus órde­nes. De pron­to, una Sol­da­de­ra lle­gó a todo correr agi­tan­do un tra­po

mien­tras a gri­tos avi­sa­ba que el enemi­go esta­ba cer­ca. Des­de lue­go el coman­dan­te, como buen mili­tar, aler­tó a la tro­pa indi­cán­do­les que espe­ra­ran su señal para dis­pa­rar. Efec­ti­va­men­te, cuan­do la fuer­za con­tra­ria se encon­tra­ba a la dis­tan­cia con­ve­ni­da, él dio la orden dis­pa­ran­do su 45 sobre el enemi­go que se acer­ca­ba: ¡FUEGO!…Una des­car­ga cerra­da reci­bió a los ata­can­tes y aun­que eran supe­rio­res en núme­ro, la tro­pa no se arre­dró y sos­tu­vo duran­te 48 horas el com­ba­te. Sol­da­do que caía, era sus­ti­tui­do por una sol­da­de­ra, quien con su arro­jo demos­tra­ba mas auda­cia que los hom­bres, los que vién­do­se alen­ta­dos por aquél ejem­plo, derro­ta­ron al enemi­go. Es jus­to acla­rar que tam­bién par­ti­ci­pa­ron en aquel com­ba­te mucha­chos de entre 9 y 11 años, ellos toma­ron las armas para defen­der la par­te que les corres­pon­dió. ¡Fue dura la jor­na­da! En el cam­pa­men­to, sumi­do en la oscu­ri­dad de la noche, la «jua­na­da» des­can­sa­ba. Úni­ca­men­te se oían los pasos de los sol­da­dos del ron­dín que vigi­la­ban el sue­ño de sus com­pa­ñe­ros: jefes, ofi­cia­les y tro­pa. Todos ago­ta­dos, ¡No habían comi­do ni dor­mi­do en las 48 horas que duró la refrie­ga! Alre­de­dor del cam­pa­men­to que­da­ron dise­mi­na­dos muchos cadá­ve­res que fue­ron inci­ne­ra­dos por mon­to­nes con gaso­li­na. Sola­men­te se dio sepul­tu­ra a los 27 sol­da­dos que murie­ron en com­ba­te. La supe­rio­ri­dad orde­nó que a sus viu­das e hijos, se les expi­die­ran pasa­jes para su lugar de ori­gen. La mujer Mexi­ca­na siem­pre ha dado mues­tra de arro­jo y teme­ri­dad cuan­do las cir­cuns­tan­cias la obli­gan, muchas obtu­vie­ron gra­dos mili­ta­res duran­te la revo­lu­ción, algu­nas se hicie­ron famo­sas como coro­ne­las, otras como sol­da­dos rasos… ¡La mayo­ría, como ver­da­de­ras Sol­da­de­ras!”

En un son­deo que se reali­zó para este repor­ta­je, en las calles de la ciu­dad se le pre­gun­tó a 100 per­so­nas si cono­cía heroí­nas de la inde­pen­den­cia y de la revo­lu­ción mexi­ca­na. El 90% no men­cio­nó más que a las que men­cio­na la his­to­ria ofi­cial y el otro 10% cono­cía vaga­men­te algo sobre las que hemos men­cio­na­do.

Gra­cias a la par­ti­ci­pa­ción de la mujer es que la socie­dad ha teni­do logros sig­ni­fi­ca­ti­vos y logros para ellas mis­mas, pero des­gra­cia­da­men­te aún esta­mos con­vi­vien­do con hom­bres misó­gi­nos, retró­gra­das y “machos” que menos­ca­ban los avan­ces que la mujer quie­re lograr para el bien del país, para mejo­rar la inter­ac­ción entre ambos sexos y lograr la equi­dad. Para ello es nece­sa­rio que los que gobier­nan el país, tomen en serio la his­to­ria y que inclu­yan a las ver­da­de­ras heroí­nas en la “His­to­ria Ofi­cial” que care­ce de mucho.

Fes­te­jar la inde­pen­den­cia y la revo­lu­ción, debe tener un enfo­que diri­gi­do tam­bién a todas las que fue­ron pro­ta­go­nis­tas en ambas luchas y dar­le un sen­ti­do de ver­da­de­ra equi­dad reco­no­cien­do en valor de la mujer a tra­vés de la his­to­ria del país.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *